Excursión a Kourion, Pafos (Unesco) y Petra tou Romiou. Chipre

La excursión de este día nos llevaría al oeste de la isla, conoceríamos algunos de los sitios arqueológicos más importantes y que además están declarados Patrimonio de la Humanidad desde 1980. La excursión la contratamos desde España y resultó ser la misma empresa de la que habíamos hecho a Chipre del Norte y que podéis leer en Excursión a Chipre del Norte: Salamina, Iglesia de San Bernabé y Famagusta; nos costó 36 euros por persona.  Bien es cierto que no vimos todo lo que nos hubiera gustado pero nos hicimos una idea considerable del pasado griego y romano de la zona.

 

Nos recogieron en Larnaca, nuevamente frente nuestro hotel y emprendimos camino hacia Limassol por la carretera dirección Pafos, nuestra primera parada sería en el sitio arqueológico de Kourion, seguiríamos hasta Pafos para conocer el sitio arqueológico de Kato Paphos y ver los maravillosos mosaicos de Nea Paphos y nuestra última parada la haríamos en Petra tou Romiou, lugar donde según los griegos Afrodita surgió de las olas. El mapa de la ruta os lo dejamos aquí.

KOURION- LIMASSOL

 

Nuestra primera parada fue en el Parque Arqueológico de Kourion, se encuentra cerca de Limassol en el pueblo Episkopi en una de las zonas de control de los ingleses en la isla. Kourion es uno de los reinos más importantes de la isla en la antigüedad y las excavaciones siguen descubriendo su pasado. Fue fundada por los griegos en el siglo XIV a.C. en una colina elevada a más de 100 metros sobre el nivel del mar dominando el fértil valle del río Kouris. Por ella pasaron asirios, persas, griegos, egipcios y romanos dándoles todos ellos momentos de esplendor hasta que la ciudad fue destruida por un terremoto a mediados del siglo IV d. C.

 

Os dejamos un plano de todo el sitio arqueológico, aunque nosotros nos centramos en las zonas más impresionantes del lugar. La entrada la llevábamos incluida en la excursión.

La Casa de Eustolios fue nuestra primera visita en el lugar y como veis en la fotografía se encuentra protegida por una espectacular estructura de hierro y madera.

Es una casa o mejor un complejo residencial, por el tamaño de la misma y los elementos que contiene, que debió pertenecer a un alto dignatario de la ciudad de finales del siglo IV o principios del siglo V d.C. Alrededor de los patios se sitúan todas las estancias, mas de treinta habitaciones y los baños termales tanto de agua fría como caliente en la parte alta, conservándose interesantísimos mosaicos en casi todas las estancias. Las vistas del mar desde la casa son impresionantes.

Junto con la casa anterior está la Casa de Aquiles y la Casa de los Gladiadores, que reciben este nombres por las escenas de los mosaicos que encuentran en ellas.

Pero para nosotros lo que más nos gustó fue el magnífico Teatro greco-romano, construido en el siglo II a. C y con modificaciones hasta el siglo II d. C.. Se representaban tragedias y comedias, en la actualidad y tras su restauración se utiliza para eventos culturales.

Si vais por libre El Museo arqueológico de Kourion se encuentra en el pueblo Episkopi a unos 4 kilómetros del yacimiento arqueológico, nosotros no pudimos verlo pero seguro que es muy interesante.

 

PAFOS

 

Volvimos al autobús y con unas vistas de paisaje mediterráneo espectaculares nos dirigimos a PafosPatrimonio de la Humanidad desde 1980 y que está dividido en dos sitios. El primero es La ciudad de Kato Paphos incluye los restos de la antigua Nea Paphos, ciudad Sagrada de Afrodita que fue la que visitamos y la necrópolis de Kato Paphos conocida como Tumbas de los Reyes que no tuvimos tiempo y nos sentó realmente mal no poder conocerla. El pueblo de Kouklia es el segundo sitio de este Patrimonio donde se encuentran las ruinas del Templo de Afrodita y Palaepaphos o Vieja Paphos y aquí es donde se encuentra la famosísima Petra tou Romiou o lugar del nacimiento de Afrodita., que nos dejó bastante indiferentes por el mal estado de conservación del lugar y el calor irrespirable que nos hizo ese día. Os recomendamos dedicarle a Pafos un par de días para poder visitar con tranquilidad todos los interesantísimos lugares de la zona.

Llegamos al puerto de Pafos y al yacimiento arqueológico de Nea Paphos, ciudad Sagrada de Afrodita. Pagamos los 4,50 euros de la entrada y aunque la guía hizo un recorrido con los que entramos decidimos hacer el recorrido por libre y con tranquilidad. En el Parque Arqueológico Nea  Paphos contiene restos y monumentos desde la prehistoria hasta la Edad Media pero los más representativos son de  época romana, sobre todo algunas villas con mosaicos espectaculares. 


Nea Paphos fue fundada a finales del siglo IV a.C. por último rey de la cercana Palaipafos, en el siglo III a.C. formó parte del reino ptolemaico  convirtiéndose en la población más importante de la isla. En el siglo I a.C, en el año 58, la isla de Chipre fue anexionada al Imperio Romano y siguió su esplendor hasta que en los terremotos del siglo IV d.C., comenzó su declive.

 

Hacía calor intenso e insoportable, además de ser la una del medio día, pero no quedaba más remedio que comenzar la visita. Nuevamente el yacimiento, muy extenso, nos fue regalando unas vistas del mar preciosas y los mosaicos de algunas de las casas o villas de la ciudad en las que se encuentran los mosaicos más bellos de la Isla de Chipre. En el mapa podéis ver la grandeza del recinto y la ubicación de las casas.


La casa de Dionysos datada en el siglo II d. C. y en su interior vimos los mosaicos más bonitos de la isla. Se la llamó casa de Dionysos porque el dios del vino aparece representado varias veces en la casa. Hay más de 500 metros cuadrados de mosaicos con temas mitológicos en su mayoría: Narciso, Ïcaro y Dafne, Poseidón, Dionysios, etc.

La casa está protegida con un tejado y cuando se estaba levantando la estructura en los años 70 del siglo XX se encontró un ánfora que contenía casi 2500 monedas de la época de los tolomeos, considerado como el mayor tesoro encontrado en la isla.

 

La casa de Teseo, junto a la anterior y también del siglo II d. C., cuenta con decoraciones geométricas y representaciones mitológicas, entre las que destacan Teseo matando al minotauro, que dio nombre a la casa o el nacimiento de Aquiles. Los mosaicos datan del siglo III y IV ocupando una superficie de 1400 metros cuadrados.

La casa de Aion y la Casa de Orfeo son del siglo IV,  siguen con los mosaicos mitológicos de gran belleza que hacen imprescindible su visita. El odeón y el ágora del siglo II d.C., también son imprescindibles, en medio de un paisaje mediterráneo a tope.

Tardamos casi dos horas en hacer el recorrido y se pueden echar otras dos más si el tiempo y el calor lo permiten. Queríamos haber ido a ver la Tumbas Reales pero no hubo tiempo. Ya nos quedaba relajarnos un rato en uno de los restaurantes del Puerto de Pafos con la brisa marina a la sombrita y pagar sin rechistar la clavada que nos dieron por dos cafés y dos aguas. Pafos es una zona cara para alojarse.

De nuevo en en el autobús emprendimos retorno hacia Larnaca pero antes hicimos dos paradas. La primera en el pueblo de Yeroskipou donde se elaboran las delicias de la isla de Chipre, nosotros no compramos pero sí los probamos. Una de estas paradas, fueron 15 minutos tan solo, en las que guía y conductor llevarán su parte de venta.

Y ya nos quedaba una última parada, en uno de los lugares más míticos de isla de Chipre, nos referimos a Petra tou Romieu. En este lugar cuenta la leyenda que es el lugar en el que emergió de las olas y la espuma del mar Afrodita, la diosa del amor y la belleza. Continua la leyenda y quien de tres vueltas a la roca será poseedor de la eterna belleza. 

Pero aquí también cuenta la leyenda que la roca fue tirada al mar por el héroe bizantino Digenis Akritas para hundir los barcos árabes que acosaban las costas de la isla.

La zona es realmente bella y uno de los tramos de costa más bonitos de la isla pero se encuentra demasiado deteriorada por la cantidad de gente que había en el lugar. En la parte alta hay un kiosco con pequeñas mesas y también hay un aparcamiento. Hay que bajar unas escaleras y pasar por debajo de la carretera para llegar a la playa, se nos olvidó en el hotel la bolsa con los bañadores y tan solo pudimos darnos un pequeño chapuzón de pies.

 

De vuelta a Larnaca quedaba descansar del día horroroso de calor pero hermoso de todo lo que habíamos visitado. Al día siguiente nos esperaba una visita a la única capital europea divida, Nicosia. Os lo contaremos en Nicosia, la capital europea dividida. Chipre. 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS