Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Ruta del Ámbar. Riga y el Palacio Rundale (Letonia). UNESCO

Teníamos intención de conocer el Gueto Judío de Riga y además cerca de allí salía el autobús que nos llevaría al Palacio Rundale. Con el mapa de la ciudad, nos situamos y vimos por donde debíamos de ir. Como no abrían hasta las 10:00h desayunamos tranquilamente y desde nuestro hotel cogimos como siempre nuestro tranvía al centro de la ciudad.

Fuimos tranquilamente desde la parada, paseando por el parque. Allí seguimos admirando las magníficas vistas que se nos ofrecía hasta llegar a los jardines de La Opera donde acababa, cruzamos la calle que separaba el centro histórico del resto de la ciudad y distinguimos la estación de autobuses y la de trenes que se encuentran juntas. A su alrededor una multitud de puestos de mercadillo y de comida en la calle.

Seguimos en dirección a la orilla del río Daugava y vimos desde lejos el monumental edificio de la Academia de Ciencias, la construcción más representativa del pasado soviético de Riga. Los habitantes de Riga lo llaman "la tarta de cumpleaños de Stalin". Actualmente, los turistas pueden visitar el edificio y disfrutar de una magnífica vista de Riga desde los pisos superiores.

Llegamos por fin al Riga Ghetto and Latvian Holocaust Museum y lo primero que nos extraño es la naturalidad con la conviven los vecinos de aquella zona con este recuerdo horrendo del holocausto nazi. Cerca de la entrada había jardines, columpios, juegos infantiles, bancos y cafeterías. No parecía el entorno ideal para establecer negocios de ocio pero anunciaban happy hours y fiestas de la cerveza.

El lugar en si, pone los pelos de punta. Nada más entrar la innumerable lista de personas asesinadas en ese campo de concentración y la forma de vivir en el gueto. La entrada es gratuita y en cada barracón hay recortes de periódicos con las noticias de la época.

En este gueto murieron más de 24.000 personas, prácticamente la totalidad de la comunidad judía letona y algunos alemanes deportados allí. En un área no muy grande llegaron a vivir 30.000 personas hacinadas por la falta de espacio.

En 1941 los alemanes decidieron ejecutar a 27.500 judíos en un bosque cerca de Riga, en la llamada "Masacre de Rumbula". Los supervivientes aún tuvieron que vivir en condiciones infrahumanas y de brutalidad extrema.

No es agradable mencionar estos temas, pero es historia de la barbarie que puede llegar a realizar el ser humano y como tal está concebido este Gueto-Museo. Para quien desee más información, en la página web que antes hemos mencionado podrá consultar más pormenores de aquella terrible parte de la historia de Riga.

Más adelante, Letonia pasó a formar parte de la URSS y sus calamidades siguieron, pasaron de ser victimas de la ocupación alemana a serlo de la ocupación soviética, pero eso es otra historia.


Finalizada la visita, fuimos a la parada del bus que nos llevaría al Palacio de Rundale. Se encontraba cerca del famoso Puente del Ferrocarril de Riga. El puente actual se construyó entre 1947 y 1950, en el mismo sitio donde se construyó el primer puente ferroviario que cruzaba el río Daugava en1914 y que posteriormente fueron destruidos en las dos guerras mundiales. Hace unos pocos años, la silueta del puente brilla en la noche destacando sus características constructivas y convirtiéndose en un elemento característico de la noche en Riga.

Había bastante gente esperando el autobús y cuando vimos que en realidad era un microbús nos preocupamos por si no tuviéramos sitio. Pero allí dejan pasar a todo el mundo y aunque hay más de 66 Kilómetros y por carretera nacional, hay gente que viaja de pie. Tuvimos la suerte de coger asiento y emprendimos el trayecto hasta Bauska, termino municipal donde se encuentra el Palacio Rundale.

El trayecto fue un infierno, entre otras cosas porque hacia calor y el bus no tenía aire acondicionado, pero lo peor era que no se podían abrir las ventanas y nos estábamos asfixiando.

Una vez en Bauska teníamos que coger otro autobús que nos llevara al Palacio. Encontramos la parada, pero acababa de irse y tuvimos que esperar otra media hora. Por fin nos dejó en la parada del Palacio, que por cierto está bastante lejos de la entrada. Estábamos derrotados y sin comer, pero deseosos de pasar de una vez a ver este edificio único en Letonia.

Se trata de una de las más famosas construcciones de Letonia, el palacio es como un oasis en un desierto de naturaleza. Fue construido en el siglo XVIII por iniciativa del duque de Curlandia. Diseñado por el mismo arquitecto ruso que también construyo el Palacio de Invierno de los zares en S. Petersburgo.

Lo primero que hicimos fue intentar comer, eran ya más de las 16:00h y necesitábamos reponer fuerzas. Pudimos comer unos pasteles y unos sándwiches en la cafetería que tienen en el sótano. Comenzábamos la visita al revés, pero era necesario.

El Palacio Rundale, es el único palacio rococó que queda en los países bálticos. La sala más impresionante es el Salón Dorado. También de gran belleza es la Sala Blanca, el dormitorio del duque y la innovadora calefacción a base de estufas de porcelana para leña.

Desde los ventanales de la habitación del duque se tiene una maravillosa vista de los jardines diseñados en estilo francés, simétricos, coloridos y con una gran cantidad de diversas plantas.

En la entrada puedes elegir si quieres solo la visita al Palacio (2 €). Al Palacio y sus jardines (3,50€) y además si llevas cámara de fotos 1€ más.

Elegimos, claro está, el completo y faltaba más, ya que si no quieres darte una paliza andando para recorrer los jardines, existe un cochecito eléctrico que te pasea por todos los jardines por 2€ más por persona. No estábamos para más esfuerzos, 2€ muy bien invertidos y que además nos devolvió la sonrisa, por lo bonito del paseo y el aire en nuestra cara.

Habiendo concluido nuestra visita regresamos a Riga, esta vez al menos en un autobús al que se le podían abrir las ventanas. Nuestras últimas horas en la capital letona las dedicamos a recorrer, los edificios emblemáticos que aún no habíamos visto.

Nos llamó la atención la Iglesia de Santa Gertrudis, construida en el siglo XIX, con una torre de campanario de 70 metros. Estilísticamente, las líneas del edificio de la iglesia se asemejan a un estilo Art Noveau, y es notablemente diferente de todas las otras iglesias en Riga. En el pasado, el lugar donde la iglesia está ahora, solía ser una fuente de suministro de agua popular para los vecinos de Riga, el pozo de agua todavía se puede ver hoy en día en la planta baja de la iglesia, debajo del altar.

Acabamos viendo atardecer desde la última planta del Hotel Radisson Blu, tomando un mojito y disfrutando de las vistas de Riga al caer la tarde. Espectáculo muy recomendable. Al día siguiente saldríamos hacia Lituania.


ANTERIOR SIGUIENTE


#2013 #Letonia #realizado #Riga #PalacioRundale #GuetoJudioRiga #PatrimoniodelaHumanidad #Europa #RutadelAmbar

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Icono e-mail
Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.
Logo-MadTB
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS

Nos encontramos en: Madrid (España)