Turisteando el mundo

  • Pilar

La Granja de San Ildefonso y su palacio. Segovia, España

Allá por un mes de abril decidimos regalarnos un fin de semana en la provincia de Segovia, elegimos la Granja de San Ildefonso y como no, la capital, Segovia; ambas distantes unos 12 kilómetros y a tan solo unos 80 kilómetros de Madrid desde donde empezamos nuestro viaje en coche. Las previsiones daban buena temperatura pero la realidad fue bien distinta y nos hizo un frío tremendo, algo que comprobamos en una parada para perpetuar como estaba el ambiente.

Una vez en La Granja de San Ildefonso, aparcamos nuestro coche en el Parador de Turismo donde pasaríamos la noche, hemos de confesar que éramos muy incondicionales de los paradores y nunca nos han defraudado. Este lugar es perfecto para conocer La Granja de San Ildefonso porque aúna la belleza de la estancia con la de la localidad. El parador se ubica en la Casa de los Infantes, construida en el siglo XVIII por Carlos III y sin lugar a dudas merece mucho la pena porque es una maravilla, pero si no os alojáis aquí siempre se puede tomar un café y disfrutar de él; cuenta además con el Cuartel General de la Guardia de Corps que utilizan como Centro de Congresos.

Tras tomar posesión de nuestra hermosa habitación emprendimos nuestra visita, pero antes un poco de Historia del lugar. La Granja de San Ildefonso es el mayor municipio de los cuatro que componen El Real Sitio de San Ildefonso, a saber los otros tres son Riofrío (cuenta también con un palacio), la Pradera de Navalhorno y Valsaín. Este lugar fue elegido por los reyes castellanos del medievo como lugar de esparcimiento y de caza; Enrique IV construyó una ermita en la zona dedicada a San Ildefonso, más tarde los Reyes Católicos regalaron la ermita a unos monjes que construyeron alrededor de ella una granja. Ya en la época de Felipe V, primer Borbón y nieto del Rey Sol, compró el lugar a los monjes y encargó la construcción del palacio y de sus jardines a imagen y semejanza del lugar donde nació que no era otro que el Palacio de Versalles. De ahí que al lugar se le llame el Versalles español, siendo este palacio el lugar más importante y motor del crecimiento del pueblo durante cientos de años.

Y ahora vamos ya con nuestra visita de un día a la Granja de San Ildefonso, empezando por su joya, el Palacio Real.


El Palacio Real, la joya de La Granja de San Ildefonso


Ya hemos visto que este palacio tiene su origen en el medievo pero fue el rey Felipe V , allá por el año 1720 el que encarga al arquitecto Teodoro Ardemans, maestro mayor del Ayuntamiento de Madrid y fueron completadas por dos italianos: Andrea Procaccini y Sempronio Subisati. En principio surge como un pequeño palacete de caza pero pronto se va modificando el proyecto para convertirlo en lo que hoy vemos y se conoce como el “Versalles español”. Cuentan las crónicas que fue Carlos III el rey que más disfrutó de este lugar y uno de los protagonistas de las sucesivas modificaciones del Palacio de La Granja de San Ildefonso. Más cercano a nuestra historia, aquí nació en 1913 un hijo de Alfonso XIII, Don Juan, padre de Juan Carlos I.

Patio de Herraduras del Palacio de la Granja

La visita interior merece la pena, aunque este palacio sufrió un gran incendio en 1918 y sufrió una gran remodelación, hay una gran colección de tapices flamencos y españoles, los aposentos reales, el gabinete de la reina, la sala de las ocho columnas, no podía faltar la sala japonesa, cuadros de temas mitológicos y una buena colección de retratos de Felipe V, entre otras muchas cosas. No se pueden hacer fotografías en el interior pero en el momento de hacer esta no lo sabíamos, claro que nos echaron una bronca tremenda. El Palacio hoy pertenece a Patrimonio Nacional y para toda la información de horarios, días de apertura, precio, espectáculos de las fuentes podéis pinchar AQUÍ,

Interior del Palacio de la Granja

Los Jardines de San Ildefonso


Los jardines del Palacio de La Granja de San Ildefonso es un lugar increíblemente hermoso para recorrer con calma y preferiblemente con buen tiempo. Son un claro ejemplo de jardines franceses de los que se desarrollaron en el país vecino a finales del siglo XVII. Todo está rodeado de esculturas y fuentes inspiradas en la mitología clásica como las de Diana o la de Neptuno. Todas está conectadas por un sistema hidráulico que funciona tan solo algunos días al año. Nosotros dimos un pequeño paseo por estor jardines que ocupan más de 140 hectáreas y que llegan hasta Valsaín ya que el frío era intenso y no había ninguna de las 26 fuentes en funcionamiento. Para ver horarios de funcionamiento en el enlace de la página de Patrimonio Nacional que os hemos puesto más arriba.



Real Colegiata de la Santísima Trinidad


Al lado del palacio se encuentra la Real Colegiata de la Santísima Trinidad que no hay que perderse, aunque hay que estar atentos a las horas de misa porque no la podrás visitar y guarda la entrada del palacio porque la piden para entrar. El origen de esta colegiata es coetáneo al palacio y fue proyectada por el mismo arquitecto, Teodoro Ardemans, como capilla real durante el reinado de Felipe V y su esposa Isabel de Farnesio. Posteriormente se convirtió en colegiata y a la muerte de Felipe V en 1746 la reina creó un mausoleo en la capilla de las reliquias para enterrar al rey ya que era su deseo; hoy están enterrados ambos aquí.

Real Colegiata de San Ildefonso

Ya era hora de comer y nos fuimos hacia la Plaza de los Dolores y el Mercado Municipal buscando el restaurante que una amiga escritora y residente en tan hermoso lugar nos había recomendado. El Restaurante Casa Zaca fue el elegido, es una casa de comidas familiar fundada en 1940 y sus dos platos estrellas son los judiones y las cebollas rellenas, estas últimas doy fe de que están absolutamente deliciosas. Y como nos suele ocurrir no hicimos ninguna foto de tan deliciosos manjares.

Tras la comida, terminamos casi a las cinco de la tarde, pensábamos visitar la Real Fábrica de Cristales pero era demasiado tarde, creo recordar que en sábado cerraba a las seis y no teníamos tiempo de ver cómo funcionan los hornos y las demostraciones que hacen sobre la fabricación del vidrio. Así decidimos volver al Parador donde teníamos reservada hora para el spa y después regalarnos una cena en el mismo lugar.

La Granja de San Ildefonso

Aquí termina nuestro precioso, interesante y frío día en la Granja de San Ildefonso, que no el viaje porque al día siguiente visitaríamos la increíble ciudad de Segovia que os contamos en Segovia (Unesco) qué ver en un día. España.


ANTERIOR SIGUIENTE


NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Icono e-mail
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS
Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.

Nos encontramos en: Madrid (España)