Castillo de Mir (Unesco). Bielorrusia

 

A unos 30 kilómetros de la localidad de Nesvizh en la que habíamos visitado su conjunto de edificios declarados Patrimonio de la Humanidad, que os contamos en Castillo de Nesvizh (Unesco). Bielorrusia, llegamos al Castillo Mir que está situado en el pueblo de Mir. Ambos lugares forman uno de los conjuntos más bellos que se pueden visitar en Bielorrusia.

 

 

El Conjunto del castillo de Mir en Bielorrusia fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad en en el año 2000 y la Unesco dice así: "Este castillo se empezó a construir en las postrimerías del siglo XV en estilo gótico. Las partes añadidas y reconstruidas posteriormente son de estilo renacentista y barroco. Tras un siglo de abandono y los graves daños sufridos en la época napoleónica, el castillo fue restaurado a finales del siglo XIX, añadiéndosele entonces nuevos elementos y transformando el área circundante en parque. Su apariencia actual es un testimonio vivo de su turbulenta historia."

La primera impresión cuando contemplas a lo lejos el Castillo de Mir es que es mucho más bello que el de Nesvizh. Unos jardines extremadamente bien cuidados con unos parterres de flores llenos de color, creaban un contraste increíble con el rojo de la construcción del edificio. Todo ello acompañado de unos cielos grises que no tardaron mucho en descargar agua.

Los orígenes del Castillo de Mir se remontan al siglo XV y parece ser que fue proyectado por un arquitecto local por orden del mariscal Ilinichi, perteneciente al Gran Principado de Lituania. Su mayor desarrollo e importancia se produce en el siglo XVI y XVII, nuevamente de la mano de la familia Radziwill sufriendo numerosas remodelaciones que crean el conjunto que vemos ahora con estilo gótico, renacentista y barroco entre sus muros.

Su planta cuadrada con cuatro torreones en las esquinas y muros de más de tres alturas, decorados con piedra, balcones, porches, su patio empedrado te sumerge en la historia del lugar. Interesante subir a su torre para contemplar imágenes de su patio como de los jardines, creados en el siglo XIX, que rodean todo el lugar.

Pero si de verdad quieres sumergirte en la historia de este Castillo hay que adentrarse en sus sótanos dónde además de guardar víveres, vino y otras viandas, sirvió de cárcel y según cuenta la leyenda en mejor lugar para esconder tesoros que hoy no han sido encontrados al estar protegidos por los fantasmas del lugar. También cuentan que este Castillo de Mir estuvo unido, mediante pasadizos subterráneos, con el Castillo de Nesvizh.

Nuestra intención era dar un paseo por los alrededores del castillo y no visitar su interior, pero como la lluvia no cesaba nos adentramos en él para contemplar la rehabilitación que habían emprendido en el siglo XIX y que no se completó hasta bien entrado el siglo XX. Porque a pesar de su larga historia el castillo permaneció durante más de un siglo abandonado e incluso en la II Guerra Mundial fue ocupado por el ejército nazi y usado como gueto judío. 

 

Sin lugar a dudas, con su visita te sientes testigo de la historia en una zona que tradicionalmente ha sido testigo de confrontaciones históricas y culturales, donde sus muros dan buena cuenta de ello, quedando claramente reflejado las palabras de la Unesco por las que fue declarado Patrimonio Mundial: "Su apariencia actual es un testimonio vivo de su turbulenta historia."

 

Para datos prácticos como horarios, precios, actividades y visitas al Castillo de Mir, lo podéis hacer en la siguiente página:  http://mirzamak.by/

Lo que ya no tuvimos tiempo de visitar fue el conjunto histórico del pueblo de Mir, que según nos contó el guía se ha conservado bastante bien y un lugar que durante siglos han convivido diferentes culturas, como lo demuestra la existencia de una iglesia católica, otra ortodoxa y una sinagoga. Un motivo para algún día volver a visitar estos lugares de Bielorrusia.

 

 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS