Abu Dhabi (Emiratos Árabes) y su Grán Mezquita. Viaje a Oriente (2)

Se estaba realmente bien en la gran cama que teníamos y nos costó madrugar, pero a las 06:00 h ya era de día en Dubái y teníamos por delante un inexcusable compromiso, hacer una excursión hasta Abu Dhabi para conocer la Gran Mezquita (Le Grand Mosque). Un desayuno rápido y a las 07:30 cogimos un taxi hasta la estación de autobuses de Al-Ghubaiba  en  Dubái, para coger un autobús hasta Abu Dhabi que salía a las 08:10. Mientras Paco localizaba el autobús, Pilar se dirigió a sacar los billetes, allí no es muy normal ver a una mujer sola esperar en una cola o preguntar por los precios, pero como siempre, salió airosa. El trayecto de Dubái a Abu Dhabi son 30 AED por persona y el de vuelta nos costó 25 AED y la linea es la E-100.

El autobús magnifico con aire acondicionado y asientos de cuero tarda unas 2 horas en hacer los 150 Km. que separan Abu Dhabi de Dubái. No se hace pesado porque las vistas desde la autopista, tanto de salida de Dubái como las de Abu Dhabi son estupendas. Pudimos ver las faraónicas obras del metro que tienen pensado llegue hasta allí, los barrios marítimos y las refinerías de petróleo. Desde la estación de Abu Dhabi fuimos en taxi a la Mezquita Sheikh Zayed, cierran a las 12 por oración pero luego sigue abierta. Es la más grande de los Emiratos y la tercera más grande del mundo.

 

Su nombre hace honor al primer presidente de los Emiratos Árabes Unidos. Se terminó en 2007 tras iniciarse su construcción en 1998. La artesanía es de alta calidad y se utilizaron miles de piedras raras y semipreciosas para su decoración. Es la estructura de mármol más grande construida por el hombre. Otros materiales utilizados fueron el yeso, mosaicos y madera, todos ellos de gran pureza y calidad. Además dispone como ornamentación de la mayor alfombra persa elaborada de una sola pieza y de infinidad de cristales Swarosvski en lámparas e incrustaciones. Su presupuesto total, nada menos que 600 millones de dólares. Se ha llegado a compararla con el Taj Mahal por el omnipresente color blanco de su estructura y por su perfección geométrica.

Y efectivamente, impresionante su silueta reflejada al sol. Un calor asfixiante nos acompañó en la visita y más a la pobre Pilar que tuvo que arreglarse tal y como imponen a las mujeres la vestimenta..

Cruzamos el gran patio de 17.000 m2 con un suelo de losetas de mármol impolutas con dibujos de flores y que constantemente eran limpiadas por personal de conservación. 

Antes de acceder (de manera gratuita), depositamos nuestros zapatos en estanterías dispuestas al efecto. Una vez dentro, el ambiente resultaba fresco ya que por supuesto estaba climatizada y pudimos observar las maravillas de su interior y a la vez fijarnos en las caras de asombro (entre ellos, la nuestra) de cualquier visitante que accedía al recinto religioso.

Lo que más llama la atención a pesar de la diferencia artística con lo occidental son las siete magnificas lámparas realizadas con cristales de Murano y Swarosvski,  elementos de plata y cobre y colgantes ornamentales bañados en oro. Realmente no nos gustó su estética pero se comprende que el arte musulmán es distinto al nuestro.

Cada rincón está elaborado artesanalmente y con un gusto que si bien puede diferir del nuestro, no quita merito al trabajo excepcional realizado. ¡La visita valía la pena! Después de hacer multitud de fotos y recorrer la Mezquita hasta el último rincón, salimos al exterior donde poder coger un taxi. El primero que se presentó fue uno de color rosa conducido por una mujer que habíamos leído eran exclusivamente para damas. No obstante me acerque a preguntar si yo podía subir y la conductora asintió. En principio teníamos la idea de dar un paseo en taxi por Abu Dhabi, pero al preguntar a la taxista si se podía visitar el famoso hotel de siete estrellas “Emirates Palace” ,y su respuesta fue afirmativa, allá nos dirigimos.

Hotel fabulosamente custodiado con grandes medidas de seguridad pero con un personal extremadamente ramable. No nos pusieron pegas para pasear y movernos como considerábamos, de esta manera vimos cuadros en venta que colgaban de sus paredes a partir de los 50.000 € , maquinas que expedían lingotes de oro que podías comprar con tarjeta de crédito, jardines preciosos y excelentemente cuidados y unas vistas inigualables ya que está situado en la única colina que existe en Abu Dhabi.

El propietario es el gobierno de Abu Dhabi que se gastó 2000 millones de euros en su construcción. Tiene 302 habitaciones y 92 suites muchas de ellas están adornadas con oro y mármol, así como la cúpula del vestíbulo.

Desde el hotel, en taxi, a pesar de estar cerca (unos 2 km) nos fuimos al Marina Mall. Centro comercial donde se encuentra ell Sky Tower al que se accede desde el interior.

La Torre es una estructura ultra moderna que apunta al cielo por encima de la Marina Shopping Mall. Inaugurado en 2009, esta plataforma de observación excelente eleva por encima del distrito de la marina y ofrece las mejores vistas de la zona.

La torre cuenta con dos restaurantes, El Cafe Columbiano en el nivel V, y la Tiara - en la parte superior. El comedor Tiara ofrece a los visitantes una vista de 360 grados de Abu Dhabi. Este es un gran lugar para tomar el almuerzo y ver los sitios a la vez. El centro comercial es el segundo más grande de toda Abu Dhabi, la torre es también el quinto más grande de los Emiratos Árabes Unidos. Esta ubicado junto al puerto, al lado de la Corniche Hotel. El centro comercial ofrece a los compradores una selección de más de 400 tiendas. Todas las marcas internacionales se encuentran aquí:
Sitio Web: www.marinamall.ae/

 

Comimos en el Café Colombiano, que es como una mezcla de los Vips- Hollywodd de Madrid. No nos gustó demasiado pero las vistas inmejorables y el aire acondicionado nos dio una tregua, porque ese día la temperatura se acercaba a los 50 grados.

En otro taxi ( son muy baratos en las dos ciudades) dando un rodeo por la Corniche (paseo marítimo) llegamos a la estación de autobuses. Compramos los billetes y a las 16,30 emprendimos el regreso a Dubai. Una vez en el hotel, disfrutamos de la piscina al atardecer y cenamos en el hotel con unas vistas maravillosas

 

 

 

 

 

Please reload

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

ENTRADAS RELACIONADAS

Please reload

SUCRÍBETE A NUESTRO BLOG

ESCRÍBENOS AL SIGUIENTE E-MAIL:

  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS