Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Segesta, el templo de los fugitivos. Sicilia (Italia)

Emprendimos la marcha dirección Trapani a primera hora de la mañana desde Palermo, pero no era ese nuestro destino, antes queríamos ver el Parque Arqueológico de Segesta, a unos 75 Km de Palermo. Después de una hora y media más o menos y con un día espléndido a la vez que caluroso, llegamos al parking del parque.

Pudimos dejar el coche y tomar un café antes de emprender la visita. Nos gustó mucho que las indicaciones para ver el parque estuvieran en español. La entrada cuesta 6€ y el autobús que sube a lo alto de una colina y que deja justo al lado del Teatro griego 2€.

Su ubicación es impresionante, ya que está situado en un sistema de colinas que toma formas variadas, embellecido por la inclusión de sus principales monumentos: El teatro y el templo. La leyenda dice que fue fundada por los supervivientes de la guerra de Troya encabezados por Eneas, por lo que también es conocido como el Templo de los fugitivos. La gente de Segesta se considera descendiente de los troyanos derrotados.

Pero esa es la leyenda y aunque no ha quedado claro aún, quienes fueron los constructores de estos monumentos, parece ser que fue obra de los Elimianos, una población originaria de Sicilia, quienes también fundaron Erice. Es cierto, sin embargo, que los colonos griegos probablemente contribuyeron a la construcción del Templo, que se llevó a cabo entre el año 430 y el 420 antes de Cristo. En todo caso los dos monumentos son de una belleza sublime y parada obligatoria para los visitantes de la isla.

Cogimos el autobús que recomendamos fervientemente para evitar una subida pronunciada a la colina y más con el calor que hacía. Nos dejó casi al lado del Teatro griego edificado sobre la saliente de una roca, con el fin de aprovechar la ladera de la montaña y la diferencia de terreno para la construcción de las gradas, conformadas por enormes bloques de piedra.

Además vimos ruinas de otras épocas que se habían asentado allí, ejemplo de ello son restos pertenecientes a un antiguo castillo normando del siglo XII, y ruinas de una mezquita y una iglesia del siglo XV. Una vez pudimos acceder al Teatro griego, nos dimos cuenta de su magnitud, pues estaba concebido al menos para 3000 espectadores y de la importancia de aquel enclave desde el que se divisaba a kilómetros de distancia, cuyas vistas se extienden hasta el mar.

Lo que caracteriza a este teatro es que está orientado al norte y no al sur como el resto de los teatros griegos construidos en la isla, seguramente para acentuar la gama de azules del cielo y el mar como fondo y como forma de aguantar de mejor modo la temperatura ambiente en los meses de verano.

Increíbles momentos los que pasamos recorriendo y observando las piedras que conformaban las gradas y el paisaje del horizonte. Un pequeño descanso y la toma de varias fotos fue el final de la visita.

Una vez fuera del recinto del Teatro griego, avistábamos a lo lejos el imponente templo de Segesta que podría decirse que es sin duda el mejor conservado del mundo, seguramente por varias causas a la vez: por su aislamiento en lo alto de un cerro, sin tentaciones de utilizarlo para materiales de construcción locales, y porque nunca había sido profanado debido a que no se había completado.

Esta vez si nos tocaba ir andando, pero al menos cuesta abajo y el paseo, aunque sin sombras, era mágico y evocador.

Está construido en la cima de una colina, justo a las afueras de la antigua Segesta, con una vista muy bella sobre el valle. El Templo cuenta con 36 columnas dóricas, y tiene 61 metros de largo y 26 metros de ancho, como hemos dicho anteriormente, se encuentra inacabado a falta del techo que nunca llegó a construirse y a que sus columnas permanecen en bruto, esperando ser estriadas. Quizás todo ello debido a un ataque o guerra contra Segesta.

Aunque hay otra teoría que apunta a que realmente fue concebido como un espacio abierto, con un altar de tradición oriental, careciendo de la habitual estancia sacra o cella, típico de las construcciones clásicas.

Su bella fachada cuenta con un peristilo con 6 columnas y con 14 en los laterales del Templo. Es uno de los raros ejemplos de templos dóricos que nunca han colapsado. Se mantuvo a través de los siglos como un elemento inherente en el paisaje. Sólo recientemente se llevaron a cabo la restauración de piedra y consolidaciones que la erosión había deteriorado. Y actualmente se ha convertido en uno de los principales atractivos de la zona arqueológica de Segesta y de toda Sicilia.

Nosotros encantados de haber llegado hasta aquí y disfrutar de este paraje y de sus maravillosos vestigios.

Una vez hechas las concebidas fotos junto al espléndido monumento, recogimos el coche y nos fuimos a nuestro próximo destino, un pueblo con mucho encanto... Erice.

ANTERIOR SIGUIENTE


#2010 #Italia #Sicilia #ParquearqueológicoSegesta #Europa

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS
Logo-MadTB.jpg
Icono e-mail

Nos encontramos en: Madrid (España)