Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Tomelloso y García Pavón. Castilla La Mancha (España)


"Las ciudades deben verse como se bebe el vino; despacio y paladeándolo." (Francisco García Pavón)

En el pasado mes de Marzo de 2019 visitamos la localidad de Tomelloso (Ciudad Real) como integrantes de los clubes de lectura de las Bibliotecas Municipales de Ciudad Real. Era una ocasión única, ya que se iba a realizar la ruta literaria preparada por el área de Cultura del Ayuntamiento de Tomelloso en torno al centenario del nacimiento del insigne escritor tomellosero Francisco García Pavón. Además, los lectores de Ciudad Real seríamos el primer grupo que realizaría la ruta, constituyendo un reto para la corporación y un privilegio para nosotros. El caso es que nuestra visita resultó noticia y de hecho, el periódico local se hizo eco de ello y la televisión de Castilla-La Mancha nos acompañó en todo el recorrido.

Para recuperar la figura del escritor y darlo a conocer a las nuevas generaciones, el Ayuntamiento de Tomelloso, en colaboración con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, la Diputación Provincial de Ciudad Real y la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), han preparado un ambicioso programa de actos que se desarrollará a lo largo de 2019 y cuya coordinación corre a cargo de la hija de García Pavón, la también escritora

García Pavón ha sido considerado como el padre de la novela negra española, aunque para los que habéis nacido después de la década de los 70 quizás no tengáis conocimiento de los libros escritos por este escritor manchego, pero tuvo su auge durante ese tiempo, sobre todo después de que sus novelas, en especial las protagonizadas por el magnífico jefe de la policía local Plinio, fueran llevadas a una serie televisión con gran éxito.


Antes de relataros nuestra visita al pueblo de Tomelloso, dejadnos que hagamos una introducción del escritor y de su más famoso personaje. García Pavón dijo haber descubierto la novela policíaca autóctona española por una sencilla razón: porque no había. Las novelas de Plinio nada tienen que envidiar a las universalmente conocidas novelas inglesas protagonizadas por Sherlock Holmes, o las francesas con el inspector Maigret. En sus novelas, no solo desarrolla las tramas de intriga, sino que con habilidad y pericia agrega ingredientes humorísticos, descripciones de tipos, personajes, paisajes y ambientes con gran maestría y uso excepcional de la prosa. Describe como nadie a su pueblo y a La Mancha, componiendo un lienzo costumbrista de la España profunda y un repertorio maravilloso del lenguaje popular.

Respecto a Plinio, el detective rural, el primer detective de la novela policíaca española (después vendrían Pepe Carvalho, Bevilacqua y otros), hay que decir que ha sido protagonista de ocho novelas, cuatro novelas cortas y 19 relatos, escritos entre 1953 y 1985. El personaje es un tipo entrañable, de condición humilde, que jamás ha viajado ni ha visto el mar, pero que conoce como nadie su tierra y su pueblo, Tomelloso. Un anti-héroe que resuelve sus casos por sentido común y por el buen conocimiento que tiene de sus vecinos. No necesita de laboratorios, ni de policía científica. Es un hombre pragmático que presta atención a todo lo que le rodea, incluso a las habladurías de la gente. Cuenta con la ayuda inestimable de Don Lotario, el veterinario del pueblo, con el que le une una fuerte amistad, que además tenía coche, un Seat 600 de la época con el que se desplazaban a los distintos lugares donde se desarrollaban las tramas.

Y ya, aparte de recomendaros la lectura de las novelas de García Pavón, que ganó el Premio Nadal y el Premio de la Crítica, pasamos a relataros nuestro paso por Tomelloso, por si acaso os apetece realizar esta ruta literaria, cuya información y diversos actos programados podréis obtener en la oficina de turismo de la localidad.

Empezamos por la Plaza de España, (actualmente en obras) donde se ubica el Ayuntamiento, la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora (siglo XVII) y la antigua Posada de los Portales, hoy centro cultural.



"Tras este redondel de la Plaza, alrededor de este despeje, se extendía todo el pueblo llano, de cales, con más de treinta mil almas alimentadas por la cepa y sin caprichos. (El reinado de Witiza)”

Lo que acabáis de leer es una cita literaria de Francisco García Pavón en referencia a su pueblo Tomelloso, descrito de forma magistral en sus novelas, así que aprovechamos que Bárbara, la guía que nos acompañó por el pueblo, nos ha facilitado amablemente varias de ellas, para adornar con las palabras del escritor los distintos lugares que visitamos.​ Nos facilitaron el acceso a la Posada de los Portales, antiguo alojamiento de viajeros y tratantes, construida en el siglo XVIII con dos pisos de balconadas corridas de madera y un gran soportal sostenido con cuatro columnas toscanas.

Funcionó como posada hasta los años 60 del siglo XX, después fue adquirida por el Ayuntamiento que le dio varios usos, hasta que se restauró para centro cultural. En 1982, se le declaró Monumento Histórico Artístico de Interés Provincial.

"Posada de antiguos arrieros y tratantes que dormían en el suelo escuchando cocear a las caballerías sobre la piedra todas las horas de la noche. (El reinado de Witiza)"

Después de una breve introducción por parte de las autoridades municipales sobre el impulso turístico que puede ofrecer para la localidad los diversos actos programados con motivo del centenario de García Pavón, salimos de nuevo a la calle para visitar las dependencias de la Policía Local que en época de Plinio estaban dentro de la casa consistorial que también visitaríamos.

"En el pueblo ser policía es ejercicio humanísimo, porque hay que rebuscar aquel rincón último de los que conocemos. Los pueblos son libros. Las ciudades, periódicos mentirosos." (Las hermanas coloradas)

Justo enfrente de las dependencias de la Policía Local, existía una taberna, que en los libros de Plinio se describe como "La buñolería de la Rocío" y que aparece descrita, así como su personaje andaluz en varias de sus novelas.

"Por fin decidió echar el café al jefe, y, mientras lo hacía, mirando la cafetera, cantó con aire jaenero: Al mejor policía de Tomelloso le birlan… los cajones ante sus ojos. -¿Y quién te ha contao lo del cajón? - Mis guardas, que son milenta mil veces mejor que los suyos." (Vendimiario de Plinio)

Así pues, cuando nuestra guía Barbara finalizó de explicar los distintos relatos de Plinio en la que fue la buñolería, empezamos a andar hacia la casa natal de García Pavón en la calle Independencia, 15. Una casa sobria sin apenas adornos en la que destaca su puerta de madera como único ornamento del edificio. Pero lo anecdótico es que disponían de una cueva dentro de la vivienda... La Cueva Honda.

"Y la Cueva Honda donde su madre y la niñera, Chon, .habían tirado el revólver secreto del abuelo Damián.

Lo tiraron…. para evitar que un día le cogiéramos las llaves en un descuido y fuéramos a enredar en la cómoda, con aquella obsesión que teníamos con el arma de su padre". (Ya no es ayer)

Enfrente, la biblioteca municipal con su nombre y a la que donó en su momento cantidad de libros. Aquí, en la nueva biblioteca del pueblo, la organización del evento nos mostró un maravilloso documental ("Esta es mi tierra") de TVE realizada en 1983, narrada por el gran actor Agustín Gonález, donde además del insigne escritor aparecían personajes ilustres manchegos como Antonio López Torres (pintor), su sobrino Antonio López García (pintor) y otros escritores tomelloseros como Félix Grande (poeta) o Eladio Cabañero (poeta). El documental lo podéis abrir en este enlace: ESTA ES MI TIERRA

A continuación nos dirigimos a la casa donde vivieron sus abuelos maternos y que estaba pegada a otro edificio donde instalaron una fábrica de carpintería. Y que mejor que dejar a Francisco García Pavón que nos describiera la famosa calle.

"La familia de papá fue siempre muy artista e inventora….Yo creo que la causa de aquella imaginación la despertaba la calle de El Infierno que entonces se llamaba de Martos." (Cuentos republicanos)

Mi abuelo Luis fue el primero que llevó un motor de vapor al pueblo. Cansado de mover las máquinas de pie, la aserradora, el torno, y no sé qué otras, se trajo de Valencia aquella pequeña locomotora de la industria. Y las gentes, cuando pasaban por la portada de la fábrica, al oír el pistoneo, ver los vapores y los humos se decían: ¡Eso es un infierno! – Pues coño, ¡El Infierno se va a llamar! (Cuentos republicanos)

A poca distancia de allí se encuentra el Museo de López Torres que visitaríamos a continuación. Dedicado al que ha sido considerado el maestro de la pintura realista manchega y tío del pintor hiperrealista reconocido mundialmente, Antonio López. Nuestra guía nos dio instrucciones sobre como debíamos acceder y hacia allá fuimos.

Se accede a él a través de unos preciosos jardines abiertos al público en Julio de 1905, situados en la Glorieta María Cristina. De este lugar, Pavón también guarda recuerdos de juventud:

Había un guarda muy feo, llamado Marcelino, que llevaba látigo, gorra municipal y un taco hijoputesco en cada grito….

El museo fue inaugurado en el año 1986 y, desde entonces, se ha convertido en lugar de culto para todos los amantes de la pintura y del arte en general. Este museo surge por el deseo del pintor de donar su obra al pueblo de Tomelloso. El museo tiene una estructura vista de hormigón armado blanco, con un hueco circular que permite una entrada espectacular y efectista de la luz a través de una singular escalera. Su realización fue llevada a cabo por los arquitectos Fernando Higueras, el mismo que diseñó el original edificio del Ayuntamiento de Ciudad Real y José Manuel Benito.

Más de 100 lienzos de estilo realista y naif componen la colección expuesta a la que se puede acceder con entrada gratuita. Espléndida recopilación monográfica del pintor tomellosero con innumerables paisajes manchegos y escenas de su vida cotidiana, que van desde los primeros dibujos de su infancia, hasta las últimas pinturas de un pintor que murió pintando. Una visita ineludible si se viaja a Tomelloso.

Desde el museo fuimos al llamado Círculo liberal, que fue en antaño casino, verdadero centro de reuniones y discusiones de los habitantes del pueblo. Un precioso local de aire retro y a la vez con cierta clase, eje central de las conclusiones y disquisiciones entre Plinio y su fiel amigo, el veterinario Don Lotario, un autentico Dr. Watson manchego en las novelas de García Pavón. He aquí unas de sus conversaciones:

Yo, como dice el cuento, no he tenido en mi vida más que dos medios amigos: Braulio el filósofo y usted. -¿Y por qué medios, Manuel? - Es lo que dice el cuento… Sin duda porque tener un amigo total es tan hermoso, que da vergüenza decirlo.

Don Lotario respiró hondo y se pasó una mano, rapidísimamente, por los ojos…”

El lugar, además de la relación literaria con el escritor, también está unido personalmente al autor, ya que la magnífica celosía del techo y los impresionantes espejos que adornan la sala y le dan nombre (Salón de los espejos), se realizaron en la carpintería de su abuelo y de su padre, es decir, en el “El infierno”.

"En él hizo aquel gigantesco cielo raso de cristales, sin arcos ni columnas, que todavía lo alumbra. Y fabricó los marcos de los dos espejos descomunales que copian el salón entero…Decoró con su arte las mejores casas...” (Cuentos republicanos)

En una de sus paredes se encuentra un dibujo del personaje Plinio realizado en un mosaico de azulejos y que representa fehacientemente la descripción que hizo de él el escritor:

Plinio tenía fama de ser el hombre más pacienzudo y callado de Tomelloso. Oía siempre con el cigarro pegado a la boca y cara de escéptico.

Llevaba casi veinte años «arrastrando el sable», como él decía, y sabía más del pueblo que nadie.

Después de recrearnos observando los objetos y la decoración del local, salimos del local a la calle, donde nuestra mirada se dirigió hacia las casas refinadas y distinguidas de las principales calles del pueblo.

En Tomelloso nunca hubo escudos ni nobleza. Pueblo nuevo, que vivió en perpetua democracia agrícola. Aquí solía decir Plinio "no hay cáscaras" "el que no ha arao, es que no aró su padre".

Nadie fue nunca más que nadie ni menos que el otro. Ni los ricos eran grandes, ni abundaban los pobres de solemnidad.

Llegó la hora de comer y tiempo libre para que cada uno eligiera a su gusto el restaurante. Nosotros recomendamos ir a la Pizzería de Marquinetti, un lugar que se ha convertido ya en mítico en Tomelloso, pues ha ganado múltiples premios internacionales en la elaboración de pizzas quedando por encima incluso de restauradores italianos y que además ha creado la pizza García Pavón para conmemorar también el centenario del escritor. Nosotros la probamos, aunque en día diferente a la de la excursión.

La segunda parte de la visita consistiría en la visita a una de sus bodegas de vino, ya que Tomelloso tiene una tradición vinícola muy arraigada en su cultura desde hace cientos de años. Con las interminables hectáreas de viñedo que pueblan sus campos, conforma una de las zonas vitivinícolas más extensas del mundo. Afortunadamente, esta industria ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos y ya no es lo que Pavón describía en sus relatos.

"Familias enteras que llenaban las posadas, la plaza y las calles próximas, aguardando que los contratasen para formar cuadrilla.

Andaluces, turistas de la miseria, victimas del angustioso jornal temporero de su tierra. Gentes sin mas equipaje que su blusa corta, la faja, la gorra de visera o el calañés." (Ya no es ayer)

La elegida para visitar fue la bodega Virgen de las Viñas, no solo porque combina eficazmente la elaboración y producción tradicional con las innovaciones técnicas más punteras, posicionándose a la vanguardia del sector vitivinícola, si no porque posee un curioso Museo Etnográfico y un espectacular Museo de Arte Contemporáneo Infanta Elena que relataremos más adelante.

Tomelloso tiene en su subsuelo cerca de 4.000 cuevas construidas para el almacenamiento del vino. Estas cuevas tienen salida al exterior por medio de las llamadas "lumbreras", que son rejillas de respiración y que pueden verse fácilmente en las aceras de las calles. Muchas de estas cuevas aún conservan las típicas tinajas de barro y otros utensilios necesarios para la elaboración artesanal y familiar del vino.

Los chorros de mosto, al salir de las prensas, corrían por el suelo de los jaraíces hasta caer en las tinajas de la cueva, entre olores de azufre. … …En todas partes se oía el hierro de las máquinas, el rastrear de las palas, y el cante flamenco de los pisadores….

Toda la descripción que nos brinda Pavón en sus relatos, se pueden observar en el Museo Etnográfico de las Bodegas Virgen de las Viñas. El museo, ubicado en el edificio más antiguo, el Lagar, recoge el modo de vida de los antiguos trabajadores del vino, a través de una colección de fotografías de oficios y trabajos ya desaparecidos, así como útiles, y herramientas, carros, carretones, y reproducciones de las ya legendarias mulas.

Este museo y las cuevas de su interior, contaron con la ayuda del ayuntamiento de Tomelloso, mediante un convenio de colaboración con las bodegas, con el fin de preservar una parte de la arquitectura industrial vitivinícola de la ciudad. Una curiosa e instructiva iniciativa que no puede pasarse por el alto.

Sorprende que una cooperativa de vino tenga una pinacoteca tan gran grande de arte moderno, pero damos fe de que es así. El edificio se inaugura el día 23 de noviembre de 2011, con una superficie de 1700 metros cuadrados repartidos en 4 plantas.

Este museo se compone principalmente de obras cuyo propietario es la bodega y de algunas exposiciones temporales de calidad (incluso han expuesto grabados y dibujos de Dalí). La colección se nutre de los cuadros ganadores en el certamen anual de pintura y escultura que patrocina la Cooperativa Virgen de las Viñas.

Fácil de recorrer y adaptado a personas con movilidad reducida, el museo acabará por ser un referente en la Comunidad de Castilla La Mancha, respecto al arte contemporáneo

Salimos de allí con un buen sabor de boca y no porque saboreáramos la botella de vino que nos regalaron, bueno regalo no, la visita guiada para grupos es de 6 euros por persona y al final te entregan una botella de vino. Para horarios de visita, precios o consultas del concurso de pintura (El primer premio es de 12000 euros), podéis consultar AQUÍ.

Los reyes jamás se acordaron de aquel pueblo de pardillos, primero ganadero, luego vinatero y por fin alcoholero, que todo se lo hizo a golpe de azadón y madrugones.

En nuestra última parada, comprobaríamos la verdad de las palabras del magistral narrador de Tomelloso. Visitaríamos el Museo del Carro.

el Museo del Carro y Aperos de Labranza es el museo etnográfico más importante de Castilla-La Mancha y ofrece al visitante la posibilidad de sumergirse en el pasado agrícola de Tomelloso e indagar en las costumbres de sus gentes. Aperos, utensilios, carros y maquinaria, documentos gráficos y fotográficos, y un sinfín de objetos más, así como la información in situ de sus responsables hacen que sea una visita amena y didáctica.

Así que columbraba el carro, Paulina no contestaba a los saludos. Sus claros ojos, achicados por los años, por los sábados de espera y los lunes de despedida, miraban a lo que ella bien sabía, sin desviarse un punto.

Dentro de este magnífico espacio y como una dependencia más del mismo, se halla el impresionante Bombo, una construcción rural, típica del municipio de Tomelloso y sus alrededores, destinada a alojar a los labradores y sus familias cuando las tareas del campo requerían de su presencia. En él guardaban además los aperos de labranza y los animales. Todo un verdadero monumento en piedra seca realizado sin argamasa y que se ha convertido en la pieza estrella del Museo.

Estas joyas arquitectónicas que fueron los Bombos, decoraron y embellecieron el paisaje rural durante años y proporcionaron a Tomelloso una seña distintiva y peculiar.

La tarde fue cayendo y era hora de volver. Jornada intensa a la vez que gratificante. Descubrid como nosotros Tomelloso y leed a su mejor narrador Francisco García Pavón, merece la pena.

ÍNDICE DE VIAJES

#2019 #España #CastillalaMancha #Tomelloso #FranciscoGarcíaPavón #Plinio #PosadadelosPortales #MuseoLópezTorres #MuseodelCarro #MuseoArteContemporáneoInfantaElelena #bombos #CiudadReal

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Icono e-mail
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS
Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.

Nos encontramos en: Madrid (España)