Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Monasterio de Maulbronn (Alemania). El regalo de los Reyes Magos.


Como buenos aficionados a los monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad, sabíamos que teníamos uno excepcional a unos 50 Km. de Stuttgart. Tan excepcional, que el Estado alemán incluso acuñó su imagen en las monedas de 2 Euros. Íbamos a pedir a los Reyes Magos que nos llevaran hasta allí. Al no disponer de vehículo propio, el primer reto era como llegar en transporte público y los Reyes Magos lo resolvieron. Aquí os indicamos como se puede llegar:


El servicio de trenes de Alemania es muy eficaz y con una gran cantidad de precios y descuentos que se deben consultar antes en profundidad, si se va a visitar ese país por este medio. Nosotros lo recomendamos, hemos hecho varios viajes por Alemania en tren y os aseguramos que merece la pena, por precio, comodidad, seguridad y tiempo.

El caso es que salimos a las 09:00 h. desde la estación central de Stuttgart con un tren rápido que apenas tarda 20 mn. y llegamos a la estación de Mülhacker, esperamos unos 10 mn. y el bus 700 nos llevó a nuestro destino en otros 15 mn. Total, unos 40 mn. de trayecto. El billete se puede sacar en los puestos automáticos de la estación de Stuttgart con origen y final, o por Internet, evitando tener que sacar un billete por cada trayecto. Así que dos billetes de ida y vuelta entre Stuttgart Hbf y Maulbronn Stadt/Kloster fueron 26€ (La aplicación te dice el descuento que más conviene y además en español)

TRENES EN ALEMANIA

Ya teníamos nuestro regalo de Reyes.

El Monasterio de Maulbronn (Kloster Maulbronn) es uno de los monasterios cistercienses mejores conservados en toda Europa y por que no decirlo, de los más bonitos. Su año de fundación fue en el año de 1147 por quien fuera el primer Papa cisterciense en la historia, el Papa Eugenio III quien vio la necesidad de que éste y otros monasterios se encontraran dispuestos para ser símbolos identificativos de la iglesia.

Todo el conjunto es una joya visual, pero también una obra de ingeniería con canales y embalses que es un ejemplo “maestro” del uso del agua en tiempos medievales. Incluso contaron con una piscifactoría.

Es uno de esos pequeños tesoros convertidos hoy en día en turísticos, a los que apuntarse para hacer una escapada, sobre todo si se organiza un recorrido por el suroeste de Alemania. Si a eso unimos el reconocimiento por parte de la UNESCO de ser Patrimonio Mundial, la visita se hace obligatoria.

Se accede al monasterio por un gran portal que se abre sobre los anexos del convento de arquitectura medieval. Más que un Monasterio es un Conjunto Monacal ya que se parece a una ciudad, puesto que está amurallado, tiene edificios de administración y vivienda, construcciones con diversas funciones como la enfermería, la bodega, la capilla, el molino, el almacén de grano con ocho pisos. Casi todos ellos construidos en el siglo XIII. Los viñedos plantados por los monjes todavía se siguen cultivando en la actualidad. La antigua Abadía Maulbronn no es sólo el complejo monástico mejor conservado al norte de los Alpes, sino que constituye además una obra representativa de la arquitectura medieval.

Durante más de 400 años, los monjes de Maulbronn construyeron este complejo monástico único con arenisca de la zona, con el que imprimieron carácter al paisaje de la zona. A partir de 1556 se convirtió en un seminario evangélico, cuando el duque Cristóbal de Wurtemberg, el hijo de Ulrich, hizo construir una escuela monacal evangélica en Maulbronn.

Johannes Kepler, Friedrich Hölderlin y Hermann Hesse son algunos de los pupilos más famosos de este internado que, en la actualidad, alberga un instituto de enseñanza media especializado en lenguas clásicas. Hermann Hesse, el prestigioso premio Nobel de literatura alemán ingresa como seminarista en el Monasterio de Maulbronn en 1891. Sus vivencias allí, dan lugar a varias obras y poemas. Quizás la más conocida “Bajo la rueda” narra de forma autobiográfica el despertar a la vida de un joven estudiante en el seminario.

Respecto a los edificios religiosos cuenta con una iglesia de varios estilos que van desde el románico al gótico tardío. El estado de conservación del Monasterio de Maulbronn es prácticamente impecable, ya que se pueden notar muchos de los elementos y estilos que datan tanto del siglo XII como del siglo XVIII, pudiendo comprobarse el estilo de vida medieval que llevaban sus habitantes de la época. La iglesia románica del monasterio, una basílica de tres naves, es la construcción más antigua del lugar. Parte del mobiliario es una sillería para 92 monjes, hecha de madera de roble y ricamente decorada. La nave de la iglesia está separada en dos por una balaustrada de piedra, que delimita la actividad espiritual de los monjes y la actividad secular de los frailes laicos. Por la nave lateral, se accede al claustro

Las tracerías de los ventanales del claustro han logrado plasmar las formas de expresión aparentemente ilimitadas del arte de la cantería. Impresiona también el excelente estado de conservación de las figuras escultóricas y las arquivoltas de los techos, creando sensación de unidad de este complejo, que transmite al visitante una imagen casi inalterada de la vida medieval en un monasterio. El resto de laterales del claustro se remontan al siglo XIV, así como la mayoría de las fortificaciones y la fuente.

La joya arquitectónica del monasterio es la capilla de la fuente (Brunnenkapelle) donde los monjes venían a lavarse las manos antes de la comida y donde cortaban sus barbas. Esta fuente, o lavatorio, estaba situada en el claustro, pero no en medio del jardín, sino en uno de los laterales separada del mismo. Se accedía directamente desde el pasillo del claustro. Tiene especial parecido con la fuente del “Monasterio de les Santes Creus” de Tarragona, también cisterciense. El atrio de la Iglesia llamado de “el Paraíso” debe su nombre a la tradición de pintar la antesala de la Iglesia con la historia del pecado original. El ala sur del claustro y el refectorio atestiguan la transición del estilo románico tardío al gótico temprano, siendo esta Iglesia, la primera en Alemania en utilizar elementos góticos.

También y debido a su especial acústica, el monasterio es regularmente el escenario de conciertos de música clásica. Sitio de novela, de cuento, joya histórica, bajo todos los aspectos es una visita imperdible. A nosotros se nos fue el tiempo rápidamente, recorriendo esta maravilla de monumento, pero no podíamos irnos sin saborear una taza de café con un pastel casero en la coqueta cafetería-restaurante que había en el complejo. Atendida por cierto, por una amable señora que hablaba español.

Preciosa visita, precioso día, preciosa Alemania.

Ya solo nos quedaba emprender el viaje de vuelta a España, volvimos a Stuttgart y de allí al aeropuerto aprovechando el pase de transporte que nos dieron en el hotel. Os dejamos escaneado el folleto por si os interesa la información o pensáis visitarlo. Junto al complejo se encuentran tiendas artesanas con escaparates esplendidos, pero no pudimos pasar al ser festivo en el Sur de Alemania.

ANTERIOR INDICE DE RELATOS DE VIAJE

#2016 #Alemania #MonasterioMaulbronn #PatrimoniodelaHumanidad #Europa

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Icono e-mail
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS
Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.

Nos encontramos en: Madrid (España)