Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Avignon, la ciudad papal (UNESCO). Francia


En 1309, el Papa Clemente V huyó de la corrupción en Roma, inmersa en luchas e intrigas políticas y estableció una nueva sede de la Iglesia en Avignon, que entonces no pertenecía a Francia, sino que pertenecía al Reino de Nápoles y donde el Papado permaneció durante los siguientes 69 años a pesar de que un principio iba a ser un traslado provisional. Como tampoco iban a vivir de forma austera mientras estaban allí, se dedicaron a construir y decorar un gran palacio fortaleza en el corazón del histórico Avignon. De 1309 a 1378, siete Papas ocuparon este enorme Palacio Papal.

En el siglo XIV Avignon acogió la sede Papal universal, donde se construyó la nueva Santa Sede, con uno de los edificios góticos medievales más emblemáticos e impresionantes que aún se puede visitar, el Palacio de los Papas.

Qué ver y qué visitar en Avignon

Llegamos a Avignon directamente del Aeropuerto de Marsella, donde habíamos alquilado un coche, 84 kilómetros fue la distancia que recorrimos en un tiempo aproximado de 1 hora y 15 minutos. Dejamos aparcado el coche fuera de las murallas de la ciudad y fuimos andando hasta el centro histórico donde se encuentra el famoso Palacio que queríamos visitar, que está abierto al público y además es Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1995 junto con el Puente Medieval y el Conjunto Episcopal. Antes de entrar, tomamos un café en una de las deliciosas terrazas que hay frente al Palacio y admiramos cómodamente sentados los detalles de su exterior.

Desde fuera, el edificio domina el casco antiguo y la vista desde abajo es impresionante. En la actualidad es una de las atracciones más visitadas de Francia con alrededor de 650.000 visitas cada año. Cuando los papas vivían aquí, el Palacio de los Papas estaba lujosamente decorado con frescos brillantes y realistas que adornaban las capillas y azulejos elaborados que adornaban los pisos.

Todo se hizo en un estilo acorde con los Papas y apropiado para organizar coronaciones, cónclaves y otros eventos importantes. En la actualidad, está escasamente decorado ya que gran parte del interior ha sido destruido o expoliado a lo largo de los siglos, pero sigue siendo un lugar imponente, con 25 habitaciones abiertas al público.

En el interior se puede descubrir la historia completa del Palacio mediante audio guías e imágenes tridimensionales interactivas que representan exactamente cómo se veía el interior histórico del siglo XIV. Otra opción es realizar una visita guiada, aunque solo se ofrecen en francés. Para todos los detalles relacionados con el Palacio de los Papas, lo mejor es visitar su página web: PALACIO PAPAL DE AVIGNON

La construcción de este edificio en su época fue sumamente cara, terminándose en menos de veinte años y mermando considerablemente las arcas eclesiásticas, pero el resultado fue que se levantó el mayor edificio gótico de toda Europa con una superficie mayor que el empleado en cuatro catedrales juntas.

Los verdaderos artífices de la construcción del Palacio de los Papas fueron Benedicto XII y Clemente VI pues Clemente V estuvo invitado en el monasterio dominicano de Avignon y su sucesor Juan XXII ocupó la sede del antiguo palacio episcopal del obispado de la ciudad. El Palacio de los Papas en realidad es la suma de dos edificios denominados Palais Vieux y Palais Neuf.

Palais Vieux

El tercer Papa fuera de Roma, Benedicto XII sustituyo el palacio episcopal por otro mucho más grande y flanqueado por torres defensivas. Se incluyó también la construcción de la Torre del Papa de 46 metros de altura para albergar el Tesoro y los aposentos papales. El Papa que era un ex monje cisterciense, vio su palacio casi terminado en el momento de su muerte en 1342. Era un edificio austero y funcional que parecía una fortaleza.

Palais Neuf

Más adelante, el siguiente Papa, Clemente VI de origen noble, imprime su marca más lujosa en la arquitectura del Palais Neuf con ojivas cruzadas, esculturas y frescos. Construye tres torres más de vigilancia, conecta ambos palacios por el ala oeste, crea La Gran Capilla y dota de monumentalidad a la entrada principal que da a la plaza.

Todo esto y más se explica en la visita al Palacio de los Papas sin olvidar que desde las azoteas de palacio se obtienen unas vistas espectaculares de la ciudad, en especial de la Catedral de Notre-Dame-des-Doms, que se encuentra .al norte del Palacio, inconfundible por la estatua de plomo dorada de la Virgen que corona la torre del campanario y que forma parte del Patrimonio de la Humanidad, el Palacio de los Papas, el Petit Palais y el Puente sobre el Ródano. Acabada la visita, nos dirigimos al casco antiguo de Avignon, rodeado de cuatro kilómetros de muros que se instalaron en el siglo XIV a la vez que se construía el Palacio de los Papas.

Muchas áreas peatonales convierten a Avignon en un lugar fácil para pasear y de descubrir bellos rincones. Hay pequeños museos,como el Musée du Petit Palais para el arte religioso italiano, el Musée Calvet para el arte moderno y el Musée Angladon de pintores impresionistas.Nosotros hicimos una breve parada en la Place du Palais para contemplar el Petit Palais que se construyó como residencia de cardenales en el siglo XIV y restaurado a mediados del siglo XV despues de haber sido gravemente dañado durante las guerras del Cisma de Occidente y renovado en el siglo XVI añadiéndose las fachadas meridional y occidental, en estilo renacentista italiano.

Seguimos paseando entre espléndidos parterres de lavanda tan característicos de la Provenza francesa, hasta llegar a la orilla del río Rodano y ver su puente, que por cierto no llega a ningún lado, acaba en mitad del río. Pues ahí donde lo veis, como hemos dicho antes, también forma parte del Patrimonio de la Humanidad declarado a la ciudad de Avignon.

El puente se llama Puente de San Bénezet, aunque siempre se ha conocido simplemente como el Puente de Avignon, quizás por la canción infantil que todos hemos tarareado alguna vez. "Sobre el puente de Avignon, todos bailan, todos bailan..." Como curiosidad os contamos la leyenda.

Benezet era un niño pastor al que a los 12 años, oyó la voz de Dios que le dijo: "Yo soy el Señor Creador del cielo, de la tierra, el mar y todo lo que contiene. Quiero que salgas de aquí, dejes las ovejas de tu madre; y vayas a construirme un puente sobre el Ródano" No sabemos cuales eran las intenciones de Dios para construir un puente y si el niño conocía siquiera que era el Ródano, pero en fin, continuemos. El caso es que llegó a Avignon y un ángel le indicó el sitio exacto para hacerlo, pidiéndole que fuera al obispo a comunicarle su misión. El obispo se mofó de él, pero Benezet obró un milagro y consiguió el dinero para hacerlo. Siete años más duró Benezet frente a las obras del puente, realizando más milagros. Estableció en una casita situada sobre el primer arco del puente una capilla en honor a San Nicolás. El chaval fue canonizado a su muerte, siendo patrono de los ingenieros, arquitectos y constructores de puentes ¡Ahí es nada!

Lo que es cierto es que el puente se construyó en el siglo XII y entonces llegaba hasta el otro lado del río. Pero el puente fue padeciendo guerras, transformaciones, reparaciones apresuradas, crecidas e inundaciones. Poco a poco fue perdiendo arcos que se iban restituyendo, pero en 1669 fueron tantos los daños que nunca más se reconstruyó, quedando solo con las cuatro arcadas que vemos en la actualidad.

Ya era hora de volver a nuestro coche, pues teníamos que continuar hacia nuestro próximo destino, pero antes pasamos por la plaza más emblemática de la ciudad, donde se sitúa el edificio del Ayuntamiento que tiene un reloj en su fachada pero que NO da nombre a la plaza, le Place de l'Horloge, sino que el reloj está en un edificio detrás. Para verlo hay que situarse en la parte alta de la plaza, hacia la derecha y mirar el edificio detrás de la fachada del ayuntamiento. Nosotros entonces no lo sabíamos, pero vosotros ahora sí ¡No olvidaros!

Esta plaza es el corazón de la ciudad, un sitio precioso, lleno de animación y bullicio, en la que se encuentran dos edificios emblemáticos: el Teatro de la Ópera y el Hôtel de Ville. Grande y animada con magníficas terrazas de bares y restaurantes que brindan una excelente oportunidad para observar el deambular de la gente y admirar la arquitectura de alrededor. También existen tiendas de recuerdos por aquí y por allá, con preferencia, como no, en la venta de lavanda. Y con un sol maravilloso y una sensación placentera nos despedimos de Avignon.


ANTERIOR SIGUIENTE


#2011 #Francia #Avignon #PalaciodelosPapas #PuentedeAvignon #Centrohistóricoavignon #PatrimoniodelaHumanidad #Unesco

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Icono e-mail
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS
Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.

Nos encontramos en: Madrid (España)