Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Trogir (UNESCO), la ciudad medieval más antigua del Adriático.


Trogir, se encuentra a 20 kilómetros de Split, no tardamos más de media hora en llegar. La ciudad se encuentra a lo largo de una estrecha isla entre la parte continental de Croacia y la isla de Ciovo. Se accede a través de un único puente, Trogirski most. Y por otro puente de unos 200 metros, se cruza a la Isla de Ciovo donde habíamos contratado el alojamiento.

En el mapa se puede observar perfectamente cual es el casco histórico de Trogir, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad en 1997 y esto es lo que dice la UNESCO de esta pequeña y bella ciudad del Adriático: "Trogir constituye un notable ejemplo de continuidad urbanística. El trazado en cuadrícula de las calles de este antiguo establecimiento insular se remonta al periodo helenístico. La ciudad fue embellecida con múltiples fortificaciones y edificios públicos y privados por sus sucesivos dominadores. Además de sus bellas iglesias románicas, cuenta con edificios renacentistas y barrocos excepcionales que datan de la época de la dominación veneciana".

Lo primero fue hacer el check in de nuestra habitación en el hotel Villa Tudor. Un hotel con encanto, justo enfrente de Trogir, con unas vistas espectaculares desde la habitación. Y como el día estaba siendo caluroso, preguntamos en el hotel por las playas más cercanas para darse un baño. Nos indicaron el camino y llegamos a una playa tranquila, situada en una bahía sin oleaje y con poco público. Estuvimos hasta las 17:00 horas más o menos cuando decidimos ir a visitar la histórica ciudad de Trogir. Aparcamos el coche en un mini parking gratuito del hotel.

Ya caminando fuimos al casco antiguo de Trogir y cruzamos el puente Ciovski Most. Las vistas de la isla desde el puente son espectaculares.

A través de las estrechas calles empedradas, intentábamos encontrar la plaza mayor o el centro neurálgico de la ciudad. No fue nada difícil, las dimensiones son muy pequeñas y desde prácticamente cualquier sitio se divisa la torre del campanario de la Catedral. A estas alturas de viaje, ya podíamos afirmar cual es la tendencia característica de la costa croata, las edificaciones están construidas a base de piedra, en color blanco y ocre con tejados anaranjados.

Mientras paseábamos, retrocedíamos en el tiempo percibiendo en los diferentes edificios la influencia de distintas épocas, desde el románico, hasta el barroco. Nos pareció extraordinario que en un espacio tan pequeño, hubiera semejante concentración de estilos arquitectónicos. No es de extrañar que la Unesco haya incluido a Trogir en su lista de ciudades Patrimonio de la Humanidad desde 1997, pues realmente esta ciudad monumental merece dicho reconocimiento.

Trogir fue fundada por los griegos con el nombre de Tragurio en el siglo III aC. De aquella época es el entramado urbano que tiene en forma de cuadrícula. Más tarde llegarían los romanos, los eslavos y los sarracenos, que no dejaron apenas legado pero sí destruyeron mucho. Los siguientes en dejar huella con iglesias, fortalezas y palacios fueron los venecianos, quienes ocuparon Trogir durante 400 años. Siguió cambiando de manos después de la invasión napoleónica, austrohúngaros, italianos o yugoslavos, hasta que en 1991 pasó a formar parte de la independizada Croacia.

A través de sus arqueadas calles llegamos a la plaza principal, la dedicada a Juan Pablo II (Ivana Pavla II) donde se encuentra la Catedral de San Lorenzo, una joya única, pues combina el estilo románico con el gótico y posee uno de los portales esculpidos más hermosos, el de Adán y Eva, obra del maestro Radovan en el siglo XIII.

El arco que rodea la puerta es realmente increíble, con escenas de la Biblia en la parte superior y Adán y Eva a cada lado de pie por encima de los leones.

La Catedral, empezó a construirse en el siglo XIII y tardó casi 300 años en ser acabada, a ello se debe la mezcla de estilos que se observa en este monumento. Destaca la torre del campanario, con mezcla de tres estilos arquitectónicos en sus tres pisos, mide 47 metros de altura y desde ella puede verse toda la ciudad. El precio para pasar a la Catedral y subir al campanario es de 50 kunas.

Trogir es famosa por ser la ciudad medieval más antigua del Adriático y tener el complejo de palacios e iglesias de estilos románico y gótico mejor conservado de toda Europa central. En la plaza también se encuentra el Palacio del Ayuntamiento que data del siglo XIII y reformado en el XV.

También en la propia plaza, enfrente de la Catedral, se encuentra la Iglesia de San Salvador, con un enorme reloj en su fachada y la antigua Logia anexa con sus columnas del siglo XIV.

Maravilloso sitio para admirar, así que después de un paseo por los diferentes monumentos, un refresco en la terraza de uno de sus restaurantes sería el punto final más adecuado, para, desde un espacio privilegiado recrear la mirada en cada uno de los artísticos componentes de esta magnífica plaza, antiguo agora griego y después foro romano.

Acabado el refrigerio, por cierto bastante caro (un refresco, 25 kunas) nos dirigimos a la parte más occidental de la isla, donde se encuentran las fortalezas y murallas defensivas de la ciudad.

Nos perdimos nuevamente (de forma deliberada) por sus estrechas calles sombreadas buscando salir al litoral y cuando lo hicimos, nos topamos con la pequeña iglesia medieval de Santo Domingo (St. Domnius), fuera del recinto amurallado de Trogir y rodeada de palmeras.

Dimos un paseo por el muelle con barcos de crucero de madera muy bien cuidados. A lo largo del frente de agua, cafés y restaurantes y gente tomando el sol. Un autentico privilegio para los que tienen la suerte de navegar por el Adriático. El casco medieval de Trogir se puede ver en menos de dos horas, pero se podría pasar allí un verano entero disfrutando de la brisa, el mar y de esos pequeños y preciosos rincones donde la piedra y la naturaleza son los protagonistas.

Llegamos a la fortaleza, llamada de Kamerlengo, que era la persona encargada de administrar las riquezas de la iglesia. Esta compuesta por las murallas, el Castillo con una estructura rectangular y planta octogonal construido en 1430 y la Torre de San Marcos, una construcción defensiva de estilo renacentista construida años después.

Antiguamente la torre estaba unida al castillo por las murallas, hoy en día forma parte de la zona deportiva de la ciudad y entre el castillo y la torre hay un campo de fútbol.

La parte vieja de Trogir es una zona amurallada por lo que hay varias puertas de acceso a la misma, algunas de gran belleza. como la Puerta del Sur, donde en su fachada se puede observar el icono de la UNESCO. La tarde dejó paso a la noche y la iluminación de la ciudad se puso en funcionamiento. Era hora de cenar en un restaurante con encanto, el pescado fresco que continuamente se pesca alrededor de la isla.

El espectáculo de Trogir iluminado por la noche, también es digno de ser contemplado desde la orilla de la contigua isla de Ciovo. Estuvimos unos minutos y nos dirigimos a nuestro hotel, el día había sido largo y bonito. Al día siguiente había que madrugar.

DATOS DE INTERÉS

Como llegar:

En bus (nº 37) desde Split, cada hora desde el Palacio de Diocleciano. (10 kunas)

En ferry desde Split, consultar web de Jadrolinija (24 KUNAS)

En coche desde Split por carretera D58

Web de turismo oficial: trogir.org

Mapa de recorrido recomendado:


ANTERIOR SIGUIENTE


#2012 #Trogir #Croacia #IsladeCiovo #PatrimoniodelaHumanidad #UNESCO #Tragurio #CatedraldeSanLorenzo

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Icono e-mail
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS
Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.

Nos encontramos en: Madrid (España)