Templos de Angkor. Segunda ruta (Camboya). Viaje a Oriente (7)

 

Día 1 de julio de 2014

 

A las 7,45h Synat nos esperaba nuevamente en nuestro hotel y comenzaba nuestra ruta, que fue la siguiente:

 

1.- ANGKOR THOM CON LOS TEMPLOS DE BAYON, TERRAZA DE LOS ELEFANTES, TERRAZA DEL REY LEPROSO, BAPHUON, 2.- TA KEO, 3.- TA PROHM, 4.- BEANTEAY SREY

Nos levantamos un pelín cansados, muchos días de viaje y poco descanso. Pero el día prometía muchas joyas y había que recuperarse, lo conseguimos con un buen desayuno y unos cuantos cafés.

 

A las 7,35 el tuk- tuk puso rumbo hacia ANGKOR THOM, que habíamos visto de pasada el día anterior. Aquí os ponemos este mapa con los principales templos del complejo de Angkor Thom. 

 

Cuando estábamos preparando nuestra ruta no nos quedaba claro el complejo de Angkor Tom, hasta que este mapa no abrió la luz y vimos que tenía varios templos. 

 

Angkor Thom no es un templo, sino una ciudad fortificada, la última capital del Imperio Khmer, que contiene templos, residencias de sacerdotes, funcionarios del palacio y militares, así como edificios de la administración del reino.

Simbólicamente, Angkor Thom es un microcosmos del Universo, dividido en cuatro partes por los ejes principales. El templo de Bayón está situado en el centro exacto de los ejes principales y se levanta como vínculo entre el cielo y la tierra. La pared que rodea la ciudad representa el universo y el foso que la rodea (ahora seco) el océano.

Paramos en la calzada de acceso que conduce a la torre-puerta de acceso, flanqueada por una hilera de 54 figuras a cada lado, demonios y dioses que custodiaban la ciudad de Angkor Thom.

 

Las puertas de acceso miden 23 metros y se coronan con cuatro cabezas, representan un elefante de tres cabezas.

Llegamos al gran BAYON, construido 100 años después de Angkor Wat, el acceso principal estaba cortado y entonces vimos los elefantes. ¿ Un paseo en elefante? Nos miramos, sí por qué no.

 

Preguntamos precio, 15 dólares por persona (Carillo), pagamos y ahí estábamos en una escalera de madera y sentándonos en uno para dar un paseo por Bayon. Pero fue un capricho que nos sacó risas y que disfrutamos como niños.

Este templo de las caras rezuma grandeza por los cuatro costados, todavía hoy están intentando desentrañar sus misterios . Cuando bajamos del elefante, se estaba llenando aquello de coches, de grúas para televisión y de gente.

Decidimos no adentrarnos en el templo, volveremos en otro viaje porque siempre queda algo pendiente para otra ocasión.

 

Contiuamos hacia BAPHUON, el templo del gran Buda Reclinado. Este templo data del siglo XI. Debido al mal estado de los accesos, fuimos bordeando el templo por un paseo lleno de árboles y con mucha sombra hasta llegar a la parte trasera para ver el gran Buda reclinado.

El sol lo teníamos de frente y fue difícil hacer fotografías. Aquí os ponemos dos que muestran la silueta del buda. 

Continuamos a la TERRAZA DE LOS ELEFANTES Y TERRAZA DEL REY LEPROSO, ambas restos de la muralla del Palacio real.

Se cree que en la terraza de los efantes era la zona en la que se realizaban los desfiles del imperio y sobre la terraza del rey leproso hay multitud de leyendas y teorías; desde un rey que padecía la lepra y construyó gran número de hospitales,  hasta un lugar de enterramientos reales.

Partimos hacIa TA KEO, un templo hindú de finales del siglo X, principio del siglo XI.

 

El camino fue realmente precioso, naturaleza en estado puro; nos paró Synat en  unos restos de un puente del siglo X, en el que la naturaleza reclama lo que es suyo. . Este templo es el primero construído enteramente en piedra arenisca.

 Y nos acercábamos a TA PRHOM , otra de las joyas de Angkor. Templo budista de finales del siglo XII.

El mejor lugar para observar la simbiosis de piedra y naturaleza, como hemos comentado en otros templos.

 

Una inscripción en sánscrito que pervive en el templo nos da detalles del mismo: más de 3000  aldeas, unas 80.000 personas vivieron en él entre ellos más de 18 sacerdotes, casi 3000 funcionarios, 600 bailarinas, etc.

 

Se piensa que estos datos son un poco exagerados para glorificar al rey Rajavihara. Consideramos este templo imprescindible para aquellos que visitéis Angkor. Este es uno de los templos en los que se rodó la película de Tomb Raider, siendo Angelina Jolie la heroína.

Aquí fue el lugar donde encontramos más gente.

Tras esta maravilla de templo, nos vino estupéndamente los 45 minutos en tuk-tuk que teníamos hasta BANTEAY SREI. El paisaje hasta llegar allí fue espectacular, los campos de arroz se sucedían uno tras otro , los verdes amarillentos brillaban, un cielo cargado de nubes que amenazaban lluvia; en fin, un paisaje de ensueño.

Benteay Srey, siglo X,  se traduce como ciudadela de las mujeres. Este templo fue descubierto por arqueólogos franceses a primeros del siglo XX y  hoy es considerado como la mejor muestra del arte khmer; es uno de los pocos templos de la zona que no está dedicado a un rey, sino a un importante brahmán. Se cree incluso, que la decoración tan exquisita y preciosista fue realizada por mujeres.

Es fascinante por las miles de pequeñas figuras que se retuercen en todos los muros de piedra arenisca rosada.

Hasta 1998 se requería un permiso especial para su visita, incluyendo protección armada para el visitante, ya que por la lejanía se había convertido en el último reducto de los Jemeres Rojos y toda la zona estaba plagada de minas antipersonas.

Hacía un calor húmedo que nos estaba matando, tocaba sesión de frutas, bebida helada y un descansito a la sombra. Tuvimos también un ratito de compras.

Eran las 14,30h y habíamos completado la ruta de templos del día. De regreso llovío, Synat quería bajar los plásticos para evitar que nos mojáramos pero sólo nos bajó el delantero y así nos fuimos refrescando por el camino. En una hora llegamos al hotel, ducha y de nuevo tocaba salir. 

 

Fuimos a merendar al RAFFLES GRAN HOTEL DE ANGKOR. Este hotel fue abierto en 1932, tiene unos impresionantes jardines botánicos y una decoración exquisita de cuando esta zona también formaba parte de Indochina. Tomamos una merienda al más puro estilo inglés.

Todo exquisito como muestran las fotografías, no hicimos ninguna con las delicatessen que nos sirvieron. Había hambre….

Desde aquí, siempre en tuk-tuk, fuimos al MUSEO NACIONAL DE ANGKOR. La información que teníamos era que cerraba a las 18:30 pero era a las 18:00. Desde las 17:30 no venden entradas. Nos tuvimos que conformar con dar una vuelta por la planta y ver las preciosidades de seda de la tienda. Creemos que es un museo super interesante, por la información que leímos, si váis a Angkor no dudéis reservar una tarde para visitar la ciudad.

 

Tocaba piscina, masaje de pies, cena y al hotel. 

 

Al día siguiente haríamos más…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS