Las minas de Riotinto. Huelva

 

Quién nos iba a decir que una de la experiencias más impresionantes y asombrosas que hemos vivido en la provincia de Huelva (Andalucía) iba a ser conocer el Parque Minero de Riotinto. Algo que después de haber visitado, recomendamos fervientemente a todo visitante de la provincia andaluza. A continuación, intentaremos describir de la mejor manera posible lo que fuimos encontrando en una de la excursiones más amenas, interesantes y sorprendentes que hemos hecho. Más cuando está incluído junto con otros enclaves mineros de la geografía española en la Lista Indicativa UNESCO para ser Patrimonio Mundial de la Humanidad.

 

Cómo llegar

 

Salimos de Aracena después de comer y tomamos la carretera A-479 dirección Campofrío, atravesando dehesas de extraordinaria belleza donde el ganado y las piaras de cerdo ibérico pastan a su antojo.

En Campofrío tomamos el desvío hacia el Parque minero de Riotinto por la carretera A-461. Un recorrido de apenas media hora y unos 30 kilómetros de distancia. Antes de llegar hicimos una breve parada en el Mirador de Riotinto, tomando la desviación a la derecha (está indicado) en dirección hacia el parque minero, un mirador emblemático donde se divisa la mina a cielo abierto más grande de Europa.

Qué ver, qué hacer y qué visitar

 

Museo minero "Ernest Lluch"

 

Lo primero que haríamos sería adquirir las entradas de acceso y para ello debíamos ir al Museo Minero "Ernest Lluch". Hay varias combinaciones de tarifas que se pueden consultar en la página web: TARIFAS 2019 PARQUE MINERO RIOTINTO.

Decidimos visitar primero el museo, después la colonia británica y para terminar el viaje en ferrocarril por el parque minero, este último lo habíamos reservado por internet. A través de su museo, se nos da acceso a información histórica y arqueológica de 5.000 años de tradición minera y a un ecosistema único en el mundo. El  Parque Minero de Riotinto es uno de los distritos mineros más antiguos que existen y la leyenda cuenta que de aquí se extrajo oro para construir el Templo del Rey Salomón.

Está ubicado en el antiguo hospital de Riotinto Company Ltd. Las exhibiciones llevan al visitante a través de la historia única del área, desde las tumbas megalíticas del tercer milenio antes de Cristo, hasta las épocas coloniales romanas y británicas, el levantamiento de los obreros y su posterior masacre en el siglo XIX y finalmente el cierre de las minas en 2001. En el recorrido incluye una elaborada recreación de una mina romana de 200 metros de largo.

Otro apartado del museo son la exhibición de los ferrocarriles que actuaban en las minas, el lugar de honor lo ocupa el Vagón del Maharajah, un lujoso carruaje construido en 1892 para un recorrido por la India de la reina Victoria de Gran Bretaña, aunque en realidad nunca lo usó y se trajo a Riotinto.

El museo es francamente entretenido, didáctico y dotado de numeroso material. Para más información, consultad su página web: MUSEO MINERO DE RIOTINTO

 

El barrio de Bellavista

 

En 1873, un consorcio británico, compró las minas de Riotinto convirtiéndose en la primera presencia británica en la cuenca minera del Río Tinto, que duró hasta 1954. Desde los primeros momentos, técnicos extranjeros, en su mayoría británicos, se hicieron cargo de la gestión técnica y las casas de este barrio se construyeron en función de los gustos de los técnicos británicos, en un vecindario específico para ellos. Se trataba del Barrio de Bellavista.

Para mostrar cómo era la vida en esta área durante el siglo XIX (en el apogeo del boom minero británico), se ha preservado el lugar de la colonia británica que dirigió las operaciones mineras. El barrio, formado por casas victorianas aún conserva su capilla presbiteriana, su club de tenis y su club inglés. Este club, situado en el centro de la comunidad era una instalación de ocio para los gerentes y directivos en el que solo se permitía la entrada de hombres.

Una de las atracciones de este barrio de Bellavista es un ejemplo de una casa victoriana del período de las operaciones mineras inglesas. Hay visitas guiadas disponibles de la casa Nº. 21, construida en 1.885 y que está abierta como museo. Tiene tres pisos y dos jardines, con una superficie total de 540 metros cuadrados. Se puede observar el modo de vida de la familia y de los sirvientes que la habitaban. Los muebles y las pertenencias nos dan una idea de las tradiciones que los ingleses trajeron consigo, como la hora del té. Un recorrido por esta casa constituye un viaje a través del tiempo a la era victoriana. Para más información, consultad la página web: CASA 21 PARQUE MINERO

  

Viaje a las minas en ferrocarril

 

En la fecha en la que realizamos la visita, abril de 2019, tan solo había dos salidas del tren minero por la tarde. Nosotros elegimos la última que era a las seis de la tarde y fue un acierto total ya que hicimos el recorrido prácticamente solos, el tren anterior iba absolutamente lleno. La reserva la hicimos por internet para garantizarnos la plaza.

Desde la prehistoria, los primeros habitantes de estas tierras explotaron los minerales encontrados allí. La minería continuó durante la época fenicia y romana, siguió con los árabes y explotada a gran escala durante el siglo XIX, principalmente bajo el control de empresas del Reino Unido. El cobre fue el principal metal extraído, junto con el hierro y el magnesio, pero también se extrajo oro y plata.

 

Los británicos construyeron una línea de ferrocarril para conectar las minas con el puerto de Huelva, donde también construyeron el llamado Muelle de Riotinto. Otra gran obra de ingeniería que describimos en el post: Qué ver en Huelva.

 

Íbamos a realizar un maravilloso viaje de 12 kilómetros en un tren de madera del siglo XIX, con la locomotora a vapor más antigua de España y joya del patrimonio ferroviario mundial, cruzando un paisaje que realmente podría ser de Marte ¡Alucinante! Una vía férrea que en su momento transportaba a miles de trabajadores de las localidades vecinas hasta los lugares de trabajo en las minas y que trasladó millones de toneladas de mineral desde aquí al puerto de Huelva.

Hay que asegurarse de llevar la cámara en buen estado o la carga de móvil completa, porque lo que se ve en el recorrido es asombroso y querrás inmortalizarlo en fotos. En estos parajes se crean ilusiones ópticas únicas en el mundo. Un paseo por un paisaje que asombra, durante el cual puede uno maravillarse con los misterios del pasado minero del área y contemplar de cerca este período de la historia. No olvidemos que la cuenca minera de Riotinto ha sido designada como Bien de Interés Cultural (BIC).

Podréis comprobar con una simple vista en aplicaciones como 'Google Earth' la gran escala de las operaciones mineras que hubo aquí, del recorrido del río Tinto y de la explotación de las minas a cielo abierto, una de las más profundas y grandes del planeta.  En algunos tramos, el sitio que fue creado por un esfuerzo conjunto entre la naturaleza y el hombre, se asemeja a un extraño paisaje lunar.

Durante el viaje, se pasa por antiguas instalaciones industriales, como una máquina trituradora, una tolva para procesar los minerales y una central eléctrica de 1910, así como por un cementerio de trenes. En las montañas que rodean el valle, es donde nace el río, junto con todos los misterios ocultos de la composición de sus aguas.

La principal característica inusual del Río Tinto es el color rojo de sus aguas. Es un aspecto significativo y único que nunca deja de sorprender a los visitantes. Muchos artistas han viajado al área para pintarlo en sus lienzos y muchos más han creado imágenes fotográficas. Pero lo más sorprendente es que ha atraído la atención de los Astro Biólogos y de la NASA, ya que creen que esto es lo más cerca que pueden estar de un ambiente subterráneo marciano, donde el agua podría estar presente y la vida bacteriana podría ser sostenible.

Se ha descubierto que, a pesar de la acidez del agua, el río Tinto contiene algas, hongos y microorganismos que pueden vivir sin oxígeno, algo único en el mundo conocido. Lo sorprendente de este ecosistema es la aparición de la vida en condiciones extremas, quizás similares a las que se podrían encontrarse en el planeta rojo. Estas bacterias sobreviven en este ambiente extremo al vivir del hierro y los minerales en el agua, transformando los iones de sulfato en ácido sulfúrico y liberando los metales pesados ​​en el agua. Debido a este flujo de ácido sulfúrico, el agua del río es muy ácida.

Este descubrimiento hizo que los científicos de la NASA se desplazaran y trabajaran aquí en nuevas tecnologías y en equipos para futuras misiones a Marte probando trajes espaciales y robots. Hay también una parada en una antigua estación donde existe un puente que da acceso al río y el tren para unos minutos para que la gente pueda acceder de cerca a las aguas del río Tinto. Importante no mojarse la ropa, porque la mancha no saldrá. Hay que tener especial cuidado también con los niños que quieran chapotear. En la estación también hay un centro de interpretación.  

Ver cómo el agua traza paisajes inusuales a medida que fluye su cauce, es una experiencia inolvidable que no os debéis perder y desde luego, afirmamos que el Parque Minero de Riotinto es el espacio natural más inusual de Andalucía. Para más información, consultad la página web: FERROCARRIL TURÍSTICO MINERO

 

 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS