Cidade Velha (UNESCO) en Isla de Santiago. Cabo Verde

Ribeira Grande, hoy Cidade Velha es la ciudad más antigua de Cabo Verde y está en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde el año 2009, siendo el único patrimonio de la isla. Aquí comenzó la historia del archipiélago. Cidade Velha significa ciudad vieja y tiene más de 500 años. Allí nos dirigimos para efectuar la primera visita dentro del circuito a la isla que contratamos con un taxista de la localidad y que relatamos en: Isla de Santiago. Lugares de interés (I). Cabo Verde.

Antes de llegar a la ciudad, hicimos una parada en el magnífico Castillo de San Felipe, construido en honor al rey de España y en aquellos momentos también de Portugal, el monarca Felipe II. La Fortaleza Real de Sao Felipe (nombre original) fue construido en el siglo XVI para proteger a la ciudad contra los piratas, sobre todo después de una visita particularmente destructiva de Sir Francis Drake en 1585. Esta impresionante fortaleza tiene unas hermosas vistas sobre la tierra y el mar y se puede visitar pagando una entrada de 200 CVE.

En 1712 la ciudad y el castillo fueron saqueados e incendiados por el corsario francés Cassard obligando a pasar la capitalidad a Praia. El castillo que se ve ahora, en realidad es una reconstrucción. Desde 1980 y mediante fondos públicos de la Agencia de Cooperación Internacional, han sido precisamente España y Portugal quienes lo han vuelto a levantar y reconstruir.

La fortaleza tiene planta en forma de trapecio, con murallas de piedra y dos bastiones pentagonales completos en las esquinas este y oeste del castillo. La construcción corresponde al tipo de fortaleza renacentista debido a sus murallas inclinadas.

En posición dominante sobre la ciudad, a 120 metros sobre el nivel del mar, tiene unas excepcionales vistas, tal es así que la residencia del gobernador de la isla se situaba en lo alto de la muralla en una casa que domina el horizonte.

Bajamos a la ciudad por la carretera y aparcamos en el mismo centro. Nada más llegar, nos dimos cuenta que de la antigua ciudad próspera que existía, solo queda una población de aldeas que viven entre las ruinas de numerosas iglesias y de la Fortaleza que sigue vigilante desde la colina de atrás. Sus habitantes aún son pobres, aunque se realizan esfuerzos para desarrollar un potencial turístico en la ciudad y se está convirtiendo en un lugar encantador, con cafés en la orilla del mar (no os perdáis tomar un café mirando al mar), brillantes barcos de pesca en el puerto, una oficina de información turística y un centro cultural.

Durante siglos, Ribeira Grande, hoy Cidade Velha, tuvo un papel predominante, por aquí pasaron navegantes y aventureros, sacerdotes y caballeros, en busca de fama, gloria y almas perdidas. Fue el puerto de escala de los mayores viajeros de la época, como el navegante Vasco da Gama, que aquí atracó en 1497 en su viaje buscando un camino marítimo hacia la India, o Cristóbal Colón que un año más tarde recalaba aquí para realizar su tercer viaje a las Américas.

Pero el máximo esplendor de la ciudad se produce sirviendo de punto de abastecimiento para el comercio trasatlántico de esclavos entre África y América. En la plaza de Cidade Velha aún se conserva el Pelourinho (picota), punto de exposición y castigo de seres humanos. Testigo de días gloriosos y de otros que avergüenzan. Este viejo vestigio de roca todavía se mantiene de pie desde 1520. Constituido por una columna de mármol blanco de estilo gótico, la columna está rematada por la esfera armilar que es el símbolo de los navegantes y una cruz. Al fin y al cabo, todo un fedatario de la historia.

Pero lo más importante de esta vieja ciudad, es que conserva aún parte del impresionante trazado original de la primera calle urbanizada por europeos, la famosa Rua Banana. Los años han pasado pero se mantiene el encanto de entonces.

Casas de piedra con puertas y ventanas de colores que llevan a las ruinas del antiguo centro monumental, la iglesia de Nossa senhora do Rosario y el convento de San Francisco.

Una calle del viejo mundo y desde luego única. Hay mucha historia aquí y merece la pena un tranquilo paseo por ella. Algunas de las casa han sido restauradas y ofrecen habitaciones.

En esta calle vivían los grandes propietarios de tierras de las islas de Santiago y de Fogo. En paralelo a la rua Banana existen otras dos calles: la rúa Carrera y la rúa de Nuestra Señora del Rosario, donde se encuentra la iglesia del mismo nombre, sede de la congregación de los hombres negros de la ciudad. La Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, erigida en 1495, es la iglesia colonial más antigua del mundo a la que no pudimos acceder por encontrarse cerrada por reformas.

El valle de Ribeira Grande experimentó con nuevas formas de agricultura colonial en el límite entre los climas templados y tropicales y se convirtió en una plataforma para la aclimatación y diseminación de especies de plantas en todo el mundo. Hoy desgraciadamente apenas existe agricultura. La UNESCO dentro de los criterios que utilizó para catalogarla como Patrimonio Mundial de la Humanidad dice de Cidade Velha lo siguiente:"Ribeira Grande está directamente asociada con la manifestación material de la historia de la esclavitud y el tráfico de los pueblos africanos, y con sus considerables consecuencias culturales y económicas. Ribeira Grande fue la cuna de la primera sociedad criolla mestiza en toda regla. La cultura criolla se extendió luego por el Atlántico, adaptándose a los diferentes contextos coloniales del Caribe y las Américas."

Solo nos quedaba ver las ruinas de la Catedral que estaban en la salida de la ciudad, así que al finalizar nuestra visita de Ciudade Velha, nuestro conductor paró unos minutos en ellas antes de continuar el viaje. El inicio de la construcción de la única catedral de Cabo Verde fue en 1556 y totalmente construida alrededor de 1705. Poco tiempo después, en 1712 fue saqueada, quemada y arrasada por corsarios franceses comandados por Jacques Cassard.

Es una Catedral con características del renacimiento tardío, compuesta por una nave y un doble crucero. Hoy, las ruinas consolidadas permiten al visitante una mejor apreciación de su dimensión. Queda sólo parte de la fachada del edificio. El último arco se derrumbó en 2002. Sin embargo, la Catedral es un símbolo destacado de la historia de Cabo Verde y del mestizaje. Fue la primera Catedral construida en África, y sigue siendo hoy la única Sede de Cabo Verde

A partir de aquí, continuaríamos nuestro viaje alrededor de la Isla de Santiago.

 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS