Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Qué ver en Podgorica, la capital montenegrina.


Salimos desde Ulcinj en nuestro coche de alquiler en dirección a la capital montenegrina, Podgorica. Por lo que habíamos leído, sabíamos que esa ciudad no ofrecía mucho interés turístico y que era una de las capitales más feas de Europa pero eran unas afirmaciones que queríamos comprobar y además ir a su aeropuerto era la única manera de llegar a Belgrado, ciudad incluída en nuestra ruta por los Balcanes.

Lo que sí sabíamos, desde luego, era la belleza natural que nos íbamos a encontrar en el camino y que mereció hacer alguna que otra parada en el recorrido de 90 kilómetros que nos separaba de ella. Pasamos por una excelente carretera que bordea el Parque Natural de Skadar Lake, un pequeño paraíso sin apenas visitantes y que es el mayor embalse de aguas continentales de la península de los Balcanes.

Por falta de tiempo, no planeamos una excursión por este parque y la verdad es que nos arrepentimos, pues debe ser impresionante una caminata por sus márgenes o una excursión en barco. En este página tenéis información del parque por si visitáis Montenegro y pasáis por allí: PARQUE NATURAL SKADAR LAKE.

En el kilómetro 49 desde Ulcinj se encuentra el centro de visitantes y desde donde salen los barcos que recorren el lago. Y prestad mucha atención a lo siguiente. En la carretera que lleva a Podgorica, la E-80, después de pasar un túnel a unos 5 kilómetros del centro de visitantes, os encontrareis una carretera con el lago a ambos lados, haced parada (ojo solo hay una oportunidad para desviarse y aparcar) en el restaurante Jezero, donde disfrutaréis de unas vistas maravillosas desde su terraza mientras tomáis un refresco o incluso coméis, porque los platos tenían una pinta buenísima y los precios no son excesivos.

Seguimos nuestra ruta hasta la capital y después de aguantar estoicamente la cantidad de obras que hay en los accesos a Podgorica llegamos al fin al centro de la capital y al hotel Kerber que habíamos contratado anteriormente por internet. Situado en el corazón de la ciudad, es limpio y cómodo, pero feo como el resto de la ciudad. La entrada es a través de un centro comercial y un interiorismo con unos colores que duele verlos. El desayuno normal, pero la sala con estridente decoración. Desde luego que no acertamos y no tienen nada que ver las fotos que se publican con la realidad.

Podgorica es una de las capitales europeas más pequeñas (no llega a 200.000 habitantes), pero dificilísima de explorar, ya que todo lo interesante, si se puede llamar así, esta alejado del centro, menos mal que disponíamos de coche. La ciudad donde confluyen los ríos Ribnica y Moraca fue fundada en la época romana y desde entonces ha sufrido el cambio de nombre cinco veces, llegó a llamarse Titogrado en honor al Mariscal de la antigua Yugoslavia. Su territorio fue ocupado en numerosas ocasiones, desde los otomanos hasta los austro-húngaros y los serbios. Durante la Segunda Guerra Mundial fue bombardeada 72 veces y completamente destruida, puede decirse que fue literalmente borrada de la faz de la tierra, por lo que los edificios, que se pueden ver hoy en día, se construyeron en la segunda mitad del siglo XX y por desgracia sin ningún interés arquitectónico, grises y oscuros de una olvidada etapa socialista.

El centro de la ciudad es muy pequeño y se puede explorar fácilmente a pie, aunque no tiene apenas interés. Lo más destacado es la plaza principal Trg Nezavisnosti con muchas tiendas y un centro comercial bastante cutre alrededor de ella. La plaza es el mejor sitio para observar a la gente y seguramente es el sitio perfecto para conocer a algunos lugareños. Cuando fuimos habían acabado las elecciones municipales y el partido ganador estaba celebrando allí su victoria. La zona sin automóviles permite eventos sociales como la celebración de la fiesta de fin de año.

Podgorica ha sido llamada "la ciudad más aburrida de Europa" y que a simple vista puede ser verdadero, pero no estamos de acuerdo con esa denominación si se refiere a la noche. Los lugareños adoran ir de fiesta, sobre todo en los alrededores de la Plaza Trg Nezavisnosti, las calles Bokeska y Njegoseva están repletas de público al caer la tarde y todos los locales son cafés, bares y restaurantes.

Podgorica en los años 90, era junto con Banja Luka (una ciudad de Bosnia-Herzegovina) la ciudad más verde de la ex Yugoslavia. Pero recientemente la vegetación de Podgorica ha desaparecido para ser reemplazada por nuevos edificios residenciales y comerciales. Las autoridades no hacen mucho para aumentar la presencia de áreas verdes, y a menudo las sacrifican por el bien de la construcción de edificios de oficinas.

Es posible que Podgorica sea la capital europea más antiestética desde el punto de vista urbanístico, o más bien lo afirmamos, pero no negamos que tiene una posición geográfica excelente, por lo que se puede estar en la playa en menos de dos horas y de excursión a la montaña en apenas una hora, por lo que puede ser un lugar cómodo desde donde se pueda conocer el resto del país. El resumen que hacemos, o más bien la pregunta sería... ¿Cómo puede tener un país tan hermoso una capital tan fea?

NUESTROS PASEOS POR PODGORICA

Edificios abandonados, graffitis, baches, contenedores desbordados. En algunas ciudades de los Balcanes hemos encontrado estas cosas que le dan al lugar una sensación inquietante, pero aquí en Podgorica parecen además deprimentes. Bajo nuestro punto de vista, como visitantes de la ciudad, nos da la impresión que incluso los ciudadanos han perdido la fe y han abandonado el cuidado de una ciudad de la que no se enorgullecen. ¿Cómo se supone que a un visitante le gustará estar aquí si ni siquiera los lugareños lo quieren?

BARRIO OTOMANO DE STARA VAROS

Nuestra primera visita fue a Stara Varoš, el barrio más antiguo de Podgorica que conserva alguno de los rastros de los cuatro siglos en los que fue el centro de una bulliciosa ciudad turca otomana. La torre del reloj cuadrada es el símbolo más interesante del pasado, que domina la plaza y que en su momento fue útil para señalar los tiempos de oración musulmana.

La fecha exacta de construcción de la torre es desconocida. Según algunos datos históricos, fue erigido en el cambio de los siglos XV-XVI. La altura de esta torre es de unos 15 metros, y es uno de los pocos monumentos históricos de la ciudad que ha logrado sobrevivir a la guerra. La principal característica de la torre es un gran reloj fijo en su fachada, que funcionó durante más de 250 años, pero que fue cambiado en 2005 durante su restauración.

Este barrio de la ciudad se caracteriza por edificios de estilo oriental, con casas de una o dos plantas con fachadas de aspecto arquitectónico simple y balcones abiertos con vistas a los patios. Un barrio descuidado y que no invita en absoluto a su paseo.

Stara Varoš se encuentra en el margen izquierdo del río Ribnica, y este nombre se estableció después de que la parte nueva de la ciudad (llamada Mirkova Varoš y hoy Nova Varoš) se fundara en la década de 1880 (en la orilla derecha de Ribnica). Stara Varoš fue el núcleo de la antigua Podgorica durante el período de gobierno otomano (siglos XV al XIX) y todavía, aunque sea en parte, conserva las formas urbanas y arquitectónicas de aquella antigua ciudad, así como las costumbres, el modo de vida y las características orientales.

Dentro del barrio se encuentran entre sus laberínticas calles, las mezquitas Doganjska y la Mezquita Osmanagić, de los siglos XV y XVIII aunque restauradas sin conservar el modelo original.

PALACIO Y PARQUE DE KRUSEVAC

Nuestra siguiente parada fue una visita al complejo palaciego de Krusevac dentro del parque del mismo nombre. Este oasis en el centro de Podgorica tiene un pabellón cubierto con azulejos rojos españoles, una fuente, muchos bancos, juegos infantiles e incluso wifi gratuito. Krusevac es un lugar agradable para tomar un almuerzo campestre, leer un libro o unirse a los lugareños para jugar una partida de ajedrez.

Quizás sea la parte más agradable de Podgorica, aunque bastante descuidado con pintadas en la entrada y coches de empleados aparcados dentro del parque en cualquier rincón. Es el parque público más grande de la ciudad. Los frondosos jardines contienen interesantes esculturas, una pequeña iglesia y un antiguo palacio convertido en museo.

El palacio de Krusevac fue construido a finales del siglo XIX por el rey Nikola I para su hijo Mirko. Más tarde se convirtió en un hospital en el período posterior a la Primera Guerra Mundial hasta la década de 1980 cuando la Asamblea del municipio de Titogrado tomó la decisión de adaptarlo y establecer la llamada Galería de Países No Alineados. Por fin en abril de 1995, la Asamblea de Montenegro decidió establecer el Centro de Arte Contemporáneo de Montenegro dentro del noble edificio.

La colección permanente del centro incluye una selección única e internacional de más de 1.000 obras de arte de 60 países diferentes, y en ningún otro lugar del sudeste de Europa se puede encontrar una muestra de obras tan importantes y diversas como aquí, pero os diremos que cuando fuimos a verlo, a pesar de haber mirado el horario de apertura, nos lo encontramos cerrado, llamamos a la puerta porque no entendíamos el porqué y salio un señor que debía ser un vigilante que nos hizo gestos con las manos para que nos fuéramos sin darnos ninguna explicación. Para que veáis la desidia de los propios lugareños para con su propio patrimonio. No había ni un solo cartel advirtiendo del cierre.

El caso es que nos hicieron irnos con malhumor y no obteniendo precisamente buena impresión de Podgorica. Seguimos nuestra ruta hasta llegar al monumento más impresionante que tiene esta ciudad y que solo por verlo merece la pena pasar por aquí.

CATEDRAL DE LA RESURRECCIÓN DE CRISTO

​Es uno de los templos más grandes del mundo ortodoxo. La construcción comenzó en 1993 y tardó 10 años en finalizar. La Catedral tiene en su fachada oeste dos torres gemelas de 26.7 metros de altura con 17 campanas y un gran arco, está claramente inspirado en la Catedral de San Trifón en Kotor. Si pincháis en el enlace KOTOR, veréis el extraordinario parecido. Al pie de cada torre hay dos pequeñas capillas dedicadas a San Simeón y a San Juan Vladimir.

La Catedral ortodoxa de Podgorica se encuentra situada en la zona nueva de la ciudad, al oeste del río Moraca y a la que tuvimos que ir también en coche, aunque en esta ocasión también serviría para dejarlo en la agencia de alquiler que está situada próxima a la Catedral. Las zonas anexas aún necesitan algo de acondicionamiento. Impresionante por fuera y por dentro. Visita imprescindible en Podgorica.

En su interior, el visitante puede admirar la representación visual de temas teológicos, pintura de iglesias, iconografía y otras ramas de las bellas artes.

Todo el conjunto de frescos es impresionante y el templo por dentro es sorprendentemente luminoso, las paredes y el techo están decorados con pinturas en dorados y vivos colores y una enorme araña de bronce cuelga bajo la cúpula.

Entre los frescos, se puede ver la escena de la Resurrección de Cristo, la cual da nombre a la Catedral. Impresionante también el suelo con mármol de diferentes tonalidades

La gran cúpula, las torres de piedra blanca y las cruces de oro de esta inmensa catedral serbia ortodoxa se suman de forma sorprendente al horizonte de Podgorica, e incluso nos atrevemos a decir que es uno de los monumentos más espectaculares construidos en el siglo XX no solo de los Balcanes si no del mundo. Una pena que esté situado en medio de un descampado (literal) y de unos horribles aparcamientos de tierra, con un también horrible quiosco de bebidas enfrente, lo que hace que pierda algo de su encanto, pero aún así, es una visita obligada. Nuevamente aflora la desidia de las autoridades.

Ya sin coche, fuimos andando desde la Catedral con rumbo a los ríos de esta ciudad.

PUENTES SOBRE LOS RÍOS RIBNICA Y MORACA

Ya dijimos que debido al hecho de que la ciudad fue destruida varias veces, no quedan apenas monumentos en la ciudad. Una de las pocas atracciones históricas es el Puente Viejo, construido durante la época romana y reconstruido durante el período de dominio otomano. Se extiende sobre el río Ribnica, justo antes de su confluencia con el río Morača.

Este año, el río estaba lleno de agua después de fuertes lluvias en mayo. Pero esto es muy raro en Podgorica, y el río normalmente está casi seco en los meses de verano. El pequeño y antiguo puente se sitúa sobre uno de los pequeños afluentes que se unen al río Moraca. El entorno podría ser mucho más bonito, pero la zona está muy descuidada (nuevamente la desidia).

A pocos minutos a pie del Puente Viejo, se encuentra el moderno Puente Millenium del tipo denominado "atirantado con cables" con 173 metros de largo, que se extiende sobre el río Morača. El puente en sí es muy impresionante tanto por su estética como por su construcción y con cierto parecido a los construidos por Calatrava en Talavera o Badajoz. Nosotros lo observamos desde el puente peatonal de al lado que es un lugar ideal para relajarse y disfrutar de la vista del río y las montañas en el fondo. Aunque como es habitual en esta ciudad sin ningún mantenimiento. Se gastan 7 millones de euros en el puente y no arreglan los accesos. Otra adición más añadida al paisaje urbano, esta pieza blanca y austera de la arquitectura moderna ahora se erige como uno de los monumentos más notables de Podgorica.

Desde aquí seguimos nuestra caminata por el puente peatonal de Moscú. Por la pasarela se observan los diferentes puentes sobre el río. Los puntos de vista desde este lugar son magníficos para ver como el río surca corriente abajo, tomar fotos y ver cómo conectan los dos lados de la ciudad.

OTRAS RECOMENDACIONES

Podgorica sin embargo, puede presumir de disponer de las últimas tecnologías y salas modernas dedicadas al teatro y a los conciertos, el Teatro Nacional de Montenegro (Crnogorsko narodno pozorište), actualmente se encuentra en un bello edificio vanguardista y cada año, el teatro principal del país ofrece representaciones de diferentes estilos a precios muy, muy económicos, recibiendo a más de 50.000 visitantes de todo el país e incluso del extranjero. Se encuentra justo detrás de la Plaza de la República y enfrente del parque lineal del río Moraca.

Podgorica también es el mejor lugar para ir de compras en Montenegro. De hecho, la mayoría de los lugareños hacen viajes de un día a la capital para abastecerse de ropa, zapatos y artículos especiales. Hay tres novísimos centros comerciales con las grandes marcas repartidos, eso si, en Novi Grad (Ciudad Nueva), la única parte de la ciudad que está cuidada y mantenida.

Aunque nos alojamos dos noches en la capital, solo uno lo dedicamos a ella, el otro día hicimos la excursión a Cetiña, antigua capital de Montenegro, cuyo relato podréis leer en el siguiente post: "Cetiña ( Unesco), la antigua capital de Montenegro".


ANTERIOR SIGUIENTE

#2018 #Montenegro #Podgorica #BarriootomanoPodgorica #CatedraldelaResurrecióndeCristo #PuentesdePodgorica #Europa #ParqueyPalacioKrusevac #ParquenaturalSkadarlake #LagoSkadar

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS
Logo-MadTB.jpg
Icono e-mail

Nos encontramos en: Madrid (España)