top of page

Turisteando el mundo

  • Foto del escritorPilar

Barbados y su capital Bridgetown (Unesco), qué visitar en una escala de crucero


Bridgetown, Barbados

Barbados es un país independiente desde 1966 que mantuvo como jefe del estado al rey británico hasta 2021 que se convirtió en una República Parlamentaria. Forma parte de las Antillas Menores, su capital es Bridgetown, la isla fue descubierta por Colón en su primer viaje a las américas, pasando a formar parte del Reino Unido en el siglo XVII. Barbados tiene una población de unas trescientas mil personas. El idioma oficial es el inglés aunque también se habla el Baján, un dialecto anglo-africano. La moneda es el dólar barbadense (1 USD = 2 $ CO), se puede pagar en dólares y en euros pero en cambio te lo darán en moneda del país. Esta isla fue nuestra segunda parada en nuestro Crucero por el Caribe 2023.


Bridgetown, capital de Barbados, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 2011 bajo el epígrafe de Bridgetown histórico y su guarnición, ya que la consideran uno de los mejores ejemplos de arquitectura colonial inglesa de los siglos XVII al XIX con una configuración arquitectónica diferente de la generada por los españoles en otros países de la zona.


Excursión en Barbados


Siendo Bridgetown Patrimonio de la Humanidad y teniendo muy cerca del centro histórico una de las playas más bellas del Caribe, Carlisle Bay, estaba claro que estos dos lugares ocuparían las horas de nuestra escala de crucero, de 7 de la mañana a 5 de la tarde. Desayunamos tranquilamente y a las 8,30 salíamos del barco, pasábamos el centro comercial que hay en todos los puertos y comenzaba nuestra visita, hoy por libre, a este país.

Bridgetown, Barbados

Hay un paseo lleno de palmeras que discurre al lado del mar y se agradece la sombra que daban porque el día se presentaba caluroso. en menos de diez minutos, caminando lento y haciendo fotografías, estábamos en nuestra primera parada: el Mercado de Pescado. Un lugar frecuentado por locales y teníamos interés en ver la vida diaria de la población local y cómo se vendía el pescado súper fresco.

Bridgetown, Barbados

A la izquierda de nuestro camino, había una sucesión de casitas de colores, algunas de las cuales pertenecían a Pelican Craft Center, que elabora puros artesanales pero que a esa hora estaba cerrado y lo dejamos para la vuelta al barco por la tarde. En esta zona nos enteramos después que se encuentra la casa donde vivió la famosa cantante Rihanna, si vais a Barbados la podéis buscar ya que nos dijeron que era uno de los lugares más visitados de la isla.

Bridgetown, Barbados

No hay que caminar mucho para llegar a la ciudad antigua de Bridgetown, vimos el mapa y giramos a la izquierda porque veíamos muy cerca la Iglesia Anglicana de St. Marys rodeada de un bonito jardín y un pequeño cementerio, muy al estilo de las iglesias rurales de Inglaterra. Fue construida en 1825 y su tejado rojo desgastado invita visitarla, el interior es muy colorista con tonos blancos y azules. el señor que nos abrió la puerta nos contó que está enterrado uno de los héroes del país, Samuel Jackman Prescod, que fue el primer negro en el Parlamento.

Bridgetown, Barbados

El siguiente edificio que nos encontramos, para mí uno de los más bonitos y majestuosos de la ciudad de estilo victoriano, fue el Mutual Building en la calle Lower Broad Street. Fue levantado en1895 y sirvió para usos comerciales como compañía de seguros indígena más antigua del Caribe o un banco, lo que da una idea de lo importante que fue para los ingleses esta isla.

Nos adentramos en varias calles llenas de comercios, puestos callejeros de todo tipo e infinidad de casas de colores que daban a la ciudad un aire vivo y a sus gentes muy concentrados en sus tareas, un placer sentir cómo viven en esta pequeña isla sus habitantes.

Y por fin llegábamos a la joya arquitectónica de Bridgetown, El Parlamento, de estilo neogótico levantado en 1870 con roca blanca coralina y situado en el corazón del centro histórico. Es el edificio que más recuerda el pasado colonial británico de la isla caribeña, considerado el tercer parlamento más antiguo de la Commonwealth. Es el lugar donde se asienta la Cámara de la Asamblea y el Senado, además de la Galería de los Héroes Nacionales y el Museo del Parlamento que describe la historia del gobierno de Barbados; es posible visitarlo pero el día que estuvimos en la ciudad había algún evento y estaba cerrado.

Nuestra siguiente parada fue la Catedral de St. Michael, también de culto anglicano. La que vemos hoy fue construida en el siglo XIX, 1825, ya que la levantada en el siglo anterior fue destruida por un huracán. El exterior se caracteriza por su sencillez y altura, rodeada de un jardín tropical y uno de los cementerios más grandes de la isla. El interior, recientemente reformado, conserva el órgano más grande del Caribe.

Volvimos al Parlamento de nuevo para visitar el parque de National Heroes Square, creado en honor a los héroes de Barbados y en el que se encuentra la estatua de bronce del Almirante Nelson, vencedor de la batalla de Trafalgar, que había visitado la isla anteriormente. Desde aquí accedíamos al puente Chamberlain levantado en el año 2006 que sustituía al anterior levadizo para salvar la desembocadura del río Constitución en la que se encuentra una pequeña marina muy bonita.

Atravesado en puente se encuentra el Arco de la Independencia que se construyó en 1987 para conmemorar los veintiún años de la Independencia de Barbados de los ingleses. Los pilares muestran dos símbolos nacionales, el pez volador y el pelícano, junto con la flor del Orgullo de Barbados.

Atravesando el arco y en unos 200 metros encontramos el acceso a una de las playas urbanas más bellas del Caribe, Carlisle Bay. Una paradisiaca playa de arena blanca y aguas de colores turquesas increíbles, había poca gente y no tenía ningún tipo de infraestructura pero eso no impidió que estuviéramos varias horas disfrutando del lugar.

Tocaba emprender retorno al barco, la hora de salida se iba acercando y calculamos que tendríamos de camino como una hora con paradas para fotos y buscando sombra porque el calor era bastante sofocante. Paramos a comprar agua y nos cobraron dos dólares por cada botella, nos pareció carísimo. Antes de volver a cruzar el puente, nos sentamos en una placita que tenía unas vistas preciosas de los edificios históricos de Bridgetown.

Tomamos Broads St y Pirncess Alice hasta llegar al puerto. Este camino nos brindó imágenes increíbles de alguna escultura muy original, edificios muy originales y como no podía faltar alguna muestra de pintura callejera que tanto me gusta.

Nos teníamos que despedir de este país y esta ciudad, pero lo hacíamos contentas porque nos había encantado, Bridgetown es el corazón de Barbados, es una ciudad vibrante y llena de vida y donde se aprecia su combinación única de herencia africana, estadounidense y británica.


Ya en el barco esperar la salida del puerto que fue una de las cosas que más nos gustó en este viaje y contemplar unos atardeceres majestuosos que nos regaló el Caribe. En este momento del viaje dos países isleños conocidos, la escala anterior había sido Santa Lucía.



















































Comments


NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

bottom of page