Qué ver y hacer en Guisando (Ávila). España

El pueblo de Guisando se encuentra localizado a 760 metros sobre el nivel del mar, en la zona conocida como el Valle del Tiétar. Allí habíamos contratado una noche de estancia en el hotel rural "Cielo de Gredos" así que lo primero que hicimos fue ocupar nuestra habitación y dejar el equipaje. El hotel es muy correcto, aunque algo sobrio, pero el personal es muy atento y el desayuno es muy, muy bueno. Una vez instalados, decidimos comer en el bar del hotel para empezar a visitar el pueblo.

El topónimo del pueblo se originó durante el establecimiento de alguna colonia visigoda o celta, dando el nombre al asentamiento de Guisando con la unión de los germanismos "Wis", que significa sabio y "Sanths", que significa verdadero. Es decir, Guisando significaría algo así como "Sabio verdadero".

Guisando es uno de los más hermosos pueblos de montaña de cuantos se pueden encontrar en la Sierra de Gredos, incluso Camilo José Cela en su magnífico libro de viajes por esta sierra “Judíos, Moros y Cistianos” describe a Guisando como "quizás el pueblecito de las más bellas vistas de toda España". Para no herir susceptibilidades, por favor, dijo "Quizás" y no "Es".

Pero hay más referencias del literato novel a la localidad montañera, en este caso, a las mujeres del pueblo. Camilo José Cela escribió: "la mujer guisandera es goda y la candeledana mora" al referirse a su tez y a la altura de las lugareñas. Debido a su ancestral aislamiento, solo roto en el siglo pasado, las gentes de Guisando descendientes de celtas y visigodos, conservan una peculiar fisonomía, en especial muchas de sus mujeres de considerable altura, piel clarísima, cabellos rubios y ojos claros.

Una nueva cita de Camilo José Cela que escribió refiriéndose al pueblo: "Guisando es caserío blanco como la paloma y sosegado, igual que el agua de la fuente clara, abundan las fachadas blancas y no faltan los balcones de madera”. No andaría muy equivocado el insigne escritor, ya que anteriormente, otro genial escritor de la literatura española como fue Pío Baroja en su novela “La Dama Errante”dijo de este pueblo: "Llegaron a la vista de Guisando. Desde lejos, el pueblo era bonito, con sus tejados rojos y su aspecto de aldea suiza"

Pero el nombre de Guisando se ha relacionado más con los famosos y antiquísimos toros de piedra y es bastante frecuente que lleguen turistas preguntando por los Toros de Guisando quedándose perplejos cuando se les explica que están en el término municipal de El Tiemblo, a casi 80 kilómetros de la localidad de Guisando. Los Toros de Guisando se llaman así porque están en un monte con el mismo nombre que este pueblo, pero NO SE ENCUENTRAN EN EL PUEBLO DE GUISANDO.

El pueblo es muy pintoresco, tanto por sus paisajes como por su arquitectura popular, calles empinadas y estrechas, plazas irregulares, casitas con mampostería y adobe, encaladas y con balcones colmados de macetas con flores. Guisando fue declarado Conjunto Histórico, Artístico y Pintoresco en el año 1974, encontrando en el turismo su principal actividad económica, pues desde los años 60, cuando se abrió el camping de la localidad viene recibiendo numerosos montañeros y aficionados al senderismo y alpinismo. Desde esta localidad parten escaladores para acometer la ascensión a las míticas agujas de Los Galayos, como el famoso pico de la Mira a 2.543 metros.

También Guisando fue elegido por votación popular como el pueblo con menos de mil habitantes mas bello de Ávila con más del 50% de los votos. Es un pueblo donde las casas se unen unas a otras, con calles sinuosas y estrechas, que se van adaptando a la orografía del terreno. El modelo de vivienda tradicional es una casa de dos o tres alturas con fachada estrecha pero con mucho fondo. La planta baja se construye de mampostería de granito y las superiores de adobe y madera. La cubierta de la casa se cubre a dos aguas con anchos aleros que protegen de la lluvia las fachadas.

El paseo a través de sus pequeñas calles es muy agradable, a pesar de sus interminables cuestas. Bellísimas casas blancas y de color añil, otras de entramados de madera y otras de mampostería, van creando un juego lumínico de gran plasticidad y colorido a medida que se avanza frente a sus fachadas de grandes aleros de madera y balcones volados.

Llegamos a la parte de abajo del pueblo por donde discurre el cauce del río Cuevas que lleva aguas cristalinas que reflejan un fondo de color verde esmeralda, que con complacencia se confunde con las tonalidades verdes de la primavera. El frescor del ambiente era notorio y el ruido del agua al chocar con las piedras calmaba el espíritu, la sonrisa no se borraba de nuestros rostros, el paisaje urbano pintoresco y natural, los ríos, las impresionantes montañas, el talante amable de sus gentes, era más que suficiente para tener un buen recuerdo de Guisando y que sus imágenes quedaran retenidas en nuestra cabeza.

Pasando a la otra orilla del río, vimos el Monumento al Cabrero, una recreación del modo de vida de los antiguos pastores que desde luego llama la atención y como teníamos el coche aparcado cerca, nos fuimos hacia él para ir a visitar la Plataforma del Nogal del Barranco, que se encuentra situado a unos 5 Kilómetros del pueblo.

Se trata del lugar del que se parte para escalar o subir al Pico de la Mira o a los Galayos (uno de los lugares emblemáticos de escalada en Gredos). Un estacionamiento donde los montañeros dejan su coche y cargan con la mochila. En la plataforma hay un chiringuito, concesión del ayuntamiento de Guisando, con estupendas vistas al valle y al entorno, pero como ya nos dijeron los lugareños, abre cuando quiere y estaba cerrado. También allí esta enclavado el Monumento al Macho de Cabra Montés, verdadero protagonista del paisaje abrupto de Gredos.

La Plataforma del Nogal del Barranco está situado en un precioso paraje para pasear y disfrutar de la naturaleza, desde aquí se pueden contemplar emplazamientos idílicos y realizar bellas excursiones de montaña. Cerca se encuentra el río y una vereda para ir al nogal que da nombre a la plataforma y que mide nada menos que 21 metros de diámetro. Nosotros llegamos ya con poca luz y decidimos volvernos al pueblo.

Vayas por donde vayas en la Sierra de Gredos, el espectáculo de la naturaleza es impresionante. Nos tocaba ir a cenar y descansar, ya que al día siguiente seguiríamos con nuestras excursiones.

 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS