top of page

Turisteando el mundo

  • Foto del escritorPilar

Venecia, siempre Venecia(UNESCO). Italia


Italia
Venecia desde el vaporetto

Venecia, Venezia en italiano, en verano, en invierno, en primavera, en otoño, con carnaval, sin él, inundada, con frío o con calor, siempre Venecia es una de las ciudades más hermosas del mundo no comparable con ninguna otra, es una ciudad de agua con arte en cada uno de sus rincones. Venecia nunca deja indiferente y no he conocido a nadie que no termine enamorándose de ella. Esta era mi cuarta visita a la ciudad y la disfruté como si fuera la primera vez que me paseara por sus canales, sus plazas, iglesias o museos; era nuestro segundo día de viaje que os he contado en Cinco fronteras, dos óperas y seis lugares Unesco: Ruta de un viaje de verano 2021.


Venecia estaba celebrando en este año de 2021 sus 1600 años de existencia, una ciudad fundada en el año 421 por los habitantes del Véneto que se refugiaron en estas aguas pantanosas cuando fueron expulsados de su tierra por los ostrogodos y los lombardos. Una ubicación privilegiada entre marismas que otorgó una gran independencia a Venecia y carácter defensivo respecto a los posibles conquistadores, aunque no estuvo exenta de los avatares de la historia. En el siglo VII se elige el primer dux, en el año 829 se traslada el cuerpo del apóstol San Marcos a la ciudad desde Alejandría y se convertiría en el patrono de la ciudad, Venecia va tomando auge en el comercio de la zona y nace la República Serenísima. Durante siglos Venecia controló toda la región y en el siglo XV era el centro del comercio mundial y la mayor ciudad portuaria del mundo con más de 200.000 habitantes. Siguieron periodos de decadencia, una peste en el siglo XVII que diezmó su población, Napoleón o los austriacos que intentaron conquistarla y su unión a Italia; Venecia llega al siglo XXI como uno de los centros culturales y artísticos más importantes de Italia.

La ciudad de Venecia se extiende sobre multitud de islas dentro de una amplia laguna situada entre la tierra firme y el mar abierto, esto hizo que la ciudad fuera declarada Patrimonio de la Humanidad en1987 con el epígrafe de "Venecia y su laguna" de la que la Unesco dice: " Fundada en el siglo V y repartida en 118 pequeñas islas, Venecia se convirtió en una importante potencia marítima en el siglo X. Toda la ciudad es una extraordinaria obra maestra arquitectónica en la que incluso el edificio más pequeño contiene obras de algunos de los mejores artistas del mundo, como Giorgione, Tiziano, Tintoretto, Veronese y otros".


Mi visita a Venecia

Llegábamos a Venecia desde Abano Terme, atravesamos el Puente de la Paz, que une la ciudad de Venecia con el continente, hasta la estación de Tronchetto y en el vaporetto número dos hasta la parada de San Zacarías en la Plaza de San Marcos, el trayecto es precioso como muestran las primeras imágenes de este relato. En tierra firme ya verás lo absolutamente maravillosa que es esta ciudad, agua, pilonos, góndolas y pequeñas islas con joyas inigualables con la Iglesia de San Gregorio Mayor.

Venecia, Italia
Iglesia de San Gregorio al fondo

Tendrás que caminar un pequeño trayecto para llegar a la tan esperada imagen de la Plaza de San Marcos pero no importa ya que pasearás por el monumento de Vittorio Emanuele II, el precioso Hotel Danieli en un antiguo palacio del siglo XIV, verás tus primeros canales y el tan conocido y fotografiado Puente de los Suspiros.

Son ya escasos metros para que te encuentres frente a las imponentes columnas de granito, probablemente traídas de Constantinopla, de San Marcos y San Teodoro que abren la Pequeña Plaza de San Marcos; aquí uno no sabe muy bien dónde mirar porque debe ser uno de los lugares del planeta donde más historia y arte se concentra por metro cuadrado: Palacio Ducal, Basílica de San Marcos una joya absoluta, el Campanile, Torre dell'Orologio o Torre del Reloj.

Avanzando unos pasos nos encontramos ante el corazón de la ciudad de Venecia, La Plaza de San Marcos es el corazón de la ciudad de Venecia. Su origen se remonta al siglo IX cuando tan solo una pequeña plaza frente a la Basílica y el Palacio Ducal, unos siglos después rellena el canal y comenzó su ampliación hasta lo que vemos hoy. Como curiosidad contaros que esta es la única plaza de Venecia, las demás son llamadas piazzales o campos.

Venecia, Italia
Plaza de San Marcos desde el museo Correr

La visita del Palacio Ducal, es un imprescindible de Venecia. Fue la residencia de los Duques o Dux de la República de Venecia, además de la sede del gobierno, palacio de justicia y prisión. Es una de las joyas del gótico veneciano en sus fachadas en la Plaza de San Marcos y en la que se ve desde el canal. Con la desaparición dela República Veneciana en el XVIII el edificio pasó a ser oficinas y fue a principios del XX cuando se restauró y pasó a ser museo.

foto palacio extrior

Adentrarse en su interior es dar un paseo por la historia del arte desde el siglo XV al XVIII, la Escalera del Oro, la Escalinata de los Gigantes con dos esculturas colosales de Marte y Neptuno, patios, las estancias del Dux, salas de gobierno y en la sala del Consejo Mayor se encuentra la obra de El Paraíso de Tintoretto considerado el lienzo mayor del mundo. No hay que olvidar mirar por sus ventanales porque sin duda las vistas os impresionarán también. La visita termina conociendo la prisión y cómo no, el Puente de los Suspiros.

La Basílica de San Marcos es otro de los lugares más hermosos de la ciudad de Venecia. Hoy arquitectónicamente es una de las grandes obras maestras del arte Bizantino con restos románicos y añadidos góticos.

Venecia, Italia
Basílica de San Marcos

Adentrarse en su interior es una grata experiencia para los sentidos, sus muros y sus cúpulas están cubiertos por miles de metros cuadrados de teselas que conforman mosaicos con escenas de la vida de San Marcos y del Antiguo y Nuevo; el altar mayor es una pieza de orfebrería del siglo X y su baldaquino cuenta con columnas decoradas con bajo relieves del siglo XI. Actualmente no se pueden hacer fotografías y las que incluyo so de un viaje anterior que hice a Venecia, tampoco se puede entrar con mochilas pero hay un lugar para dejarlas y el acceso es gratuito, si no queréis hacer ola tendréis que pagar una entrada.

Saliendo de la basílica encontramos otra imagen preciosa de la Plaza de San Marcos, con la Torre del Reloj a la derecha, el Museo Correr al fondo y el famosísimo café Florián a nuestra izquierda, también el más caro de la ciudad y con un servicio bastante malo así pues os sugiero que lo visitéis y os sentéis en cualquiera de los otros cafés que hay en la plaza.

El Museo Correr se encuentra en la Plaza de San Marco desde 1922 ocupando los espacios del Ala Napoleónica y parte de las Procuradurías Nuevas, es uno de los museos más importantes de Venecia para conocer el Arte y la Historia de la ciudad. Esta parte del edificio fue sede de reyes durante el siglo XIX, primero con Napoleón o cuando Venecia fue austriaca, entre sus paredes también vivió Sissi. Cuenta con una enorme colección de esculturas de Antonio Casanova y un gran número de objetos de incalculable valor de los logros navales de la República Serenísima. Conectado al Correr se encuentra el espléndido Museo Arqueológico y a bellísima Biblioteca Marciana que contiene una de las colecciones de manuscritos más grandes del mundo. No conocía este museo y sencillamente me pareció o mejor dicho, me parecieron apasionantes porque esta visita es un tres por uno.

Otro de los lugares de visita imprescindible por las vistas de la ciudad que se obtienen de la ciudad es El Campanile, que es el campanario de la Basílica de San Marcos. Su origen data del siglo XI que se usaba también como faro, fue reconstruido en el siglo XV tras un incendio y lo que vemos hoy es una reconstrucción del original del siglo XX pues se derrumbó en 1902. Las imágenes que incluyo las tomé también en verano pero del año 2006 ya que en esta ocasión no hubo tiempo para visitarlo, así veis que es una visita obligada.

Eran casi las tres de la tarde y era hora de comer, lo hicimos en un restaurante muy cerca de la plaza, llamado el Trovatore, en la calle del León. Como casi siempre me pasa, no hice ni fotos del lugar ni de la comida pero estuvo bien.


Dar un Paseo en Góndola, fue una de las cosas que no había hecho en mis anteriores visitas a Venecia y en este viaje tocaba. El precio fue de 40 euros por persona con músicos incluidos y la duración del recorrido unos 40 minutos, reconozco que el paseo fue muy bonito y que merece mucho la pena hacerlo. Cuando se adentra en el Gran Canal es una maravilla.

La visita iba llegando al final, un café en una de las terrazas de la plaza contemplando la Basílica, el Campanile, el Palacio del Duque y el canal era una buena forma de despedirse del día en la siempre Venecia. A las siete tomamos de nuevo el vaporetto para ir a Tronchetto, casi una hora de recorrido, para empezar a ver la caída del sol desde el agua. Venecia tiene mucho que ver y Venecia también es muy cara así pues os recomiendo que os estudiéis las tarjetas que hay para uno o varios días porque ahorraréis mucho dinero. El día siguiente de este viaje sería también espectacular pero esa es otra historia.

Italia
Despedida de Venecia desde el vaporetto



NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

bottom of page