Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Qué ver, qué hacer y qué visitar en Bangkok (I).Tailandia

El vuelo nocturno desde Doha fue tranquilo, puntual y cómodo ya que al no ir lleno, tuvimos la oportunidad de estirar las piernas sin molestar y recostarnos en más de un asiento. Con el cambio horario (4h + que en Doha) llegamos a las 07:30 hora local. El control de pasaportes era mucho más fluido y rápido que en Doha, recogimos nuestras maletas (¡bieeen, llegó todo bien!) y cambiamos 100€ a 35,65 baths por euro.

Bajamos a la planta -1 donde se encuentran los taxis. Se coge un número de orden, se le da al taxista correspondiente y pone en marcha el taxímetro. Ya no se paga el trayecto en el aeropuerto. A las 08:30h salíamos con destino a nuestro hotel. El aeropuerto internacional de Suvarnabhumi está bastante lejos de la ciudad y el taxi pasó por un par de peajes de autopistas de pago. Con todo, el precio final de la carrera fue de 440 baths (unos 12 €) y la duración del trayecto aproximadamente una hora..

El hotel que reservamos fue el Centre Point Silom, a través de Booking.com por 132 € por dos noches con desayuno.

Lo que nos decidió para reservarlo fue su ubicación. El embarcadero estaba a 5 minutos andando, a unos 500 metros, así como la estación del Skytrain que también se encontraba en las inmediaciones y por supuesto en la calle más comercial de Bangkok... Silom Street. Ubicación inmejorable pensamos. Pero además después, comprobaríamos que iba a ser el mejor hotel del viaje en relación calidad-precio. Hicimos el check in pero no nos daban la habitación hasta las 12:00 y como estábamos cansados decidimos hacer tiempo cogiendo nuestro primer barco sin ningún destino en concreto. Más tarde comprobaríamos que las vistas desde nuestra habitación eran insuperables.

Aquí os dejamos la pagina web de los barcos por el rio Chao Phraya y el mapa de los embarcaderos

El trayecto cuesta 15 baths (unos 40 cts. de euro). Unas veces lo cobran mientras esperas y otras dentro del barco. Te piden el billete varias veces y con una lata alargada lo cortan una y otra vez. Son mujeres las que se encargan de cobrar y por cierto con cara de pocos amigos. Es curioso cómo se comunican el conductor del barco y los que sueltan amarres mediante silbidos. Hay que tener en cuenta que estos barcos tienen al menos 20 metros de eslora y no hay contacto visual entre la proa y la popa.

Cuando llevábamos casi una hora de navegación, decidimos bajar y esperar el barco de vuelta para volver al hotel, necesitábamos una buena ducha, un poco de descanso y organizar las maletas.

El hotel estupendo con té helado, café y agua fría en la recepción, la habitación que nos dieron, en la planta 25, tipo suite inmensa, con cocina, lavadora, dos terrazas con vistas una a la ciudad y la otra al río. Tras una buena y reparadora comida en uno de los múltiples restaurantes de la zona del hotel seguimos la visita con la intención de conocer algunos de los templos de Bangkok, empezamos por el de What Pho o Buda reclinado, cogimos el barco hasta la parada N8 (ThaTian) y nos fue fácil encontrarlo.

Templo What Pho

La entrada costaba 100 Baths (2,8€) y te dan una botella de agua. Apenas había gente, quizás por visitar el templo por la tarde. Wat Pho es el lugar donde nació la primera escuela de masaje Tailandés y medicina tradicional, una escuela anterior incluso a la construcción de la estatua reclinada de Buda.

Actualmente se imparten clases para aprender a dar masajes y también los visitantes pueden optar por darse un auténtico masaje tradicional Tailandés por los estudiantes del curso a precios mucho más económicos que en otras partes de la ciudad.

Nosotros no pudimos utilizarlo ya que se encuentra abierta al público sólo hasta las 18:30 h.

