Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Qué ver en Ratisbona o Regensburg (UNESCO). Baviera-Alemania


Ratisbona en español o Regensburg en alemán es una ciudad de Baviera que se encuentra en el punto más septentrional del río Danubio y que tuvo la suerte de que en la Segunda Guerra Mundial su centro histórico apenas sufriera apenas daños, por lo que su casco histórico medieval se conserva prácticamente intacto, además de evitar que en los años 60 del siglo pasado no se llevará a cabo un proyecto que quería derribar toda la ciudad antigua para construir macro edificios.

La protección del centro histórico, su restauración y su conservación en los años 70 del siglo XX le valió que en 2006 fuera declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: “Ubicada en el río Danubio en Baviera, esta ciudad medieval contiene muchos edificios de calidad excepcional que dan testimonio de su historia como centro comercial y de su influencia en la región desde el siglo IX. Un número notable de estructuras históricas abarcan unos dos milenios e incluyen antiguos edificios romanos, románicos y góticos. La arquitectura de los siglos XI-XIII de Ratisbona, que incluye el mercado, el ayuntamiento y la catedral, todavía define el carácter de la ciudad marcado por edificios altos, calles oscuras y estrechas y fortificaciones fuertes. Los edificios incluyen casas y torres medievales patricias, un gran número de iglesias y conjuntos monásticos, así como el Puente Viejo del siglo XII. La ciudad también es notable por los vestigios que atestiguan su rica historia como uno de los centros del Sacro Imperio Romano que se convirtió al protestantismo”.

Llegamos a Ratisbona en un tren regional procedente de Nuremberg en una hora de trayecto. Como ocurre en toda Alemania la Estación Central, Regensburg Hbf, se encuentra en el centro de la ciudad. En este mapa podéis ver la ruta aproximada que hicimos.

El ambiente estaba más que animado y de inmediato emprendimos camino al núcleo histórico a través de la avenida Maximilian, cruzando el gran parque del mismo nombre. Nos topamos con un espectacular edificio barroco-modernista, construido en el siglo XIX que hoy lo ocupa el Gran Hotel Maximilian.

Desde aquí y a través de una hermosa calle peatonal nos adentramos en el bellísimo y colorido centro histórico de Ratisbona. Un centro histórico donde lo fundamental es perderse en su entramado de calles con torres y edificios góticos, iglesias, plazas, paseos por las laderas del Danubio. En definitiva, recorrerlo contemplando y deleitándose con los más de 1500 edificios históricos catalogados por el gobierno alemán como monumentos históricos.

Ratisbona, sin ser la ciudad alemana más famosa, su visita fue para nosotros una verdadera sorpresa que ya nos había enamorado cuando llevábamos menos de 30 minutos caminando, pensamos que es una de las ciudades más bonitas de Alemania y que debe incluirse como destino imprescindible en una ruta por Baviera.

Uno de los edificios más representativos de la ciudad es la Catedral de San Pedro, siendo la obra maestra del estilo gótico francés de Baviera y la joya de Ratisbona. Su construcción comenzó a finales del siglo XIII sobre otra antigua iglesia románica que había sufrido varios incendios. Llama la atención el imponente tamaño de sus torres y las agujas de las mismas y es que parecen una obra de encaje; éstas fueron terminadas en el siglo XIX y guardan una perfecta armonía con el resto del edificio.

Esta imagen de la Catedral católica de San Pedro la obtuvimos desde la calle Kramgasse que desemboca en la Domplatz o Plaza de la catedral. Sus torres campanario miden más de 100 metros de altura y su fachada unos 40 metros de ancho. Esta catedral está considerada como el símbolo de la ciudad y sus torres se pueden admirar desde cualquier punto de la ciudad.

Una vez traspasas su puerta por un acceso lateral, te paras para contemplar el tamaño y la belleza de sus vidrieras, algunas de ellas instaladas en el siglo XIII. Sus altares son de una belleza exquisita y hay que recorrer los cinco que se conservan. Desde luego que un centro histórico tan bello como el de Ratisbona se merece una catedral tan bella como la de San Pedro, una perfecta simbiosis.

La Plaza estaba súper animada con una muestra de tractores, no recordamos la marca, y todas las terrazas a rebosar de gente, hacía una tarde primaveral para encontrarnos en Alemania. Si no queréis caminar mucho, vimos que en la puerta de la catedral salía un tren muy moderno que daba la vuelta por toda la ciudad, nosotros lo perdimos y seguimos andando recorriendo la ciudad.

Callejeando llegamos al Antiguo Ayuntamiento- Altes Rathaus, uno de los edificios más antiguos de la ciudad construido en el siglo XIII. Se puede visitar, con sala de torturas incluida, pero nosotros lo encontramos cerrado con lo que nos tuvimos que conformar con apreciar el edificio imperial gótico del siglo XIV. Aquí se reunía la “Dieta Perpetua Imperial”, una asamblea con los representantes de todos los estados que formaban el Sacro Imperio Germánico.

Muy cerca de la Catedral de San Pedro se encuentra la hermosa plaza Neupfarrplatz, en la que en su centro se encuentra la iglesia Neupfarrkirche. Nuevamente otro lugar lleno de terracitas y restaurantes donde disfrutaban sus ciudadanos de esta tarde soleada.

Un peculiar hotel con un mural gigantesco de David y Goliat.

Muy cerca del Ayuntamiento se encuentra la Haidplatz, una hermosa plaza de forma triangular o de "y" rodeada de edificios medievales totalmente restaurados. En sus orígenes fue un lodazal que en la edad media se convirtió en un campo de justas, aquí dice la leyenda que tuvo lugar el "duelo entre Krako, un gigante pagano y descomunal, y Hans Dollinger, un convicto que aceptó enfrentarse al formidable guerrero húngaro, de casi tres metros de estatura, a cambio de salvar su vida si conseguía vencerle. Un sacerdote le auguró que saldría victorioso si peleaba con el símbolo de la cruz. Tras ser derribado dos veces en sendos cruces a caballo, Dollinger recordó de pronto las palabras del clérigo. Improvisó con dos palos una cruz de madera y se lanzó de nuevo al ataque con tal furia que logró alancear certeramente al gigantón, quedándose con su traje protector de piel de elefante".

El la actualidad es el centro neurálgico de la ciudad y se encuentra lleno de terrazas y restaurantes. En invierno es el lugar donde se monta el Mercado Navideño, que seguro es tan bonito como los que hemos visto en otras ciudades alemanas. Podéis leer nuestros relatos en Turisteando el Mundo en Alemania.

El Hotel Goldenes Kreuz actual se encuentra en Haidplatz, ubicado en un antiguo castillo patricio del siglo XIII siendo una de las posadas más antiguas de Alemania. En esta posada se alojaban los miembros de la Perpetua Dieta, y también un Rey Carlos I de España y V de Alemania. Aquí se dice que el emperador Carlos V amó a Bárbara Blomberg y la hizo madre de Juan de Austria, que nació en esta ciudad.

En 1546 Carlos V, Emperador del Sacro Imperio Romano, convocó la Dieta Imperial en Ratisbona, adonde llegó tras un largo viaje viaje desde España, ya viudo y enfermo. En su estancia de varios meses en la ciudad, se alojó en el Hotel Goldenes Kreuz, el más importante de la época y frecuente residencia de príncipes, nobles y diplomáticos.

Allí se enamoró de Bárbara Blomberg de la que no se separaría hasta el momento de partir. Fruto de aquellos amores nació un niño al que llamó Bárbara, Jeromín, de quien el Emperador no quiso ni oír hablar. Pero en su lecho de muerte lo reconoció como hijo bastardo y ordenó en su última voluntad que fuera educado en España, entonces tenía nueve años. Este niño sería Don Juan de Austria, conocido posteriormente como el Salvador de Europa. Una placa conmemora este acontecimiento.

Seguimos camino buscando la Schottenkirche St. Jakob o iglesia Escocesa de San Jacobo que conserva una de las portadas románicas más importantes de Centro Europa, allá por la Edad Media, las personas que accedían a Ratisbona por su puerta oeste, llamada también de San Jacob, y que formaba parte de la muralla de la ciudad, se encontraban al igual que nosotros con esta capilla. En la actualidad está protegida por una estructura de cristal.

La tarde iba avanzando y teníamos todavía pendiente visitar otros iconos de la ciudad: el Puente de Piedra o Steinerne Brücke que se alza desde hace más de nueve siglos sobre el río Danubio, que en Ratisbona sí es más azul que en otras ciudades Europeas. Comenzamos nuestro paseo sobre la ribera del río hasta esta obre de ingeniería medieval del siglo XII.

Hasta los años 30 del siglo pasado era el único puente de la ciudad con más de 300 metros de largos, que ha unido la ciudad de Ratisbona con Stadtamhof en la orilla izquierda del Danubio, que también se encuentra incluida en el Patrimonio de Humanidad por la Unesco ya que la declaración es de la Ciudad vieja de Ratisbona con Stadtamhof.

Visitar este lugar es una delicia y observar sus aguas con alguna que otra pequeña embarcación navegando abre tus sentidos y casi puedes oír los caballos de los caballeros que se dirigían hacia Tierra Santa en alguna de las cruzadas. Pero como todo gran lugar, en sus 300 metros de longitud y en sus 16 ojos hay una leyenda... .esta leyenda es la del "hombrecillo del puente".

El "hombrecillo del puente" o Bruckmandl es una pequeña estatua que se encuentra en el centro del puente desde el siglo XVI y según dicen es el constructor del puente y está sentado sobre una piedra observando la catedral; parece que apostó con el maestro de obras de la Catedral que el puente sería terminado antes que el templo, para ello pidió ayuda al demonio. Éste le exigió la vida de las tres primeras personas que cruzaran el puente. Y claro el puente se terminó antes que la catedral y en el momento de la inauguración el obispo, el duque y los nobles iban a cruzarlo pero el maestro del puente no podía permitirlo ya que morirían. Decidió que un gato, un perro y una gallina cruzaran el puente, sintiéndose el demonio engañado quiso derribarlo pero el maestro puso su espalda sobre el arco central y así logró conservarlo.

Con leyenda o sin ella uno de los paseos más bonitos que se pueden hacer por la ciudad, además de tener muchos lugares para tomarse algo o tan solo sentarse para ver pasar la vida de la ciudad y de sus gentes.

Y eso hicimos nosotros, sentarnos un rato a dar reposo a nuestros pies en otra de las construcciones más singulares y antiguas de la ciudad, con años sobre ella, el Antiguo Almacén de Sal o Historische Wurstkuchl que data del siglo XIII y que hoy es uno de los restaurantes más tradicionales y bonitos de la ciudad. Su menú se cocina sobre una parrilla de carbón y son las salchichas.

Y por fin cruzábamos la famosa Torre del Puente o Brückturm bajo la que se accede al Puente de Piedra desde el centro de la ciudad pero en nuestro caso salimos del puente y la cruzamos para retornar al centro de la ciudad. La torre alberga un pequeño museo sobre la historia del puente y debe regalar unas vistas excepcionales del Danubio y de la ciudad.

Antes de terminar nuestro pasado nos tocaba visitar los orígenes de la ciudad. Ratisbona, habitada desde la edad de piedra, debe su nombre a un asentamiento celta Radasbona, los romanos llegaron a estas tierras alrededor del año 90 a. C , en la que construyeron un asentamiento y en el siglo II d.C. comenzaron a levantar la Castra Regina para la III legión al mando del Emperador Marco Aurelio.

De esta época quedan unos pocos restos en la que se conoce como Puerta Praetoria, levantada en el año 179 d.C. Los restos de esta puerta han quedado integrados en los edificios medievales de la ciudad. Hay varios carteles explicativos de lo que fue el lugar y de lo que debió ser la puerta. Según los expertos la Praetoria debió ser tan imponente como la maravillosa Porta Nigra de Tréveris, que si queréis verla o leer el pasado romano de esta espectacular ciudad romana podéis leerlo en nuestro relato Qué ver y hacer en Trier. La ciudad más antigua de Alemania.

Entramos por el arco de la puerta, ya en nuestro camino de vuelta hacia la estación de tren para volver a Nuremberg, y accedimos a una serie de patios y edificios con bellísimos jardines que pertenecen a la antigua corte episcopal. Ratisbona o Regensburg, es una ciudad para pasearla y detenerse en cada uno de los edificios y plazas que componen su centro medieval.


ANTERIOR SIGUIENTE

#2018 #Ratisbona #Regensburg #Baviera #Alemania

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Icono e-mail
Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.
Logo-MadTB
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS

Nos encontramos en: Madrid (España)