Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Khiva o Jiva (UNESCO), una ciudad de cuento oriental en la Ruta de la Seda de Uzbekistan (II)


QUÉ VER, QUÉ HACER EN KHIVA O JIVA EN DOS DÍAS

Tras un correcto desayuno en el palacio anexo a nuestro feo hotel de Khiva o Jiva, nos dispusimos a disfrutar de nuevo de esta maravillosa ciudad Itchan-Kala. Recordad que recibe el nombre Itchan-Kala la ciudad de Khiva o Jiva que se encuentra dentro de las murallas y os lo contamos en nuestro primer post de esta ciudad, si queréis leedlo pinchad aquí. Os dejamos el mapa con los lugares visitados en este segundo día en Khiva o Jiva marcados en rojo.

Antes de acceder a Itchan-Kala, una paradita para hacer las fotografías de rigor en el proyecto de carretera de la Ruta de la Seda.

Entramos nuevamente por la puerta del oeste, llamada Ota Darvoza, caminamos la bellísima calle Pahlavon Mahmud hasta la puerta oeste, Palvan-Darvoza, para girar a la izquierda hacia nuestra primera visita el Palacio Tash Hauli. Antes hicimos una breve parada para fotografiar una de las mezquitas más antiguas (siglo XVII) y diferentes de la ciudad de Khiva o Jiva, hablamos de la Mezquita Ak. Tiene una arquitectura original de planta cuadrada con casi nula decoración, tan solo su soportal de columnas, puertas talladas y ventanas con rejería.

Aquí se siguen celebrando las cinco oraciones diarias. Nuestra siguiente visita fue el Palacio o Harén de Tash-Hovli, residencia de verano de Khivan Khan y se construyó en la primera mitad del siglo XIX en la parte oriental de la ciudad interior. Este complejo es uno de los más grandes de Itchan-Kala, en la parte sur conserva el patio de recepción y un patio para el entretenimiento. La parte norte está ocupada por un harén, lo más espectacular del lugar. Laberintos de pasillos unen los patios y los edificios. Los hermanos y parientes del Khan vivían en el palacio. Las dos puertas se enfrentan al oeste y el sur. Todas las construcciones se revisten de azulejos de alta calidad, siguiendo las tonalidades azules y blancas.

Aquí nos contó nuestro guía que los azulejos no son pegados sino clavados y los alfareros ya los hacían con el agujero en el centro; es la mejor forma de saber los que son originales de los que se han reproducido para la reconstrucción de los edificios. Al lado del palacio existieron siempre puestos de comida y artesanía por lo que en 1830, por orden de Alla-Kuli-Khan, se construyó una posada o caravansarai para que las caravanas descansasen en el lugar cerca del palacio. El lugar se conserva y hoy se sigue manteniendo un mercado inmenso, fuera de la muralla, que se monta todos los domingos en la ciudad de Khiva o Jiva. Dimos un mini paseo y fue mini porque estaba a tope y era difícil moverse.

Desde aquí volvimos a la calle Pahlavon Mahmud para visitar la Mezquita Juma, que se encuentra en el centro de Itchan-Kala. Fue levantada a finales del siglo XVIII sobre los restos de una construcción anterior. Se trata de un edificio original sin portales y ni cúpulas, sin galerías y ni patios; es una planta cuadrada con el techo plano que se apoya sobre 215 pilares de madera, maravillosamente tallados. Algunos conservados del siglo X al XII. Ese bosque de columnas en su interior le dan un aire irreal al lugar. Muy bonita la mezquita Juma.

Teníamos bien merecido un descansito para tomar café y agua fresquita y lo hicimos en un café frente al Minarete Kalta Minor, pero antes nos probamos unos probamos unos gorritos. Las vistas espectaculares, el café buenísimo y el baño muy limpio también.

Aquí tenéis al único camello, o al menos el único que nosotros vimos, de aquellas caravanas que pasaban por Khiva o Jiva y que hoy es utilizado para fotografías con los turistas.

La siguiente parada fue en la necrópolis de los kanes de Khiva o Jiva, conocida como el Mausoleo de Makhmud Pakhlavan, famoso poeta y guerrero del siglo XIV conocido como el "Protector de Jiva". Si las cúpulas azules son el símbolo de la arquitectura oriental y las veríamos a menudo en Samarcanda y Bujara en Khiva o Jiva sólo se encuentran cúpulas azules aquí. Y mirad la belleza y el color de éstas.

Pero como todo gran personaje, tiene un sinfín de leyendas. . Una de ellas cuenta que Pahlavan en una batalla ganada a un gobernante de la India le pidió que soltase a todos sus compatriotas de la cárcel y cuando el gobernante le preguntó cuántas personas se deberían poner en libertad, Makhmud Pakhlavan dijo a todos los que cupiesen en una piel.

Se cortó la piel en tiras finas, las ató y envolvió a todos los prisioneros con la tira de piel. Así cuentan que Makhmud Pakhlavan rescató a sus compatriotas de la esclavitud. Después de su muerte lo canonizaron y su mausoleo sirve hoy como lugar sagrado de peregrinaje. El complejo fue construido a principios del siglo XVIII.

Originalmente, el mausoleo era pequeño y modesto, pero poco a poco fue creciendo se convirtió y hoy tiene multitud de edificaciones. Antes de poder entrar tuvimos que esperar a que salieran varias parejas de recién casados que acuden a este lugar para recibir la bendición de su enlace matrimonial.

En el mausoleo se encuentra una fuente de agua bendita, que la gente bebe, también se lavan las extremidades y acceden al mausoleo. La belleza del lugar es excepcional y mezclado con los cánticos del sahra y la devoción de los presentes hizo que nuestra visita fuera mágica.

Desde aquí fuimos a comer al Restaurante Mirza, un lugar curioso por su construcción de madera y las paredes eran de plástico trasparente. En el acceso había un horno tradicional y allí estaban cociendo el pan que tomaríamos con las viandas.

La madrasa de Muhamed Rahim-khan fue nuestra siguiente parada. Una de las más grandes de Asia Central y en la actualidad es un Museo de Historia de Khiva o Jiva. Aquí vinimos a ver un espectáculo tradicional de equilibristas, pero al ver que participaban dos niñas muy pequeñas y sin protección alguna decidimos salirnos.

Ya para terminar las visitas, que no nuestro día en Khiva o Jiva, volvimos al Complejo Islam Khoja. No penséis que para subir los más de 100 escalones del minarete sino para ver la madrasa, hoy convertida en el Museo de Artes Aplicadas, con más de 40 salas.

Este complejo nos pareció uno de los lugares más bonitos de esta ciudad. Eran las cinco de la tarde y la luz del día comenzaba a caer, todavía teníamos casi dos horas antes de la cena para perdernos por la ciudad y poner en práctica el arte del regateo en algunas cosillas que queríamos comprar.

Comprobamos que a estas horas, entre las cinco y las siete de la tarde que es cuando prácticamente cierran todas las tiendas y los puestos callejeros, los precios bajan bastante. Es más fácil regatear.

Con nuestras compras hechas y otro paseo por la ciudad, nos reunimos con el grupo para ir a cenar. Fue el Restaurante Yasavul cerca de la Madrasa Muhamed Rahim-khan. Y ahora sí que terminaba nuestros dos días en esta ciudad. La noche no hace de ella un lugar mágico por la escasa, cuando no nula iluminación.

Y aquí termina la historia de Khiva o Jiva, una ciudad de cuento oriental en la Ruta de la Seda (II).


ANTERIOR SIGUIENTE

#2016 #Uzbekistán #Khiva #Jiva #ItchanKala #PatrimoniodelaHumanidad #UNESCO

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS
Logo-MadTB.jpg
Icono e-mail

Nos encontramos en: Madrid (España)