top of page

Turisteando el mundo

  • Foto del escritorPilar

Chichicastenango, el pueblo más auténtico de Guatemala (L.I. Unesco)


Chichicastenango, Guatemala

En el departamento de Quiché se encuentra uno de los municipios más pintorescos de Guatemala, Chichicastenango, conocido por sus habitantes como Chichi. Nos llevó unas dos horas y media en recorrer los algo más de ciento cuarenta kilómetros que nos separaban desde Antigua donde nos alojábamos, pero el tráfico y las curvas hacen que el tiempo se dispare. Contentas de los dos día que llevábamos en Guatemala y lo que ya habíamos conocido, aunque sabíamos que el viaje iría creciendo en interés. Toda la ruta la he contado en Viaje a Guatemala, Honduras, El Salvador y Panamá: vuelos, ruta, hoteles y datos prácticos.

Chichicastenango, Guatemala

En Santo Tomás de Chichicastenango, que así es su nombre completo, viven en su mayoría indígenas de la etnia quiché y hablan un idioma maya con el mismo nombre, aunque todos hablan español como lengua que une a las distintas etnias y lenguas como ya vimos en el Lago Atitlán. A este destino lo hace famoso su mercado de artesanías y productos locales, como nos explicaron se diferencian o se conoce a qué región pertenecen por sus vestimentas. Una vez aparcado el coche empezamos nuestra ruta llena de color y buen ambiente, casi turismo cero y cada uno iba a lo suyo, tan solo recibimos sonrisas y es que este mercado es para locales, no se monta con fines turísticos.

Chichicastenango, Guatemala

Chichicastenango es simplemente fascinante, es como hacer un viaje en el tiempo donde imaginas que los ancestros de estas gentes, los mayas quichés, no debieron vivir de una forma diferente a lo que estábamos viendo. Parecía que habíamos llegado a un lugar lejano con una lengua y una vestimenta novedosa para nosotros. En Chichicastenango hasta el significado de su nombre es interesante y es que en náhual, significa “Lugar de los Chichicastes” o “Lugar de las ortigas”, como sabéis una planta que al tocarla produce irritación de la piel. Y es que cuentan que esta planta se utilizaba para castigar a los que robaban para que no lo volvieran a repetir.

Chichicastenango, Guatemala

Lo primero que visitamos fue el mercado de verduras y frutas, lleno de colorido y a sus agricultores vendiendo la producción de sus huertos, casi todo puestos pequeños y especializados en algunas variedades.

Chichicastenango, Guatemala

En su planta superior vimos montones de tiendas vendiendo madejas de hilo y patrones de dibujos para tejer; la cantidad de colores y tonalidades de estos hilos era increíble.

Seguimos entre puestos de todo tipo hasta llegar a la enorme Plaza, presidida por la Iglesia de Santo Tomás, uno de los lugares más importante e histórico, además de estar lleno de simbolismo de Chichicastenango. La iglesia está presidida por 18 escalones que simbolizan los meses del mundo maya y todas ellas están consideradas como un altar, se debe subir por un lateral pues entre las vendedoras de flores y los altares con incienso, velas y flores es imposible hacerlo. En su interior no dejaban hacer fotos, no importó pues así te empapas de la religiosidad de la gente caminando de rodillas y haciendo peticiones. Un lugar mágico donde el sincretismo religioso, mezcla ceremonias ancestrales y de catolicismo, es auténtico y no como el folclore que habíamos visto el día anterior en Santiago de Atitlán con Maximón.

Chichicastenango, Guatemala

Anexo a la iglesia de Santo Tomás se encuentran los restos del convento de Santo Domingo en el que hoy se ubica la Casa de Cultura, hay una placa que explica que aquí se encontró el famoso libro sagrado de los quiché en el siglo XVIII, el Popol Vuh, y que fue traducido por el español fray Francisco Ximénez.

Chichicastenango, Guatemala

Desde la puerta de la Iglesia de Santo Tomás se ve al fondo la Iglesia del Calvario, que visitaríamos después y en medio de la plaza se veía un poste inmenso y como no podía ser de otra forma preguntamos qué era. Lo llaman el Palo Volador y alrededor de él se realizan unas danzas en la semana de la feria patronal en honor a Santo Tomas Apóstol del 13 al 21 de diciembre. Su origen es maya y esta tradición se mantuvo después de la colonización.

Chichicastenango, Guatemala

Tras la visita de la Iglesia del Calvario, similar en estructura y cultos a la anterior, era hora de tomar un café y otros menesteres.

Chichicastenango, Guatemala

Nuestro guía local nos llevó hasta una casa colonial, preciosa y con unos jardines increíbles, que hoy es un hotel y en el que vimos que sería una buenísima opción para alojarse en Chichicastenango.

Chichicastenango, Guatemala

Desde sus jardines hechos en terrazas, se veía el Cementerio del pueblo, ubicado en un cerro, que tiene fama de ser uno de los más coloridos del mundo. Los colores obedecen a una celebración de la vida futura y a los roles que ocupa cada fallecido dentro de la familia. Por ejemplo, el blanco es pureza, el turquesa se le asigna a las madres y representa protección o el amarillo para los abuelos que indica protección para la humanidad. Cada 1 de noviembre, día de todos los santos, la familia entera va al cementerio y entre rito y rito a los difuntos disfrutan de comida tradicional.

Chichicastenango, Guatemala

De vuelta a la nos llamó la atención una fachada con pinturas y al acercarnos vimos que era el Museo Arqueológico y no nos resistimos a conocerlo; pagamos nuestra entrada de 5 quetzales y allá que fuimos. Pequeñito, muy interesante y todo con cartelería escrita a mano; la falta de recursos no impide que se muestre de forma adecuada la esencia de un lugar.

Chichicastenango, Guatemala

La siguiente parada, muy interesante también, fue en el Museo de Máscaras La Morería de Santo Tomás, donde se hacen trajes tradicionales y también había instrumentos locales más un Maximón con su puro presidiendo una de las salas.

Chichicastenango, Guatemala

Terminábamos el recorrido por el mercado de Chichicastenango, comiendo fabulosamente en el jardín del Restaurante Casa San Juan. Un lugar precioso creado con materiales reciclados, las mesas eran puertas, y como reza en su cartel Comidas y Arte. Magnífica elección que además nos permitía seguir observado a los locales con sus compras de tejidos bordados, blusas, manteles o hermosísimos cinturones que quizás fuera una de las prendas que más me llamaron la atención y cuya imagen encabeza este relato.

Por todo lo que vimos en El pueblo de Chichicastenango, fue incluido en la Lista Indicativa de la Unesco en el año 2002, del que dicen: "es un lugar histórico vivo que ofrece a los visitantes un acercamiento directo a las diferentes etnias de Guatemala quienes aún lucen sus trajes multicolores que los identifican en un conjunto monumental donde se ubicaba el libro sagrado de los mayas: El Popol Vuh, también llamada Biblia Quiché, libro mitológico que relata el origen de los antiguos pobladores de estas tierras. La arquitectura vernácula del lugar está integrada por una Plaza, dos iglesias y una serie de casas de propiedad pública y privada construidas en la época de la dominación española 1524-1821 y periodo republicano, entre 1821 y 1922". Le deseamos suerte porque bien merece ser incluida en la lista de honor como Patrimonio Cultural.


Fuimos a buscar a nuestro conductor, eran las tres de la tarde, y en algo menos de dos horas y media estábamos de nuevo en Antigua. Un día precioso y uno de nuestros lugares favoritos en este viaje.


Comments


NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

bottom of page