Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Las Tablas de Daimiel, Reserva de la Biosfera (Unesco). Castilla La Mancha (España)


Las Tablas de Daimiel en pleno corazón de Castilla-La Mancha, en la provincia de Ciudad Real y en el término municipal de Daimiel fueron declaradas Parque Nacional en 1973. En febrero de 1981 la Unesco las declara Reserva de la Biosfera dentro de la comarca llamada “Mancha Húmeda”. El patronato del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel apoyó de forma inmediata esta declaración ya que las Reservas de la Biosfera es una figura creada por la UNESCO para ayudar a la protección y desarrollo sostenible de los ecosistemas más relevantes del planeta. Y a partir de ahí comienza la andadura de este maravilloso lugar y el esfuerzo de las distintas administraciones para su conservación. Además, desde 1982 es uno de los Humedales de Importancia Internacional protegidos bajo el Convenio de Ramsar y desde 1988 es una Zona de Especial Protección para Aves.

¿Pero qué es la Mancha Húmeda y cual es su ubicación? El título de Mancha Húmeda abarca una serie de humedales en la meseta de Castilla-La Mancha con una gran variación en sus orígenes, tablas y lagunas entre otros, así con en su extensión por la gran variabilidad de estos humedales creados por las condiciones climáticas estacionales y por la irregularidad de los niveles hídricos de los ríos que las generan. En este mapa podéis ver su ubicación de la Mancha Húmeda en las provincias de Ciudad Real, Toledo, Cuenca y Albacete.

Dentro de estos humedales, dos son los más representativos, el de las Tablas de Daimiel, que os contamos en este relato y el de Las lagunas de Ruidera, que lo podéis leer en Las Lagunas de Ruidera. La Mancha Húmeda (Unesco). España.

Las Tablas de Daimiel son el último representante en España de un ecosistema denominado tablas fluviales, que se forman por el desbordamiento de un río en un terreno completamente llano; en este caso el desbordamiento se produce por los ríos Guadiana y Gigüela en su confluencia, favorecidos por la escasez de pendiente en el terreno. La altitud de este humedal va de los 600 a los 700 metros sobre el nivel del mar, con un clima continental y mediterráneo con escasas precipitaciones y temperaturas muy extremas, pudiendo alcanzar los -10 grados en invierno y sobrepasar los 40 grados en verano. Y si bien, con su declaración como Reserva de la Biosfera, se dio un gran paso para su conservación, como zona de invernada y nidificación de aves acuáticas se encuentran siempre en riesgo por la escasez de agua y la sobre explotación del acuífero 23.

Os recomendamos leer un magnífico artículo titulado Las aguas subterráneas de La Mancha, ¿qué hacer?, en el que se explica las razones económicas y sociales de la sobre explotación de los acuíferos en la región, así como el aprovechamiento de los ríos que nacen o atraviesan la región, véase Tajo, Júcar, Guadiana y Segura, en otras comunidades autónomas pero no en Castilla-La Mancha. Una deuda histórica con esta región que habrá que solucionar ya en el siglo XXI.

NUESTRA VISITA A LAS TABLAS DE DAIMIEL

Nosotros llegamos a las Tablas de Daimiel en coche desde el pueblo de Daimiel, que se encuentra a 14 kilómetros. Antes habíamos visitado El Museo Comarcal de la localidad que os hemos contado en "La Mancha Húmeda de Ciudad Real en un fin de semana". España y también habíamos realizado la visita a la Motilla del Azuer que podéis leer en "El increíble yacimiento de la Motilla del Azuer en Daimiel". Muy recomendable llegar a la zona en coche porque no existe transporte público desde Daimiel a las Tablas.

Nuestra primera parada fue en el aparcamiento que nos llevaría al Molino de Molemocho que está a la entrada de las Tablas de Daimiel, si se accede desde esta localidad. Esta fotografía os muestra el mapa de las rutas y la ubicación del Molino, el Centro de Recepción de visitantes y la ubicación de los aparcamientos dentro del parque.

Se accede, desde el aparcamiento, por un paseo entarimado de unos 500 metros que te va dejando en la retina imágenes de las Tablas preciosas.

El Molino Molemocho es la entrada al Parque natural de las Tablas de Daimiel. Desde 2008 este molino es un museo etnográfico y centro de visitantes en el que se exponen las interacciones del hombre con el medio en el que se desarrollan. Un lugar muy interesante y con mucha información para conocer cómo los habitantes de la zona encharcada por el río Guadiana generaron su sistema de vida.

Ya en el interior, es muy interesante pararse en las zonas del suelo que han acristalado para ver como las aguas del río Guadiana penetran hacia las Tablas, en el momento de nuestra visita en junio, tras un invierno y una primavera muy lluviosa el flujo de agua era importante. En cuanto al horario, según la web, abre de forma ininterrumpida desde las 10 a las 19 horas pero no fue esa la realidad ya que cerraban a medio día, a las 14, y reabrían por la tarde aunque ahora no recordamos el horario; lo mejor es que llaméis al Parque y lo confirméis.

Desde aquí retornamos por el mismo camino y volvimos a nuestro coche para ir hasta el Centro de Visitantes. Aquí pedimos un mapa de la zona y le preguntamos por las distintas rutas que estaban marcadas.

Tres son los itinerarios señalizados que permiten recorrer todas las Tablas de Daimiel, siendo el primero que describimos el que nos da una visión general de las mismas:

Itinerario de la Isla del Pan, marcado en amarillo, es la ruta circular más conocida ya que se adentra en el corazón de las Tablas de Daimiel. Se recorre a través de pasarelas de madera sobre las aguas de las tablas. Su recorrido es de unos 2 km y casi todo el puede ser recorrido por personas con movilidad reducida. es la ruta que hicimos en esta visita.

Itinerario de la Laguna Permanente, marcado en rojo, es un recorrido lineal de unos 800 metros que conduce a una laguna con observatorios para contemplar aves.

Itinerario de la Torre de Prado Ancho, marcado en azul, es un recorrido lineal de unos mil quinientos metros que bordea el parque y que tiene cuatro observatorios; el camino termina en un observatorio de dos pisos con unas imponentes vistas de todo Parque Nacional. En esta ocasión no hicimos esta ruta pero es muy recomendable incluirla para los que visitéis las Tablas por primera vez.

Tomamos la ruta amarilla, de la isla del Pan, por la derecha. Aunque el parque no está completamente encharcado si había en este momento mucha agua y una vegetación exuberante por las lluvias. La luz iba cambiando y aparecieron unos nubarrones negros que como no podía ser de otra manera trajo lluvia, pero íbamos bien preparados.

Esta barca que aparece en la fotografía, eran las que tenía el parque, allá por los años 70 del siglo pasado para recorrer la zona pues las pasarelas eran inexistentes. Tuvimos la suerte de recorrer en este medio este bello lugar en esa época.

Tuvimos que resguardarnos en el Observatorio del Pan durante un rato porque la lluvia arreció pero no importó porque el silencio y la paz del lugar era sobrecogedor.

Continuamos recorrido hasta llegar a la zona del bosque de tarayes. El taray es una especie que crece en zonas encharcadas y en suelos muy salinos; siendo la especie arbórea más importante dentro de las Tablas de Daimiel; algunos ejemplares pueden sobrepasar los cien años y sus troncos generan formas retorcidas y muy caprichosas. Adentrarse en este tramo del parque es espectacular pues uno espera que en cualquier momento aparezca algún personajillo de cuento. Nunca hemos visitado las Tablas en otoño, pero nos cuentan que en esta época estos árboles de hoja caduca tornan su color al rojo antes de perderla.

Uno de los principales atractivos de las Tablas de Daimiel es su fauna, conformada principalmente por aves migratorias que vienen a reproducirse a las al parque. Sobresalen la garza imperial y la garza real, aunque también se pueden encontrar anfibios, reptiles, peces o mamíferos. No hay más que estar atentos para observar la vida animal dentro del parque y pararse en los puestos de observación.

Terminamos nuestro recorrido en el centro de visitantes y tuvimos que desistir de realizar el itinerario de la Torre de Prado Ancho porque la lluvia persistía, así pues dimos por finalizada nuestra visita en la más absoluta soledad de las Tablas de Daimiel, nos cruzamos tan solo con un par de parejas, para segur ruta.

Para obtener más información de las Tablas de Daimiel podéis entrar AQUÍ y os llevará a la web de Parques Nacionales, tenéis la guía de visita del parque, mapas, itinerarios, consejos y más. No dejéis de visitar este hermoso lugar, a nosotros nos gusta mucho la primavera porque todo el paisaje está cargado de color pero dicen que el otoño es también una buena época para recorrerlo.

Y una información muy pero que muy importante: El acceso al Parque Nacional y Reserva de la Biosfera de las Tablas de Daimiel es GRATUITO.

ANTERIOR SIGUIENTE


#2018 #Daimiel #CiudadReal #CastillalaMancha #España #TablasdeDaimiel #ParqueNacionaldelasTablasdeDaimiel #ReservadelaBiosfera #ManchaHúmeda #UNESCO

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Icono e-mail
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS
Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.

Nos encontramos en: Madrid (España)