Qué ver en Larnaca en un día. Chipre

Larnaca es la tercera ciudad más grande de Chipre y el segundo puerto comercial de toda la isla. Larnaca está en el sureste de la isla bañada por el mar Mediterráneo y fue la ciudad que elegimos para pasar los seis días en los que visitaríamos la isla, nuestra ruta la podéis encontrar en Qué ver en Chipre en seis días y en verano. y si queréis conocer más datos sobre su aeropuerto y sobre el país lo tenéis todo en Rutas, vuelos, hoteles y datos prácticos en el viaje a Europa del Este, Chipre y Líbano.

 

Lo que habíamos leído sobre ella no era demasiado bueno y la catalogaban como una ciudad carente de interés pero lo que nos encontramos no respondía, en absoluto, a esta información ya que es una ciudad rebosante de vida con una playa espectacular y nada masificada, además de un gran número de monumentos, tanto en la propia ciudad como en los alrededores que no deja indiferente y que es lo que os contaremos en este relato. Aunque las diferentes visitas las hicimos en días diferentes, se puede hacer todo en un día.

 

UN POCO DE HISTORIA


En el tercer milenio, según la leyenda fue Kittim, nieto de Noé, quien fundó la ciudad dándole su propio nombre: Kition; los aqueos  colonizaron la isla en el siglo XIII a.C. extendieron la civilización micénica y crearon santuarios a la diosa de la fecundidad;   los fenicios crearon un poderoso reino entre el siglo IX y el IV a. C.; en el siglo V el general griego Cimón muere en Larnaca en una de las invasiones persas y es uno de los personajes más queridos en la ciudad, dicen que venció la batalla después de muerto; en el año 334 a.C. nació aquí el filósofo Zenón que fundó en Atenas la escuela estoica.

Fue la segunda patria del bíblico San Lázaro tras su resurrección en Betania y fue el primer Obispo de Chipre nombrado por San Bernabé y San Pablo; ya estamos en el siglo I d.C. ; llegaron los árabes, los venecianos en el siglo XIII que no la protegieron con murallas defensivas, ya que estaban más interesados en la explotación de recursos naturales como la sal. En este momento se llamó Aliki y se fueron asentando un gran número de comerciantes lo que la hizo uno de los puertos más prósperos de la isla.

 

En 1570 fue conquistada por los otomanos y siguió siendo una gran ciudad comercial y diplomática; en esta época se empezó a llamar Larnaka por los numerosos sarcófagos griegos que se encontraron en la zona. Los británicos trasladaron las sedes diplomáticas a Nicosia y perdió importancia por la creación y desarrollo de puertos en Famagusta y en Limassol

 

Tras la invasión turca de la isla en 1974 experimenta un gran desarrollo económico y ésta es la ciudad de Chipre que conoceríamos nosotros. Una ciudad viva desde tiempos remotos donde ha quedado marcado en sus monumentos ese cruce de caminos entre occidente y oriente, donde coexisten religiones, tal y como demuestran las mezquitas y las iglesias anglicanas, católicas y ortodoxas. 

 

QUÉ VER EN UN DÍA

 

El Paseo de las Palmeras al lado del mar conocido como Finikoudes o  de las pequeñas palmeras que fueron plantadas en 1922, donde una larga hilera de palmeras, ya no tan pequeñas protegen del extremo sol al paseante, este nombre lo recibe por el tipo de palmera. Recorriendo este paseo nos iremos encontrando con esculturas como la de Cimón, algún león alado veneciano. fuentes, el Museo de la Ciudad, el puerto, algunos edificios antiguos, la fortaleza o castillo medieval y sobre todo lleno de cafés y restaurantes con unas vistas al mar espectaculares. Un paseo que recorrimos en multitud de ocasiones.

El Fuerte Larnaca y el Museo Medieval se encuentra en uno de los extremos del Paseo de las Palmeras. Fue construida en el siglo XIV por los venecianos como fortaleza defensiva; en el siglo XVII ésta fue remodelada por los Otomanos como demuestran las inscripciones y el estilo de la fachada. Se pueden recorrer desde lo alto sus murallas con unas vistas espectaculares y en el piso superior visitar el Museo Medieval. Nos pareció mucho más interesante el exterior que el interior del edificio.

A pocos metros del Fuerte y en dirección al interior se encuentra uno de los barrios más tradicionales de la ciudad, El barrio turco Scala, con un conjunto de pequeñas callejuelas con casa tradicionales que ahora ocupan artesanos y pequeños bares y restaurantes. Aquí se encuentra la Gran Mezquita Larnaca Buyuk Cami, que encontramos casi de casualidad porque la guía que utilizábamos ni siquiera la mencionaba.

La Gran Mezquita de Lárnaca se encuentra al lado del fuerte, al lado del Fuerte Medieval y originariamente fue una iglesia de tres naves que se convirtió en mezquita. Los historiadores atestiguan que fue la primera iglesia convertida en mezquita según documentos del siglo XVIII. Se puede visitar fuera de los horarios de culto aunque nosotros no lo hicimos porque con un calor intensísimo pretendían que nos cubriéramos con un traje negro con una higiene que tiraba para atrás. Así pues, nos conformamos con su vista interior. Ya habíamos visitado otros ejemplos de estas construcciones en Chipre del norte y que os hemos contado en Excursión a Chipre del Norte: Salamina, Iglesia de San Bernabé y Famagusta.

Agios Lazaros y Tumba de Lázaro, se encuentra en una pequeña Placita y es magnífica tanto en su exterior como en su interior. Fue construida en el siglo IX sobre la tumba de Lázaro, aunque esta fue encontrada en una restauración de 1972 y en la que reza una inscripción que dice: "el amigo de Jesús". La belleza de esta iglesia bizantina es obra de una restauración realizada en el siglo XVII. Llama la atención su imponente campanario con representaciones labradas en la roca.

El interior es de tres naves con pequeñas columnas que sostienen tres pequeñas cúpulas. El iconostasio barroco del siglo XVIII echo en madera con pan de oro tiene unos bellísimos iconos. La iglesia de San Lázaro es una visita imprescindible de Larnaca.

Callejeando nos topamos con el pequeño Mercado de Larnaca y no resistimos la tentación de darnos una vuelta por él. No demasiado interesante pero con un gran número de puestos vendiendo las delicias chipriotas. La señora del puesto se puso como una fiera cuando nos vio hacer esta fotografía. Y eso que ella no estaba en el puesto.

Nuestra siguiente visita fue El Museo Arqueológicos Pierides. Es un museo privado ubicado en una antigua mansión colonial perteneciente a la homónima familia Pierides. Fue fundado por esta familia en 1811. Contiene una rica colección de objetos desde el calcolítico hasta el siglo XIV. La entrada es de 3 euros y tiene un horario muy restringido, cerrando los domingos y el sábado abre hasta la una del mediodía.

Nos impresionó la famosa figura del hombre gritando y en cuclillas datado en unos 5000 años a. C., pasando por la civilización micénica, la Edad del Hierro, de la época romana Romana tiene una colección de vasijas de cristal preciosas, la época bizantina, los Venecianos y el imperio Otomano. Un lugar imprescindible en Larnaca, seas o no amante de la arqueología.

Al final del Paseo de las Palmeras se encuentra el pequeño Puerto privado de Lárnaca (Marina) donde gran número de yates se encuentran amarrados y en el que se puede  pasear por los muelles principales.  Desde aquí parten barcos turísticos que hacen recorridos por la costa chipriota, una buena opción para conocer la isla desde otra perspectiva.

Frente al puerto se encuentra La Plaza Europa en la que han conservado un buen número de antiguos edificios que hoy se dedican a actividades culturales. El Almacén de Aduanas, la Delegación de Aduanas y la Oficina del Capitán del Puerto en la época de la colonización inglesa han sido restaurados y acogen una Galería Municipal de Arte, el Museo de Historia de la Ciudad y los Archivos Históricos. Un buen lugar para disfrutar del arte y la cultura de la ciudad. Nos gustó mucho una exposición que tenía montada sobre una reinterpretación de las obras del brillante Caravaggio.

ALREDEDORES DE LARNACA 

 

Tras una buena comida en cualquiera de los múltiples restaurantes en el Paseo de las Palmeras, podéis coger el bus turístico que por 15 euros os acercará, en unas tres horas de recorrido, a algunos de los lugares más interesantes en los alrededores de Larnaca y que os ahorrará mucho tiempo y esfuerzo, además de tener explicaciones en español durante todo el recorrido.

Tras recorrer el centro de la ciudad, tomó camino hacia el aeropuerto y la primera parada la hizo en el pueblo de Kiti para visitar la iglesia de Angeloktisti que se encuentra en la Lista indicativa del Patrimonio de la Humanidad ; os lo contamos en el siguiente relato Iglesia de Panagia Aggeloktisti (Unesco). Kiti, Chipre

El Lago Salado y Mezquita Hala Sultan Tekke Larnaca, también en la Lista indicativa del Patrimonio de la Humanidad, fue la siguiente parada en este recorrido. Un lugar muy interesante e imprescindible en una visita a la ciudad de Larnaca. Os lo hemos contado y lo podéis leer en El Complejo del Lago Salado y Hala Sultan Tekke (Unesco) en Larnaca. Chipre.

Pasamos por otras dos iglesias muy bonitas, aunque no hizo parada, que también son representativas de la vida religiosa y cultural del país Panagia Phaneromeni del siglo XX y Agios Georgios del siglo XII.

El sorprendente Acueducto de Kamares fue nuestra última parada y decimos sorprendente por el magnífico estado de conservación del mismo, quedando en la actualidad unas 33 arcadas del más puro estilo romano. Fue creado en 1746 por el pachá turco Koca Bekir que, según cuentan, pagó enteramente de su bolsillo el coste de la construcción. Estuvo funcionando hasta mediados del siglo XX en el que se sustituyó por un moderno conducto hidráulico. Para su visita se han construido unas pasarelas de madera y no estaría mal que se adecentara un poco la zona ya que el monumento lo merece.

Ya de vuelta hacia Larnaca tuvimos el placer de ver caer el sol sobre el lago salado, regalándonos unas imágenes preciosas. 

Pero no terminamos aquí nuestro relato porque queremos recomendaros también un paseo al caer la tarde por el Paseo de las Palmeras y ver la ciudad iluminada, el cielo anaranjado o contemplar el reflejo de la luna llena sobre el mar. 

Pocas ciudades europeas pueden presumir de haber nacido y crecido como consecuencia de numerosas civilizaciones que han pasado por su territorio: fenicios, egipcios, persas, bizantinos, cruzados, venecianos, otomanos, ingleses y cristianos libaneses. Larnaca fue y es un nudo entre oriente y occidente, que merece dedicarle una visita si se viaja a Chipre.

 

 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS