Mazagón y sus playas. Huelva

En la pasada Semana Santa del año 2019 decidimos tomarnos unos días de vacaciones en un lugar de playa. Por diversas circunstancias, al final nos decidimos por ir a Mazagón en la provincia de Huelva y que forma parte de la llamada Costa de la Luz. Desde allí, podíamos realizar excursiones por la provincia y disfrutar del asueto, el sol y el reposo que necesitábamos.

La localidad de Mazagón surge a finales del siglo XIX como lugar de residencia de verano de muchas familias de  Moguer y Palos de la Frontera y además se asentaron trabajadores del campo y marineros, creando con los años un próspero núcleo urbano dedicado a la pesca, la agricultura y a la incipiente industria del turismo. Actualmente Mazagón sigue sin ser verdaderamente un pueblo, es una pedanía regida por la mancomunidad Moguer - Palos de la Frontera a partes iguales. Con el tiempo y debido a la numerosa actividad que fue teniendo Mazagón en todos los ámbitos, han aparecido formaciones de partidos políticos con carácter local, que están a favor de una segregación del casco urbano de Mazagón, de los municipios matrices a los que pertenece.

Qué ver y qué visitar en Mazagón

Nuestra primera recomendación antes de "andar a ciegas" por el núcleo urbano o ir directamente a sus playas, es visitar la oficina de turismo, enclavada en un precioso edificio de principios del siglo XX en la Calle Sta. Clara, 2 y denominada Edificio de la Mancomunidad. Allí informarán de los sitios turísticos, de las actividades programadas y de las playas, las formas de llegar a ellas y todo lo necesario para que la estancia en Mazagón sea lo más agradable posible. Cerca de la oficina y a unos cinco minutos andando hacia el interior, se encuentra el monumento más emblemático de Mazagón.

 

El faro de Mazagón

 

También conocido como faro del Picacho, es una torre octogonal de ladrillo a 52 metros sobre el nivel del mar pero colocado a seiscientos metros de la costa, aprovechando un afloramiento rocoso. El edificio en sí, mide unos veinte metros y la torre está adosada a la vivienda. Sus paredes de ladrillo y cal están pintadas con los colores andaluces tradicionales, en blanco y ocre.

La fecha de construcción del faro es de alrededor de 1902, aunque se ordenó la instalación de un faro en la desembocadura de la ría de Huelva veinte años atrás. En 1925 se colocó una instalación de alumbrado por vapor de petróleo, en 1931 una instalación de gas, y en 1949 se electrificó. El faro del Picacho señala la entrada al Puerto de Huelva y sigue en funcionamiento en la actualidad.

En el edificio que antes servía como vivienda, hoy en día se encuentra el centro cívico de Mazagón. Al pie del faro se encuentra un bonito parque de pinos centenarios que llega hasta la costa. El recinto está abierto al público y en verano se abre un pequeño chiringuito. 

Las playas de Mazagón


En la zona de Mazagón hay unas playas realmente impresionantes que se conservan en muy buenas condiciones y que no han sufrido de momento ninguna grave especulación urbanística y eso se debe sobre todo a que están muy cerca e incluso forman parte del Parque de Doñana y por lo tanto, gozan de una protección especial. De arena muy fina, el conjunto de playas de Mazagón poseen unas dimensiones enormes, cuando se empieza a andar por ellas parece que no haya fin, siempre aparece más y más arena. El agua de mar es un poco fría, no olvidemos que la bañan aguas del Atlántico, pero para tomar el sol y relajarse, es ideal. Sin duda, unas de las mejores playas de Huelva.

 

Vamos a relacionar de oeste a este, o si queréis de poniente a levante, una a una, las playas que tiene Mazagón, aunque en realidad conforman una única y enorme franja de arena de 9 kilómetros en dos tramos, el primero comprende las playas que existen desde el Puerto deportivo hasta el Camping de Mazagón y que son las siguientes:

 

Playa urbana de Mazagón

 

Playa agradable y de fácil acceso por las calles de la población. En los alrededores de la playa podemos encontrar distintos restaurantes y chiringuitos, que junto a otros servicios facilitan la estancia. Desde la misma playa podemos ver el espigón que lleva al Faro de Punta Canaleta, situado en Punta Umbría.

Es una playa que tiene de todo, duchas y servicio de vigilancia incluidos, además de la comodidad de los servicios al turista, en el aspecto natural tiene una zona de acantilados y otra de dunas. Una playa con carácter urbano compuesta por arena dorada y con un oleaje tranquilo.

 

Playa Las Dunas

 

Bonita playa en Mazagón a continuación de la urbana, muy grande y también de arena fina, como todas las de Huelva, preciosa y muy tranquila. Dado su tamaño es imposible que esté saturada, cuenta con bastantes metros de arena hasta llegar al agua y es ideal para huir de la masificación de otras playas más estrechas y en la que uno acaba que no puede ni extender la toalla. Por otro lado, es una playa con poca profundidad tanto con marea baja como alta y por tanto ideal para ir con niños.

 

Playa del Picacho

 

Es una de las más concurridas, a pesar del escaso aparcamiento que tiene la zona. El fácil acceso y los servicios con los que cuenta, es un reclamo para los bañistas. La avenida de los Conquistadores recorre toda la zona de playa urbana de Mazagón y desde ella hay varios accesos a la playa, todos ellos señalizados. Los atardeceres desde aquí son de una belleza sin igual.

 

Playa del Alcor

 

Pequeños acantilados de arena salpican y adornan el paisaje. Una playa ideal para pasear. También se conoce como la playa de la vieja Marina.

 

Playa del Cine

 

Esta playa de Mazagón recibe su nombre de un antiguo cine ubicado junto a la playa, hoy cerrado al público. Es una playa muy extensa de arena muy fina. La vista hacia atrás también es muy bella.

 

Playa Cuesta de la Barca

 

En una punta de la playa nos encontramos el Camping de Mazagón desde donde siguen otra cantidad de playas que llegan hasta el mismo Parque Natural de Doñana. La Playa Cuesta de la Barca llamada así, por que hay que bajar numerosas escaleras y rampas desde el núcleo urbano. Si antes hablábamos de playas urbanas, las que vienen a continuación son naturales y casi vírgenes. Para acceder a ellas, se puede caminar por la arena o por el magnífico pinar que hay por la parte de atrás del camping. 

 

Playa de la Fontanilla

 

Suele ser una playa bastante concurrida, aunque sin llegar a los niveles de la zona urbana. Cuando la marea está baja el espacio de playa es amplio, sin embargo éste se reduce considerablemente cuando la marea sube. Playa en estado natural, bordeado por un acantilado arenoso sobre el que se localiza un valioso sistema dunar. 

 

Playa del Parador

 

La Playa El Parador, está situada junto al Parador Nacional. Goza de un entorno natural único y privilegiado. Ubicado en el Parque Natural de Doñana, está rodeado por dunas, una vegetación fantástica y un agreste pinar. Donde podremos encontrar un merendero, donde poder comprar bebida y comida y así pasar un agradable día de campo. De fondo, las espectaculares vista al mar. Es un marco incomparable para las vacaciones estivales.

Esta playa se localiza en la base de un impresionante acantilado, rodeado por un enorme bosque de pinos. La mejor época para visitarla sería cuando la marea está baja, ya que quedan al descubierto cientos de metros de arena blanca, marcados por pequeñas corrientes de agua dulce. Los servicios y la excelente calidad de sus aguas han hecho posible que esta playa consiga la Bandera azul. A la playa de El Parador es muy fácil llegar, puedes hacerlo incluso en coche, está indicada y hay aparcamiento.

 

Si se visita el Parador Nacional, no hay que irse sin ver el "Pino Centenario" que se encuentra en sus jardines. Este pino tiene reconocida la singularidad de ser Monumento Natural desde el año 2003. Su contemplación hoy en día, permite al visitante asomarse a un vestigio de la historia natural de esta comarca y comprobar la capacidad de adaptación y permanencia de los seres vivos a lo largo del tiempo.

 

Playa de Rompeculos

 

Esta playa Rompeculos recibió su nombre en el siglo XIX a causa de la existencia de un cauce de agua que se abrió paso entre las dunas. Sin duda, es la mejor playa del litoral de Mazagón. Por su tranquilidad, por su naturaleza, por sus paisajes y por su amplitud. Esta playa cuenta con una zona donde se puede practicar nudismo.

En sus alrededores se puede parar y contemplar las espectaculares vistas al Parque Nacional de Doñana, hay un área de descanso llena de exuberante vegetación, pasarelas de madera para acceder a la playa, así como una arenal prácticamente infinito. La playa natural se considera de un alto valor paisajístico.

 

Playa de Arenosillo

 

La playa se caracteriza por ser una playa virgen de arena fina y dorada. En el Arenosillo se encuentra el Instituto Nacional de Técnicas Aeroespaciales. Tiene acceso restringido y solo se puede acceder caminando desde las playas colindantes. No hay ningún tipo de servicios ni seguridad. Suele estar solitaria.

 

 

Playa de la Torre del Loro

 

La última que podemos llamar de Mazagón, el resto, unos 20 kilómetros de playa hasta Matalascañas no se pueden considerar seguras por sus mareas y están dentro del Parque Natural de Doñana, La Playa de la Torre del Loro también posee un gran encanto y allí se encuentra La Torre del Loro, o lo que queda de ella, víctima de la erosión atmosférica y el azote del Atlántico, es una antigua torre vigía que fue construida hace más de trescientos años para proteger la costa.

Por entonces, esta zona estaba amenazada por los corsarios, que saqueaban los poblados y secuestraban  a sus habitantes. El entorno es casi paradisíaco. Una zona ideal para bucear y practicar nudismo. En verano acude mucha gente para bañarse en los lodos que drenan de los manantiales, pues según parece, tienen propiedades curativas.

Todas estas playas que cobran especial belleza cuando se produce la marea baja, son visitadas por una clase de turismo familiar y nacional en su mayoría, aunque se observa cada vez más a turistas extranjeros que buscan tranquilidad y la calidad del entorno natural donde se encuentran.

Recomendamos andar por ellas a primera hora de la mañana cuando los pescadores faenan cerca de la costa, la gente corre y pasea por la arena o simplemente recogen conchas que en esta zona son muy numerosas las que arroja el mar. La encantadora luz de la mañana dará el broche final para empezar estupendamente el día.

 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS