top of page

Turisteando el mundo

  • Foto del escritorPilar

El lago Ohrid en dos o tres días (Unesco). Macedonia del Norte y Albania

El Lago Ohrid en Macedonia y Albania
Macedonia del Norte
Monasterio de San Juan Kaneo en Ohrid

El lago Ohrid es frontera natural entre Macedonia del Norte y Albania, es un lago muy profundo y de los más antiguos del mundo, junto al Lago Titicaca entre Perú-Bolivia y el Baikal en Rusia ya que data del terciario con dos o tres millones de años. En sus aguas se conservan más de 200 especies de plantas y animales autóctonos que solo se dan en este lugar. Un lugar que desde tiempos inmemoriales ha sigo elegido por el hombre para habitarlo y un lugar de paso de distintas culturas en las que dominar este espacio era vital para su desarrollo y crecimiento. Por todo ello El Lago Ohrid es un bien mixto declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco bajo el epígrafe "Patrimonio natural y cultural de la región de Ohrid", en 1979 se declara patrimonio el espacio natural del lago en Macedonia, en 1980 la ciudad de Ohrid como bien cultural y en 2019 se incluye también el espacio natural de Albania. Pero es que además El lago Ohrid y Prespa es declarada en 2014 Reserva de la Biosfera transfronteriza por la Unesco entre Macedonia del Norte y Albania.

Lago Ohrid desde el hotel Tino

Como ya os contamos en la Ruta de Macedonia del Norte, Kosovo y pequeña incursión en Albania, pasamos tres noches en la ciudad de Ohrid, desde la que recorrimos este espacio tan increíblemente hermoso. En dos días es posible realizar casi todas las visitas pero sin lugar a dudas contar con tres días sería ideal.


Nuestra primera ruta por el Lago Ohrid nos llevó a tomar un barco en el puerto de Ohrid que nos llevaría a conocer La Bahía de los Huesos y el Monasterio de San Naum. Os recomiendo esta opción porque los paisajes durante el recorrido son únicos, además tenéis la opción de volver en el barco con al menos dos horarios distintos o hacerlo en autobús desde el Monasterio. También vimos que ofrecían trayectos de todo el día con paradas en distintos lugares de los dos países.

Lago Ohrid desde el Barco

La Bahía de los Huesos es un asentamiento prehistórico de pobladores que vivían sobre plataformas de madera en el lago sustentados por pilonos de madera o palafitos. En las excavaciones realizadas entre 1997 y el 2005 se encontraron mas de 6000 estacas que sustentaban una superficie de ocho mil metros cuadrados con viviendas realizadas en madera, barro y caña. La datación del lugar es que estuvo habitado entre el II y I milenio antes de Cristo ( 1200 y 700 a.C.). El nombre de Bahía de los Huesos se puso por la gran cantidad de restos óseos de animales que se encontraron en las excavaciones.

Bahía de los Huesos

Primero se visita un pequeño Museo en el que se exponen algunos de los restos encontrados y después se visita la reproducción de lo que sería el poblado. Me gustó mucho la visita y conocer cómo vivían los pobladores de la zona. El yacimiento es accesible por carretera también y está a unos 18 kilómetros de la ciudad de Ohrid.

Volvimos al barco para seguir navegando hacia el sur, ya casi en la frontera con Albania, hasta el Monasterio ortodoxo de San Naum, uno de los más bonitos e interesantes que conocimos en el país, levantado sobre un acantilado rocoso del lago en el siglo X por San Naum. discípulo de de Cirilo y Metodio y coetáneo San Clemente. Cuando murió en el año 910 se le puso su nombre y allí está enterrado. El monasterio se ha convertido en un lugar de peregrinaje y una visita imprescindible para los amantes de la cultura y la naturaleza.

Monasterio de San Naum desde el barco

El monasterio ha sufrido muchas modificaciones pero por suerte la iglesia del siglo X con parte de sus pinturas se han conservado, aunque parte fue reconstruida después del ataque de los otomanos en el siglo XIII.

La Iglesia de los Santos Arcángeles de Naum, que así se llama, es fundamental en la historia de estas tierras además de por encontrarse la tumba de San Naum en la que dicen que si acercas el oído todavía se oyen los latidos de su corazón por tener en sus pinturas las las primeras manifestaciones del alfabeto eslavo cirílico y es que San Cirilo y San Metodio tradujeron la Biblia a las lenguas eslavas, tarea que siguió San Naum. Aquí están las primeras y más antiguas letras del alfabeto eslavo. Otra hermosa muestra del arte bizantino de los Balcanes.

Bajamos del monasterio y dimos un paseo por otro espacio natural único, los Manantiales de Crn Drim, que son las aguas que llegan del lago Prespa, junto con el de Ohrid son Reserva de la Biosfera, hasta el lago Ohrid. Los colores, las flores en el camino, la naturaleza que rodea al lugar otorga mucha paz al visitante. Visitamos otra de las iglesias bizantinas que se encuentran en la zona y de la que bajo ella fluye un manantial. Además toda esta zona se encuentra dentro del Parque Nacional de Galicica. Y como no hay tiempo para todo, me quedé con ganas de tomar uno de los pequeños y coloridos barquitos que recorren esta zona, tal vez en la próxima visita.

Comimos en el precioso Restaurante Ostrovo dentro de los Manantiales de Crn Drim, considerado como el mejor lugar para comer en el monasterio. Nos habían reservado una mesa de las que se encuentran en plataformas sobre los manantiales. La comida muy rica y el medio natural excepcional. Los patos que por allí pasaban hicieron nuestras delicias mientras les tirábamos trozo de pan, lo que nunca se debe hacer pero....

Ya con el coche seguimos hacia el sur para entrar en Albania y conocer más este lago de Ohrid. En los pocos kilómetros que nos separaban de Pogradec, vimos que las orillas del Lago Ohrid eran más arenosas y más agrestes. También nos encontramos montones de bunkers de un pasado poco grato para Albania y los albaneses, un recorrido por la Europa más desconocida. Pogradec se está transformando, poco a poco, en un destino turístico para albaneses y sobre todo extranjeros por los precios tan bajos que tiene el país. Este lugar fue el preferido del dictador estalinista albanés, Enver Hoxha, que los que tenemos ya algunos años recordamos el aislamiento en el que vivió el país y del que durante décadas nada se sabía. Pequeña pero interesante incursión de este Patrimonio de la Humanidad en Albania.

Y nada mejor para terminar un día perfecto en el Lago Ohrid es sentarse y contemplar un hermoso y sereno atardecer.


Ciudad de Ohrid

Ohrid no es solo el nombre del lago sino que también es el nombre de una de las ciudades milenarias del país y el único Patrimonio Mundial de la Humanidad cultural del país y una de las ciudades más interesantes que he conocido en estos últimos años, una ciudad de la que se dice que tenía 365 iglesias lo que nos da idea del valor religioso de la ciudad a través de sus historia. Una ciudad por la que pasaron entre otros griegos, romanos, serbios, búlgaros y otomanos, una ciudad que estaba en la Vía Egnatia, como Heraclia o Stobi, que cruzaba desde el Mar Adriático hasta Constantinopla, en definitiva una ciudad a caballo entre Oriente y Occidente que hoy conserva gran parte de su pasado, una ciudad que hay que pasear una y mil veces porque no nos defraudará. Eso sí, hay que llevar calzado cómodo y estar preparado para pegarse un buen tute de escaleras y cuestas.

El centro urbano de Ohrid se divide en el antiguo centro histórico que visitaríamos en un día y en el que se concentran la mayoría de los monumentos de la historia de la ciudad, por otro lado la ciudad nueva donde se encuentran calles peatonales con el bazar y en la que se extiende el paseo marítimo con su puerto, restaurantes y hoteles que no por ello es menos hermosa por tener el lago en sus orillas.

Empezamos nuestra visita en Ohrid por la Iglesia bizantina de Sveta Bogorodica con las mejores frescos del siglo XIV conservadas en la ciudad, lo malo es que no dejaban hacer fotografías, aunque de eso me enteré después de hacer la primera.

Frente a ella se encuentra el Museo de Iconos Bizantinos, en la casa Robevci y el memorial a Hristo Uzunov, pequeñito pero también muy interesante y tampoco nos dejaron hacer fotografías.


La siguiente visita fue la Fortaleza del Rey Búlgaro Samuel, Samuilova Tvrdina, un antiguo castillo del siglo XI construido sobre otra fortificación anterior del siglo III de origen romano. Siguen trabajando en su interior y se puede pasear por algunos de los lienzos de sus murallas que en algunos lugares superan los 16 metros y que llegó a tener 18 torreones, lo mejor sin duda son las vistas que se obtienen de la ciudad antigua y el lago.

Fortaleza de Samuel desde la iglesia Bogodorica

El teatro antiguo es de origen helenístico, los romanos lo continuaron usando cuando se controlaron las provincias romanas en los Balcanes. Fue construido hacia el siglo III a.C. en un lugar con increíble acústica protegido por dos colinas. También fue utilizado como anfiteatro y se descubrió en los años 80 del siglo XX tras demoler unas viviendas y es que el subsuelo de Ohrid está dando muchos datos de su pasado e incluso se han descubierto varias basílicas de los siglo IV al VI, como la que visitaríamos a continuación.

Teatro de Ohrid

La Iglesia de Santa Sofía es una de las iglesias más grandes e importantes de Ohrid levantada en el siglo XI con un gran número de frescos de los siglos XI al XIV, sobre una una iglesia paleocristiana del siglo VI y ésta sobre una antigua edificación romana. Fue la sede catedralicia del Arzobispado de Ohrid y en la época otomana se convirtió en mezquita.

Seguimos nuestra ruta callejeando hasta la orilla del lago para tomar la plataforma que nos llevaría hasta la imágen de la ciudad, del lago y de Macedonia, esta es la Iglesia de San Juan Kaneo, que encabeza este relato. Hay una pasarela de madera enclavada al lago, en bastante mal estado, que en un recorrido precioso te lleva a la iglesia; esta pasarela nos dijo la guía que la desmontarían en poco tiempo ya que dicen afecta a la flora y fauna del lago.

Pasarela hacia San Juan Kaneo

La iglesia está dedicada a San Juan el Teólogo y se finalizó a finales del siglo XIII en un pequeño pueblo de pescadores conocido como Kaneo, de ahí el nombre de Iglesia de Kaneo que es como se la conoce en Macedonia. La iglesia y sus frescos son muy bonitos pero quedan eclipsados por la belleza del lugar donde está ubicada. Para tomar la fotografía que encabeza el relato hay que subir otro gran número de escaleras y deleitarte con la imagen.

A los pies de la iglesia hay un pequeño embarcadero donde pequeños barcos tradiciones te dan una vuelta alrededor de la zona y en nuestro caso nos llevaron a nuestro para comer, el barquero muy simpático. La mañana había sido excepcional.

Tras la comida volvimos al centro histórico de Ohrid, ya en la parte baja, para conocer su pasado otomano del que se conservan algunas casas verdaderamente preciosas. La zona está llena de tiendas artesanales, restaurantes, pequeñas iglesias, restos de las murallas y algún torreón y varios museos. nosotros conoceríamos el Museo Nacional ubicado en dos casas estilo turco propiedad de los hermanos Robev.


El Museo Nacional de Ohrid en su ubicación actual contiene partes importantes de la historia de Ohrid y el edificio en sí es uno de los mejores ejemplos de arquitectura macedonia del siglo XIX. Originariamente el Museo se encontraba la Iglesia de San Clemente de Bogorodica Perivleptos, como museo del Arzobispado de Ohrid, lo que lo convierte en uno de los museos más antiguos del mundo, ya que fue creado en 1516. Un museo en tres plantas muy interesante que hay que visitar en Ohrid.

Museo Nacional de Ohrid

Otra de las cosas que no se puede dejar de conocer en Ohrid es recorrer la calle peatonal del Bazar donde se encuentra la Gran Mezquita Ali Pashar, en la que no pudimos entrar. También se encuentra aquí un árbol milenario que cuentan es de los más antiguos de Macedonia del Norte. Una calle muy animada y bulliciosa llena de comercios y de casas de una o dos plantas más que interesantes.

Pasear, ver un atardecer, sentarse en una terraza a ver pasar la gente, relajarse y disfrutar de un lugar tan hermoso es un imprescindible en esta ciudad y en su lago. Uno de los lugares más bonitos que conocer en Macedonia del Norte.

Muy de mañana abandonábamos la ciudad de Ohird, que no el el Lago Ohrid, para seguir nuestra ruta por Macedonia del Norte. La primera parada del día lluvioso que había amanecido fue la ciudad de Struga, a orillas del Lago Ohrid. Dimos un paseo por la ciudad y el Lago Ohrid para apreciar el nacimiento del río Drin Negro, que sigue su curso hasta la frontera de Albania para unirse al Drin Blanco y formar el río Drin que desemboca en el Mar Adriático. Una población muy interesante en la que la vida discurre alrededor del lago y a las orillas de su río Drin Negro.

Nacimiento del río Drin Negro en Struga


Commentaires


NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

bottom of page