Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Fuerteventura en invierno

A partir del día 16 de Enero de 2015, nos tomaríamos 6 días de descanso en Fuerteventura, una bellísima isla canaria declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 2009.

Encontramos una buena oferta con Ryanair (a 100€ cada uno, ida y vuelta). También en Meliá Hoteles disponíamos de ciertos descuentos y en esta ocasión elegimos la opción de "todo incluido" primero por el buen precio y segundo para no preocuparnos (esta vez) de buscar restaurantes sobre todo por la noche ya que el hotel estaba en una zona apartada frente al mar.​ El hotel fue el Meliá Gorriones en pleno parque natural de la Península de Jandía.

Respecto al alquiler de coche contratamos por 78€ (todo incluido) con la compañía AUTOPLUSCAR para toda la estancia, que no está nada mal, ya que no fue por alquiler anticipado, pagamos en destino. Os dejamos un mapa de la isla con los lugares que es´tan incluidos en la declaración de la Unesco y que además son espacios protegidos por el Cabildo Insular.

DÍA 16/01/2015

Desde que amaneció el día, nos dimos cuenta que el destino no iba a ser benevolente con nosotros...

Pilar venía arrastrando una infección vírica y yo tampoco estaba en mis mejores momentos, así que el día anterior reservamos una plaza en el parking de bajo coste de la T1 del aeropuerto de Barajas, para dejar el coche y así facilitar la ida y la venida al mismo. Craso error, ya que la parada del bus de traslado a la terminal se encuentra a 500 metros del parking por un acceso sin señalizar y sin iluminar. Inútil de utilizar si se va muy cargado de peso. No era nuestro caso, ya que solo llevábamos 2 maletas de cabina, pero aun así nos costó llegar y el día amaneció helado y lluvioso. Mala idea contratarlo, hubiera sido mejor ir en taxi.

Después de un arduo recorrido hasta la T1... ¿Qué tocaría ahora? ¡Pues, retraso! Cerca de media hora más de espera y cuando embarcamos una persona de unos 140 kg se sienta a mi lado. En fin, resignación. Menos mal, que teníamos elegidos los asientos de pasillo, que es lo que hacemos cuando el vuelo dura más de dos horas. Uno al lado del otro, pero con el pasillo en medio. Lo recomendamos. Y para pensar en positivo, al menos nos evitamos la horterada esa de Ryanair de tocar una bocina cuando aterriza en hora.

Llegamos a Fuerteventura con un día soleado pero frío y ventoso. Pilar se encontraba cada vez peor del catarro y deseábamos coger el coche lo más pronto posible para llegar al hotel, pero claro "cuanto más deseas, menos se recibe" y la plaza donde habíamos quedado con el agente estaba a una "tiradita". Después de una caminata más, llegamos. Pero el destino se volvía a conjurar contra nosotros... El vehículo aún no estaba, tocaba esperar una vez más y eso que llegamos con retraso. Por fin aparece un Fiat Panda que no era el coche que contratamos, pero como en la letra pequeña pone ...o similar, pues a "tragar" con ello, con tal de llegar antes de comer al hotel.

Pusimos en marcha el GPS que llevábamos e hicimos un trayecto de 70 Km. que se nos hizo eterno, aunque la carretera no está mal (en pocos tramos puedes ir a más de 70 Km/ hora), así que en poco más de una hora, llegamos al Meliá Gorriones, (las fotos de su web, se corresponden con la realidad) donde amablemente en recepción nos dijeron que primero fuéramos a comer (quedaban 10 mn. para el cierre) y después harían el check in. Ni que decir tiene que hicimos caso omiso del paisaje, de las habitaciones y del hotel. Pilar a pesar de haberse acostado, se empezaba a encontrar peor. No nos quedo mas remedio que acudir al centro de salud de Costa Calma que era el más cercano, donde nos trataron fenomenal y le recetaron la medicación adecuada. De vuelta al hotel, solo quedaba esperar si el descanso y las medicinas harían que el día siguiente fuera mejor.

DÍA 17/01/2015

Al amanecer del segundo día de nuestro viaje nos dimos cuenta que con el descanso Pilar se encontraba mejor y antes de bajar a desayunar disfrutamos del amanecer desde nuestra habitación.

Bajamos a desayunar, esta vez fijándonos en los estupendos equipamientos del hotel y cuando acabamos, decidimos empezar a “turistear” la isla. Un corto trayecto de unos 20 min. hasta Morro Jable que era el destino de hoy , nos dejó junto a la carretera de entrada al Parque Natural de Jandía. Esta vez, era yo quien se sentía mal con inicio de fiebre y viendo el tipo de carretera hasta Cofete, nos vimos en la obligación de desistir. Pilar dio buena cuenta de la información que existía en los carteles, apuntando todo y que ya veremos después como nos sirvió.

Únicamente esa mañana pudimos tomarnos un aperitivo en una terraza, aprovechando que había salido el sol, un paseo entre tiendas y a comer al hotel. Tal y como presentía, la tarde me mantuvo pegado a las sábanas de la habitación del hotel, intentando combatir la fiebre y la tos seca que tenía. Pasamos la tarde, yo durmiendo la fiebre y Pilar leyendo y disfrutando de las vistas del mar. ¡ Al mal tiempo buena cara!, que dice el refranero.

Pilar no pudo hacer otra cosa que llevarme la cena a la habitación. Paracetamol y otras medicinas, una ducha y sueño reparador hicieron que al día siguiente, las cosas salieran de distinta forma.

DÍA 18/01/2015

Por fin estábamos más o menos recuperados y desde luego queríamos aprovechar el día. Pilar aprovechó el despertar temprano y trazó un recorrido por la isla, ya que teníamos que intentar hacer en tres días los planes que teníamos para cuatro.

Salimos en dirección norte hasta llegar a Pájara una de las poblaciones más importantes de la isla. Hicimos una breve parada para contemplar la iglesia de Nuestra Señora de Regla del siglo XVII. No pudimos acceder al interior, así que paseamos por los aledaños, muy bien conservados por cierto.

A continuación, seguimos hacia Ajuy, poblado costero con unas relevantes cuevas (antiguos refugios de corsarios) a las que se puede acceder por un camino bastante bien habilitado y que además contiene información en carteles sobre la geología del lugar muy interesante. Después de un café en la terraza del bar enclavado en la playa de arena negra observando como las monumentales olas de mar chocaban contra el litoral rocoso, cogimos el coche para adentrarnos en el Parque Natural de Betancuria.

Sorprendente era ver como el paisaje se teñía de verdes y morados y como los arbustos crecían entre piedras, evidentemente las lluvias del pasado mes de Diciembre estaban dando su fruto.

Betancuria pueblo quizás debe ser éste el pueblo más bonito de la Isla ya que está declarado como conjunto histórico – artístico, pero eso sí, cobran por pasar a todos sitios, tienen como un recinto en el que cabe hasta un cine en 3D donde artesanos, artistas, guías de turismo y espectáculos varios, ofrecen sus servicios después de haber comprada la entrada, claro.

A unos pocos kilómetros saliendo del pueblo llegamos al mirador diseñado por César Manrique, el mirador de Morro Velosa y enfrente el mirador de Guise y Ayose (Reyes Güanches). Más que suficiente para hacer una parada, contemplar el magnífico paisaje y hacer claro está, unas cuantas fotos.

Precioso el sendero entre barrancos hasta llegar a la antigua capital de Fuerteventura, Betancuria.

Solo nos quedaba volver al hotel pasando por La Antigua, donde no pudimos parar a ver sus molinos de viento como en la Mancha, pero se nos hacía tarde para más paradas. Una vez en el hotel y habiendo cenado y descansado un rato, nos decidimos a realizar un pequeño paseo por la playa de enfrente del hotel. Playa Barca, excepcional playa de arena, pero con mucho aire, de hecho se celebra allí el Campeonato del Mundo de Kiteboarding y Windsurfing.


Bastante cansados, la retirada a dormir fue temprana, no queríamos tentar a la suerte y volver a recaer ya que los dos nos encontrábamos mejor. Mañana sería otro día, pero el de hoy ha sido estupendo.

DÍA 19/01/2015

El día ha amanecido claro pero frío, unos 10º C. Nos tocaba hoy recorrer la capital, Puerto del Rosario y desde allí al norte de la isla.

Después de aproximadamente 1 hora de camino (tened en cuenta que casi todas las carreteras discurren entre parajes naturales que son espectáulares) llegamos a Puerto del Rosario, una ciudad marítima que de forma alargada se asienta en la costa. En su paseo marítimo nos encontramos con esculturas de arte urbano a lo largo de todo su recorrido. Nos encantó esta forma de embellecer la ciudad.

Vimos la oficina de turismo al lado del puerto y por supuesto Pilar entró para recoger más información iy corroborar que no nos saltábamos nada.

Y esto fue lo que hicimos:

- Casa museo de Unamuno. Preciosa conservación de un inmueble y del mobiliario del siglo XIX que sirvió de alojamiento a Unamuno durante su destierro. Imprescindible de ver y además gratis.

- Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, de estilo Neoclásico de finales del siglo XIX, con una bonita estructura de madera interior.

- Colección de esculturas en la ciudad, de las que destaca el monumento a la concordia, popularmente conocido como "las culonas".

Salimos con muy buen sabor de boca de la capital de Fuerteventura y de un paisaje urbano, nos dirigíamos a observar un paisaje totalmente natural... El Parque Natural de las Dunas de Corralejo.

Increíble paisaje, difícil de describir y fácil de disfrutar, es imposible dejar de ver esta maravilla si se viene a la isla, un espectáculo continuo de naturaleza en movimiento, arena, agua, cielo parecen que estén allí solo para observarlos. Y además teniendo la Isla de Lobos enfrente que dejamos para otro viaje al haber perdido casi dos días poniéndonos enfermos y Lanzarote visible en días claros. Una gozada.

Y una vez que disfrutamos de la parada, nos pusimos en marcha para volver al hotel por carretera diferente pasando por Corralejo y La Oliva. Allí pudimos observar varias edificaciones señoriales de principios del siglo XIX. Su Iglesia de la Virgen de la Candelaria y la "joya de la corona" ... La Casa de los Coroneles un antiguo caserío (siglo XVII) de la casa Bethencourt, actualmente centro cultural.

A pocos kilmetros, en el mismo término municipal hacia el sur, nos topamos con la montaña sagrada de Fuerteventura, la montaña Tindaya, lugar sagrado y de culto para los antiguos pobladores.

Propiedades mágicas atribuidas a una montaña desde tiempos ancestrales y nosotros allí, intentando captar la positividad del entorno. Pilar me apunta lo siguiente: "Quien de verdad puso en el mapa a Tindaya fue Chillida" . Un poco más adelante, en otra montaña (La montaña quemada) nos encontramos con el monumento de la isla dedicado a Miguel de Unamuno. No hubo tiempo para más, de vuelta al hotel y a "turistear" los entornos más cercanos.

DÍA 20/01/2015

¡Como se iba a quedar Pilar sin la excursión estrella de Fuerteventura! ¡Pues claro que no! Estuvo como siempre... ¡Excepcional! Buscando como llegar a Punta Jandía y playa de Cofete sin utilizar el coche, ya que las carreteras que llegan hasta el lugar son de tierra y están en estado lamentable. Y claro que lo consiguió, el pasado mes de agosto, el cabildo insular dotó de una guagua 4x4 para realizar estos recorridos. Pilar averiguó el horario de salidas y los precios y allá fuimos.

Nos presentamos en la estación de autobuses de Morro Jable y con suerte, ya que el conductor de la guagua nos dijo que suele haber siempre cola de espera, pudimos coger los billetes para un paseo en un precioso en un potente minibus sin preocuparnos por los bajos del coche y así disfrutar de todo el recorrido. No podemos dejar de recomendar este servicio, que creemos en el futuro va a ser fundamental, pues acabarán por restringir el trafico privado en esa zona. No merece la pena "cargarse" el coche en ese camino de piedras. El recorrido espectacular y el conductor Julio fue atento y amable con nosotros indicándonos todo lo que fuera de interés. Primero hicimos el recorrido hasta la playa de Cofete donde la Reina Sofía acudió hace unos años a la suelta de tortugas y se encuentra la casa Winter (aunque en estado de ruina) donde los lugareños afirman que Franco se veía en secreto con Hitler y Mussolini.

Una parada breve para hacer unas fotos y un café en el bar del pequeño poblado y a seguir la ruta, porque hacía frío y mucho viento, esta vez hasta Punta Jandía un lugar de película, ya que después de su faro parecía que no existiera más mundo, unas vallas y bancos en el malecón permiten contemplar una vista del mar inigualable.

Preciosa parada también que nos facilitó el ir en la citada guagua. Probadlo, no os arrepentiréis.

Y de vuelta al hotel, aprovecharíamos la tarde para hacer unas compras y una caminata por el paseo marítimo de Morro Jable, para pena nuestra al día siguiente tendríamos el vuelo de vuelta, ahora que ya estábamos totalmente recuperados. Contentos de haber conocido y recorrido esta bellísima isla Reserva de Biosfera por la Unesco.

ÍNDICE DE VIAJES


#2015 #España #Canarias #Fuerteventura #PuertoRosario #UNESCO #ReservaBiosfera #PatrimoniodelaHumanidad

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS
Logo-MadTB.jpg
Icono e-mail

Nos encontramos en: Madrid (España)