El recorrido espectacular y al Buda reclinado impresiona verlo tan cerca. Se trata de la figura de Buda en posición tumbada o reclinada más grande de toda Tailandia, con 43 metros de longitud. Es uno de los iconos de la ciudad y también el templo más antiguo de Bangkok.

Nos sonreímos ya que el primer contacto con los templos tailandeses no pudo ser mejor. Incluso cumplimos con el rito de depositar una a una 108 monedas que adquirimos por 20 baths en los cuencos de madera alrededor del Buda. Los pies de la estatua fue lo único que no pudimos ver ya que se encontraban en restauración.

Nos impresionó la cantidad de edificios anexos, casi todos dedicados a la oración que había en el recinto.

Terminada la visita, tocaba ahora encontrar un taxi que nos acercara al MBK, el centro comercial más famoso de Bangkok. Todos los que preguntamos daban precio final, después de regatear se quedaban en 150 baths (4€), ninguno “meter” eso ya es historia para un “guiri” en Bangkok. Aún a sabiendas que se estaban pasando, no íbamos a discutir por 1€ con el calor que hacía, ya que con transporte público hubieran sido 1,5 € y un taxi con taxímetro el doble... 3€. El MBK es un gran bazar más que un centro comercial, en pocos puestos indicaban los precios así que el regateo era lo que primaba y a nosotros eso no nos gusta nada.

Dimos vueltas en cada una de sus plantas y no nos llegó a interesar nada de lo que vimos, incluso a las copias de marca de prestigio se les notaba la mala falsificación. En la última planta tienen todos los puestos de comida y decidimos cenar. Primero observamos los procesos que hace la gente para adquirir en cada puesto lo que les gusta para después llevarlo a una de las mesas que son comunes.


Hay que comprar una tarjeta con el dinero que quieras incluir, dicha tarjeta después la pasas en los diferentes sitios donde adquieras comida y bebida y cuando devuelves la tarjeta, te abonan el dinero que queda. Nosotros cenamos dos platos combinados de arroz, pollo y verduras, una botella de agua mineral, un té helado y dos cafés, todo por 250 Baths (7€).

Esperábamos más del MBK, quizás por la fama que tiene y por lo que se habla de él en distintos blogs, pero la verdad creemos que no es para tanto.

Ya que teníamos la estación del Skytrain (National Stadium) en la salida del centro comercial, pues qué mejor ocasión que ir al hotel en este medio de transporte. No había ni una sola escalera mecánica, ni ascensor, contamos hasta 80 escalones hasta acceder a la estación.

Menos mal que decidimos ir en taxi desde el aeropuerto al hotel, habría que ver a dos cincuentones como nosotros con cuatro maletas, subiendo las escaleras, haciendo dos transbordos y llegando al hotel reventados, si llegamos a elegir el Skytrain para ir al centro de Bangkok. Eso sí ahorrando 2-3€. Y que conste que envidiamos a todos los viajeros que envidiamos a los mochileros y jóvenes que se mueven de esa manera, ahorrando en todo lo que pueden. En las máquinas automáticas adquirimos los billetes, hay que poner el destino (Shaphan Taksin) pues el precio varía en función de la distancia. En este caso fueron 37 baths cada uno, y ésta admitía billetes y monedas con lo que no es necesario el importe exacto. El viaje rápido y bastante silencioso, con los vagones en buenas condiciones de uso y desde luego las vistas desde esa altura eran fantásticas.

Llegamos al hotel sobre las 23:00h, cansados pero contentos porque Bangkok nos estaba enamorando. Podéis ver nuestro video del primer día de Bangkok pinchando AQUÍ y ver todo el relato de nuestro viaje por Qatar, Tailandia, Indonesia y Singapur lo podéis encontrar en Viaje al sudeste asiático.



ANTERIOR SIGUIENTE


#2015 #Bangkok #Tailandia #ChaoPhraya #TemploWhatPho #SudesteAsiático #MBK #maravillasdeasía

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Icono e-mail
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS
Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.

Nos encontramos en: Madrid (España)