La Rioja y el Camino de Santiago francés (Unesco). España

La Rioja acoge en su pequeño territorio tres ramales del Primer itinerario Cultural Europeo: El Camino de Santiago, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1993 y extendido en unos 1500 kilómetros en el año 2015. Estos tres ramales confluyen en Logroño y son el Camino Ignaciano, El Camino Jacobeo del Ebro y del que hablaremos en este relato, el Camino Francés. Además de una extensión de peregrinación a San Millán de la Cogolla, pero eso lo describiremos en un relato sobre El Monasterio de Yuso y Suso, que también son Patrimonio de la Humanidad.

 

La Rioja es una Comunidad Autónoma llena de historia, cultura, arte, grandes paisajes, buen yantar y desde luego, de un buen vino. Desde el siglo XI que se descubrió la tumba del Apóstol en Compostela, el Camino de Santiago se convirtió en la más importante ruta de peregrinación en Europa y en el mejor elemento de transmisión de culturas. 

 

El Camino de Santiago Francés es el más conocido y el más transitado, en España parte de Roncesvalles (Navarra) y llega hasta Santiago de Compostela (La Coruña) a lo largo de más de 700 kilómetros; el primer gran artífice de esta ruta fue Sancho III el Mayor, del que ya hablamos en nuestro relatos de Navarra y que podéis leer en Navarra: Ruta de cuatro días en coche.

 

En La Rioja el Camino de Santiago entra por el Puente de Piedra a Logroño, sobre las aguas del río Ebro, continúa por Navarrete, Nájera, Santo Domingo de la Calzada y sale de la Comunidad Autónoma por Grañón, adentrándose en la provincia de Burgos. Apenas 65 kilómetros cargados de historia y monumentos imprescindibles si se viaja a La Rioja. Nosotros esta ruta la hicimos en coche, en un día lluvioso de noviembre que nos regaló momentos inolvidables.

LOGROÑO, es la primera etapa del Camino de Santiago a su paso por La Rioja y cuando el peregrino llega a ella todavía tiene por delante más de 600 kilómetros para llegar a la tumba del Apóstol. A ella se accede por el Puente de Piedra que salva el caudal del río Ebro y se adentra en la Rúa Vieja, en la que se encuentra el albergue de los peregrinos.

La Rúa Vieja nos lleva hasta la iglesia de Santiago, que aunque la que vemos hoy es del siglo XVI, se levantó sobre una anterior del XII, y está cargada de elementos jacobeos. Atravesando la ciudad por la calle Barriocepo, donde encontramos algunos graffitis muy interesantes, el camino sale por la Puerta del Camino o del Revellín . Todo esto os lo contaremos con más profundidad y detenimiento en Logroño, capital de la Rioja en un día.

NAVARRETE, a unos escasos 14 kilómetros de Logroño, fue nuestra siguiente parada y segunda dentro del Camino de Santiago Francés en La Rioja. Aparcamos en el centro del pueblo que conserva la estructura de ciudad amurallada, hoy es conocido tanto por su pertenencia a la ruta jacobea como por ser uno de los referentes en la alfarería de la Comunidad Autónoma. Nuestra primera visita fue a la imponente Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, ubicada sobre un promontorio en la plaza de la localidad. Su construcción comenzó en el siglo XVI y la torre se construyó en el siglo XVII, impresionan las inmensas dimensiones del templo para una localidad que no llega a los 3000 habitantes.

En el interior impresiona el retablo mayor por su profusa decoración con ricos dorados y un gran tamaño que está considerado una de las mejores obras del Barroco Riojano del siglo XVII. El horario de visita es de lunes a domingo de 09.00 a 13.00 h. y de 16.30 a 18.30 h., domingos tarde cerrada.

Pero sin lugar a dudas uno de los mejores ejemplos de su importancia en el camino de Santiago, son los restos del Hospital de San Juan de Acre, del siglo XII, que fue un antiguo hospital de peregrinos. Se conservan una puerta y varios ventanales que hoy forman parte del acceso al cementerio, una imágen muy interesante y que no hay que dejar de visitar.

Justo enfrente se encuentra una de las alfarerías de más interesantes para ser visitada, Alfarería de Antonio Navarro, pero nosotros la encontramos cerrada.

 

NÁJERA, es la tercera parada en el Camino de Santiago Riojano y se encuentra a unos 18 kilómetros de Navarrete. Es una de las ciudades más monumentales del camino y en ella se encuentra el Monasterio de Santa María la Real, de visita obligada, el interesantísimo Museo Histórico Arqueológico Najerillense y un medio natural circundante espectacular.

El Monasterio de Santa María La Real comenzó a construirse por orden del rey Don García Sánchez III “el de Nájera” en el año 1052 y consagrado en el año 1056, como defensa de los musulmanes que se encontraban el Calahorra.

 

"Cuenta la leyenda que el rey salió de caza con su halcón y se introdujo en una cueva persiguiendo una perdiz; en el interior encontró una imágen de la virgen con un niño, una lámpara encendida, una jarra de azucenas, una campana y las dos aves posadas pacíficamente. El rey interpretó esto como un presagio de victoria y cuando reconquistó Calahorra mandó erigir este templo. Creó la Orden Militar de los caballeros de la Terraza o de la Jarra, una de las órdenes más antiguas de España".

 

La cueva y la virgen se pueden ver en el interior del Monasterio en la nave central de la iglesia. En 1079 Alfonso VI de Castilla trajo al lugar a la orden benedictina de Cluny que permanecieron en Santa María La Real hasta la desamortización de Mendizábal en el 1835. A finales del siglo XIX fue recuperado para la vida monacal por frailes Franciscanos quien rigen el monasterio. Llama la atención la imágen fortificada del Monasterio de Santa María La Real que vemos y que tiene sus orígenes en el  siglo XV.

Pagamos nuestra entrada de 4 euros por persona y la guía (las visitas en la primera parte del monasterio son guiadas), nos llevó directamente a visitar el Coro de la Iglesia de principios del siglo XVI con una clara influencia del gótico flamígero y del comienzo del renacimiento. La sillería está tallada en madera de nogal y es una obra maestra. Creemos poder afirmar que es el coro más bonito que hemos visitado.

La actual iglesia del monasterio data del siglo XVI, con tres naves y estilo gótico. Aquí se encuentra el Panteón Real que alberga doce sepulcros  de una treintena de monarcas de Pamplona-Nájera entre los siglos X-XIII, el mausoleo de los duques de Nájera y en la cripta está la cueva que dio origen al monasterio.

Enfrente del Monasterio se encuentra el Museo Histórico Arqueológico Najerillense, en un edificio que fue la casa del Abad del monasterio; posteriormente tuvo la botica del monasterio que hoy se encuentra en Masnoú en Barcelona. Fue cárcel, juzgados hasta que se recupera el edificio para Museo. Tiene secciones de Prehistoria, Romano, Medieval y  Etnografía procedentes de la comarca de Nájera. La entrada son dos euros.

Desde Nájera parte una variante  del Camino de Santiago  hacia San Millán de la Cogolla para visitar el mozárabe Monasterio de Suso y el Monasterio de Yuso, conocido como El Escorial de La Rioja, monasterio en el que encontraron las glosas emilianenses donde aparecen las primeras palabras escritas en castellano y en euskera. Nosotros estos dos monasterios los habíamos visitado la tarde anterior y como dijimos más arriba os lo contaremos en El Monasterio de Yuso y Suso.

Lo que si teníamos intención de visitar, ya que se encuentra a unos cuatro kilómetros de Nájera, en la localidad de Tricio era Basílica de Santa María de Arcos, considerado el monumento religioso más antiguo de La Rioja. Tiene su origen en un mausoleo romano del siglo III  que se transformó en basílica cristiana en el siglo V. Como en internet no quedaba claro las horas de visita, preguntamos en el museo de Nájera y nos dieron dos teléfonos de la persona que lo abría. Llamamos y en ese momento no podía ir y quedamos con ella a las 5 de la tarde ara poder visitarlo, aunque quedamos en llamarla cuando estuviéramos cerca de allí. Nosotros cumplimos lo pactado pero la señora por la tarde no respondió al teléfono y nos quedamos sin poder visitarlo. 

 

Continuamos ruta para llegar a Santo Domingo de la Calada, pero hicimos una pequeña desviación en el camino para visitar otro de los iconos de la zona en la localidad pequeña localidad de CañasEl Monasterio de Santa María de San Salvador, monasterio cisterciense femenino desde su creación en el siglo XII.

Aún no perteneciendo al Camino de Santiago, es un lugar imprescindible si se está por la zona, e incluso nos contó el encargado de la puerta del Monasterio, que muchos peregrinos se dejan caer por el lugar para admirar la belleza del monasterio, llamado también El Monasterio de la Luz

Pagamos los 4 euros que costaba la entrada y accedimos a este monasterio Cisterciense femenino que fue de los primeros que existieron en España y que además ha estado habitado por la misma orden de monjas desde sus orígenes. La construcción del monasterio a través de los siglos nos deja diferentes estilos arquitectónicos. De su trazado original románico quedan pocos vestigios,  la gótica se muestra en todo su esplendor en la iglesia , fechadas en la segunda mitad del siglo XIII, la portada principal del monasterio data del siglo XVIII.

Cuando te adentras en La iglesia del monasterio te sorprende su gran luminosidad que recibe a través de sus grandes ventanales y la  limpieza y majestuosidad de la nave. Digno de admirar el retablo renacentista.

La sala capitular contiene el sepulcro de la Beata Urraca, fallecida en el  siglo XIII, con un monumental sarcófago con relieves y la tapa con la beata yacente.  El claustro La puerta es un bellísimo ejemplo del gótico. Pero si algo nos llamó la atención de este magnífico lugar es el  gran museo que tiene el monasterio. Entre las piezas singulares nos llamó mucho la atención el contenido de esta vitrina con la calaveras, huesos y más documentos de las "once mil vírgenes", algo de lo que no habíamos oído hablar nunca y que en la noche tuvimos que investigar. Tema relacionado con el martirio de Santa Úrsula, si queréis saber más pinchad AQUÍ y leeréis un breve relato que habla de las once mil vírgenes.

Desde aquí seguimos ruta, por unos paisajes otoñales de infarto, hasta nuestro siguiente destino  y cuarta etapa del camino de Santiago Francés.

 

SANTO DOMINGO DE lA CALZADA,

 

Una de las joyas del Camino de Santiago, y aunque el hambre empezaba a hacer mella en nosotros, decidimos resistir y realizar la vista antes de comer. Aparcamos el coche en la parte exterior de la muralla y tomamos la calle Mayor que atraviesa todo el centro y por la que recorren los peregrinos la ciudad. Lo primero que encontramos fue la mágica señal del camino, la flecha amarilla que indica qué dirección has de seguir y también un cartel con la leyenda del gallo que cantó después de asado y que os contaremos cuando lleguemos a la Catedral.

Recorriendo la calle mayor van encontrado los monumentos principales de la localidad: El Hostal del Peregrino, Iglesia de las Bernardas, la abadía cisterciense, palacios y casonas,  la Plaza porticada de la Alameda y nuestro objetivo principal que era la Catedral de Santo Domingo de la Calzada.

Pagamos una entrada de 4 euros y nos sumergimos en esta increíble catedral que ahonda sus orígenes en el siglo XII. Parece ser que la función principal era la de contener los restos de los Santos más venerados en el Camino de Santiago, entre ellos a Santo Domingo que había fallecido en 1109 y que había sido uno de los grandes personajes de la localidad con la creación de un Hospital de peregrinos y la construcción de un puente que les facilitara la salida. El retablo mayor que se trasladó a un lateral del templo es una joya del siglo XVI de Damián Forment, destacando la cantidad de elementos paganos  entre los pisos del retablo. 

El coro de la Catedral es una gran obra plateresca del XVI, así como la rejería del mismo, la silla abacial está ocupada por la figura de Santo Domingo. 

Y lo que todos vamos buscando es el gallinero, donde viven un gallo y una gallina como recuerdo del famoso milagro, y decimos viven porque son dos animales vivos y coleando. Nos dijeron que los cambiaban cada cierto tiempo, aunque no lo recordamos ahora. Todo este conjunto es gótico del siglo XV.

Y aquí os dejamos el cartel que hay junto al gallinero, de amores, desamores, muertes y mentiras y del milagro junto a Santo Domingo cuando el gallo cantó después de asado.

El sepulcro de Santo Domingo de la Calzada, frente al gallinero, es una obra en varios estilos y formatos. Muy interesante bajar a la cripta para ver cómo se asientan los pilares del sepulcro en ella, observar el sepulcro románico  con la mesa en la que se sustenta gótica  y  por encima una representación del santo.

Dimos un breve paseo por el claustro y salimos de nuevo al exterior a buscar una imágen de la Catedral en su exterior. La encontramos desde la Plaza Mayor. 

Ya solo nos quedaba buscar un lugar para comer y descansar nuestros cuerpos serramos, pues habíamos salido del hotel a las 8,30 de la mañana y eran las 15,30. No hablaremos del lugar que elegimos para comer porque fue la peor comida de nuestra estancia en estas tierras. Decidimos saltarnos Grañón, última localidad del Camino en la Rioja, para intentar visitar, en el camino de vuelta a Logroño, la Basílica de Santa María de Arcos en Tricio. Ya os contamos más adelante que tampoco fue posible. Y hasta aquí nuestra visita a Navarrete, Nájera, Cañas y Santo Domingo de la Calzada maravillosas localidades en el Camino de Santiago Francés a su paso por La Rioja.

 

 

 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS