Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Qué ver en Atenas en una escala de nueve horas (Grecia).


Cuando tuvimos la oportunidad de adquirir un billete de avión entre Belgrado y Madrid con nueve horas de escala en Atenas, no dudamos en que consistiría nuestra nueva visita a la capital helena. En la época que visitamos Atenas hace "muchos" años, el pequeño Museo de la Acrópolis se encontraba dentro del parque arqueológico, desde 2009 que abrieron el nuevo museo teníamos pendiente una visita a esta ciudad por lo tanto una parte importante de nuestra escala estaría destinada a conocer el Museo de la Acrópolis. Unas imágenes para rememorar aquellos años.

Qué ver, qué hacer o qué visitar lo teníamos claro antes de viajar. Una vez aterrizamos en el Aeropuerto Internacional Eleftherios Venizelos tomamos el autobús X95 (6€) cuya estación de destino es la Plaza de Sintagma, en pleno centro de Atenas, que es la línea más práctica para los viajeros. Tras 45 minutos de recorrido, el aeropuerto se encuentra a más de 20 kilómetros de la ciudad y varias paradas, fuimos viendo los alrededores de la capital griega, que no es que sean bonitos, pero sí curiosos. Una vez llegamos a la Plaza de Sintagma, nos encontramos con el cambio de guardia y empezaríamos nuestro recorrido por Atenas o más bien por su barrio histórico que se puede consultar en el siguiente mapa.

Empezamos bajando la calle Mitropoleos en dirección a la Catedral de Atenas y nos paramos a unos trescientos metros para observar lo que es capaz de hacer el ser humano: construir un hotel por encima de una iglesia con siglos de antigüedad realizando al mismo tiempo el esfuerzo de salvarla y mantener ambos edificios en pie, la iglesia y el hotel en ¿aparente? buena armonía ¡Alucinante! Es increíble ver esta capilla del siglo XVI debajo de un edificio moderno.

Bajando la misma calle llegamos a la Catedral ortodoxa de Atenas, recientemente restaurada, por lo que está impoluta y perfecta, quizás "demasiado" restaurada. Es la sede principal de la Iglesia ortodoxa griega.

La Catedral Metropolitana de Atenas está dedicada a la Anunciación, aunque es conocida popularmente como Mitropoli. Su construcción comenzó en 1842 y se completó en 20 años, Su forma es de una basílica triple cruciforme con una gran cúpula y dos torres de campanario. Probablemente es la iglesia más visitada por los turistas en Atenas, después de años de renovación, ahora está completa, con una arquitectura agradable y un gran espacio interior.

La característica principal del interior es sin duda su rica decoración, en especial las hagiografías o historias de las especiales vidas de santos en frescos de estilo bizantino, que aunque modernos, son de gran belleza. Contiene las tumbas de San Filteiro y del Patriarca Gregorio V de Constantinopla, ambos asesinados por los turcos hace siglos.

Además de decoraciones bizantinas, incluye elementos neoclásicos, góticos y románicos. En esta Iglesia es donde se llevan a cabo todas las ceremonias religiosas del estado griego y fue el lugar donde los reyes españoles Juan Carlos y Sofía se casaron en la década de 1960 por el rito ortodoxo.

Como última referencia, decir que es impresionante el sonido de las campanas que tocan a las medias y a las horas en punto. Una visita imprescindible si se llega a Atenas.

En la misma plaza de la Catedral se encuentra una de las joyas del arte bizantino de la ciudad, la iglesia Panaghia Kapnikarea, una pequeña iglesia construida en el siglo XI que aparte de tener un coqueto exterior, guarda preciosos mosaicos y pinturas murales en su interior. Está dedicada a la Virgen Gorgoepikoos y a San Eleuterio y fue sede de la iglesia ortodoxa, tras ser obligados por los francos y más tarde por los otomanos, a abandonar el Partenón de la Acrópolis de Atenas. Lo llamativo es que en su fachada se utilizaron además de relieves relieves bizantinos, relieves clásicos que datan del s. IV a. de C.

A poca distancia nos encontramos con el comienzo del famoso Flea Market, el mercadillo más turístico en Atenas. Lleno de mil tiendas, puestos, restaurantes y bares. Los precios son bastante más asequibles que en cualquier otra parte de Atenas y se encuentra de todo. Típico, bullicioso y turístico. Con mucho encanto y mucha vida. Allí fue donde paramos a comer en una terraza y tomamos una musaka, ensalada griega y yogur.

Continuamos nuestro recorrido en dirección a la Acrópolis callejeando por una zona popular y populosa que quedó a salvo de la transformación que sufrió la capital griega durante la segunda mitad del XIX y el XX. Antaño lugar marginal, hoy imprescindible para los viajeros que buscan la antigua esencia de esta ciudad milenaria, donde no solo los restos de la cultura helena se desparraman, también hay vestigios como el Ágora Romana, a los pies de la Acrópolis, que los romanos construyeron con su propio foro para recordar a los atenienses que eso de la gloria es algo pasajero y que las ciudades son proclives a cambiar de dueños.

Y por fin llegamos a ver la Acrópolis de forma cercana pues la habíamos ido intuyendo en el recorrido. Ante nuestros ojos, en nuestra cabeza, como si de la Puerta de Alcalá se tratase, tarareábamos la canción de... ¡Miralá, miralá! ¡Miralá, miralá! ¡Ahí está!

Habíamos llegado a la base de uno de los monumentos de la antigüedad más conocidos, populares e importantes del mundo, la Acrópolis Ateniense que fue declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1987. Nuestro objetivo sin embargo era visitar el Museo, la visita a la Acrópolis ,que visitamos en un viaje anterior, tuvo que ser eliminada de nuestro recorrido por falta de tiempo pues para visitarlo probablemente se necesita invertir aproximadamente tres o cuatro horas y por que además había largas colas para entrar y pagar 30€ ya que se ha convertido en la atracción turística más cara de Europa junto con el teleférico del Teide en Tenerife y el Hipogeo de Hal Saflieni en Malta.

No obstante, recomendamos fervientemente su visita si es la primera vez que se vista Atenas, es un sitio histórico mundial, cuna de la democracia, con excelentes vistas de la ciudad y un sin fin de construcciones colosales, increíbles e impresionantes con más de dos mil años de antigüedad.

Si de verdad se desea hacer un viaje en el tiempo y descubrir la gloria de la antigua Atenas, pasar a visitar el Museo de la Acrópolis es experimentar esas sensaciones entrando en un viaje histórico. El tiempo trasciende caminando entre objetos extraordinarios cuidadosamente colocados bajo la luz natural que solo una obra maestra arquitectónica como esta puede ofrecer.

El Museo de la Acrópolis es una atracción obligada para cualquiera que pise Atenas. Situado a solo 300 metros del Partenón, realizó su gran apertura al público el 20 de junio de 2009 con casi 14.000 metros cuadrados de Historia de la Acrópolis. El acceso se realiza sobre un piso de vidrio que es todo un detalle de diseño para dejar a la vista las excavaciones arqueológicas realizadas, ya que el museo está construido sobre la excavación que sacó a la luz un antiguo asentamiento ateniense. El billete de acceso en la modalidad general cuesta 5€.

Clasificado en el décimo puesto entre los 25 mejores museos del mundo por TripAdvisor y galardonado muchas veces por su arquitectura e iluminación natural interior, el museo Acrópolis fue diseñado por Bernard Tschumi y Michael Photiadis. Está construido con líneas simples en una forma arquitectónica no clásica, para no robar ningún atisbo de la magnificencia de su contenido y de los tesoros expuestos.

El museo tiene cuatro niveles: En la entreplanta, el primer y el tercer piso albergan las exposiciones permanentes y temporales, mientras que el segundo piso está equipado con un restaurante con terraza, tienda y el centro multimedia con películas y documentales. Nosotros empezamos la visita reposando la comida en la espléndida terraza del restaurante donde nos "clavaron" 8€ por dos cafés, pero con unas vistas espectaculares a la "Roca Sagrada" o colina de la Acrópolis.

El recorrido al Museo se hace de forma circular en cada planta, entrando en un viaje histórico de la Acrópolis desde la primera vivienda de la colina sagrada hasta el siglo V d. C. Se exponen los hallazgos de las laderas de la colina de la Acrópolis, del Partenón, del Erectheion y del Templo de Atenea, junto con las ofrendas a los dioses, los objetos de culto y el arte cotidiano.

Una vez acabado el café decidimos recorrer el Museo desde arriba hacia abajo, así que tomamos el ascensor hasta la tercera planta donde se encuentra la Galería del Partenón. El Partenón es el símbolo emblemático del antiguo espíritu griego y refleja los conceptos de las matemáticas, la arquitectura y la belleza. Esto se refleja en la armonía de sus columnas y en las formas de las figuras de su fachada. Entre los objetos expuestos, el friso decorado de 160 metros con representaciones de Palas Atenea, de los que solo la mitad es original ya que el resto todavía está en poder del Museo Británico.

Del tercer piso bajamos al primero, ya que en la segunda planta ya habíamos estado. En él, se pueden admirar una amplia gama de estatuas y otros objetos encontrados en la Acrópolis desde el siglo VII a.C- hasta las guerras persas. Allí se encuentran las Cariátides originales, las elegantes doncellas vestidas que sostienen la fachada sur del Erectheion. Falta una, que se encuentra... (A ver si adivináis?) ¡En el Museo Británico!

En la entreplanta, la exposición proporciona una buena perspectiva del antiguo modo de vida ateniense. Aquí se indica y se explica como dirimían sus batallas, cuales eran sus cultos, sus métodos de enseñanzas y hasta el modo de vida más cotidiano.

Mediante maquetas y exposiciones podemos observar la evolución de la ciudad con el paso de los siglos. Un recorrido interesantísimo en el que podíamos habernos quedado más tiempo, pero nuestro deseo de visitarlo se había cumplido. Había que regresar al aeropuerto e iniciamos el camino de regreso.

En nuestro paseo de regreso encontramos numerosos restos de la antigua Atenas, entre ellos la Puerta de Adriano, otra muestra de vanidad humana que, esta vez, conmemora la visita a la ciudad del inmortal emperador romano a la conquistada ciudad griega.

También nos paramos a observar la peculiar y pequeña iglesia ortodoxa rusa tradicional, Ekklisia Agia Triada Rosiki de arquitectura típica bizantina con paredes de piedra, cúpula y hermosas vidrieras, ubicada en el corazón de Atenas está rodeada de impresionantes edificios. Fue construida en el mismo sitio donde antes existieron baños romanos y un antiguo templo griego. Restos de usos anteriores aún existen en las galerías subterráneas de la iglesia.

Llegamos a la Plaza de Sintagma para esperar el autobús que nos llevaría de vuelta al aeropuerto. La plaza es el centro neurálgico de Atenas, una plaza llena de historia, además de ser bonita, grande y bien ajardinada. El edificio principal es el del Parlamento Griego. Está siempre muy concurrida, sobre todo a la hora del cambio de guardia que se produce junto al Monumento al soldado desconocido, pues llama mucho la atención el relevo de guardias. Aunque lo que de verdad llama la atención es el uniforme de estos soldados con unas hermosas faldas, medias ajustadas y pompones en los zapatos.

Nuestro autobús salió a la hora señalada y nos llevó al aeropuerto para tomar el avión de regreso a Madrid con lo que acababa nuestro Viaje a la península Balcánica. Y por supuesto, nuestros relatos de este viaje.


ANTERIOR SIGUIENTE


#2018 #Grecia #Atenas #Acrópolis #Partenon #MuseodelaAcrópolis #CatedraldeAtenas #iglesiaPanaghiaKapnikarea #IglesiaAgiaTriadaRosiki #PlazadeSintagma

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Icono e-mail
Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.
Logo-MadTB
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS

Nos encontramos en: Madrid (España)