Aracena y su sierra (UNESCO). Huelva

La Sierra de Aracena junto con los Picos de Aroche forman un Parque Natural que ocupa la zona occidental de Sierra Morena y por lo tanto es parte de la Reserva de la Biosfera de las Dehesas de Sierra Morena (2002). Ubicado en el norte de la provincia de Huelva, el Parque ocupa una superficie aproximada de 187.000 hectáreas, surcado por una red fluvial recogida en tres cuencas hidrográficas: la del Guadalquivir, la del Guadiana y la del Odiel.

Se caracteriza por poseer una extensa masa forestal, alta pluviosidad, un clima suave y un patrimonio natural y cultural que despierta la curiosidad y el interés del visitante. Así que allá nos fuimos, para hacer una ruta por sus inmediaciones. Nuestro objetivo era llegar al pueblo de Aracena, pero antes fuimos con el coche a observar el paisaje desde alguno de sus miradores.

Cómo llegar a Aracena

En coche:

- Desde Huelva: Por la carretera N-435 un recorrido de casi dos horas para hacer un trayecto de 120 kilómetros y que atraviesa mucha parte de la Sierra. Se puede ir más rápido por la A-461 y posteriormente la A-479 en una hora y medio y 100 kilómetros de recorrido.

- Desde Sevilla. Por la autovía de la Plata (A-66) y posteriormente la N-433 en hora y cuarto y 90 kilómetros de recorrido.

En autobús:

Compañía DAMAS

- Desde Huelva salen autobuses desde la estación de autobuses a varias horas. Precio: 11,23€

- Desde Sevilla salen autobuses desde la Plaza de Armas a varias horas. Precio: 7,67€

Qué ver en la Sierra de Aracena

 

El paisaje cambia en función de la altitud y humedad. En la parte más baja, las dehesas pobladas de encinas que predominan en este entorno serrano han favorecido la cría del cerdo ibérico. En  zonas medias, las encinas son sustituidas por alcornoques y en las de mayor altitud son frecuentes los bosques de robles y castaños. En las riberas de los ríos se observan chopos, fresnos, sauces y alisos. Una variedad forestal que también proporciona una interesante y variada fauna.

 

Mirador de la Dehesa

 

Para observar la inmensidad y belleza de este lugar, nos dirigimos al Puerto del Alájar, uno de los lugares más bellos del conjunto serrano, rodeado por paisajes casi imposibles de describir y a la vez originales. Allí se encuentra el más famoso mirador de la dehesa de la Sierra de Aracena, donde se obtienen unas de las panorámicas más bellas de esta comarca. Se encuentra a unos 840 metros de altitud, en la carretera que conduce desde Alájar hasta Fuenteheridos. No tiene pérdida ya que se encuentra indicado.

Este mirador, que se ha convertido en un punto de referencia para los turistas que visitan el Parque Natural en cualquier época del año, se encuentra perfectamente acondicionado con paneles de información, bancos para descansar y rodeado por la vegetación autóctona de la zona, en el empedrado del suelo figura dibujado la provincia de Huelva. Parar unos minutos allí, merece la pena para apreciar las bellas panorámicas de la zona sur de la Sierra. Sus vistas alcanzan al corazón de la Sierra de Aracena e incluso de la vecina Cuenca Minera de Riotinto.


Increíble la sensación de placidez al observar el paisaje desde este mirador. Hinchamos pulmones, hicimos fotos y andamos un poco por aquel paraje extraordinario. Estar contemplando aquella explosión de naturaleza produce una sensación apasionante y, a la vez, difícil de olvidar de la naturaleza serrana, más cuando lo puedes hacer en solitario, solo acompañado por el canto de los pájaros que cohabitan en la zona.

 

Después de haber observado esta maravilla natural, nos quedaba disfrutar del interesante patrimonio de las villas serranas de esta Sierra de Aracena, que los protege de los vientos húmedos del Atlántico, cita ineludible para el visitante del Parque y ese era nuestro siguiente objetivo, así que pusimos rumbo al pueblo de Aracena.

 

Qué ver, qué hacer y qué visitar en Aracena

 

Aracena es la capital de esta región, próspera y antigua ciudad de mercado y que posee un centro histórico rico en monumentos y un blanco brillante en el encalado de sus casas. 

 

Plaza de San Pedro

 

Nosotros aparcamos nuestro coche en las inmediaciones de la Plaza de San Pedro, espacio cívico que cuenta con bonitos y variados espacios ajardinados y que da la bienvenida cada año a los miles de visitantes que acuden a visitar el pueblo. Poblada de palmeras, naranjos y esculturas. Efectivamente, esculturas, pues entre sus rincones se encuentra un Museo de Arte Contemporáneo al aire libre con interesantes esculturas de autores contemporáneos de primer nivel. Este Museo de Arte Contemporáneo al Aire Libre de Aracena ha convertido a este pueblo en el primero de Andalucía con un Museo estas características y el mayor de toda España en cuanto número de piezas que lo componen. Iniciativa del famoso escultor nacido en la localidad, Pepe Noja y del  propio Ayuntamiento.

Al fondo de la plaza se distingue una iglesia blanca como la nieve, con un interesante adorno de azulejos en una de sus paredes. Se trata de la Ermita de San Pedro, templo mudéjar construido entre los siglos XV y XVI cuya función en aquel tiempo era la de cristianizar a los moriscos que habitaban en el barrio, ya que este lugar fue el asentamiento de la potente colonia judía y morisca que durante la edad media estuvo asentada en Aracena.

Otro monumento que nos llamó la atención fue el de los Lavaderos de la Fuente del Concejo, obra civil de 1923, realizada por el arquitecto sevillano Aníbal González que debido a su amistad con el Marqués de Aracena, realizó varias obras en el municipio.

 

Gruta de las Maravillas

 

Es la principal atracción turística de Aracena, en pleno casco urbano, con una entrada también diseñada por Aníbal González es una de las cuevas de mayor belleza y vistosidad de España y Europa, visitada por miles de turistas cada año de muy variadas nacionalidades. Un paisaje subterráneo lleno de estanques, estalactitas, estalagmitas, y yesos excéntricos. Una gruta preciosa que impresiona y cautiva a todo aquel que se adentra en ella.

Tiene más de 2 km de galerías, aunque el recorrido al público no supera el kilómetro, la Gruta de las Maravillas están abiertas al público desde 1914. En temporada alta, es conveniente sacar las entradas con antelación, pues solo hay cuatro pases diarios. Para tener más información, consultad su página web: ENTRADAS GRUTA DE LAS MARAVILLAS

Hay que tener especial atención para bajar y después subir 95 escalones. Como curiosidad contaros que ha sido el escenario natural donde se ha rodado la película "Viaje al centro de la Tierra".

 

Plaza Alta

 

La verdad es que nos dio mucho respeto el tener que subir por empinadísimas cuestas a las inmediaciones del castillo (ya no somos unos jóvenes), donde se encuentra la Plaza Alta, y nunca mejor dicho, porque desde luego que está alta, su camino es digno de escaladores o de los senderistas más aventajados. Menos mal que encontramos la solución para no esforzarnos en subir a lo alto del pueblo, porque hay que tener muy buenas piernas para recorrer Aracena, sobre todo si eres intrépido y decides subir a pie al Castillo.

 

Un trenecito turístico que sale de las inmediaciones de la Gruta de las Maravillas, hace el recorrido por toda la parte alta del pueblo, llegando hasta el castillo, haciendo allí una parada y con indicaciones en varios idiomas mediante auriculares de todos los monumentos por donde pasa por un precio de 4€.

 

Nos montamos en el trenecito y llegamos a la Plaza Alta, originalmente la plaza central de Aracena, suavemente inclinada cerca de la cima de la ciudad alberga el llamado Cabildo viejo, un atractivo edificio que albergó el antiguo ayuntamiento del siglo XV, edificio de planta cuadrangular con portada es de estilo renacentista. Actualmente es la sede del Centro de Interpretación del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche.

Justo frente al Cabildo viejo pero a un nivel inferior y separado por un muro de piedras y ladrillo rojo con una fuente de mármol empotrada en el centro, se encuentra la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, edificio singular cuya construcción se iniciaría en la primera mitad del Siglo XVI que constituye uno de los ejemplos más notables de la arquitectura renacentista de la provincia.

Son de interés algunas casas que rodean la plaza, al tratarse de edificaciones antiguas que van desde el siglo XVI al siglo XVIII.

 

Seguimos en el trenecito hasta llegar al punto más alto y más monumental de la ciudad. En la cumbre del cerro donde se asienta la fortaleza y la iglesia Prioral de Aracena. Esa zona estuvo poblada desde la Alta hasta la Baja Edad Media, pero también se descubrió la existencia de un importante asentamiento islámico de la época califal del siglo X, de los reinos de Taifas del siglo XI y de la etapa almohade (siglos XII-XIII), previa a la conquista lusa y posterior reconquista, donde pasó a pertenecer a Castilla como tierra realenga e integrada en el Concejo de Sevilla.

 

El Castillo de Aracena

 

El castillo cuyas ruinas observamos en la actualidad, fue construido a mediados del siglo XIII sobre una fortaleza almohade y se mantuvo en uso hasta principios del siglo XVI, cuando fue perdiendo su función militar. La fortaleza de Aracena estaba dividida en patio de armas y alcázar, separados por una muralla donde destacaba la Torre Mayor.

La Torre Mayor se ubica en la zona más alta del recinto fortificado, siendo concebida para ser el último reducto de la defensa, capaz de resistir en el caso de haber sido capturada la fortaleza. Tiene una planta cuadrada y contaba con dependencias interiores. Su altura es de aproximadamente 16 metros.

La verdad es que el Castillo tiene muy poco que ver porque se encuentra en reformas y no hay apenas nada, pero las vistas desde allí son magníficas.

 

Iglesia Prioral de Nuestra Señora del Mayor Dolor

 

Justo al lado se encuentra la Iglesia Prioral de Nuestra Señora del Mayor Dolor, construida aproximadamente un siglo después del Castillo, la iglesia es un híbrido gótico-mudéjar que combina un interior de bóvedas de crucería con una atractiva tracería de ladrillo en la torre, que destaca por su clara influencia islámica.

Destaca la torre campanario de estilo mudéjar con una decoración que simula a la Giralda de Sevilla. En su interior destaca el camarín de estilo neoclásico construido en el siglo XVIII dentro del ábside, que acoge la imagen de la Virgen del Mayor Dolor, Patrona de Aracena.

Acabada la visita a la parte alta de la ciudad, nuevamente paseamos por la parte baja hasta llegar a un museo muy particular.

Museo del Jamón

 

En el Museo del Jamón de Aracena se puede conocer más sobre la tradición chacinera de la zona. El jamón por el que es famosa la sierra recibe su debido reconocimiento con este moderno museo. Se explica por qué el cerdo ibérico de bellota da esa carne tan suculenta, de la importancia de los pastos nativos en los que se crían y de los métodos tradicionales y contemporáneos de sacrificio y curación.

El Museo del Jamón de Aracena abre sus puertas a los secretos mejor guardados de uno de los productos estrella de la gastronomía española. Todo ello a través de un moderno sistema de paneles informativos,aplicaciones multimedia y un audiovisual en el que se explica por qué esta comarca es cuna de la industria del cerdo ibérico y atesora un rico patrimonio etnográfico en torno a este animal y sus derivados.

 

Además, con la entrada al museo, se invita a a los visitantes a 'comer' con una degustación gratuita de jamón de bellota local. Para más información, consultad su página web: MUSEO DEL JAMÓN DE ARACENA

 

Concluida la visita al museo fuimos a comer, la peor comida de nuestros diez días de ruta por la provincia de Huelva,  volvimos a nuestro coche para continuar nuestro camino.

 

 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS