Kotor y su ciudadela. Montenegro (Unesco)

Llegamos en hora a Dubrovnick (Croacia) procedentes de Madrid y allí nos esperaba Dan, el conductor de la compañía Rideways, que nos llevaría a nuestro primer destino, Kotor. Los motivos de empezar el viaje de esta manera lo explicamos en el artículo: Viaje a la península Balcánica: Montenegro-Albania-Serbia mas Atenas.

El caso es que fue un traslado estupendo, con un buen coche y con un conductor (Dan) que se portó fenomenal con nosotros, ayudando con nuestros pasaportes en la frontera y explicándonos los sitios por donde pasábamos.

El paisaje bellísimo, no así la carretera, que se encontraba en algunos tramos en mal estado de conservación, Dan también tuvo la amabilidad de pararnos para tomar algunas fotos antes de llegar a Kotor y por fin, tras hora y media (media hora parados en la aduana) nos dejó en el punto mas cercano de nuestro hotel, ya que la ciudadela de Kotor está cerrada al tráfico. Nuestra valoración del transfer no puede ser mejor.

Nos acomodamos en el hotel Rendez Vous y dejamos nuestro equipaje para disponernos a conocer esta bella ciudad, a la que habíamos tenido ocasión de ver fugazmente a través de las ventanillas del coche y que nos había entusiasmado. 

Kotor es una de las ciudades medievales mejor conservadas del Adriático y con una belleza excepcional, tanto por el entorno histórico como por el entorno natural, siendo declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979 y dice así: "Situada en un puerto natural del Adriático, esta ciudad montenegrina fue en la Edad Media un importante centro comercial y artístico con afamadas escuelas de albañilería y pintura de iconos. Muchos de sus monumentos –comprendidas las murallas y cuatro iglesias románicas– fueron gravemente dañados por un terremoto en 1979. Su restauración posterior se debió en gran parte a la ayuda proporcionada por la UNESCO". Se encuentra en un puerto natural, dentro de una de las bahías más bellas del mundo. 

Pero además desde el año 2017 la ciudad de Kotor es también Patrimonio de la Humanidad dentro de las "Fortificaciones venecianas de defensa de los siglos XVI al XVII: Stato da Terra – Stato da Mar Occidental", compartido con ciudades de Italia y Croacia.

 

UN POCO DE HISTORIA

Antigua ciudad fortificada mencionada por primera vez en el año 168 a.C. Probablemente era una fortaleza para los piratas ilirios que asaltaban la costa, colonizada más tarde por los antiguos romanos que le dieron el nombre de "Acruvium". El emperador romano Justiniano fortificó la ciudad en el siglo VI, más tarde, fue conquistada por bizantinos y otomanos, pero los que realmente le dieron forma a la ciudad fueron los venecianos, que durante cuatrocientos años de dominio, desde el siglo XV al XIX, aplicaron su arquitectura y la llamaron: Cattaro. Posteriormente, los franceses y los serbios fueron los nuevos ocupantes de la ciudad.

 

Kotor es un destino obligado de Montenegro. Tiene una pequeña población de aproximadamente 5.000 personas y los cruceros llegan desde el mar Adriático a esta ciudad todos los días entre los meses de abril y noviembre, por lo que sus preciosas calles empedradas están concurridas por más turistas que lugareños. El Stari Grad (Ciudad Vieja) de Kotor es un laberinto de iglesias de la Edad Media, plazas con encanto y palacios venecianos. Está cercado por las murallas que serpentean por un acantilado de piedra caliza, convirtiéndose en uno de los lugares más espectaculares de Montenegro.

NUESTRA VISITA

Lo mejor que se puede hacer en Kotor es dejarse perder, sin seguir una ruta premeditada y disfrutar del laberinto que componen sus sinuosas calles. Pronto, uno se familiariza con cada rincón y con cada portada de edificio, hay muchas antiguas iglesias para contemplar, palacios para visitar y muchas sombreadas plazas donde saborear un café. No obstante, mencionamos los monumentos y lugares que no se deben dejar de ver:

 

- Las Murallas, que conservan la práctica totalidad de los elementos medievales, torres, puentes levadizos, fosos, etc. Tienen 4,5 kilómetros de perímetro, y una altura de 260 metros en lo alto de la montaña, donde se cierran las murallas en torno a la Fortaleza de St. Jovan. Para subir aquí, se necesita estar en buena forma física pues hay que subir los 1355 escalones hasta el castillo, lo que supondría subir por las escaleras un edificio de 60 pisos.

Además del esfuerzo, hay que pagar la nada desdeñable cantidad de 8€ por la entrada. Nos imaginamos las bellas vistas que se deben observar desde arriba, pero desistimos de hacerlo. Su construcción comenzó en el siglo IX y hasta el siglo XV finalmente no se cerró el perímetro de la fortaleza, los muros son de hasta 15 metros de ancho y 20 metros de altura en algunos puntos. En la mitad del camino de ascenso se encuentra una iglesia, construida en 1518 por los sobrevivientes de la plaga del siglo XIV y que se convirtió en un sitio de peregrinación. Las murallas tienen tres puertas, una en el centro que es la principal y dos en los extremos.

 - La Puerta del Mar (Vrata od Mora) es la puerta principal del casco antiguo y la más majestuosa, en la que se puede leer la inscripción (en latín):  No queremos lo que pertenece a otros, pero lo nuestro no lo rendiremos nunca”. Desgraciadamente cuando fuimos nos la encontramos en fase de restauración. 

- La Puerta Norte (o del río) es quizás la más bonita, gracias al precioso puente de piedra sobre el río Skurda y su todavía conservado foso y puente levadizo. También estaba siendo restaurada. Esta fue por donde entramos a la ciudadela, después de que nuestro conductor nos dejara enfrente.

 - La Puerta Sur (o Gurdic) que es la menos conocida, ya que da directamente al mar y se encuentra al final de la ciudadela.

- La Plaza Armory, (Trg od oružja) o Plaza de Armas, se accede a ella, mediante un pasaje abovedado después de haber traspasado la Puerta del Mar

En uno de los lados hay un relieve gótico del siglo XV, que representa a la Virgen y a Cristo en el trono. Una vez se entra en la plaza, se observa la fascinante Torre del Reloj construida en 1602, cuyo mantenimiento se realiza por la misma familia de relojeros desde su construcción. Como curiosidad sólo se ha parado una vez y fue durante el seísmo de 1979. La torre, eso sí, está ligeramente ladeada por el efecto de varios terremotos sobre sus cimientos.

En el extremo izquierdo de la plaza está el llamado "arsenal veneciano" o antiguo depósito de armas. A la izquierda del arsenal está el Viejo Ayuntamiento, que data de 1762, convertido en teatro durante la invasión napoleónica, y prácticamente único vestigio del efímero paso francés por la ciudad. Fue completamente remodelado en estilo neoclásico en 1904 y actualmente es un hotel de lujo.

 

 - El Palacio Ducal de estilo veneciano del siglo XVIII. Está situado junto a la torre de guardia y ocupa prácticamente toda la fachada oriental del casco antiguo de la ciudad.

El edificio posee una balconada cubierta con columnas renacentistas, fue en su momento residencia del Preboste veneciano y más tarde utilizado por los militares, sirvió como almacén y prisión. Es uno de los monumentos arquitectónicos más importantes de Kotor.

 

Otros elementos de gran belleza que están asentados en esta plaza son:

 

- El Palacio Bizanti, construido en el siglo XIV, sufriendo varias remodelaciones hasta el siglo XVII. La primera parte del palacio fue construida en estilo románico, pero numerosos terremotos, restauración, expansión y reconstrucción del palacio llevaron a lo que ahora es una mezcla arquitectónica que contiene las ideas de diferentes épocas y géneros. El marco del edificio se ha conservado hasta la actualidad, es del año 1641.

 

- El Palacio Beskuća, destaca por su portal de estilo gótico florido, donde se halla el antiguo escudo de armas de la familia, que representa una serpiente enroscada alrededor de un árbol, con un niño en su boca y la inscripción: “Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?” alberga en la actualidad el Archivo Histórico de Kotor.

Y dirigiéndose hacia la Catedral de la ciudad, a la derecha de la Plaza de Armas, hay que pasar por otra preciosa plaza.

 

 - La Plaza de la Harina, la antigua plaza comercial que se llama así por los almacenes que había antes aquí, donde se encuentran los palacios Buca y Pima, en el primero es posible distinguir varios estilos arquitectónicos. El primer piso más antiguo, construido en el siglo XIV, está configurado en estilo romano-gótico, el segundo piso con elementos puramente góticos: ventanas dobles y triples arqueadas, y por fin, el tercer piso construido en el siglo XVIII, con elementos del barroco y el renacimiento.

Respecto al palacio Pima, observamos que fusionó los mejores elementos del barroco y del renacimiento, construido en el siglo XVIII, destaca el pórtico con el escudo de armas de la familia Pima, la terraza en el frente y el sistema de escaleras y galerías.

Desde la Plaza de la Harina ya se distingue el verdadero centro neurálgico de la ciudad...

 

- La Plaza de la Catedral de San Trifón del siglo XII y de rito católico, una de las catedrales románicas más antiguas de Europa, aunque los sucesivos terremotos han ido convirtiéndola en un curiosa mezcla de estilos: fusión de románico, renacentista y barroco, sobre los cimientos de una pequeña iglesia románica del siglo XII, también dedicada al patrón de Montenegro. Llegó a poseer en su momento, una reliquia del santo del siglo III, su cabeza.

Tras el terremoto de 1667, sufrió numerosos daños e intentaron reconstruirla pero, por desgracia, se quedaron sin fondos y de las dos torres de campanario reconstruidas en estilo barroco, una quedó inacabada.

Conviene una visita al interior del templo ya que se guardan muchos tesoros valiosos y reliquias. El altar de piedra cubierto de oro y plata, hecho en Venecia tiene un tabernáculo sostenida por tres columnas hechas de mármol rojo. El museo es interesante de ver, así como las vistas de la ciudad desde sus terrazas.

En esta misma plaza se asienta uno de los palacios ancestrales más antiguos de Kotor ya que data del siglo XII, el Palacio Drago, con estilo arquitectónico gótico y cuyas ventanas y puertas están decoradas con hermosos elementos decorativos en los que el dragón es el protagonista.

 

- La Plaza del Museo Marítimo con el Palacio Grgurina, de estilo barroco del siglo XVIII y la fuente Karampana, la única fuente de agua de la ciudad en la antiguedad, en torno a la cual las mujeres se reunían para lavar las ropas.

 

- Plaza de San Lucas, donde se encuentra la iglesia del mismo nombre, una de las más antiguas de Montenegro ya que data del siglo XII y que tiene bastante particularidad ya que es utilizada tanto por el rito ortodoxo como por el católico, desde que el gobierno de Venecia lo dictara en el siglo XVIII. Tiene mezcla de estilo románico con el bizantino.

La otra iglesia que se encuentra en esta plaza es la ortodoxa de San Nicolás, el patrón de los marineros y viajeros. Fue construida en el siglo XX en estilo neobizantino y junto a la entrada principal hay dos altos campanarios.

Muy interesante su interior con obras de arte, entre las que destaca el icono particularmente valioso de la Madre de Dios "de las tres manos". 

 

- Los gatos de Kotor, son el símbolo no oficial pero adoptado de Kotor, se los puede ver vagabundear a la vuelta de cada esquina e incluso debajo de las mesas de los cafés y restaurantes.

A los lugareños no les gusta que los visitantes alimenten a estos gatos en su mayoría callejeros, así que procurad no hacerlo. Eso si, estos animales, recreados por doquier en tiendas de souvenires e incluso en galerias de arte, tienen su propio Museo del gato, un museo curioso de los pocos que habrá en el mundo, que cuenta con una colección de fotos de gatos con mandatarios, dictadores, personajes, peliculas, grabados, cuadros, carteles, monedas, etc.

Bien, como hemos dicho anteriormente, el visitante de Kotor debe saber encontrar rincones con atractivo, sin dejar llevarse por un recorrido premeditado, la cámara fotográfica siempre a punto y saber que el encanto de esta ciudad no esta solo en el encanto de sus vestigios históricos, sino de un paisaje natural excepcional.

La deslumbrante franja costera, donde el verde de las montañas se combina con los tonos grises de las fachadas de la ciudad y los intensos azules del Adriático da lugar a que "Boka", como se conoce a la bahía de Kotor, nos regale una de las vistas panorámicas más hermosas de toda Europa. Pero eso lo contaremos en el siguiente artículo: Bahía de Kotor (Unesco) en barco: Perast y sus islas. Montenegro 

 

 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS