Qué ver y qué hacer en Briones (La Rioja). España

 

Briones es un pueblo pintoresco situado en la cima de una colina en la llamada Rioja Alta, una de las tres subzonas de la Comunidad Autónoma de La Rioja, junto con la Rioja Baja y la Rioja Alavesa y que posee uno de los patrimonios culturales más ricos de toda la Comunidad. No solo los mejores y más longevos vinos emanan de esta subzona, sino que también ofrece hermosos paisajes, una fuerte tradición culinaria y una arquitectura medieval bien conservada. Méritos suficientes para ser considerado como uno de los pueblos más bonitos de EspañaBriones cuenta con un excelso patrimonio arquitectónico, declarado Bien de Interés Cultural como Conjunto Histórico-Artístico y desde 2013 se encuentra incluido en la Lista Indicativa de la Unesco con el epígrafe "Paisaje cultural de la viña y el vino de La Rioja y Rioja Alavesa".

Es la única ciudad de la región que se encuentra en la margen derecha del río Ebro, un privilegio que ofrece a los visitantes vistas panorámicas inigualables del espectacular valle del río Ebro y los viñedos de los alrededores.

Un poco de historia

 

El asentamiento se fundó aproximadamente en el siglo II a.C, cuando los romanos conquistaron la península ibérica y controlaron la zona como territorio dentro del Imperio. La leyenda dice que Briones obtuvo su nombre de los pobladores originales de la región, los Berones, que eran nómadas de la Edad de Bronce. En el siglo X, Briones y la zona fue repoblada con vascones y fue frontera entre Castilla y Navarra. En el siglo XIII, Alfonso X El Sabio le concedió el Fuero de Vitoria, para garantizar la repoblación castellana ante las pretensiones navarras de anexión.

 

Como llegar (Desde Logroño)

 

- En coche por autopista AP68 (tiene peaje). Un recorrido facil de 35 minutos en el que se tarda menos de media hora en llegar.

- En autobús desde la Estación de autobuses de Logroño (Dirección: Avda de España, 1. C.P: 26003) hay varios horarios que podéis consultar en la página web: BUS LOGROÑO-BRIONES. El precio por trayecto alrededor de 3,5€.

 

Qué ver, qué hacer y qué visitar en Briones

Nosotros llegamos justo a la hora de comer, y subimos para aparcar el coche en la parte más alta del pueblo, donde se encuentran las ruinas de su castillo. Allí encontramos el restaurante los 4 Arcos, donde nos sirvieron una deliciosa comida casera con el menú del día. Una vez dimos cuenta del almuerzo nos dispusimos a recorrer el pueblo y sus monumentos. 

Castillo de Briones 

 

Del castillo solamente quedan las ruinas, los restos conservados del castillo antiguo tal vez daten del siglo XIII cuando el rey Fernando III de Castilla derribó varios castillos de don Diego López de Haro, noble de Navarra.

El recinto de la fortaleza se completaba con el del casco urbano mediante murallas, en las que se abrían seis puertas, de las que hoy en día solo quedan dos. Los muros estaban asentados sobre la roca y construidos en mampostería con sillares de refuerzo. La Torre del Homenaje se sabe que era de tres plantas por antiguas fotografías porque se derrumbó en 1940.

Mirador de las Cercas 

 

Seguimos en la parte alta de la ciudad, en una calle de nombre muy particular: "Cerca de las cuarenta". Este curioso nombre tiene una explicación, ya que la tradición cuenta que el obispo en una de sus visitas a la iglesia de Briones, concedió ese número de indulgencias por rezar a las vírgenes titulares de las ermitas e iglesias  que se podían contemplar desde este emplazamiento... "Casi cuarenta".

La calle Cerca de las cuarenta es más bien un paseo desde donde se obtienen una de las mejores vistas de toda La Rioja Alta. Un deleite para la vista, pues el río Ebro forma aquí un espectacular meandro, en un escenario natural impresionante formado por llanuras alfombradas de vides con la Sierra de Cantabria como telón de fondo. 

Volvimos sobre nuestros pasos para dirigirnos al centro de la ciudad, paseando por las calles de Briones, con antiguas casas que parecen dormidas en el tiempo, hasta llegar al centro neurálgico de la villa.

 

Plaza de España

 

La Plaza de España, con forma irregular, y con una  bonita fuente en su centro. A su alrededor se congregan la mayoría de los edificios importantes de la villa.

Un breve paseo por ella nos da idea de La Rioja en estado puro, arquitectura, historia, el sabor medieval. La plaza es hermosa y rodeada de singulares edificios , alguno de ellos porticado. En el medio, existe una fuente con cuatro caños y una farola de cuatro lámparas que adornan el centro de la plaza.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

 

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (siglo XVI) es de estilo gótico isabelino y se encuentra situada en una de las esquinas de la Plaza de España. Un edificio construido en sillería de piedra con tres naves a igual altura. Lindando con la puerta principal, se encuentra la torre campanario que es de estilo típico riojano del siglo XVIII, ocupando el lugar de una anterior del siglo XVI, Esta torre constituye un icono gráfico en la población de Briones y es similar a otras torres barrocas de la región como las de Santo Domingo de la Calzada o la Concatedral de Logroño.

Tiene un interior de tres naves cubiertas por cúpulas estrelladas, rodeada por diferentes capillas.Lo que impresiona es que tiene unos volúmenes que difícilmente se intuyen desde el exterior. La Iglesia, además de una soberbia estructura, guarda un verdadero tesoro artístico con muestras de todos los estilos.

 

Un ejemplo de ello es el retablo mayor de la iglesia, de estilo clasicista presidido por el Cristo de los Remedios, patrón de Briones, que constituye la obra clasicista mas monumental de toda La Rioja. Otros elementos destacables son el gran órgano barroco con trompetería horizontal y con un mueble de estilo rococó (siglo XVIII) y la sacristía decorada con frescos y cajonería de finales del XVI, así como distintos lienzos de interés.

Palacio del Marqués de San Nicolás (Ayuntamiento)

 

También forma parte de la bella Plaza de España, es un edificio barroco del siglo XVIII donde se ubica el actual Ayuntamiento. Finalizado en 1755 según la fecha que figura en el balcón superior, la fachada se organiza en base de tres cuerpos simétricos divididos en tres calles articuladas por pilastras superpuestas. La calle central del edificio donde se encuentra la puerta de acceso, se resuelve con gran riqueza de ornamentación, así como los motivos incorporados al último piso, que hacen de este edificio uno de los referentes fundamentales de la Plaza y modelo de otras casonas solariegas.

El edificio además alberga el Museo Etnográfico de La Casa Encantada, donde se puede hacer un recorrido con los objetos de la vida cotidiana que encontrábamos en las casas de nuestros abuelos. Asombra por su contenido y te lleva, sobre todo a los que rondamos los sesenta y más, a una vuelta a nuestro pasado de niños y a las vivencias de nuestros juegos de entonces.

El museo está muy bien planteado con instalaciones accesibles a todas las edades, muy conveniente para ir en familia y que los niños aprendan de nuestro pasado. En una hora más o menos se puede recorrer con tranquilidad todas las estancias. Aflora la nostalgia al comprobar que hay expuestos objetos y ajuares domésticos convertidos en sugerentes testigos de la vida de nuestros antepasados, utensilios cotidianos de entonces y que ahora están ahí... solo para el recuerdo y nuestra admiración.

Tiene una entretenida y bien confeccionada página web que se puede consultar antes de visitar el museo. La Casa Encantada  

Casa de los Arcos

 

Seguimos en la plaza y justo enfrente del Ayuntamiento se encuentra la Casa de los Arcos o la Antigua Abadía del siglo XVIII, que es una bonita casa solariega con soportales de arcos de medio punto que unifican dos estructuras diferentes.

La Casona de la Plaza

 

Justo en una esquina de la Plaza de España con la calle Bergareche encontramos esta casona, considerada como la más antigua de La Rioja en obra civil (siglo XVI). Se encuentra muy bien conservada y consta de dos plantas, la inferior de sillería y la superior de ladrillo, La cubierta voladiza asienta sobre vigas de madera con cabezas labradas y puntales de refuerzo, en su fachada principal la puerta de acceso es de medio punto con escudete sobre ella.

Las calles de Briones

 

Las calles de Briones brillan con el atardecer reflejando el color dorado de sus casas, la mayor parte de los edificios de las estrechas calles del pueblo, siguen el estilo de edificaciones civiles de la Rioja Alta, presentan tres plantas en sillería perfectamente labrada con fachadas de vanos enmarcados, luciendo muchas de ellas escudos heráldicos. Son de interés también los aleros con ménsulas de madera talladas y los bellos  herrajes en balcones y ventanas.

Siguiendo caminando por estas bellas calles, fuimos a parar a la otra punta del pueblo. Allí se encontraba otro singular edificio.

 

Ermita del Santo Cristo de los Remedios

 

Se construye en el siglo XVIII sobre la antigua ermita de San Juan que se recuerda mediante una hornacina en la fachada. Es un bello edificio que tiene una estructura centralizada de planta octogonal inscrita en un rectángulo y volúmenes exteriores de forma redondeada. No pudimos entrar en su interior al estar cerrada, pero sabemos que contiene un excelente retablo barroco. 

Lo que si pudimos contemplar allí son otras vistas fantásticas del pueblo y el campo de los alrededores y junto a la ermita pudimos acceder a la Oficina de Turismo que se encuentra al lado de la iglesia y donde pudimos obtener información y mapas del pueblo. Después volvimos hacia donde teníamos aparcado el coche y en el camino seguimos disfrutando de las hermosas calles y casas de Briones.

Una vez que estuvimos dentro del vehículo nos dirigimos a la que sería nuestra última visita a realizar en la villa de Briones, el Museo del Vino Vivancos, situado a un kilómetro escaso del centro. 

 

Bodegas de Vivanco y Museo de la cultura del vino

Desafortunadamente, no pudimos acceder al museo. Un error garrafal pensar que se podría acceder al museo a la hora que fuimos. Pero no fue así, las visitas (que son guiadas) estuvieron totalmente cubiertas y nuestro "gozo en un pozo". No caigáis en el mismo error y asegurad la(s) plaza(s) en el museo antes de visitar el pueblo, porque el Museo de la cultura del vino está considerado como el mejor museo del mundo dedicado al vino. Es una magnífica instalación de más de 9,000 metros cuadrados, dividida en cinco salas de exposiciones permanentes, una sala de exposiciones temporales, salas de degustación, un restaurante, una tienda y varias salas de reuniones.

En el museo se pueden admirar obras de Juan Gris, Antoni Tàpies, Miquel Barceló, Sorolla o Picasso e incluso un dibujo original de Walt Disney de la película "Fantasía", que representa al dios Baco. La colección de piezas artísticas, históricas y etnográficas es realmente fascinante. piezas arqueológicas como un vaso del faraón Ramses II u objetos de las culturas mesopotámica, persa y griega, todas con con alusiones al vino.

 

En la página web, podréis adquirir toda la información al respecto: Bodegas Vivanco y Museo de la cultura del vino.

 

 

 .

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS