top of page

Turisteando el mundo

  • Foto del escritorPilar

Qué ver en Copenhague en dos o tres días. Dinamarca


Dinamarca
Barrio de Christianshavn, Copenhague

Copenhague, capital de Dinamarca, fue el inicio de nuestro viaje en junio y la ciudad elegida con una visita de casi tres días para llegar a Islandia. Todo el viaje os lo he contado en Islandia, Dinamarca y Suecia: planificación, hoteles y ruta. Salíamos de Madrid en un vuelo de Ryanair a las 10,30 horas y a las 13,30 estábamos aterrizando en Copenhague, en el aeropuerto Copenhague-Kastrup; elegimos llegar al centro de la ciudad en un taxi y a las tres de la tarde ya estábamos instaladas en el Hostel Urban Copenhague Meininger, en el que pasamos tres noches. Elegimos una habitación triple con desayuno que estaba delicioso y baño privado; estaba ubicado a unos 200 metros de la Estación Central con lo que estábamos en pleno centro. Nos gustó mucho este hostel y sin duda volveríamos de nuevo, eso sí, barato no era pero cumplía perfectamente con nuestras necesidades y además había varios españoles trabajando en la recepción que eso ayuda. La única pega que le pondría es que en las tres noches que pasamos allí no limpiaron la habitación ningún día.


Como estábamos en el centro de Copenhague, lo que llaman la City, aquí se reúnen reúne la mayor parte de las atracciones turísticas que visitar en Copenhague decidimos que lo podríamos hacer todo caminando y que no compraríamos ningún abono de transporte. Tampoco compramos la Copenhague Card porque nuestra primera tarde en la ciudad era lunes y estaban todos los museos y monumentos cerrados, al día siguiente haríamos una excursión fuera de la ciudad, visitando por la tarde el parque de Tívoli y tan solo el último días lo pasaríamos completo en la ciudad; calculamos precios y nos interesaba más pagar alguna entrada suelta que comprar la tarjeta, y menos mal porque este día estaban haciendo los daneses un referéndum de algo relacionado con la Otan y la mayoría de Museos estaban cerrados.


Primera ruta: tarde en la ciudad de Copenhague


A las tres de la tarde estábamos listas para la conquista de Copenhague, una ciudad que yo había conocido hacía 26 años y a la que tenía ganas de volver, en Copenhague en tres historias algunos datos de esta primera visita a la ciudad.


Empezamos por la Plaza del Ayuntamiento, Radhuspladsen, es una de las zonas más conocidas y animadas de Copenhague por la que pasarás varias veces al día y es lugar de encuentro en la ciudad. Aquí se encuentra el Ayuntamiento, la escultura de Andersen frente a la entrada más antigua del Tivoli, el famoso hotel Palace, la torre del Rishshuset con la famosa Chica del Tiempo de Copenhague un barómetro rotatorio de 1930 o el nacimiento de la famosa calle peatonal de la que hablaremos más adelante.

Tomamos la calle Stroget para casi de inmediato girar a la izquierda hacia la Catedral de Nuestra Señora, diócesis luterana de la ciudad; sabíamos que estaría cerrada pero al menos vimos su exterior con algunas placitas que la rodean con mucho encanto. Donde hoy se asienta esta catedral hubo una iglesia románica y sobre ella otra gótica del siglo XIV, muchos daños sufrió esta iglesia en la época de las reformas luteranas y finalmente en el gran incendio de la ciudad en 1738 fue prácticamente destruida. Tras los bombardeos británicos durante la batalla de Copenhague de 1807 un incendio provocó la caída de la torre y la ruina de toda la iglesia. En 1829 se levantó en estilo neoclásico el edificio que vemos hoy.

Junto a la Catedral la Universidad de la ciudad, los edificios más antiguos fueron creados a finales del siglo XV, en 1479 por Christian IV, el deán de Nuestra Señora fue el primer de rector y algunos de sus canónigos fueron catedráticos.

Siguiente parada en la Torre Redonda, Rundetaarn, otro de los proyectos del rey Christian IV como observatorio astronómico ligado a la universidad. Se puede visitar y fue el único lugar en nuestra ruta de esta tarde que estaba abierto aunque no tuvimos ánimo para subir a ella.

Hacer una parada para tomar un cafetito en la preciosa Librería Paludan, con varios pisos, cafetería y restaurante, con salas de exposiciones es uno de los imprescindibles en un paseo por esta zona de la ciudad popularmente conocida como "Barrio Latino", donde en sus estrechas calles hay una sucesión de librerías, pequeños restaurantes, galerías de arte y tiendas de viejo en casas del siglo XVIII.

Descansadas y empezando a llover pusimos rumbo al Castillo de Rosenborg con los jardines del rey que son preciosos y hoy museo en el que se custodian las Joyas Reales, los salones del trono y una colección de tapices; también fue mandado construir por el rey Christian IV en 1606 como residencia de verano.

Tocaba ir pensando en cenar y elegimos un restaurante en el Canal Nyhavn, al que llegamos chorreando por la lluvia a pesar de llevar paraguas. La imagen de este canal con casas de colores, restaurantes y barcos es considerada como una de las más bonitas de la ciudad y razón no le falta este es otro de los lugares por el que pasarás varias veces en una visita de varios días en la ciudad de Copenhague. Cenamos bajo las estufas y una mantita en Nyhavn 41, dos fish and chips, una hamburguesa, dos aguas con gas y una cerveza superó los 150 euros. Barato no es pero es lo que toca en una de las ciudades más caras de Europa.

Eran casi las diez de la noche y todavía era de día pero tocaba emprender retorno hacia el hotel porque el día había sido muy largo. Recorrimos la espectacular y encantadora Plaza Nueva del Rey, donde se encuentra la Ópera, la estatua ecuestre más antigua del país del rey Cristian V o el edificio de un antiguo hotel donde vivió Hans Cristian Andersen.

Recorrimos íntegramente la calle peatonal Stroget, que con la lluvia y la iluminación ya nocturna nos regaló imágenes preciosas.

Y la Plaza del Ayuntamiento con la torre del Rishshuset y la famosa Chica del Tiempo de Copenhague un barómetro rotatorio de 1930.

Segunda ruta: El parque del Tívoli


Contratamos una excursión para poder visitar estos lugares en un día y reconozco que estaba muy bien organizada con el tiempo suficiente para hacer las visitas. Salíamos a las 9 desde la Estación Central para ir en bus hasta el famoso castillo de Kronborg en Helsingor, conocido como el castillo de Hamlet, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Desde aquí fuimos al Puerto para tomar un ferry que en 15 minutos une Helsingor en Dinamarca con Helsingborg en Suecia, para seguir ruta a la preciosa ciudad Medieval de Lund que conserva la Catedral Románica más antigua de los Países Nórdicos y continuar hasta Malmö con su coqueto centro histórico, unos de los edificios modernos más singulares creado por Santiago Calatrava y sin duda porque de ella parte en modernísimo puente de Öresund que la une a Copenhague, una obra de ingeniería espectacular. Todo os lo contaré en Kronborg, Lund y Malmö, una ruta perfecta desde Copenhague. que os he contado en Kronborg (Unesco), Lund, Malmö y Öresund. Un día perfecto entre Dinamarca y Suecia,

Dinamarca
Puente de Öresund en Copenhague

Y de nuevo en Copenhague, nos tocaba recorrer el famoso Parque de Atracciones de Tívoli, uno de los más antiguos de Europa fundado en 1843 por el rey Christian VIII; si le preguntasen a los daneses cuál es su lugar favorito en la capital, es más que probable que muchos nombrasen el Tivoli de Copenhague. Las entradas las habíamos comprado online y fueron unos 20 euros por persona, tan solo para acceder y pasear por los jardines, si queréis subir a algunas de las atracciones tendréis que pagar otro tipo de entrada, todo lo encontraréis en la web. Tiene varios accesos pero nosotros lo hicimos por el de la calle Vesterbrogade, que está junto a la Estación Central. Y es que hoy el parque de Tívoli está en pleno centro de la ciudad.

Copenhague, Dinamarca
Pagoda china en Tívoli

El paseo por el parque es muy bonito, tanto por la espectacularidad de sus jardines con mil flores de colores increíbles como por la multitud de sus construcciones de inspiración árabe, india o china , muchas de ellas son restaurantes aunque en nuestra visita estaban cerrados. En nuestro paseo decidimos cenar en uno de los restaurantes que vimos abiertos , aunque a las 20,45 casi sin terminar la cena nos invitaron a darnos prisa porque cerraban a las nueve. También vimos el espectáculo de luces y sonido nocturno del lago que se hace cada día a las 21,30 pero al ser junio era completamente de día todavía y aún siendo muy bonito pienso que lo debe ser mucho más en noche cerrada. A las diez cerraban y nos despedimos de este hermoso lugar, estuvimos tres horas y es suficiente para recorrer el lugar.


Tercera ruta: Día completo en Copenhague


Hoy dedicaríamos todo el día a la ciudad de Copenhague, paseándola tranquilamente pues había amanecido un día espléndido de sol. A las 9,30 estábamos en la Plaza del Ayuntamiento con la intención de visitar sus salas interiores antes del inicio del free tour que empezaría a las 10, pero no fue posible porque ese día había un referéndum de algo relacionado con la Otan tras los acontecimientos de la guerra de Ucrania y estaba cerrada al público. Nuestro guía se llamaba Edgar y era un mexicano que llevaba varios años viviendo en la ciudad, resultó ser encantador y nos hizo muy agradable una visita de unas tres horas.

Copenhague, Dinamarca
Andersen mirando los jardines de Tívoli

Además de todas las explicaciones pertinentes de la Plaza del Ayuntamiento, seguimos hacia la columna de la Valentía en un lateral de la Plaza, el Palacio de Justicia que ya habíamos visto en la ruta del primer día, visitamos las calles más antiguas de la ciudad que había sobrevivido al incendio de la ciudad del siglo XVIII, su nombre Magstræde.

Dinamarca
Magstræde, la calle más antigua de Copenhague

Seguimos hasta los canales que rodean el islote de Slotsholmen donde está, entre otros, el Palacio de Christiansborg, hoy sede de la oficina del primer ministro danés, el Parlamento y la Corte Suprema. Es el único lugar en el mundo donde los tres poderes del estado están en un mismo edificio. El Palacio de Christiansborg cuenta con una torre que ostenta el título de la más alta de Copenhague con sus 106 metros y es uno de los mejores miradores de la ciudad; en su interior hay un restaurante y además cuenta con un ascensor para llegar arriba, el acceso es gratuito y está abierto de martes a domingo de 11 a 21 horas, se accede por la puerta del Rey y sería nuestro plan para el final de la tarde.

Copenhague, Dinamarca
Palacio de Christiansborg

Dentro de este islote se encuentra en precioso edificio de la antigua Bolsa, construido por Chistian IV y que hoy está la venta por más de 70 millones de euros y por el que ha pujado tan solo una marca comida rápida americana, hasta hoy han rechazado la oferta pero veremos cuánto tardan los daneses en dar un sí. Seguimos hasta la antigua Iglesia de San Nicolás que tras dejar su función como iglesia fue sede de los bomberos y hoy es un restaurante y sala de exposiciones, La Plaza Nueva del Rey (Kongens Nytorv) que con luz del sol y sin lluvia es muy bonita, recorrimos parte del canal de Nyhavn para atravesar hacia la Plaza de Santa Ana y llegar al Palacio o Palacios de Amalienborg.

Copenhague, Dinamarca
Antigua Iglesia de San Nicolás

Amalienborg y su distrito, Frederiksstaden, se encuentran en la Lista Indicativa del Patrimonio de la Humanidad desde el año 1993, el único patrimonio de Copenhague.


Este distrito o barrio nace en el siglo XVIII como una extensión de la ciudad medieval de Copenhague, para adecuarse a las necesidades de la alta sociedad de la ciudad. La idea nace ya con el nombrado rey Cristián IV pero hubo que esperar casi un siglo hasta que Andreas Bjorn, un rico comerciante y armador propusiera al rey Federico V crear este barrio fuera de la ciudad amurallada y de ahí recibe el nombre de Frederiksstaden, la ciudad de Federico, contando con uno de los conjuntos rococó más importantes de Europa.

Copenhague, Dinamarca
Plaza de los Palacios de Amalienborg

Su plaza central octogonal y sus dos calles axiales se trazaron para celebrar el jubileo de los 300 años de la dinastía real. En el centro de la plaza se encuentra la imponente escultura ecuestre de Federico V cual césar y a los lados los cuatro palacios que construyó un rico comerciante según el proyecto del principal arquitecto danés de la época, Niels Eigtved.

Copenhague, Dinamarca
Amaliemborg

Los palacios fueron comprados por la familia real danesa tras el incendio del Palacio de Cristiamborg. En ellos hoy vive la familia real; el que tiene cinco chimeneas es la vivienda de la reina y en los otros dos viven los príncipes; el cuarto palacio es un Museo. Se sabe si hay algún miembro de la familia real en ellos cuando ondea la bandera en el mástil y el cambio de guardia tan solo se realiza cuando la reina está en el palacio, es bastante difícil poder verla aunque sí a los miembros de la guardia real que los custodian desde sus garitas.

Copenhague, Dinamarca

Rematando el conjunto está la iglesia luterana conocida popularmente con la iglesia de mármol, Marmorkirken, ya que está construida casi íntegramente con mármol noruego. La encontramos cerrada y abría a las dos, decidimos parar a comer. Lo hicimos en un restaurante muy cercano y enfrente de la Iglesia Ortodoxa, llamado Café Oscar en el que comimos de lujo y a un precio moderado para los estándares de la ciudad. Regresamos para visitar el interior de Marmorkirken que cuenta con una impresionante cúpula de 31 metros se apoya sobre una estructura circular de 46 metros de altura, tiene pinturas representando los doce apóstoles. La verdad es que merece la visita y además es gratuita.

Debíamos continuar ruta, en este mismo barrio, y lo hicimos por el paseo que discurre a la orilla del canal, primero vimos el magnífico edificio de la ópera que se aprecia desde la Plaza de Amelienborg. Dejábamos a nuestra izquierda Kastellet que es una antigua fortaleza militar para llegar hasta el icono de la ciudad, La Sirenita. De ella ya os hablé en Copenhague en tres historias, os invito a la lectura de este relato para saber más de ella.

La Sirenita ya nos recibió con una amenaza de lluvia inminente, cuando regresábamos entre el lago y el canal, el cielo decidió romperse, menos mal que había un puente y allí nos pudimos refugiar durante casi hora y media, imposible seguir aunque al menos reímos un rato y entablamos charla con una pareja valenciana.

Diluviando en Copenhague

Esto rompió un poco nuestros planes de la tarde al perder casi dos horas debajo de un puente, seguía lloviendo aunque más flojo, decidimos seguir hasta el canal de Nyhavn con la intención de tomar un barco y hacer el paseo de una hora por los canales de la ciudad que resultó ser espectacular y que nos permitió descansar y secarnos un poco porque había salido el sol. Este paseo es uno de los imprescindibles de la ciudad.

Desde aquí nuestra intención era ir a visitar la ciudad Libre de Christiania, de la que os conté mi experiencia de hace 26 años en Copenhague en tres historias, pero se nos había hecho un poco tarde y con el quórum de las tres decidimos dejar Christiania para otra ocasión y subir a la torre del Palacio de Christiansborg que era gratuita, tenía ascensor y cerraba a las nueve de la noche. ¿Qué pasó?, pues que cuando llegamos por el referéndum que estaban haciendo ese día habían cerrado a las tres de la tarde, cosas del directo.


Eran casi lasocho de la tarde y decidimos regresar al hotel, por una ruta distinta de los días anteriores que nos llevó a la Plaza de Dante con un conjunto escultórico muy singular dedicadas al teatro, un edificio precioso que contenía la Gliptoteca Carlsberg, una colección privada de arte fundada en 1882 por Carl Jacobsen, hijo del fundador de la famosa marca de cerveza. Vimos también otra parte de los jardines de Tívoli y la inmensa estación central por su parte trasera,

Plaza de Dante en Copenhague

Ya en el hotel nos tocaba hacer maletas y esperar que el despertador sonase a las 4,30 horas, nuestro siguiente destino y motivo principal del viaje era Islandia.


Comments


NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

bottom of page