Nin y la Catedral más pequeña del mundo.

DÍA 6 DE JUNIO DE 2012

 

Situada a tan solo 20 km. de Zadar, Nin es una minúscula ciudad medieval que está construida sobre un islote, unida por un único puente al territorio croata. Antiguamente dedicada a la producción de sal y que aún hoy, sigue realizando esta labor con métodos tradicionales hizo próspera a Nin. Nosotros aparcamos junto al puerto de pescadores al lado de un restaurante con terraza y empezamos nuestra visita. 

 

Lo primero que destaca una vez traspasas la puerta de entrada al pueblo es La Iglesia de la Santa Cruz, llamada "la catedral más pequeña del mundo" que es el más valioso monumento conservado de la arquitectura religiosa croata y el principal símbolo de Nin. Fue construida en el siglo IX, en el período paleocristiano pequeña que se haya construido, alrededor del año 800, en el área de una antigua basílica romana, destruida durante las invasiones bárbaras de Dalmacia en el siglo VI y probablemente fue la sede del obispo en el momento.

Sus medidas son las siguientes: 7,80 m de largo, 7,60 metros de ancho y 8,20 metros de altura (medidas interiores) y las paredes son de 57 cm. de espesor. Durante el reinado de reyes croatas sirvió de capilla de la corte del Duque. Una serie de tumbas medievales fueron descubiertas alrededor de la iglesia. 

 

Esta pequeña iglesia, gracias a la posición de sus ventanas y el ángulo de la caída de la luz es una especie de calendario, y de acuerdo a los rayos del sol, puede determinarse la fecha exacta del solsticio y equinoccio.

El pueblo tiene más iglesias e incluso un museo con reliquias de entre las que destaca una moneda de plata de las que se supone recibió Judas, pero estábamos ya un poco cansados para seguir recorriendo monumentos, así que una vez terminamos de admirar la "pequeña catedral" fuimos a comer al restaurante donde habíamos aparcado.

Desde allí decidimos acercarnos a una playa calmada a darnos un bañito antes de seguir camino, las playas de Nin habíamos leído que tenían fama de ser de aguas calmadas y de arena, no de piedra.

Y efectivamente nos bañamos en un playa de tres kilómetros de longitud . La tradición dice que la esposa del primer rey croata, Tomislav, se enamoró de esta playa y siempre que podía la visitaba para disfrutar de momentos relajantes y especiales. La playa como no podía ser de otra manera recibió el nombre de Playa de la Reina. La belleza del paisaje que incluso se puede contemplar desde el agua, ya que cubre muy poco, es fascinante. No obstante, en el canal de televisión Travel Channel estadounidense, la Playa de la Reina está considerada como de las más bellas playas del mundo.

Nos sentó fenomenal el baño, ya que el día acompañaba con un sol radiante y apenas viento. Estuvimos más de dos horas disfrutando de las limpias aguas de este lugar y retomamos la ruta, queríamos llegar al Parque Nacional de Plitvice antes del anochecer, nos separaban 130 Kilómetros. Pero antes de partir hacia allí, hicimos una nueva parada en las afueras del pueblo. Se trataba de la Iglesia fortificada de San Nicolás.

 

Esta pequeña iglesia ( las medidas son muy similares a las de la Iglesia de la Santa Cruz) está construida sobre un montículo de tierra que se eleva sobre el campo, donde se han encontrado tumbas prehistóricas. Data de finales del siglo XI y principios del siglo XII. Debido al peligro con los turcos, se complementó el templo con una corona defensiva con ocho almenas en el siglo XVI, que sirvió como torre de vigilancia. La Iglesia de San Nicolás es el único ejemplo conservado de la arquitectura de principios del románico en Dalmacia. Bien valía una breve parada y fotografiarla para el recuerdo.

Y ahora sí, arrancamos el coche y nos dirigimos hacia Plitvice para acabar el día.

 

 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS