Yacimiento arqueológico de Cesarea marítima (Lista indicativa UNESCO). Israel

 

Cesarea marítima fue una antigua ciudad portuaria romana igual a la de Alejandría o Antioquía. Fundada por Herodes el Grande llegó a ser una de las colonias romanas más importante de todo el Imperio Romano. En ella vivían los veteranos legionarios de la zona Sirio-Fenicia. Era principalmente un puerto, pero en torno a él se configuró una auténtica ciudad con diferentes edificios.

 

El Yacimiento arqueológico de Cesarea es otro de los premios que reciben los amantes de la arqueología cuando deciden visitarla: impresionantes acueductos romanos, un complejo hermosamente conservado de fortificaciones cruzadas, templos griegos, casas de baños bizantinas y palacios antiguos son solo algunos de los sitios que demuestran la rica historia de la ciudad, todo esto frente a un mar azul que embellece el lugar.

 

Llegamos tras un corto trayecto desde Tel Aviv de 50 kilómetros, por la carretera nº 20 Tel Aviv-Haifa, aunque de forma libre se puede ir en tren y autobús hasta la ciudad moderna de Cesarea y de allí tomar un taxi o bus hasta el recinto arqueológico. Aquí os dejamos la lista de precios que figuraba en la entrada al recinto y la dirección de su página web por si queréis consultarla: Parque Nacional de Cesarea.

Cesárea fue construida por el rey Herodes el Grande entre los años 25 y 13 a. C en el lugar que ocupaba una antigua ciudad denominada "Torre de Estrato" creada por los helenos y anteriormente ocupada por los fenicios. La gran ciudad gran ciudad portuaria fue llamada Cesarea en honor del Emperador Octavio Augusto César. Tardó más de 10 años en construirse con piedra blanca y contaba con una gran red de caminos, un templo, un teatro, un anfiteatro, mercados y barrios residenciales. Pronto se convirtió en la sede del gobierno Romano en Palestina.

 

La riqueza de los restos arqueológicos, llevaron a la Unesco a incluirla en la Lista indicativa del Patrimonio de la Humanidad en el año 2000 como: “ la ciudad portuaria situada en la costa mediterránea junto a bahías y ensenadas poco profundas que se formaron por la erosión de las olas. Estas bahías únicas se utilizaron a lo largo de la historia para el anclaje de embarcaciones marítimas y convirtieron a Cesarea en un importante puerto de escala en el Mediterráneo”.

 

De la Cesarea romana lo primero que pudimos admirar es su Teatro en un casi perfecto estado de conservación, en la que hoy se siguen haciendo representaciones. Llegó a tener una capacidad de 15.000 personas y con una acústica increíble. 

Continuamos paseo hacia los los restos del inmenso Palacio de Herodes I el Grande, de la segunda mitad del siglo I a.C  En las las ruinas del Palacio de Herodes se aprecian dos partes bien diferenciadas: El palacio inferior situado junto al mar con su peristilo central rodeado de una gran piscina excavada en la roca  y el palacio superior construido en la zona más alta del promontorio  creado alrededor de un gran patio central.

Como en cualquier ciudad romana no pueden faltar el Templo de Augusto, las Termas, el Hipódromo o la Basílica y cerca de toda la gran ciudad los restos  del antiguo y gran Puerto Romano de la ciudad . Según nos contó la guía los restos de este enorme puerto no están tan sólo en en superficie sino que una parte importante está bajo el mar, conociéndose como el Museo Submarino de Cesarea, con restos de un barco, el faro y el espigón.

Otro de los símbolos encontrados en la ciudad, en unas excavaciones a mediados del siglo XX fue la famosa Piedra caliza tallada con el nombre del prefecto romano Poncio Pilatos. Una pieza de incalculable valor histórico pues autentifica la existencia de este personaje tan emblemático y significativo dentro de la tradición cristiana, al que se considera responsable de la detención y posterior crucifixión de Jesús de Nazaret. La que vemos en Cesarea es una reproducción ya que la original se encuentra en el Museo de Israel en Jerusalén del que os hablamos en Jerusalén II (Unesco): la ciudad vieja y la ciudad nueva. 

Otro de los hechos importantes para los cristianos en la ciudad de Cesarea es que se la considera uno de los primeros centros cristianos, ya que el Apóstol Pablo residió en esta ciudad y convirtió al cristianismo a un centurión romano siendo el primer noble en convertirse. Aquí mismo fue detenido, permaneciendo encarcelado por dos años y enviado a Roma donde fue juzgado y decapitado.

Pero no solamente tiene este lugar pasado romano, porque bizantinos, árabe y cruzados han dejado su impronta en ella. Varias fortificaciones y murallas desde el siglo VI, ampliadas en el siglo IX por los árabes, hicieron de la ciudad de Cesarea la ciudad fortificada más grande el país. 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS