Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Ourense y su centro histórico. Galicia (España)


La histórica ciudad de Ourense, después de la caída del Imperio romano, se convirtió en un centro importante de los reinos suevos antes de ser destruida por los árabes en su conquista de la Península Ibérica. Fue reconstruida y ampliada por los asturianos, tras su victoria contra los musulmanes quedando su centro medieval, tal como está hoy y con cierto aire de misticismo ya que Ourense además, es atravesada por la Vía de la Plata, el camino peregrino más importante a Santiago desde el sur de la Península. Nuestro último día en Ourense lo dedicaríamos a conocer su centro histórico, salimos relativamente pronto del hotel y nos dispusimos a emprender nuestro paseo por la ciudad.

Llegamos al Parque de San Lázaro, parque icónico y céntrico de la ciudad de Ourense, es un lugar de reunión para grupos de todas las edades. Se encuentra al lado de la Subdelegación del Gobierno, la mayoría de las líneas de autobús pasan por debajo y cuenta con cafeterías en su alrededor, donde tomarse un refresco en sus terrazas puede ser muy agradable.

Seguimos por la Rúa do Paseo, o calle del Paseo a la que se puede denominar como la "Milla de Oro Orensana", ya que en esa calle se encuentran las tiendas con productos de marca, galerías comerciales, tiendas tradicionales y los edificios emblemáticos. El edificio Viacambre es el más fotografiado por los turistas y visitantes que pasan junto a él.

Pero hay "tiendas de toda la vida" que aún hoy pueden presumir de murales, carteles, vidrieras y mobiliario del siglo pasado con alto valor artístico y nostálgico. Desgraciadamente ya no se encuentran escaparates con el cristal curvo y la Farmacia de la Rúa do Paseo los exhibe para deleite de los viandantes.

En esta calle se observan multitud de curiosidades tanto en tiendas como en vendedores callejeros, nos llamó la atención la máquina expendedora de botellas de leche.

Seguimos hacia el centro y nos topamos con los xardíns de Bispo Cesáreo, donde se encuentra la oficina de información de la ciudad, pero la encontramos cerrada al ser la festividad de Santa Rita (patrona de los funcionarios). Los jardines están muy bien cuidados como casi toda la jardinería que hemos visto en la ciudad. Resaltan una bonita fuente ornamental de piedra y la fachada posterior del Obispado.

En la calle del Paseo y en la del Progreso que es paralela a ésta, es donde se encuentran los edificios más señoriales y representativos de la ciudad.

Llegamos a la Plaza Mayor de Ourense, rodeada de casas antiguas y nobles de los siglos XVIII y XIX con una característica principal, su plano inclinado, que le confiere una gran peculiaridad. Es la única plaza de una capital de provincia española cuyo suelo está en pendiente.

Para contemplar la plaza, las terrazas de los bares invitaban a un descanso y eso fue lo que hicimos... "Cafelito" junto al edificio del Ayuntamiento.

El edificio del Ayuntamiento tiene una interesante historia: Hasta el siglo XV, en Ourense, era la Iglesia a través del Obispo quien elegía al regidor y a los jueces de la ciudad, que se reunían en la Catedral. Esto implicó que hubiera siempre tensión entre los vecinos y el prelado y a principios del siglo XVI se construyó el primer edificio del Ayuntamiento que seguía el modelo de un pazo urbano con patio interior pero que al menos servía para que los vecinos pudieran acceder a los diferentes servicios del mismo.

El edificio fue objeto a través de los siglos de remodelaciones, restauraciones y reparaciones hasta conseguir ser más alto, más importante y más regio que el edificio colindante que era el mismísimo Palacio Episcopal, en la actualidad sede del Museo Arqueológico. La Plaza Mayor se configuró como sede de acontecimientos festivos y los personajes pudientes como el clero y los nobles fueron adquiriendo los edificios de alrededor de la misma. Acabó por convertirse en el corazón de la zona monumental de Ourense. La Plaza Mayor hoy en día continúa siendo uno de los lugares centrales de celebración y festejo de los acontecimientos lúdicos festivos de la ciudad, además de espacio de manifestación y reivindicación de sus vecinos.

Tras la pausa, retomamos nuestro recorrido por la ciudad, tomamos las escaleras contiguas y proseguimos la marcha, con folleto en mano para saber cual era la Iglesia que se erguía a continuación de las escaleras que subíamos.

Se trataba de la Iglesia de Santa María Nai, situada al final de los escalones que salen de la Plaza Mayor. Se encuentra donde se cree que fue el emplazamiento de la primitiva Catedral de Ourense. Fue reconstruida en el siglo XI y reformada a principios del siglo XVIII en estilo barroco. De la catedral original sólo quedan en pie unas columnas y sus capiteles de aspecto marmóreo en el segundo y tercer cuerpo del edificio. Seguimos dirección a la Catedral y nos encontramos con una agradable sorpresa.

La plaza dedicada a los Suaves, mítico grupo de hard rock en los ochenta, teloneros entre otros de los Rolling Stones y de los Ramones ¡Que recuerdos!

Muy cerquita está la Catedral a la que solo se puede acceder mediante pago (cuando no hay liturgia) de 5€ por la Plaza del Trigo.

Ourense no es grande, pero la Catedral atestigua y da testimonio de la importancia de esta ciudad gallega en los momentos en que fue construida durante los siglos XII y XIII. Dedicada a San Martin de Tours, es el principal monumento de la ciudad, con estilo predominante románico cisterciense y con influencias góticas. Sus grandes bóvedas de crucería son testimonio de casi un millar de años de historia e invitan a la meditación, la oración y la contemplación. Por su riqueza artística, podemos considerar a la Catedral de Ourense como la segunda en importancia de Galicia después de la de Santiago de Compostela.

Construída entre el siglo XII y el siglo XIII, tiene planta cruciforme, tres naves con tres ábsides y una nave transversal. El cimborrio sin embargo, fue posterior y se levantó en el siglo XV con un estilo gótico flamenco.

En su interior destaca el claustro gótico de finales del siglo XIII que hoy alberga las dependencias del museo catedralicio. También son de gran interés las numerosas tallas y valiosos sepulcros medievales y renacentistas. Pero las verdaderas joyas son la Capilla Mayor donde está el magnífico retablo tallado por Cornielis de Holanda, terminado en 1520 y la Capilla de Santo Cristo.

En esta última se encuentra ubicada una de las figuras que más devoción causa entre los ourensanos y los peregrinos. La imagen gótica llegó de Fisterra en el siglo XIV. Es un Cristo con tres clavos que aparece con corona de espinas, largas melenas y barba negra en las que se emplearon elementos naturales. La creencia popular dice que a este Cristo le crece el pelo y las uñas y que apareció flotando en el mar. Existe una gran devoción por él en la ruta jacobea.

La catedral, que ha sufrido una impresionante transición de estilos arquitectónicos del románico, gótico, renacentista, barroco y neoclásico, no desmerece desde el punto de vista monumental y artístico. Tras poco más de una hora recorriendo esta maravilla, nos dirigimos hacia el punto más alto del centro histórico, donde se encuentra el Claustro de Santiago (cerrado por ser lunes), el cementerio y el albergue de peregrinos.

Sabíamos que además había un mirador y preguntando a los vecinos dimos con él después de subir, eso si, más de 150 escalones. Ver la gran cúpula octogonal de la Catedral por encima de los tejados de los alrededores es impresionante. Llegamos al Albergue de peregrinos a través de la entrada al cementerio ya que se encuentra justo al lado. Para los interesados diremos que el magnífico albergue del peregrino cuesta 6€ la estancia por persona y día. Las instalaciones son realmente buenas.

Una pena no haber podido ver el Claustro de San Francisco, Monumento Histórico-Artístico desde 1951. Fue convento de franciscanos hasta el siglo XIX que se transforma en cuartel de infantería hasta su clausura en 1984. A pesar de su azarosa historia, ha conservado intacta la belleza de sus 63 arcos. Y de lo más alto a lo mas bajo, teníamos que llegar a las famosas termas romanas de la localidad, las llamadas... As Burgas.

La historia nos cuenta que es As Burgas el lugar donde nació la ciudad de Ourense donde tres flujos de aguas termales medicinales han estado atrayendo a la gente durante siglos. Los habitantes de los pueblos cercanos celtas (castros) establecieron aquí los primeros asentamientos. Este fue su origen. Los restos arqueológicos encontrados en la zona demuestran la existencia de una tradición de baños termales durante más de 2000 años que se arraigó en la época de los primeros pobladores romanos, que dieron Ourense el nombre de Aquis Auriensis , reconociendo tanto el oro escondido en la cuenca del río Miño y la presencia de las aguas termales.

Llegamos al centro de interpretación de As Burgas después de haber recorrido la zona medieval de Ourense, pero al ser lunes se encontraba cerrado y las piscinas también aprovechando el día para realizar labores de mantenimiento (estaban limpiando con cloro el fondo y paredes de las diversas zonas de baño). Estas fuentes han jugado un importante papel en la historia de Ourense, el sitio ha sido reconocido oficialmente como Bien de Interés Cultural en el año 2007. As Burgas no sólo es uno de los lugares más importantes y notables de Ourense, sino también la que mejor ilustra la estrecha relación entre la ciudad y sus aguas.

Tuvimos la oportunidad de recorrer el recinto y contemplar los vestigios de las antiguas termas. En los carteles indicativos explicaban que las estaciones termales con un alto contenido de sales minerales, fluyen aguas a temperaturas de 60º a 67º. con un caudal de 300 litros por minuto. Una pena no haberlo visto en funcionamiento.

Este lugar además del Centro de interpretación cuenta con un museo al aire libre con estructuras de paredes baño romano y recintos de piscinas únicas en la península. De forma gratuita, aquí se puede disfrutar de una piscina termal al aire libre increíble donde tomar un baño relajante a 37 ° C en el corazón del centro histórico debe ser desde luego toda una experiencia. Funciona de martes a domingo de 10:00 a 14:00 y de 17:00-21:00.

Os ponemos una foto del recinto en funcionamiento recogida de Internet para que os hagáis una idea.

El resto de la ruta térmica en las riberas del río Miño formada por 5 km de zonas peatonales con 7 instalaciones térmicas en los que uno se puede relajar mientras disfruta del baño en el medio de la naturaleza, ya sea invierno o verano, bien por el día o incluso por la noche, lo explicábamos en el artículo: Ourense (1ª Parte). La villa termal.

Habíamos dado buena cuenta del centro histórico de Ourense y únicamente nos faltaba por visitar algún edificio peculiar como el del Mercado de Abastos, un sitio muy concurrido por la gente del lugar y recomendable si se va a comprar productos de la tierra. Una vuelta por los puestos de alrededor es muy entretenido.

Y para punto final, el gran Puente Romano construido en el siglo I y reformado en el siglo XII. Su arco central fue el de más luz de España, hasta el siglo XIX y es monumento histórico desde 1961.

Nos despedimos de esta encantadora ciudad desde este sitio. Cogimos el coche y fuimos a por las maletas al hotel para posteriormente ir a la estación de ferrocarril donde lo devolvimos y cogimos el tren a Madrid.


ANTERIOR SIGUIENTE


#2017 #Ourense #Galicia #España #CatedraldeOurense #AsBurgas #TermasOurense

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Icono e-mail
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS
Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.

Nos encontramos en: Madrid (España)