San Marino. El pequeño bello país (4)

DÍA 14 DE FEBRERO DE 2016

 

Después de un último recorrido a las calles de Urbino, nos pusimos en marcha dirección a San Marino, uno de los estados europeos que nos faltaba por conocer. El trayecto es duro por el mal estado de la carretera a pesar de estar solo a 40 Km. Se hace interminable y más cuando nos pilló un aguacero a mitad de camino. Debe ser muy peligroso cuando nieve o cuando hiele.

El paisaje sin embargo es espectacular y los pueblecitos de montaña que pasábamos nos invitaban a pararnos para tomar un café y contemplar las vistas, pero no teníamos tiempo para eso.

 

Recomendamos llegar a San Marino desde Rímini y no desde Urbino, hasta que por lo menos arreglen esa infernal carretera.

 

Por fin enlazamos con la carretera de acceso que viene de Rímini y pasamos la imaginaria frontera entre Italia y San Marino de la que apenas te das cuenta ya que no hay controles ni aduanas, solo el hecho de ver alguna bandera blanquiazul y carteles indicativos de tráfico nos indicaban que ya estábamos en el tercer estado más pequeño del mundo después de Mónaco y el Vaticano pero ¡Ojo! La más antigua república del mundo, según la leyenda desde el siglo I pero documentada desde el siglo X.

 

La Serenísima República de San Marino, que es como se la denomina, tiene apenas 60 Km2 y 32.000 habitantes en total de los 9 pueblos que se incluyen en el Estado.

Como es natural en un viaje tan corto, solo disponíamos de tiempo para visitar la capital y hacia allí nos dirigimos. Nos imaginamos y de hecho hemos leído que el acceso a San Marino en verano se hace poco más que imposible debido a los atascos que se producen ya que los aparcamientos no dan abasto.

No era nuestro caso, ya que pudimos subir sin dificultad y aparcar en uno de los estacionamientos de la ciudad a pesar de ser domingo y de hecho aprovechado por muchos italianos para pasar la frontera y hacer las compras exentas de IVA de tabaco, alcohol, perfumes y otros. Aun así, recomendamos madrugar ya que a partir de las 12:00 no quedaba un sitio libre en el parking. Consejo: Para visitar San Marino sin prisas lo mejor es coger un autobús desde Rímini por 5€. Aquí dejamos el enlace... BUS RÍMINI-SAN MARINO

Dejamos el coche en el aparcamiento más en línea a la Puerta de San Francisco, desde donde se accede al centro histórico... el Parcheggio nº2. Hay otros (Hasta 13) en la parte de abajo que tienen ascensor hasta el nivel de la Puerta. Aquí os dejamos un mapa para que os orientéis con los parkines de la ciudad

 

A continuación el mapa para situarse y mostrar el recorrido por los sitios más importantes de San Marino.

La ciudad está en un monte, llamado Titano y que resultaba en la antigüedad casi inexpugnable, por lo que al ver, una vez sales del coche en qué situación se encuentran las Torres, te asusta un poco comprobar la dificultad de subir hasta ellas.

 

Pero después comprobamos que no es para tanto, el recorrido se hace de forma serpenteante y se puede acceder al punto más alto, de una manera más o menos cómoda, aunque eso sí, cuestas hay un montón, pero las paradas para ir tomando fotos lo hacen llevadero.

 

Lo primero es dirigirse como hemos dicho a la Puerta de San Francisco, situada en la Vía Piana y principal entrada a la ciudad antigua. El paseo desde el aparcamiento es suave y con impresionantes vistas desde la balconada que hay en su margen izquierdo.

Construida en el siglo XIV es uno de los principales monumentos medievales de la ciudad. Nada más traspasarla vemos la placa en la que se hace referencia a la inclusión en el Patrimonio mundial UNESCO del centro histórico de la ciudad. A partir de esta Puerta da comienzo el casco histórico de callejuelas estrechas y empedradas que serpentean siempre en cuesta, pero que nos transportarán varios siglos atrás. 

Y así, empezamos a andar con intención de llegar al punto más alto de la ciudad entre calles llenas de comercios y con los toques de color que dan los tiestos con flores que se encuentran por todos lados.

 

Pasamos por la Iglesia de San Francisco, del siglo XIV, es considerada la más antigua de la ciudad. 

 

Curioseamos algún que otro escaparate y vimos que los precios tampoco eran tan atrayentes. Seguimos nuestro camino siempre hacia arriba.

Por fin llegamos a la plaza donde se enclava el monumento a Bartolomeo Borghezi, estudioso medieval y especialista en numismática antigua. Precisamente las monedas de 2€ de San Marino llevan su cara.

 

En este lugar además está instalado el funicular que une San Marino capital con el pueblo de Borgo Maggiore.

El viaje en el funicular es altamente recomendable, primero por no seguir el trayecto por carretera hasta la capital, evitándose atascos y más fácil aparcamiento en Borgo Moggiore que en San Marino capital y segundo porque deja en el punto más alto y se evitan subir cuestas. Por otro lado el precio 2,80€ por trayecto o 4,50€ por el de ida y vuelta no lo hace excesivamente caro. El enlace es el siguiente... TELEFERICO

Fue una lástima que lloviera cuando llegamos, porque después cuando salió un poco el sol, las vistas eran magníficas, así que debe ser una gozada el trayecto por el aire entre las dos ciudades de San Marino

 

Hicimos varias fotos aprovechando que no llovía y contemplamos durante varios minutos el paisaje y las vistas que se podían disfrutar desde allí. 


Cogimos dirección hacia la Plaza de la Libertad, es un decir, ya que la única calle que sale desde el funicular llega allí. Es el corazón de la ciudad, donde se encuentra la sede del Ayuntamiento compartiendo el edificio con la sede del gobierno del Estado... El Palazzo Pubblico.

Este edificio se levantó en el siglo XIV, aunque restaurado en el siglo XIX en estilo neogótico y más tarde en 1996 se dieron los últimos retoques para adecuar el edificio a las nuevas exigencias de funcionalidad y seguridad. Durante los meses de verano (Mayo a Septiembre) se puede asistir junto a sus puertas del "Cambio de Guardia" por parte de miembros de su escaso ejercito llamado "Guardias de la Rocca" elegantemente vestidos con su uniforme de gala.

El resto de la plaza consta de otro edificio, el Palazzo Mercuri (siglo XIV), sede de la Secretaría de Estado de Industria, Artesanía y Comercio, de un mirador sensacional y en el centro la Estatua de la Libertad, efectivamente, tienen una estatua de la libertad, totalmente blanca hecha de mármol. La figura representa una guerrera que avanza firmemente con una mano extendida hacia adelante y con una bandera.

Seguimos serpenteando calles y fuimos a dar a la Piazza Domus Plebis, donde se encuentra la imponente Basílica del Santo, construcción del siglo XIX de estilo neoclásico con 8 columnas corintias en su fachada. Siempre ha desempeñado un papel fundamental en la historia y la vida social del Estado e incluso visitada por el Papa Juan Pablo II.

Bajo el altar principal se conservan, en una pequeña urna, como reliquia, los huesos del fundador de la República.

 

Desde aquí solo nos quedaban unos trescientos metros para llegar a la Torre Guaita pero el tiempo volvió a empeorar, lluvia muy fuerte y sobre todo viento que no te permitía ni abrir el paraguas.

 

Decidimos que no eran las mejores condiciones para continuar ascendiendo, así pues con todo el dolor de nuestro corazón decidimos comenzar el  descenso. Tendremos que volver a San Marino con mejor tiempo, ya que nos quedó pendiente el símbolo de San Marino, sus tres torres.

 

Dejamos las páginas web de las Torres y alguna foto que pudimos tomar desde lejos.

TORRE I (TORRE GUAITA).............. ENLACE

TORRE II (TORRE CESTA)............... ENLACE

TORRE III (TORRE MONTALE)..... CERRADA

Comenzamos el descenso llegando nuevamente a la Vía Piana encontramos un importante reducto medieval que durante el verano goza de gran actividad con jornadas medievales donde se celebran concursos de ballestas. Era la Cava de los Ballesteros, entendimos el porqué de vender pequeñas ballestas de recuerdo en casi todas las tiendas de San Marino. .

Estaría acabado aquí nuestro recorrido por San Marino, habíamos visto el centro histórico considerado Patrimonio de la Humanidad. De nuevo en el coche pusimos rumbo a Rímini, íbamos descendiendo y el tiemo fue mejorando. Tomamos esta imágen de la roca en la que se encuentra San Marino.

 

         ANTERIOR                             SIGUIENTE

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS