Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Qué ver en una escala en Doha (Qatar)

Nuestro vuelo salía a las 15:45 h por lo que nos levantamos tarde, desayunamos magníficamente bien y sin prisas; revisamos la documentación y el equipaje de mano antes de salir hacia el aeropuerto. Para nuestro coche, contratamos con antelación el parking del Aeropuerto. En su momento había dos opciones: Parking Larga Estancia por 64€ o Parking en la Terminal 1 por 75€, por 11€ de diferencia nos decantamos por dejar el coche los 18 días de viaje en el parking de la Terminal 1 y tenerlo cerca a la vuelta.

Nos dirigimos al mostrador de Qatar Airways para facturar las maletas, el check in de los dos vuelos (BARCELONA-DOHA Y DOHA-BANGKOK) ya lo traíamos formalizado. Todo fue rápido y pasamos a la zona internacional sin salir a las terrazas, nuestro lugar favorito de este aeropuerto en nuestra época de fumadores, y curioseámos tiendas y bares.

Los aviones de Qatar Airways son estupendos; asientos amplios, buen entretenimiento por pantalla individual y repartiendo bebidas y comida en abundancia. Los mejores aviones en los que hemos volado.

Salimos con 15 minutos de retraso que después se recuperaría en vuelo llegando a la hora prevista: 23:15 hora en Doha. Total del vuelo: 6 horas y 10 minutos de duración.

Nos recoge un bus y nos acerca hasta la terminal; aquí se baja todo el mundo y lo que hay que tener cuidado es si sigues a la zona de tránsito o a la de salidas, como hicimos nosotros; aunque tus tarjetas de embarque sean amarillas, como las nuestras, que indican que es un enlace con otro vuelo puedes salir del aeropuerto sin problema alguno.


Vemos que es un aeropuerto moderno y lujoso, pero con menos movimiento que Dubái (la parada en Medio Oriente que hicimos el año pasado). Llegamos a los mostradores de inmigración, que por cierto son lentísimos, para realizar el visado de entrada. Después de esperar una larga cola, el agente ve que tenemos en el pasaporte las tarjetas de embarque amarillas; nos pregunta que cuanto tiempo tenemos de escala y nos dice que Qatar Airways nos da gratis el alojamiento y que no debemos pagar visado (Esto creímos entender, que no lo tenemos muy claro) Le decimos que tenemos hecha la reserva en un hotel y que nos cobre el visado, aun así persiste, pero nosotros insistimos que queremos visado de salida. Debió pensar que éramos tontos pero pagamos los 100 riyales cada uno (unos 25 euros) Eso sí, la única forma de pago es con tarjeta de crédito. Y por fin estábamos en suelo qatarí. Ya en España, volvimos a investigar este tema de los visados en la web de la compañía, para ratificar que no habíamos metido la pata pagando el visado. El policía tenía razón, Qatar Airways te paga el alojamiento y el visado en tránsitos entre 8 y 24 horas, pero siempre y cuando no exista una conexión de menos de 8 horas. En nuestro caso la conexión larga la elegimos nosotros para poder visitar Doha, porque las había hasta de 2 horas. Aquí os dejamos el enlace. (http://www.qatarairways.com/es/es/transit-accommodation.page)

Como no teníamos que recoger maletas, primero buscamos una oficina de cambio de moneda, preguntamos y nos indican una que está justo en una de las salidas del aeropuerto. Allí cambiamos 70 € y nos dan 275 QR (3,92 QR por 1€) nos dirigimos directamente donde se encuentran las paradas de taxi (ni intentéis siquiera buscar otro transporte público) y buscamos uno de color azul turquesa que son los que llevan taxímetros.


La bajada de bandera en el aeropuerto es de 25 QR. Sabíamos que nuestro hotel se encontraba en la otra punta de la ciudad, por lo que al taxista le hicimos saber que nos gustaría hacer el recorrido a través de la Corniche (paseo junto a la playa). El recorrido total nos costó 60 QR (unos 15€). La Corniche iluminada y su Skyline de noche, es el mejor espectáculo que se puede ver en esta ciudad. Doha está concebida para ciudad de negocios y no de turismo, esa es su diferencia con Dubai.

Lo mismo que recomendamos en Dubai, lo volvemos a hacer para Doha. Las distancias son enormes, la ciudad no está diseñada para pasear y hace excesivo calor para ello, por lo que no es necesario buscar un alojamiento cerca de… o junto a… Fijaros más en la calidad o en el precio que por su situación, ya que necesitaréis taxi en cada desplazamiento. Y aunque un poco más caros que en Dubai, son bastante económicos.

Nosotros habíamos reservado en el Meliá Doha, ubicado en centro financiero de la ciudad e inaugurado unos seis meses antes, la diferencia de precio era mínima con otros hoteles de otras cadenas y tenemos la tarjeta de fidelidad que nos facilitó algún descuento, además de ser marca española, por lo que en principio sería bueno para obtener la información de la ciudad en español y para la comida, ya que en los hoteles Meliá del extranjero siempre hay lugar para comida española, incluso en los bufés de desayunos.

Más adelante sabréis las razones de por qué no fallamos en la elección.

El hotel era magnífico, nuevo y con un personal muy amable. Nos dieron una habitación preciosa y enorme. Casi la una treinta de la mañana, todo había ido estupendamente y dormimos plácidamente en cuanto nos metimos en la cama.

No madrugamos, ya que la noche siguiente la pasaríamos en avión hasta Bangkok. Miramos por la ventana de la habitación y vimos algo que no nos gustaba, el ambiente enrarecido por polvo suspendido y que no se podía divisar a más de 200 metros debido a una bruma que flotaba en el aire. Supusimos que durante la noche se había producido una especie de tormenta de arena.

Sobre las 10:00 horas bajamos al restaurante y excepto por otro cliente y nosotros el local que era enorme, se encontraba totalmente vacío, la causa era que el país estaba en pleno Ramadán y debíamos ser los únicos extranjeros.

Dimos buena cuenta del bufé y de nuevo subimos a la habitación para coger las maletas y depositarlas en recepción, para salir a conocer la ciudad. Precisamente al tener los dos tarjetas de fidelidad, nos facilitaron la estancia hasta las 18:00h sin ningún cargo adicional. Una empleada que hablaba español, nos explicó que jamás había visto una cosa así en el tiempo que llevaba en Doha, se refería naturalmente a la tormenta de arena.

Además nos advirtió que en Ramadán, cambiaban mucho las cosas en la ciudad y que quizás tuviéramos dificultades en visitar los lugares que veníamos a ver. A pesar de esto, nos llamaron un taxi en recepción e intentamos realizar las visitas que teníamos previstas. Pedimos al taxista ir al Museo de Arte Islámico, principal motivo para haber hecho una escala larga en Doha. En el trayecto vimos a la gente con mascarilla y había poca visibilidad.

Llegamos al Museo y… para desgracia nuestra, cerrado en Ramadán hasta las 20:00 h (abrían de 8 de la tarde a doce de la noche). Por más que indicamos al personal que en la página web del Museo no decía nada de ese cambio de horario, no nos hicieron el menor caso y no hubo siquiera una disculpa. "Ajo y agua" que decimos cuando pasan esas cosas. Hicimos esperar al conductor y una vez supimos que no teníamos nada que hacer, le indicamos que nos llevara al antiguo Zoco Árabe y allí nos dejó después de cobrarnos 20 QR (unos 5 €) aunque en el taxímetro marcaba 17 QR porque no llevaba cambio (?). ¡Vaya jeta pensamos! No íbamos a discutir por menos de 1 €.

En el Zoco sí había abiertas algunas tiendas y paseamos por él, eso sí, sin apenas gente y con bares y cafés cerrados.

El aire era irrespirable, entramos en lo que parecía la continuación del zoco con aire acondicionado, mármoles, fuentes de agua, y nos sentamos a recuperar el tipo. Era el Hotel Bidd, nos "clavaron" 18 riyales (4,60 €) por una mini botella de agua.

Viendo que la tormenta no cesaba, que todo estaba cerrado, que había unos 47 grados y que Doha estaba finiquitada antes de empezarla, tomamos otro taxi (10 riyales/ 2,5€) y nos llevó al centro comercial City Mall, que estaba muy cerquita del hotel.

Tiendas abiertas pero ningún café o restaurante abierto. En un Carrefour enorme, compramos sándwiches y bebidas y nos fuimos al hotel. Menos mal que teníamos habitación hasta las 18 horas porque con la tormenta habían tenido que cerrar hasta la piscina del hotel.

Ya veis, entre el ramadán, la tormenta, el calor y el desánimo que teníamos, nuestro día en Doha no dio para mucho o mejor dicho no dio para casi nada. ¡Mucha pasta para nada!, perro siendo positivos en algún otro viaje haremos una nueva escala en esta ciudad.

A las seis de la tarde en taxi, nuevamente, nos fuimos al aeropuerto (30 riyales/10€). La tormenta había terminado y al menos pudimos ver de nuevo la magnífica arquitectura de los edificios de la Corniche.

El aeropuerto es nuevo, novísimo y su arquitectura nos gustó mucho. La Familia Real dispone de su propia terminal. Los trámites fueron mínimos para volver a acceder a la zona internacional de transito. El aeropuerto es espectacular, lujoso, muchas tiendas de marcas carísimas, zonas de descanso con sillones para tumbarte, zona de ordenadores y multitud de enchufes, zonas para ver televisión, en fin un pedazo aeropuerto. Eso sí, incluir en primera línea del equipaje de mano algún jersey, chaqueta de algodón, pantalón largo y algún que otro pañuelo para el cuello porque sino pillaréis una neumonía por el nivel del aire acondicionado ¡Qué frío dentro de la terminal!

Nuestro vuelo a Bangkok salió puntualísimo a las 20,45h, pero esto forma parte de otra historia y otro día.

Podéis ver nuestro vídeo de Doha pinchando aquí. Y todo el relato de nuestro viaje completo por Qatar, Tailandia, Indonesia y Singapur lo podéis encontrar en Viaje al sudeste asiático.

ANTERIOR SIGUIENTE


#2015 #Doha #Qatar #asia#Corniche #MaravillasdeAsia#viajesudesteasiático

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Icono e-mail
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS
Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.

Nos encontramos en: Madrid (España)