Las Bardenas Reales (Reserva de la Biosfera). Navarra

No podíamos irnos de Navarra sin conocer las llamadas Bardenas Reales, un Parque Natural declarado como Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el año 2.000. En su declaración explica que esta demarcación no está vinculado a ningún municipio:

 

"Debido a un régimen legal extraordinario y único, los usos y el desarrollo de este territorio son gestionados por la Comunidad de los Congozantes de Bardenas con la participación de 19 pueblos, las Juntas de los Valles pirenaicos de Salazar y Roncal, además del Monasterio de la Oliva, que disfrutan de estos derechos exclusivos a través de privilegios reales y concesiones a través de los siglos."

Las Bardenas Reales es un espacio natural que formó parte del patrimonio de los reyes de Navarra y gestionado por las entidades descritas anteriormente desde el siglo XVIII. Todos sus integrantes adquirieron derechos de aprovechamiento agrícola y ganadero en virtud de las concesiones reales.

 

Se encuentra en el sudeste de Navarra, es una vasta estepa de 421 kilómetros cuadrados entre el río Aragón, al norte, y el río Ebro al suroeste. Se divide aproximadamente en tres áreas: en el norte, El Plano, una meseta elevada, casi plana; en el medio, La Bardena Blanca; y en el sur, La Negra, la parte más alta, que se eleva a casi 660 metros.

El día de nuestra vista hacía un excelente buen tiempo y muy soleado. Como habíamos madrugado, llegamos justo en la apertura del centro de interpretación, lo que nos permitió recoger una información extensa de la zona, ya que no había visitantes a esa hora, más tarde cuando recorrimos la ruta marcada lo agradecimos, pues apenas encontramos gente por el camino lo que nos permitió pararnos para hacer fotos donde nos apetecía.

Los guías del centro nos explicaron como se podía visitar, a pie, en bicicleta o en automóvil, nos facilitaron mapas y nos marcaron los sitios de interés. Toda la información complementaria se puede obtener de su página web: BARDENAS REALES

 

Ah, un apunte, "Bardenas" se escribe sin tilde porque es una palabra grave y no esdrújula, aunque parece ser que se ha extendido el uso de llamarlas "Bárdenas"  que es incorrecto.

 

Empezamos nuestra ruta en coche de unos 40 kilómetros en total y con una duración aproximada de unas dos horas, debido a que la carretera no está asfaltada, pero tranquilos, está bastante bien y con pocos baches y no se puede circular a más de 40 kilómetros/hora. Al poco de salir nos encontramos con la principal advertencia que nos hicieron y donde está prohibido desviarse.

Sí, las Bardenas Reales pueden ser un Parque Natural y una Reserva de la Biosfera de la Unesco, pero justo en el medio de ella, cercadas detrás de avisos de advertencia, se encuentra la zona militar más grande de Europa occidental, el polígono de Tiro de las Bardenas, un campo de entrenamiento de tiro aéreo que hay que rodear para llegar hasta la formación rocosa de Castildetierra, el punto más destacado de la visita.

 

A pesar de su aspecto desnudo e inhóspito, las Bardenas Reales conservan grandes valores naturales y paisajísticos que cada año atrae a miles de personas.

Tiene el aspecto de ser un gran desierto donde se pueden encontrar acantilados, mesetas y colinas solitarias. El parque se caracteriza por sus paisajes inusuales para la región por el marcado contraste con los exuberantes y verdes paisajes del norte de Navarra. Estos paisajes son el resultado de un clima muy especial compuesto por veranos calurosos, inviernos muy fríos y largos períodos de sequía interrumpidos por fuertes temporales de lluvias. También hay una corriente de viento llamada "cierzo" causado por la diferencia de presión entre el Cantábrico y el Mar Mediterráneo generando una corriente de aire que fluye junto con el río Ebro, siendo el responsable de que se formasen estos paisajes únicos y abruptos con cañones y mesetas, producidos por su erosión en el suelo arcilloso compuesto por tiza y piedra arenisca.

Las Bardenas se puede resumir como una tierra baldía, donde nuestros antepasados encontraron un lugar infernal para ganarse la vida, pero creemos está lejos de ser un desierto. El viento fuerte azota los campos de trigo en invierno. Fuera de esos campos había tomillo y romero. Incluso vimos agua embalsada originada por la temporada de lluvias.

Al comienzo de la primavera, el color amarillo, el naranja y el ocre contrastan con las mil tonalidades de verde que uno encuentra en los alrededores, lo mejor estaba por venir pero al principio de nuestro recorrido no pudimos resistir la tentación de fotografiar este angosto paisaje.

Las autoridades del parque dicen que las Bardenas atrajeron a 150,000 visitantes en 2017. El grueso de visitantes eran españoles, la mayoría de Navarra y el País Vasco y la minoría eran extranjeros. La tendencia va cambiando ya que la serie de televisión "Juego de Tronos" filmó parte de la sexta temporada en este increíble paisaje. Seguramente a partir de ahora vendrán más visitantes foráneos.

Pero no es nuevo que este paisaje sea fondo y rodajes de muchas peliculas. Aquí se han filmado Anacleto, agente secreto (Quim Gutierres e Imanol Arias), The Counselor (Javier Bardem y Cameron Díaz), 007 el mundo nunca es suficiente (Pierce Brosnan), Acción Mutante (Antonio Resines y Santiago Segura) y muchas otras más.

Las Bardenas Reales son un paisaje natural impropio del paisaje español que lo convierte en único y genuino porque a veces parece que no corresponde a este mundo. Un lugar donde el cine ha encontrado un escenario de película para rodar numerosas escenas que han llegado a la gran pantalla.

Sobre el sustrato geológico, los procesos erosivos han modelado el paisaje típico de las Bardenas. Si observamos detenidamente se aprecia con claridad la acción de los agentes erosivos en la formación del relieve y de los impresionantes y variados paisajes bardeneros. En ellos puede seguirse la actuación de los distintos procesos erosivos debidos a la meteorización mecánica (proceso de ruptura y fragmentación de las rocas) y a la acción del agua y del viento. El paisaje resultante es.... ¡Sobrecogedor!

Contemplamos imágenes de un paisaje con el gris y el rojo como protagonistas debido a la arena de pináculos con pequeños cañones y arcilla agrietada quemada por el sol, constituyen todo un pequeño Monument Valley en el continente de Europa.

Tras aproximadamente una hora y media de recorrido llegamos a uno de los lugares más conocidos y el símbolo de las Bardenas Reales, el Cabezo de Castildetierra. Una extraña formación como resultado de un proceso de erosión natural de millones de años que se ha producido debido a la distinta dureza de los depósitos de sedimentos con los que cuenta el montículo.

La parte inferior está formada por rocas blandas (arcillas) que se erosionan con mayor facilidad y la parte superior por rocas duras (piedras calizas), con el paso del tiempo han sido los ingredientes perfectos para la creación de esta maravilla de la naturaleza, eso sí, la erosión continúa por lo que lo que hoy en día podemos ver, no es lo mismo que había en el pasado y seguro que en el futuro sea totalmente diferente. Su silueta cambia con el curso de los años por lo que es el lugar más protegido del Parque.

Lo que está claro es que "los cabezos" actúan como último testigo de la altura a la que se encontraba el suelo hace millones de años. Justo al lado se ha formado el Barranco de las Cortinas por donde discurre el agua en época de lluvias hasta llegar al Barranco Grande y deja un paisaje erosionado inquietante. Aunque es visitable, es muy peligroso hacerlo cuando lleva caudal.

Aunque la tierra está prácticamente deshabitada, los pastores han llevado durante el otoño e invierno ganado bovino allí desde la Edad Media. Los agricultores han estado cultivando trigo allí desde finales del siglo XIX y las fuerzas aéreas han estado disparando misiles desde 1951. Hoy en día se ha convertido en todo un espectáculo de la trashumancia ya que 100.000 ovejas vienen a pastar en las Bardenas desde el mes de Septiembre hasta el mes de Noviembre, siendo todo un acontecimiento el acto de apertura de la veda del pastoreo en el parque.

Acabamos nuestra visita después de dos horas de recorrido y contentos por haber presenciado esta maravilla de la naturaleza. Cuando salimos del Parque Natural vimos que el aparcamiento estaba lleno y la carretera de acceso estaba llena de coches parados. Habíamos hecho bien al madrugar. Nos quedaba todo el recorrido por hacer hasta Madrid, pero antes daríamos UN PASEO POR TUDELA.

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS