Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

La ciudad romana de Segóbriga. Castilla La Mancha (España)


Habíamos pasado muchas veces cerca del yacimiento de Segóbriga debido a nuestros viajes a la costa mediterránea, pero nunca hasta ahora nos decidimos a visitarlo, pensando tal vez que necesitaríamos bastante tiempo para recorrerlo, pero en esta ocasión por fin nos decidimos. El yacimiento está apartado a solo 3 Km de la autovía A-3 en el termino municipal de Saelices, que une Madrid con Valencia y Alicante, a unos a 90 kilómetros de la ciudad de Cuenca y situado en el margen izquierdo dirección Madrid, a unos 100 kilómetros de la capital. Perfectamente señalizado, se llega sin problemas. Para quienes quieran hacer una excursión por la zona, diremos que se encuentra a 23 kilómetros del Monasterio de Uclés, llamado el Escorial de La Mancha, un bello convento-fortaleza que es el más importante monumento no urbano de Castilla La Mancha y del que escribiremos un artículo próximamente y a solo 15 kilómetros de la laguna de Hito, un excepcional lugar donde se puede observar el paso de aves migratorias.

INFORMACIÓN PRÁCTICA

Es loable el trabajo de investigación y restauración de estas ruinas, tienen un muy buen centro de interpretación y las instalaciones están muy cuidadas, así que en este caso, nuestra enhorabuena a las administraciones. Tienen una página web con un diseño extraordinario, muy práctica e intuitiva donde cualquiera se puede formar la idea de la grandiosidad e importancia de este hallazgo.

http://www.segobriga.org/

Por ponerle un pero, creemos que es un "pelín" caro, 6€ la entrada general.

La visita consta de la proyección multimedia de un documental en 3D de aproximadamente 20 minutos, la visita a un pequeño museo con piezas originales obtenidas en las excavaciones, reproducciones de los edificios de la ciudad, con unas explicaciones muy interesantes y claro está, el recorrido al recinto situado a unos 600 metros del centro de interpretación, al que se accede por un bonito paseo arbolado con numerosos cipreses al estilo de la Toscana.

HISTORIA DE LA CIUDAD ROMANA DE SEGÓBRIGA

La ciudad romana de Segóbriga era centro cultural, administrativo y minero de una amplia zona del centro peninsular. En su origen, fue un castro celtibérico conquistado por los romanos hacia el año 200 a.C. ¿Cómo es posible que aquella población contara con un anfiteatro capaz de albergar a más de cinco mil espectadores, un teatro para más de dos mil personas y hasta un circo para carreras de cuadrigas como los de la película de Ben-Hur? Tenían además termas públicas, no solo una, sino dos, templos, acueducto, foro, palacio de justicia, etc, etc. ¿Increíble verdad? Pues la razón es el hallazgo de una especie de piedra mágica.

La llamaban lapis specularis (piedra especular) y es un tipo de yeso cristalizado, translúcido, que cortado en finas láminas, casi transparentes, se usaba para ventanas a modo de cristal, al igual que también se hacía con el alabastro, y más tarde con el vidrio plano hecho de arena fundida. Además la ciudad no estaba tan en medio de la nada como pudiera parecer, allí confluían calzadas romanas que unían otras ciudades como la capital de la Lusitania, Emerita Augusta (Mérida), y sobre todo con Cartago Nova donde el mineral era exportado en naves a otros confines del Imperio. Se han hallado fragmentos de lapis conquense en yacimientos de Turquía o Túnez. Ese fue el origen de la majestuosidad de esta ciudad, hasta la caída del Imperio romano cuando la ciudad sufre decadencia, devastación y batallas, quedando muy destruida. Pero el mayor expolio se comete por parte de los constructores del Monasterio de Uclés, la Orden de Santiago, que empezó a levantarlo en el siglo XIII y utilizó la mayoría de las piedras de la ciudad romana.

RECORRIDO POR EL RECINTO

Lo primero que encontramos son los restos del acueducto, aún enterrado y la necrópolis que aunque de origen romano, la mayoría de las tumbas son de la época tardorromana y visigoda. En Segóbriga como en todas las ciudades romanas, las necrópolis se situaban extramuros. Desde allí, las vistas a la ciudad son hermosas ya que está emplazada en un cerro que tuvieron que adaptar teniendo que recurrir a explanaciones y aterrazamientos.

Cuando Segóbriga alcanzó el estatus de "municipium" por parte de Roma, que le permitía tener sus propios magistrados y leyes, la población se rodeó de una muralla con tres puertas monumentales: la puerta norte, otra al oriente, flanqueada por una gran torre octogonal y, una tercera, al occidente. A ambos lados de la vía de entrada por la puerta principal se construyeron un teatro y un anfiteatro, destinados a las grandes fiestas y celebraciones.

Estábamos disfrutando de lo lindo recorriendo estos vestigios, compartiendo la visita con un grupo de estudiantes de instituto, aunque el tiempo amenazaba lluvia y no nos quedo otro remedio que acelerar el ritmo. En pocas ocasiones se pueden visitar los restos de una ciudad romana casi de forma integra. Es ideal para los profesores enseñar "in situ" las diferencias estancias de las que se componía.

Comenzamos a visitar el Teatro cuyo graderío o cavea está muy bien conservado. Estaba dividido en sectores por medio de escaleras y en muretes, para separar a los espectadores según la clase social a la que pertenecieran, quedando las amplias gradas de la parte inferior para los asientos reservados a las autoridades y personajes destacados.

Este Teatro se levantó en época de Claudio y se terminó en época de Vespasiano, en el año 80 a.C. conforme indicaba una gran inscripción monumental cuyos restos han aparecido entre las ruinas. Su decoración incluía columnas y esculturas de musas. También se utilizaba como aula dedicada al culto imperial por lo que disponía también de altar.

Al otro lado de la vía principal se construyó 70 años d.C. el anfiteatro, con capacidad para 5500 espectadores, siendo el mayor monumento de Segóbriga. Tiene un alto podium de 3,15 metros de altura, para separar la arena del graderío.

Aquí se desarrollaron espectáculos donde había combates de gladiadores y luchas con animales. Nuestro siguiente paso serían la Termas del Teatro ya que empezó a llover y desistimos de ir a las Termas Monumentales que se encontraban más alejadas.

Se sitúan entre el Teatro y el decumanus maximus, junto a la muralla norte, ocupando un área de 350 m² y se construyeron en la segunda mitad del siglo I a. C. Es decir, en época de Augusto. Eran lugares públicos destinados al baño que cumplían además una función social importante al servir como lugares de encuentro, de esparcimiento e incluso en sus estancias,se hacían negocios.

Caminando por las que fueron entonces importantes vías romanas y hoy ruinas, llegamos al gran descubrimiento de este yacimiento en los últimos años, el Foro o Plaza de la ciudad.

Ocupaba un gran espacio rectangular al este de la calle principal y estaba rodeado por un pórtico sustentado por grandes columnas desde el que se accedía a los monumentos más emblemáticos de la ciudad. Construido hacia el año 15 a.C., en época de Augusto era el centro político y social de Segóbriga.

En el centro de la plaza forense se sitúo un monumento cuadrado y escalonado, coronado por un conjunto escultórico y cuatro pedestales de estatua en las esquinas como se puede apreciar en la reconstrucción virtual de la imagen de la derecha. Emprendimos ya de vuelta el camino de regreso al centro de interpretación, temiendo que caería una gran tormenta y fuimos pasando por más restos y calzadas romanas. Al llegar a la sala de exposiciones respiramos aliviados por estar bajo cubierto y poder contemplar con tranquilidad los objetos expuestos.

Es un espacio amplio en el que se exponen al público objetos originales encontrados en las excavaciones arqueológicas y paneles explicativos de la vida en Segóbriga en época romana. Se explica el origen y la historia de la ciudad. En él, destaca la estatua de un emperador recuperada en una sala dedicada al culto imperial junto al foro. Destaca también la reproducción del santuario rupestre dedicado a la diosa Diana, situado en una zona boscosa al sur de la ciudad.

También hay colecciones de monedas propias de Segobriga, un mosaico recuperado de la casa de un noble y diversos objetos de ornamentación. Acabamos así nuestra visita al yacimiento de Segóbriga, que nos pareció muy interesante y en un enclave bellísimo. Totalmente recomendable y de una importancia fundamental en el curso de nuestra historia. Segóbriga es la ciudad más monumental de la meseta y una de las mejores conservadas del occidente del Imperio Romano.

ÍNDICE DE VIAJES

#2017 #España #CastillalaMancha #Cuenca #Segóbriga #ciudadromana

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Icono e-mail
Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.
Logo-MadTB
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS

Nos encontramos en: Madrid (España)