Módena (Italia). Vinagre balsámico y Patrimonio de la Humanidad (9)

DÍA 16 DE FEBRERO DE 2016

 

Nos surgieron dudas de visitar Módena debido al mal tiempo que estaba haciendo y lo único que nos determinó para ir, es que la distancia al aeropuerto de Bolonia era la misma desde Módena que desde Ferrara, donde nos encontrábamos.

 

Nuestro vuelo salía a las 16:50h así que debíamos estar en el aeropuerto a las 15,30h ya que teníamos antes que entregar el coche de alquiler y por lo tanto, debíamos salir de Módena sobre las 14,30h para cubrir con el tiempo suficiente los 43 Km que lo separan del aeropuerto de Bolonia. Es decir que disponíamos de unas 2 horas para ver Módena si llegábamos a mediodía. Decidimos correr el riesgo y nos dirigimos a esta ciudad.

 

El trayecto fue incómodo, llovía y el tráfico era intenso, pasamos por las fábricas de Lamborghini y Ferrari ambas enclavadas en la provincia de Módena, pero entre que no somos seguidores de sus automóviles y llovía pues no paramos, pero lo mencionamos por si alguien estuviera interesado en visitar sus museos de coches.

 

Llegamos a Módena afortunadamente con tiempo suficiente, al menos para ver su centro histórico. Pudimos aparcar en un estacionamiento enfrente de la Chiesa San Giuseppe, una Iglesia dedicada a la memoria de los caídos en la Primera Guerra Mundial, se empezó en 1923 y se acabó en 1929 con presencia del rey Vittorio Emanuele III. La gente la llama simplemente "El Templo" ya que cuando se divisa se sabe que empieza el centro de la ciudad. Cerrada desde el último terremoto.

 

A partir de este punto y tal como nos indicó un amable vecino de la ciudad, empezamos nuestro recorrido por Módena.

Módena cuenta con un importante pasado de origen etrusco con posteriores asentamientos celtas y romanos. Fue capital del ducado de los Este por un largo período y al igual que Ferrara, sufrió una profunda transformación urbanística y arquitectónica.

 

Se la considera capital del arte románico gracias al patrimonio monumental de su Plaza Grande, de la Torre Ghirlandina y de la Catedral, obras maestras de la cristiandad medieval que han sido incluidas por la Unesco en 1997 como Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Y hacia allá fuimos enfilando la calle Corso Vittorio Emanuele II, hasta llegar al Palacio Ducal que se distinguía a lo lejos, el Palacio Ducal es ahora academia militar, ejemplo ilustre de arquitectura civil del siglo XVII y XVIII. Fue el antiguo hogar de los Este, linaje que dominó esta tierra durante un largo período y que llenó la ciudad de bellos edificios además de transformarla urbanísticamente, al igual que sucedió en Ferrara.

Desde allí, nos dirigimos hacia el centro histórico, no sin antes contemplar la que es sin duda una de las más brillantes creaciones de barroco en Módena... La Chiesa di San Giorgio.

A continuación caminamos bajo los pórticos de la Vía Emilia que son una de las características más populares y conocidas de Módena. Arcadas largas y elegantes que transmiten una grata sensación al pasear bajo cubierto y ver tantos escaparates y cafeterías. 

Estábamos impacientes por llegar al enclave de los tres monumentos Patrimonio UNESCO, así que cuando vimos la indicación, fuimos acelerando el paso hasta llegar al Duomo o Catedral que nos pareció una autentica maravilla.

Desde el siglo XII, la Catedral de Módena, autentica obra maestra del románico fue uno de los principales lugares de formación de un nuevo lenguaje figurativo y su conjunto escultórico monumental, con una hermosa decoración llena de plantas o seres fantásticos fue de los más renombrados en Europa.

 La Porta dei Principi , con vistas a Piazza Grande, da la bienvenida a los fieles con una pareja de leones en mármol rosa que seguramente fueron encontrados al excavar para hacer los cimientos ya que son de la época romana. Al ser paganos, se les castiga apoyando en ellos las columnas del porche.

Expliquemos ahora el porqué de los diversos tonos de piedra en la fachada de la Catedral y que llama mucho la atención. Pues bien, es debido a que en la región no hay canteras de piedras y se utilizó todo lo que se podía utilizar, incluyendo las lápidas de un antiguo cementerio romano. El rosetón es posterior, un siglo más tarde, a la construcción de la Iglesia.

Como dato anecdótico, todos los 31 de Enero la tumba de San Geminiano, el santo patrono de Módena, a quien está dedicada la Catedral, se abre para que miles de ciudadanos vayan a ver si "aún sigue ahí" una costumbre que viene de hace muchos años.  

 

La Catedral no es una belleza aislada, sino la pieza principal de ese puzzle muy especial que es la Piazza grande de Módena. Plaza medieval que en el siglo XVII se ganó el apelativo de “grande” y que, como todas las buenas plazas antiguas, es el centro de la vida social de la ciudad.

 

Su forma ha cambiado muchas veces a lo largo de los siglos, hasta que llega ser de forma cuadrangular para formar un solo espacio abierto alrededor de la Catedral

 

Junto a ella se encuentra la Torre Ghirlandina, otro de los monumentos UNESCO. Es el símbolo indiscutible de la ciudad dese hace más de mil años con su altura de 86 metros sobre el suelo. Cualquier habitante de Módena dirá que es el campanario más bello del mundo.

El otro gran edificio de la Piazza Grande y también Patrimonio de la Humanidad, es el Palazzo Comunale, sede del Ayuntamiento. Fue realizado entre los siglos XVII y XVIII, en ladrillo con arcos marcados en mármol blanco que constituyen un esplendido pórtico alrededor de la plaza. Se construyó respetando la antigua e imponente Torre del Reloj que es del siglo XV. Dentro del arco o balcón principal se colocó en el siglo XIX una imagen de la Inmaculada.

Acabamos nuestra visita a la Piazza Grande recorriendo los pórticos de las entradas exteriores a la plaza y observamos la parte trasera de la Catedral y de la Torre Ghirlandina. Al salir nos encontramos con esta curiosa Iglesia con cúpula refinada y esbelta... Chiesa dei voto o Iglesia del voto ¿Porqué ese nombre?

Pues bien, se llama así  por que  fue construida como promesa si se libraban de la peste a la Virgen de la Ghiara con motivo de la terrible plaga que afectó a la ciudad en 1630.

 

Después la votación realizada por los Modenenses, decidió el emplazamiento en oposición a los deseos del Duque. 

 

Estuvimos sopesando la posibilidad de llevarnos alguna botellita de acetato balsámico (ellos jamás lo llamarían vinagre) de Módena. Conocido en todo el mundo, este condimento se ha convertido con los años en uno de los embajadores del made in Italy y de la buena mesa italiana, pero ¡Vaya precios! 29€ por una pequeña botella.

 

¿Que tal una botella de Lambrusco? Es el otro producto inequívocamente manufacturado en esta ciudad y su región... Nada, seguimos nuestra vuelta al coche, no vaya a ser que perdamos el avión.

 

Y no, no perdimos el avión e incluso nos dio tiempo de comer un sandwich. La vuelta a casa fue fenomenal y en hora.

 

        ANTERIOR                        ÍNDICE DE RELATOS

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS