Allariz, su Reserva de la Biosfera y... Sus Leyendas. Ourense

Al visitar Ourense y parte de su provincia no podíamos dejar de visitar lo que es nuestra predilección, los Patrimonios de la Humanidad y las Reservas de la Biosfera, por eso organizamos una visita a Allariz, cuyo área fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 2005. Situada a poco menos de 25 Km de Ourense capital y que además es Conjunto Histórico Artístico. Motivos más que suficientes para acercarnos allí. 

El área de Allariz según UNESCO "es especialmente importante por sus valores culturales y por su uso sostenible de los recursos, que permiten la conservación de la fauna y flora local". Las reservas de la biosfera son áreas representativas de uno o más ecosistemas, no alterados por la acción de los seres humanos o que requieran ser preservados y restaurados y éstas son características de esta zona donde el espacio está rodeado por un borde montañoso y por el macizo granítico de Allariz. Se pueden encontrar hasta tres tipos de paisaje de especial interés: las veigas, tierras situadas en los márgenes de los ríos Limia y Antela con vegetación herbácea y de matorral, las touzas, un mosaico de prados y zonas cultivadas separadas por masas forestales; y los sebes, bosques mixtos de roble común y melojos, árboles con más de 20 metros de altura también llamados rebollos.

Allariz tiene reconocimientos como el Premio Europeo de urbanismo pues cuida su herencia cultural y su patrimonio histórico siendo uno de los pocos lugares de Galicia en los que se mantienen las actividades y prácticas tradicionales, favoreciendo la conservación del entorno. Pero además es ciudad de Reyes, Alfonso VII la dotó de fueros, se dice que aquí nació Fernando III el Santo y su hijo Alfonso X el Sabio pasó parte de su infancia y se educó aquí, aprendiendo el portugués que entonces se hablaba en la zona y que le serviría para posteriormente componer algunas "Cantigas".

 

Pues con todos estos condicionantes madrugamos y fuimos a hacer nuestra visita. El trayecto desde Orense fue corto, de unos 25 minutos, pues se llega por la autovía A-52 y nos presentamos en el pueblo poco antes de las 09:30 h. Desde luego se notaba que era domingo con apenas gente por sus calles. Como siempre la amabilidad de los ourensanos hizo que uno de ellos se acercara a nosotros una vez aparcamos el coche y nos diera extensas explicaciones sobre el pueblo y alrededores, una verdadera delicia encontrarse con gente tan amable.

El itinerario del recorrido del pueblo lo hicimos tal y como nos indicó el amable vecino de la localidad desde la bella Praza Maior, donde se ubican la románica Iglesia de Santiago (siglo XII), templo de reyes construido en época de Alfonso VI, y A Paneira o Monte de Piedade, institución de crédito para los agricultores que funcionaba entre los siglos XV y XVIII. También es de resaltar la hermosa fuente de dos caños, situada en el Pazo de los Enriquez.

Nos dejamos perder entre las bellas calles del pueblo, llamándonos mucho la atención la excepcional calzada de piedra y su conservación. En una de las esquinas distinguimos la Iglesia de San Pedro, otro ejemplo románico, construida a finales del siglo XII con aspecto de fortaleza y por lo tanto levantado como edificio defensivo.  Mantiene una recia torre campanario y en sus muros ventanas saeteras.

Hicimos una parada para desayunar en el único café que vimos abierto, eran las 10:00 h de la mañana y al no poder entrar en ninguna Iglesia hasta las 13:00 que daban misa, decidimos hacer caso a nuestra amiga de Facebook Trinidad Fuenteseca que nos indicó prácticamente todos los sitios que visitamos de Ourense y nos recomendó ir a Santa Mariña de Augas Santas, a solo 7 kilómetros de Allariz y perteneciente a su consello. Aunque habíamos visto las indicaciones en la carretera y teníamos el GPS, preguntamos a una deliciosa anciana que se acercó y nos dio información del lugar. Con la amabilidad que caracteriza a los "galleguiños" y su acento tan tierno, nos informó mejor que cualquier guía, además de que ella también iba para allá para escuchar misa de 12. Le ofrecimos llevarla y renunció con risas, ella lo hacía andando... ¡Todos los días! ¡Que grande la anciana!

 

La excursión fue tan interesante y bonita que hemos creído conveniente relatarla en un artículo aparte, para continuar describiendo Allariz. No obstante, al final de la página se puede enlazar con el siguiente artículo, el correspondiente a la visita a Santa Mariña de Augas Santas

¡Seguimos!... Cuando volvimos de nuestra peculiar excursión, nos fijamos más en las riberas del río al entrar en el pueblo y al ver señalizado un aparcamiento, fuimos a dejar nuestro coche allí. En las orillas del río Arnoia empieza lo que es el núcleo urbano. Allariz ha conseguido recuperar las riberas del río conformando en sus márgenes amplios lugares de esparcimiento, como la Alameda y playas fluviales. En su entorno se localiza el Parque Etnográfico del Río Arnoia, que recupera artes y tradiciones del pasado agrícola y artesanal del pueblo. Lo integran varios molinos rehabilitados y varios museos etnográficos, entre los que sobresale la antigua curtiduría de los Nogueira, que cuenta con una cafetería- restaurante donde después comeríamos en su espléndida terraza mirando al río.

Vimos los carteles correspondientes al Festival Internacional de Jardines, una iniciativa municipal original que facilita terreno e instalaciones para que los participantes puedan idear diversas concepciones de lo que sería un jardín combinando distintos elementos. El concurso está abierto a paisajistas, profesionales de la jardinería, estudiantes o simplemente aficionados. Cada edición ha contado con un nivel creciente en número y calidad, cuyas propuestas son recibidas desde diversos lugares de España y del mundo y cada año la temática es distinta. En el actual, los jardines estaban dedicados a la memoria. Decidimos pagar la entrada (2€) y pasar a verlo.

Fue un paseo tranquilo en el que además de los jardines pudimos contemplar varias perspectivas de la ribera del río. Pequeñas cascadas, parques, los edificios que se asientan en la orilla y sobre todo el espléndido puente románico que posee la ciudad. Allariz es una autentica joya medieval que ha sabido conservar el legado del que es depositaria. Las intervenciones de conservación y rehabilitación de su patrimonio tanto natural como monumental son dignas de admiración.

Acabó nuestro paseo por el Festival de Jardines y llegó la hora de comer. Hacía un día fantástico para aprovechar al aire libre, ¿Porqué no comer unas raciones en una terraza mirando hacia el río? Y al pasar por la blasonada casa-pazo de Sandoval, antigua fábrica de curtidos y pieles vimos que estaba reconvertida en museo y restaurante y pasamos. 

 

Está perfectamente rehabilitado, respetando las características de la construcción original, por lo que resulta un local con mucho encanto. Seguimos con nuestra idea de comer al aire libre y nos dirigimos a la terraza que tenía unas vistas espectaculares.

La comida fue buena y el precio razonable con la calidad de los productos que nos sirvieron. Estuvimos un buen rato de sobremesa pues era un sitio idílico, entre la comida y el cansancio no nos quedaron fuerzas para seguir recorriendo el pueblo y tras salir del local, nos acercamos solo al Puente románico para hacer algunas fotos antes de volver al coche.

Este puente era y es actualmente la principal vía de acceso al centro de la ciudad y durante el medievo estaba defendido por los caballeros del Orden de San Juan de Jerusalén. 

El cuidado casco histórico de Allariz, la reserva de la biosfera de su Área, su preciosa y cuidada ribera, su gastronomía y sobre todo sus gentes ofrecen razones más que suficiente para que el visitante pueda sorprenderse gratamente al conocer esta bonita ciudad y sus alrededores.

 

 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS