top of page

Turisteando el mundo

  • Foto del escritorPilar

Cinco fronteras, dos óperas y seis lugares Unesco: Ruta de un viaje de verano 2021.

Cinco fronteras, dos óperas y seis lugares Unesco ha sido un viaje de siete días en agosto, para mi nueve porque al salir desde Barcelona tuve que añadir un día antes y otro al final, que me ha llevado a moverme por cinco países: Italia, Suiza, Liechstenstein, Alemania y Austria. Un viaje en el que he asistido a dos representaciones de ópera en dos de los festivales más importantes de Europa, como son el de La Arena de Verona en Italia y el de Bregenz en Austria, que fue lo que me decidió a realizar este viaje. Además ha sido un viaje en el que no podían faltar lugares Patrimonio de la Humanidad, un total de seis lugares, repartidos entre Italia y Suiza y que os detallaré más adelante. Un viaje muy similar a los que durante años hemos hecho por libre, pero que en esta ocasión fue organizado y guiado por Joaquim Verges, que conocí a través de las redes sociales, en el que le doy un diez por la entrega que ha tenido para que todo saliera a la perfección. En este momento Turisteandoelmundo y su autora, necesitaban dejarse llevar y tan solo disfrutar, sin tener que ocuparse de nada más.

En Italia visitamos la ciudad de Padua que estaba de fiesta porque sus frescos del siglo XIV habían sido declarados Patrimonio de la Humanidad siendo La capilla de los Scrovegni pintada por Giotto una de las más conocidas, no podía faltar la gran y hermosa Venecia, Verona y Vicenza. Recorrimos el Lago Iseo camino de Tirano, ya en los Alpes Italianos para tomar el Tren Rético Bernina que une este país con Suiza y recorriendo estas tierras no podía faltar conocer alguno de sus Lagos más conocidos, en este caso fue el Lago Maggiore, en el que visitamos Taranto, Baveno, lslas Borromeas y Stressa. Todo ello amparado por la Unesco y es que Italia es mucha Italia.

Suiza es uno de los países más espectaculares de Europa y aunque en esta ocasión fue un recorrido muy corto en tiempo y días, si pudimos disfrutar de su orografía espectacular presidia por los Alpes que disfrutamos en el Tren Rético Bernina, una de las mayores obras de ingeniería que se han hecho, que durante cuatro horas que nos llevó desde Tirano en Italia a la ciudad de Chur. También conocimos la ciudad de Bellinzona en la que se habla italiano, ya explicaremos la causa y la ciudad de Ascona en el Lago Maggiore que hace frontera con Italia. Las dos primeras visitas son Patrimonio de la Humanidad.

El Principado de Liechstenstein es uno de los países más pequeños de Europa y del mundo, con su capital en Vaduz que fue lo que visitamos en una breve parada en ruta desde Gur en Suiza hasta Dornbirn en Austria. Era mi segundo paso por este país y la sensación fue la misma, que tiene poco que ver y si son las siete cuando todo está cerrado parece una ciudad fantasma.


En Austria pasamos dos noches en la pequeña ciudad de Dornbirn muy cercana a Bregenz donde se celebra entre los meses de julio y agosto unos de los festivales de ópera más conocidos de Europa y aquí asistiríamos a la magnífica representación de Rigoletto de Verdi, en un escenario montado sobre el lago Constanza. La verdad es que este fue uno de los momentos más mágicos del viaje.


En Alemania hicimos una mañana en la hermosa isla de Lindau en el Lago Constanza o Bodensee en alemán y es que este lago es frontera natural entre Alemania, Austria y Suiza siendo uno de los destinos mas turísticos en los tres países. A Lindau llegamos en tren desde Dornbirn que en tan solo 23 minutos nos dejó en el centro de la ciudad, ya que está conectada a tierra mediante el tren y una carretera.


Os contaremos mucho más en cada uno de los relatos que haré de estos bellísimas lugares . Ahora os especificaré cual fue nuestra ruta día a día de este viaje que he llamado "Cinco fronteras, dos óperas y seis lugares Unesco: Ruta de un viaje de verano".

Día 6 de Agosto de 2021

Salimos desde Barcelona en un vuelo de Vueling a las 7,30 de la mañana y llegábamos a Milán Malpensa a las 9,10, salieron muy rápidas las maletas y en poco más de 30 minutos estábamos de camino hacia Padua (Padova en italiano), la distancia era de 287 kilómetros y deberían haber sido unas tres horas y media pero fue una hora más. Demasiado madrugón para luego gastar una mañana entera en trasladarte al primer destino, más lógico hubiera sido un vuelo a Bolonia o Venecia que están muy cerca de Padua. Por si tenéis que pasar una noche en el aeropuerto de Milán Malpensa, justo al salir de la terminal está el Hotel Sheraton pero ni idea del precio.


Ya en Padua, comimos en el restaurante Al Fagiano, muy cerca de la Basílica de San Antonio que es donde empezaríamos nuestra visita a la ciudad una hora más tarde. Continuamos paseo hasta llegar a la Capilla de los Scrovegni pintada por Giotto ya que teníamos reserva a las 17 horas y tras la visita seguimos paseo por esta hermosa ciudad de Padua, agraciada por la Unesco doblemente; por un lado el Jardín Botánico es Patrimonio de la Humanidad desde 1997, que en esta ocasión no visité pero ya conocía de un viaje anterior, y en julio de 2021 habían declarado patrimonio los frescos del siglo XIV de la ciudad, entre ellos se encuentran los de Giotto. Todo el recorrido lo contaremos en Padua, la ciudad de San Antonio y los Scrovegni.

Pinturas de Giotto en Capilla de Scrovegni. Italia

De vuelta al autobús fuimos a la pequeña ciudad de Abano Terme, a tan solo 10 kilómetros de Padua, donde pasaríamos dos noches en el Hotel Internacionale Terme, con un exterior muy bonito pero el interior desfasado aunque bien cuidado y la habitación era cómoda.


Día 7 de Agosto de 2021

El día estaba dedicado a la visita de una de las ciudades más bella de Italia, de Europa y del Mundo y no exagero. ¿Adivináis qué ciudad es? Por supuesto que sí, la ciudad de Venecia. Tardamos algo menos de una hora y tras atravesar el Puente de la Libertad, que une la laguna al continente, bajamos en la estación de Tronchetto para en el vaporetto 2 llegar hasta la Plaza de San Marcos. Otra ciudad Italiana Patrimonio de la Humanidad desde 1987. Tolo lo que hicimos os lo contaré en Siempre Venecia merece una visita. Aprovecharé para incluir más lugares por conocer si se está tres o cuatro días y es que esta era mi cuarta visita a la ciudad pero siempre, siempre hay algo nuevo que hacer como fue subir en góndola o conocer el Museo Correr.

Siempre Venecia. Italia
Día 8 de Agosto de 2021

¡Hoy era un gran día lleno de emociones y se cumplieron todas ellas! El día comenzó con la visita de otra de las ciudades italianas declaradas Patrimonio de la Humanidad desde 1994 por la arquitectura que en ella desarrolló Andrea Palladio, hablamos de Vicenza. Una ciudad que no conocía y de las que hay que conocer sí o sí y terminar su recorrido en el magnífico Teatro Olímpico creado por este gran arquitecto. Todo os lo cuento en Vicenza y la arquitectura palladiana, Unesco.

Teatro Olímpico en Vicenza. Italia

Seguimos ruta hasta Verona, la mundialmente conocida como la ciudad de Romeo y Julieta pero Verona tiene muchísimo más que ofrecer porque reúne en sus calles más de dos milenios de historia muy bien representados en sus edificios, entre ellos la famosa Arena de Verona en pleno centro de la ciudad. También es Patrimonio de la Humanidad desde el año 2000 y por este hecho ya merece una visita; pero Verona es también mundialmente conocida por su Festival de Ópera en la Arena y por fin iba a cumplir el sueño de ver una representación en un lugar tan mágico, en este caso fue Aida de Verdi. Todo en Verona, la ciudad del amor y la ópera.

El hotel estaba algo alejado del centro pero fue una buena opción, Montesor Palace, la pensión completa que hicimos en él también fue buena, aquí pasamos una noche.

Día 9 de Agosto de 2021

Dejaríamos bien temprano nuestro Hotel en Verona y la región del Véneto donde habías estado los tres días anteriores para adentrarnos en la Región de Lombardía, en la provincia de Sondrino, atravesar Suiza, hacer una parada en Liechstenstien y llegar a Austria. ¡Cuatro fronteras en un día! Pero vamos por partes para poder entender este día precioso.


Salimos de Verona hacia Tirano, ya casi en la frontera Suiza; no eran demasiados kilómetros, 193, pero una gran parte de ellos ya por una carretera que se adentraba en los Alpes. Hicimos en breve parada para conocer Pisogne, un hermoso pueblo en la orilla del Lago Iseo que llevábamos varios kilómetros disfrutando de su belleza. Otra zona de Italia que hay que anotar en la agenda viajera.

Pisogne en el Lago Iseo

Llegamos a Tirano a la hora de comer, lo hicimos en un restaurante frente a la estación de tren. Y es que a las 14,15 subiríamos en el Tren Panorámico Bernina, que durante cuatro horas nos llevaría por unos paisajes de infarto y conoceríamos de primera mano la obras de ingeniería que se hicieron para conectar estos dos países y que en 2008 es declarado Patrimonio de la Humanidad, compartido entre Italia y Suiza, ejemplo de como eliminar el aislamiento de localidades, entre otras muchas razones que explicaré en Ferrocarril Rético Bernina entre Tirano y Chur. El recorrido fue de unos 133 kilómetros.

Tren panorámico Bernina en Suiza

Desde Chur, localidad Suiza en la que se habla romanche, llegamos a Vaduz a unos 45 kilómetros, la capital de Liechtenstein, atravesando la tercera frontera del día. Eran casi las siete de la tarde y aquello parecía una ciudad fantasma pues estaba todo cerrado. Dimos un paseo por su calle principal, observando bancos, joyerías, tiendas de lujo y es que este país es un paraíso fiscal en medio de Europa. Os contaré más de este pequeño país en Vaduz, capital de Liechtenstein, en imágenes.

Exposición de sellos en las calles de Liechtenstein

Dejamos Vaduz una hora más tarde y en unos 40 kilómetros llegábamos a Dornbirn, una pequeña ciudad austriaca donde pasaríamos las dos noches siguientes de este viaje en el minimalista Hotel Vienna House Martinspark, todo muy de diseño, entre otras cosas tenía en la recepción una tinaja pintada de rosa sobre la que caía una gota de agua cada segundo.

Y aquí terminaba este día que con unos 320 kilómetros de carretera y unos 130 en tren en el que habíamos estado en cuatro países.

Día 10 de agosto de 2021

La mañana comenzó subiendo a un tren regional en Dornbirn que en 23 minutos nos llevó hasta Lindau, una hermosa isla perteneciente a Alemania en el Lago Constanza. Una de las cosas que más me gustan de centro Europa es la facilidad y la cantidad de trenes que comunican poblaciones, teniendo además siempre una estación Central en pleno centro que facilita muchísimo las visitas, y esto fue lo que ocurrió al llegar a Lindau, la estación estaba al lado del puerto y desde aquí facilísima la visita. Una mañana tranquila disfrutando de una hermosa ciudad y del lago, llena de vida, flores y edificios al más puro estilo alemán. La visita en Lindau, una joya en el Lago Constanza.

Lindau en el Lago Constanza. Alemania

De vuelta a Dornbirn para comer y dar un paseo por la ciudad, tocaba descansar un rato y prepararnos para la segunda noche ópera. Esta vez sería en la ciudad austriaca de Bregenz junto al lago Constanza, un escenario único donde contemplar el atardecer y al llegar la noche encenderse luces y dar comienzo el Rigoletto de Verdi. Simplemente maravilloso, dos horas y media de música, canto, luces, agua, magia pura. La experiencia en Bregenz, un marco inigualable para disfrutar una ópera.

Bregenz, Festival de Ópera. Austria
Día 11 de Agosto de 2021

Regresaríamos a Suiza entre paisajes alpinos preciosos para conocer la ciudad de Bellinzona, con una serie de castillos y murallas defensivas del siglo XV para controlas el valle de Ticino que le valió su inclusión en la lista del Patrimonio de la Humanidad en el año 2000. Podemos decir que es la ciudad más italiana de Suiza, lo contaré en Bellinzona, ciudad fortificada.

Fortalezas de Bellinzona, Suiza

Tras la comida hicimos una última parada en Suiza antes de entrar de nuevo en Italia, esta vez en el Lago Maggiore que es frontera natural con Italia. Visitamos Ascona, una pequeña localidad llena de tiendecitas, restaurantes, galerías de arte y el lago presidiéndolo todo. Múltiples barcos actúan como líneas regulares para cruzar a otras poblaciones y también opciones de excursiones de un día por la zona. Y cuidado a la hora de pagar, mejor hacerlo con tarjeta porque equiparan el valor del franco al euro y se pierde así como 20 céntimos por cada euro que se pague en efectivo.

Lago Maggiore en Suiza

Seguimos recorriendo el Lago Maggiore pero ya desde el lado italiano y nuestra siguiente parada fue en Villa Taranto para conocer uno de los jardines botánicos más bonitos que hay en Italia. Lo creó en 1931 el Capitán escocés Neil Mc Eacharn cuando llegó a esta a vivir al más puro estilo de su tierra escocesa. Merece la pena conocerlo pero hay que ir bien protegido contra los mosquitos porque acribillan.

En el jardín botánico de Villa Taranto

Terminó nuestra ruta del día en Baveno donde dormiríamos en el Hotel Splendid, ubicado en la orilla del lago en un lugar idílico.

Día 12 de Agosto de 2021

Nos encontrábamos en nuestro último día de este maravilloso viaje pero todavía teníamos toda la mañana para seguir disfrutando del lago y de las hermosas Islas Borromeas que sería nuestra visita. Fuimos caminando hasta el embarcadero desde el hotel para tomar el barco a la Isla de Pescastori y desde ahí a la Isla Bella donde se encuentra el espectacular palacio de los Borromeo. En un relato que llamaré El Lago Maggiore, belleza entre dos países, os contaré más extensamente los lugares que conocí pero además, el Lago Maggiore en su parte italiana está incluido en la Lista Indicativa del Patrimonio de la Humanidad desde 2006.

Tras la comida tocaba volver a Milán Malpensa para retornar a Barcelona en un vuelo de Vueling que salía a las 19,30. Y aquí terminaba este viaje que he llamado "Cinco fronteras, dos óperas y seis lugares Unesco: Ruta de un viaje de verano", nuevamente recordaros que fue precioso y he de decir que el grupo de viajeros también ayudó. ¡HASTA LA PRÓXIMA!





コメント


NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

bottom of page