La Mancha Húmeda de Ciudad Real en un fin de semana. España

Convertirse en viajero en tu tierra es más que interesante porque ves y sientes lugares muy cercanos y habituales con los ojos de lo desconocido. Teníamos pendientes varias visitas en la provincia de Ciudad Real, ya que hacía años que no los habíamos visitado, hablamos de dos de los mayores humedales de estas tierras: Las Tablas de Daimiel y Las Lagunas de Ruidera. Visitas que completamos con la extraordinaria vista de la Motilla de Azuer, un yacimiento único de la edad del bronce en Castilla-La Mancha y en la península, además del Castillo de Peñarroya, del siglo XII, ubicado en el embalse del mismo nombre y entrada a las Lagunas de Ruidera desde Ciudad Real y la bella población de San Carlos del Valle con una de las plazas más bonitas de España.

 

Varios motivos nos hicieron decantarnos por este fin de semana en junio de 2018. El primero la fecha de visita que conseguimos en la Motilla de Azuer, un sábado a las 9,30 de la mañana, y el segundo el haber tenido una primavera muy lluviosa, lo que hizo que nuestros humedales estuvieran a tope de agua. 

 

El mapa de la ruta que hicimos fue la siguiente, teniendo en cuenta que nosotros partimos desde Ciudad Real capital y volvimos al mismo lugar. Vosotros tendréis que añadir los kilómetros desde el lugar de origen y madrugar bastante si queréis hacer esta ruta con tranquilidad y con tiempo suficiente para disfrutarla. 

Sábado 9 de junio.

 

Salimos de Ciudad Real a las 8,30 de la mañana para llegar a Daimiel en poco menos de media hora. Aparcamos en el centro de la localidad y nos dirigimos al Museo Comarcal de Daimiel, ubicado en la calle Luis Ruiz de Valdepeñas. Un museo creado para dar a conocer la historia de Daimiel y su entorno, desde la prehistoria a nuestro días.

 

Un museo al que hay que dedicarle un buen rato para conocer la prehistoria en Daimiel donde en su planta del sótano se encuentra toda la explicación de la Motilla de Azuer, los asentamientos íberos, los asentamientos romanos, una tierra entre fronteras cristianas y árabes en la edad media.

 

Su su planta baja está dedicada a la bella colección de cerámica del coleccionista Vicente Carranza, considerada de las mejores de España, así como la obra del gran pintor y escultor daimieleño Juan D'opazo.

En la primera planta encontramos una muestra etnográfica de utensilios de la localidad y una breve historia del gran arquitecto Miguel Fisac Serna, nacido en Daimiel. Horarios, precios y visita los podéis encontrar en su web.

Y nuestra visita la empezamos aquí porque era el lugar de reunión para emprender la visita a la Motilla de Azuer. Para visitar este yacimiento arqueológico de la edad del bronce, datado entre el 2200-1300 a.C., hay que reservar previamente la visita en su página web que encontraréis pinchando aquí, porque además es difícil encontrar fecha. El precio de la vista es de 7 euros por persona.

La reunión es en el Museo Comarcal de Daimiel donde te explican lo que veremos después, qué es una motilla, cómo se construyó, para qué servía, etc. Después, en un microbús, te llevan a la Motilla de Azuer que dista unos 18 kilómetros de la localidad y con un guía la recorres. Todo os lo contamos en El increíble yacimiento de Motilla de Azuer en Daimiel.

 

De vuelta a Daimiel, visitamos lo que nos quedaba del Museo Comarcal, dimos un paseo por el centro del pueblo y elegimos uno de los bares de la Plaza Mayor para hacer un desayuno comida antes de emprender ruta en el que no podía faltar un buen plato de migas.

Seguimos camino y nuestra siguiente parada fueron la Tablas de Daimiel, uno de los parajes naturales más bellos de la provincia. Fueron declaradas Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1980, como Mancha Húmeda junto a la Lagunas de Ruidera y otros humedales menos extensos de la provincia de Ciudad Real y de Castilla la Mancha. La separan de Daimiel unos 14 kilómetros y no hay ningún tipo de transporte público para llegar a ellas, con lo cual es necesario ir en tu propio coche. En este mapa podéis ver la zona que abarca esta Reserva de la Biosfera, la mayoría en la provincia de Ciudad Real.

Una visita que no os dejará indiferentes si sois amantes de la naturaleza y se visitan en un año de primavera lluviosa cuando la inundación de la zona es muy amplia. Unas tres horas dedicamos a este parque natural y os contaremos nuestra visita en Las Tablas de Daimiel, Reserva de la Biosfera (Unesco). España.

El Castillo de Peñarroya, del siglo XII, junto al embalse del mismo nombre y en el término municipal de Argamasilla de Alba (a la que le debemos un relato desde hace tiempo) fue nuestra siguiente parada antes de adentrarnos en las Lagunas de Ruidera. Una parada imprescindible y bellísima en estas tierras manchegas. Todo en El Castillo de Peñarroya en Argamasilla de Alba. Ciudad Real

Tan solo nos separaban unos 18 kilómetros del pueblo de Ruidera, donde decidimos pasar la noche en un pequeño hostal, muy cómodo y limpio en el que teníamos el desayuno incluido. Su nombre Hostal la Noria, ubicado en el corazón del Parque de las Lagunas de Ruidera. Su propietario muy amable y además te explica la mejor forma de visitar la zona y te da un mapa del parque hecho por él.

Siguiendo las indicaciones que nos dieron en el hostal volvimos a coger el coche para ir a ver uno de los parajes más bonitos de las Lagunas de Ruidera que se encuentra a unos dos kilómetros del pueblo de Ruidera, os hablamos del Hundimiento. Todo esto lo contaremos en Las Lagunas de Ruidera, Reserva de la Biosfera por la Unesco. España

De vuelta a Ruidera nos quedaba cenar y reposar porque el día había sido largo e intenso, ya íbamos necesitando reponer fuerzas. Elegimos el Restaurante Mesón de Juan del que teníamos buenas referencias, y nuestra cena fue exquisita. Pero lo que más nos llamó la atención del restaurante fueron los cuadros del pintor tomellosero Fernín García Sevilla, que pinta la Mancha de forma única. Todo un placer la comida y el arte del que estábamos rodeados.

Domingo 10 de junio.

 

Empezaba nuestro segundo día por los humedales de Ciudad Real, en este caso tocaba recorrer las Lagunas de Ruidera. Desayunamos bastante bien, pagamos nuestra habitación y con las maletas en el coche emprendimos camino. Hay muchas rutas de senderismo en la zona pero también se puede realizar en coche, que es lo que hicimos nosotros, parando en todas y cada una de las lagunas que tiene el parque. En este humedal, normalmente, se ven casi todas las lagunas con agua durante todo el año; lo que no siempre ocurre es el desbordamiento de estas, generando unas cascadas preciosas durante el recorrido. 

Recordaros que Las Lagunas de Ruidera, junto a Las Tablas de Daimiel , son Reserva de la Biosfera por la Unesco desde el año 1980, con la denominación de Mancha Húmeda. Toda nuestra visita con mucha información y datos prácticos para el recorrido os lo contamos en Lagunas de Ruidera, Reserva de la Biosfera por la Unesco.

 

Nuestra siguiente parada, ya camino de casa, fue San Carlos del Valle. Un pueblo en pleno corazón de la Mancha que tiene una de las plazas más bonitas de la provincia de Ciudad Real, de Castilla La Mancha y de España, no penséis que exageramos y os invitamos a que los descubráis vosotros mismos porque no os decepcionará.  Aquí comimos en el restaurante de la bonita Hospedería de Santa Elena, ubicada en la misma Plaza.  Todo en San Carlos del Valle. El "pequeño Vaticano" de la Mancha.

Y aquí terminó este fin de semana en tierras manchegas. ¿ Os animáis?. Esperamos que os decidáis a recorrer estos y otros muchos lugares de Castilla la Mancha que no os dejarán indiferentes. En nuestro Blog podéis encontrar lo que hasta ahora hemos escrito de estas tierras. En Turisteandoelmundo lo encontraréis.

 

 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS