Bulgaria: Introducción y planificación

 INTRODUCCIÓN y PLANIFICACIÓN DE NUESTRO VIAJE A BULGARIA (18-21 NOVIEMBRE)

 

Bulgaria un país que no conocíamos y no íbamos a dejar pasar la oportunidad de viajar a él  a partir de la apertura de una linea de viaje por parte de Ryanair hacia aquel país. Fue un viaje muy medido, debido al poco tiempo de que disponíamos, pero fue tremendamente aprovechado y terminamos encantados de lo bien que salió todo.

Bulgaria, situada en un cruce de caminos donde se dieron cita antiguas civilizaciones, en el sureste de Europa y limita al norte con Rumanía, al este con el Mar Negro al sur con Turquía y Grecia y al oeste con Serbia y Macedonia

 

Bulgaria sigue guardando los vestigios de tracios, eslavos, romanos, bizantinos y otomanos, todo ellos, antiguos pueblos que pasaron por las tierras en las que nacieron Espartaco y el emperador Justiniano entre otros. Situada en un cruce de caminos donde se dieron cita antiguas civilizaciones.

 

También es llamada "La Puerta del Oriente" y en su territorio conviven ciudades con históricos vestigios, museos, playas doradas y generosos ríos que surcan frondosos bosques. Un  país desconocido que pronto sería visitado por nosotros. En esta ocasión nos centramos en Sofía y sus alrededores por la escasez de días pero seguro que volvemos a este país que nos ha encantado.

 

Salimos con vuelo de Ryanair, un par de meses antes encontramos pasaje por poco más de 35€ trayecto, a las 20 horas desde Madrid.

La duración del vuelo entre 3 horas y media . Esto supuso contratar un taxi que nos esperara sobre las 01:00 h ya que allí tienen una hora más que en España. Fueron 17 € hasta el hotel, el doble prácticamente que un trayecto por el día al aeropuerto, pero allí estaba un joven taxista de madrugada, esperando con nuestro nombre en una tablet. El vuelo salió con una hora de retraso y llegamos a Sofía sobre la 01:30h de la madrugada.

Desde el aeropuerto al centro de la ciudad hay dos autobuses urbanos: el 84 y 384 hacen el trayecto cada media hora y el viaje dura unos 30 minutos, no encontramos el horario de finalización pero creemos que es antes de las diez de la noche.

 

También hay una línea de metro que llega hasta el aeropuerto, el billete 1,60 levas, pero estad atentos porque llega hasta la terminal 2; si llegáis o salis, como era nuestro caso, de la terminal 1 tenéis que coger un transfer gratuíto entre ambas terminales pero que sale cada 30 minutos y su horario es muy corto, de 7,45 horas a un poco antes de las 19 horas. Esta opción fue la que utilizamos para ir del centro al aeripuerto en nuestro regreso. Lo cogimos en Serdika y directos al aeropuerto.

 

El hotel Sofía Place, situado estratégicamente en el centro neurálgico de Sofía satisfizo nuestras expectativas y por unos 50€ por noche con desayuno nos ofreció un correcto servicio. Estaba a unos 80 metros de la calle Vitosha en la que se encuentran las tiendas y restaurantes de todo tipo para poder cenar. Y muy cercano a todos los monumentos de la ciudad. Un acierto en la elección. 

Una vez que tuvimos clara la ruta que queríamos hacer, teníamos que estudiar cómo hacerla. El transporte público lo descartamos al tener tan poco tiempo porque, como ejemplo, para ir de Sofía al Monasterio de Rila hay un bus que salía a las 10 de la mañana y llegaba al monasterio sobre las 13,30h y salía hacia Sofía a las 15h, casi seis horas de viaje para estar allí una hora y media.

 

Alquilar coche no nos apeteció demasiado, pensando en que a finales de noviembre en centro Europa el tiempo podía ser malo. Luego tuvimos suerte y el tiempo se portó genial con nosotros.

 

Lo que quedaba era contratar un coche con conductor que nos llevara a los sitios que deseábamos visitar durante dos días. Lo hicimos con una empresa llamada Rilashuttle, muy amables que nos ayudaron y atendieron todas nuestras preguntas. Para hacer la preserva del coche con conductor tan solo tuvimos que pagar una señal de 5 euros. El coste... 85€ al día por los dos, un cochazo para nosotros solos con wifi, desplazamientos de casi 300 Kilómetros totales al día y 8 horas con nosotros el primer día y 11 el segundo y con un inglés perfecto. 

 

La ruta que establecimos para estos tres días fue la siguiente: 

 

Primer día: Iglesia de Boyana a las afueras de Sofía (UNESCO), Monasterio de Rila (UNESCO), y de regreso unas horas en el centro histórico de Sofía.

Segundo día: Monasterio de Bachkovo (lista indicativa de la UNESCO), Fortaleza de Assen y la ciudad de Plovdiv (lista indicativa de la UNESCO).

Tercer día (sin conductor): Sofía a tope.

Para configurar estos tres días en Bulgaria, que aunque teníamos claro lo que queríamos hacer, tuvimos la ayuda de tres blogs de viaje que relataban sus peripecias por Bulgaria. El blog Mil Viatges de Jordi Martínez Baylach, al que desde aquí le queremos agradecer su ayuda,  el blog Chavetas de Isaac Martín y como no, el del carismatico viajero Florencio Moreno Anega, Fmanega por el mundo.

 

Y para terminar, recordar que aunque Bulgaria pertenece a la Comunidad Económica Europea no ha adoptado el euro; su moneda es la leva y cuando estuvimos allí el cambio era de 1,97 levas por cada euro. Cuando llegamos al aeropuerto la oficina de cambio estaba abierta pero no miramos ni el cambio que tenían, lo hicimos a la mañana siguiente en la ciudad. Como siempre nos gusta guardar monedas de los países que visitamos, aquí una muestra. 

 

 

 

 

 

 

Tags relacionados:

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS