Carmona, una de las ciudades más antiguas de Andalucía. Sevilla (España)

Carmona, municipio andaluz de la provincia de Sevilla, destaca por su monumentalidad y su rica historia. Fortaleza durante la época de Julio César, ocupada por los árabes y finalmente reconquistada por los castellanos, Carmona es un crisol arquitectónico de varias culturas.

 

Sus orígenes se remontan al Neolítico, demostrado por los ricos yacimientos prehistóricos que se han encontrado en sus alrededores. Punto de defensa de la provincia andaluza, la ciudad fue fortificada, llamándose Carmo en sus orígenes. Era tal su importancia que el famoso Julio César dijo de ella "Carmona es, con mucho, la ciudad más fuerte de toda la provincia Bética". Gracias a esta admiración, fue declarada municipio romano y le fue permitida la acuñación de moneda.Tras la reconquista se construyeron grandes iglesias, conventos, ermitas y se asentaron  varias comunidades religiosas, desarrollándose devociones que han llegado a nuestros días y forman parte de su cultura y sus fiestas populares.

 

La ciudad ubicada estratégicamente floreció bajo los romanos, que trazaron un plan de calles que sobrevive hasta nuestros días: La Via Augusta, que va de Roma a Cádiz, entró en Carmona por la Puerta de Córdoba oriental y salió por la Puerta de Sevilla occidental. Posteriormente, los musulmanes construyeron un fuerte muro defensivo, pero en 1247 la ciudad cayó ante Fernando III.

 

 

Cómo llegar a Carmona

 

En coche por la autovía A-4 (Salida 508) tanto desde Madrid, como de Sevilla. Pero ojo con el aparcamiento, en el centro solo pueden circular residentes.

 

Varios autobuses salen por día desde Sevilla a Carmona. El autobús desde Sevilla sale desde la Plaza de Armas y llega en 30 minutos. Por lo tanto, se puede ir fácilmente por la mañana y volver por la noche, en caso de que el alojamiento lo tengáis en Sevilla. Aunque nuestra recomendación es que al menos se debe de alojar un día en Carmona, ya que la ciudad es absolutamente encantadora durante el atardecer y la noche. 

 

Alojamiento

 

Hay mucha variedad de alojamiento en Carmona, desde pensiones hasta el magnífico Parador.Nacional. Los precios oscilan según temporada, pero en todo caso son más económicos que en Sevilla. Nuestra opción fue el hotel Frenteabastos hostal-suites Con un precio de 70€ por noche en régimen de solo alojamiento.

 

Qué ver, qué hacer y qué visitar 

 

El centro histórico que está intramuros es relativamente pequeño y los recorridos que hay que hacer (perdiéndose por las calles) son entre las dos puertas de la ciudad. Un ejemplo es el que os mostramos y que es el que hicimos nosotros durante el día y medio que estuvimos allí.

 

EL Alcázar y Puerta de Sevilla

 

Los cartagineses construyeron la puerta y los romanos reforzaron la fortaleza y añadieron otra puerta, pero se han encontrado restos con una antigüedad cercana al siglo VII a.C. Quizás de la civilización de Tartessos o de Turdetania, región del pueblo prerromano que habitaba en el valle del Guadalquivir desde el Algarve en Portugal hasta Sierra Morena. Más tarde, los almohades musulmanes agregaron una aljibe (cisterna) al patio superior y reformaron la puerta de la fachada.

Es verdaderamente impresionante y hay que verla de frente por la tarde para contemplar como sus piedras se vuelven doradas con el impacto de los rayos de sol. Por eso, a la imponente Torre de homenaje también se le llama Torre del Oro. Se puede acceder a su terraza y contemplar unas bellas vistas de la ciudad. Al cruzar la puerta se encuentra la oficina de turismo, donde se puede recibir información y mapas de la localidad.

 

 

La Iglesia de San Bartolomé

 

Desde la Puerta de Sevilla y subiendo por la calle Prim, llegaremos a esta iglesia que es impresionante, construida entre los siglos XV y XVI de origen gótico, hoy transformada en barroca. Destaca su torre fachada, con una terraza abalaustrada sobre la que se alza el cuerpo de campanas..En el interior tiene tres naves, con techo de madera y bóveda con nervaduras en el presbiterio. El altar mayor barroco está dedicado a San Bartolomé y la Virgen de la Piña.

 

Plaza del Mercado de Abastos de Carmona.

 

Atravesando una pequeña entrada en la calle Domínguez de la Haza se accede a una enorme plaza cuadrangular rodeada de galerías porticadas sobre arcos de medio punto, que a su vez se aguantan en columnas. Se trata del antiguo convento de Santa Catalina, reconstruido en el siglo XIX al estilo de las plazas mayores castellanas. Todas las mañanas, los puestos venden productos alimenticios, souvenirs e incluso trajes de flamenco. Por las tardes, las terrazas de bares y restaurantes invaden el espacio.

 

El Ayuntamiento de Carmona

 

Un edificio histórico del siglo XVII, y que en origen fue colegio de la Orden Jesuita hasta que llego la desamortización de Mendizabal. Alberga una joya escondida, un piso de baldosas romanas que está extremadamente bien conservado, se represnta entre otros una cabeza de Medusa, y se puede visitar durante las horas de apertura del consistorio de lunes a viernes. Desgraciadamente nosotros fuimos en día no lectivo. se encuentra ubicado en la calle El Salvador, haciendo esquina con la emblemática plaza de San Fernando.

 

La Plaza de San Fernando

 

Verdadero epicentro de la actividad de la ciudad en la actualidad y en tiempos pasados. Edificios del siglo XVI y XVII destacan sobre los demás: la Antigua Audiencia, el Convento de Madre de Dios y una preciosa casa mudéjar, son los elementos más destacables. En esta agradable plaza hemos desayunado, comido y cenado para ver el más bonito espectáculo: ¡El deambular de la gente!

 

El Museo de la Ciudad de Carmona

 

Muy interesante, tanto por el contenido como por su emplazamiento en un aristocrático palacio del siglo XVI. Pertenecía al Marqués de las Torres, y es ejemplo de la arquitectura solariega sevillana. Explorar la fascinante historia de la ciudad en este museo es de lo más agradable y entretenido. Se exponen objetos desde el período paleolítico, de la Edad del Bronce y como no de los romanos, del imperio islámico y de la Edad Media. Las secciones sobre los tartessianos y sus sucesores romanos es lo más destacable: la primera incluye una colección única de grandes vasijas de barro con motivos decorativos del Medio Oriente y la segunda varios mosaicos excelentes.

 

Iglesia de Santiago 

 

De origen gótico-mudéjar, del siglo XIV , época del Rey Pedro I, reformada posteriormente en el siglo XVIII, añadiendo también una preciosa torre mudéjar y barroca de dos cuerpos. En su interior con tres naves,  destacan los azulejos del siglo XVI. El altar mayor barroco, está dedicado al patrón de España, con ropaje de peregrino. Destacable es el coro cuya sillería es del siglo XVII.

 

Puerta de Córdoba y Alcázar del Rey Don Pedro

 

En lo más alto y en el otro extremo de la ciudad se localiza la llamada Puerta de Córdoba, una enorme y preciosa salida que fue a la Vía Augusta, erigida entre finales de siglo I a.C. y principios del I d.C. que ha sido reformada con el paso del tiempo. A su lado un antiguo fuerte almohade que Pedro I convirtió en un palacio rural en el siglo XIII. Dos terremotos lo dejaron en ruinas y ahora solo sirve como escenario del entorno del Parador Nacional. Un consejo, en sus inmediaciones, es el mejor sitio para aparcar.

 

Convento de Santa Clara

 

Quizás sea la visita más bonita que hicimos. Está en la calle Santa María de Gracia. Es un gran ejemplo de la arquitectura andaluza ya que combina estilo gótico-mudéjar, con el deslumbrante retablo barroco sevillano del siglo XVI y el techo tallado de estilo mudéjar. El convento de Santa Clara atrae tanto a los aficionados al arte como a la arquitectura. Las visitas comienzan viendo las obras de arte y frescos expuestos de excepcional calidad, continua con un ascenso en espiral de la torre mirador, un añadido instalado en el siglo XVIII, y no hay que perderse el bonito claustro arqueado en la parte de atrás. Además las monjas clarisas fabrican dulces exquisitos que tienen a la venta.

 

Iglesia de Santa María

 

Esta espléndida iglesia prioral fue construida principalmente en los siglos XV y XVI a la que se añadió una torre mirador en el siglo XVIII en el sitio de la antigua mezquita de Carmona.de la que se conserva el patio de abluciones El Patio de los Naranjos, a través del cual se ingresa, tiene un calendario visigodo tallado en uno de sus pilares. El interior, coronado por altas bóvedas góticas, se centra en un altar con 20 paneles de escenas bíblicas enmarcadas por columnas. En su interior se encuentra una excepcional talla del siglo XIV, la Virgen de Gracia, patrona de la ciudad.

Hay muchas más iglesias, ermitas, palacios y palacetes en Carmona, pero puede ser agobiante visitarlos tan seguido, creemos que os hemos presentado suficientes, así que como consejo si váis a conocer la ciudad, os recomendamos hacer una parada por el Barrio Judío y tomaros una tapita con vino o cerveza en uno delos bares con terraza antes de seguir viendo monumentos.

Y tras el receso vamos a describiros lo que Carmona tiene extramuros, es decir, fuera de la muralla.
 

 

Iglesia de San Pedro

 

Efectivamente, toca ver más iglesias, pero esta tiene mucho de especial, os daréis cuenta nada mas verla enfrente de la Puerta de Sevilla. Su alta torre campanario es casi idéntica a la Giralda de Sevilla ¿Verdad? Con razón le llaman "la Giraldilla". También posee unagran cúpula. Su interior es barroco y destacar especialmente la capilla Sacramental y los decorados de los muros y la cúpula. Tiene varios retablos, entre ellos el del patrón de la localidad, San Teodomiro.

 

Necrópolis Romana de Carmona.

En  el extremo suroeste de la ciudad, alejado del centro histórico se encuentra la Necrópolis Romana de Carmona.que fue el primer sitio arqueológico que se abrió a los visitantes en España. Este museo ha estado prestando un servicio continuo a la investigación arqueológica, la educación, el ocio y el turismo cultural, durante los últimos 130 años.  

Esta antigua necrópolis romana, es considerada una de las más importantes de su tipo en Andalucía. Cientos de tumbas, cámaras funerarias y nichos de pared , algunas muy elaboradas que fueron excavadas en la roca en los siglos I y II d. C. La mayoría de los difuntos fueron incinerados y sus cenizas depositadas en urnas de piedra en forma de caja..

La más conocida por su particularidad es la "tumba del elefante", conocida así por hallarse en ella la figura de este animal que puede verse en la sala de exposiciones de la Necrópolis y cuya presencia es ya de por sí otro misterio. A lo largo del recorrido se puede acceder a algunas de ellas.

A la salida, enfrente se puede observar (aunque a través de una valla) los restos del antiguo Anfiteatro romano de Carmona construido en el siglo I antes de Cristo y con el recinto, más antiguo de su tipología documentado en la Península Ibérica, podía acoger entre 18.000 y 20.000 espectadores.

 

 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS