Turisteando el mundo

  • Pilar y Paco Viajeros

Barcelona. Visita al centro de la ciudad y Hospital San Pau (UNESCO). Cataluña (España)


Teníamos la mañana libre pero ningún plan en concreto, lo decidimos mientras tomábamos un desayuno energético en el hotel sobre las 9 de la mañana. Pilar no había subido al monumento a Colón desde que era niña y yo no lo había visitado, pues ¡ya está! empezaremos por ahí. Al estar cerca iríamos andando.


Primero agradecimos el sol radiante con el que había amanecido Barcelona y a continuación emprendimos la marcha, unos quince minutos bastaron para llegar y eso después de hacer fotos por donde pasábamos. Como era relativamente pronto, evitaríamos así la posible avalancha de turistas.

Emprendimos la visita después de pagar 4,5€ por persona. Que sea caro o barato depende de la ilusión con la que disfrutar de ello. Subimos en el estrecho ascensor y al ver la cara de satisfacción de mi compañera al contemplar las vistas de la ciudad dí por bien pagada la entrada.

Haciendo selfies, fotos y videos durante media hora desde todos los puntos disponibles y acompañados solo de un par de parejas transcurrió la vista a este monumento que como curiosidad os diremos que es el único en el mundo en el que la mano de Colón no apunta hacia América. Unos dirán que apunta hacia Génova, su presunta ciudad natal, otros que apunta el desembarco después de volver de las Indias que se hizo allí, en el puerto de Barcelona, pero la realidad es que se puso así porque la gente no entendería porque apuntaría a Las Ramblas que es la dirección correcta.

Por cierto, si la entrada se compra por internet tiene un 15% de descuento pero la página (al menos por ahora) no funciona. Al bajar del monumento visitamos en la entrada al puerto el mercadillo de antigüedades, unos minutos para curiosear y seguir nuestra ruta. ¿Ruta, que ruta? No teníamos ninguna.

El tiempo soleado y agradable (vaya suerte después de la ola de frio que pasamos) nos inspiraba pasear por una de las calles más bonitas de Europa.... Las Ramblas, que se dice en plural porque cada tramo se denomina de una manera (Santa Monica, Sant Josep, Caputxinos). Y hacia ellas nos dirigimos. En invierno no es cuando mas luce esta calle, los árboles desnudos y las escasas flores impedian llenarla de color, pero aún así desprendía encanto. Subimos hasta la altura de la Plaza Real que también es un regalo para la vista.

Allí estábamos haciendo nuestras fotos de rigor cuando escuchamos un estruendo de tambores y cornetas subiendo por la calle Ferrán. Eran gigantes, cabezudos y orquestinas celebrando las fiestas de Santa Eulalia patrona de Barcelona. Se dirigian a la Plaça Sant Jaume, pues que mejor que seguirlos ¿ no?

Al llegar a la Plaza no se por que razón me vino a la cabeza el libro de Idelfonso Falcones la catedral del Mar. Pregunté a Pilar si le apetecía ver Santa María del Mar y al ser su respuesta positiva nos dirigimos hacia allí. Callejeamos por los aledaños de Sant Jaume sorprendidos de la cantidad de locales de diseño que se habían establecido por allí, restaurantes, taperías, artesania, fue un paseo muy agradable entre las estrechas calles y la calzada de adoquines. Cruzaríamos por fín Vía Laietana y nos adentramos en el barrio del Born.

Santa María del Mar, actualmente básílica se presentó ante nosotros imponente, iluminada completamente en su fachada principal por un sol espectacular que parecía lucir como en primavera. Entramos directamente y nos vimos magnetizados por sus techos altísimos, su rosetón imponente y sus columnas austeras y robustas. Era un templo que, transmite calma, fervor y contemplación. Iglesia costeada por marineros y comerciantes del mar en el siglo XIII tiene en la figura de la Virgen del Carmen su mayor devoción.

Bueno, pues ya era hora de un receso y que mejor que saborear un café junto a la Basílica y como no hacía aire y lucía el sol pues lo tomamos en una terraza, curioseando a los grupos de turistas que atendían a los guias o a los viandantes que pasaban por la calle. Y de ahí a la sorpresa de este viaje. Por favor, no dejeis de leer lo que a continuación os vamos a describir, además de pediros encarecidamente que no dejeis de visitarlo si viajais a Barcelona. Era algo que teníamos pendiente. Ninguno de los dos había visitado el Hospital Sant Pau a pesar de ser visitantes asiduos a Barcelona. Esta vez le quitaríamos la etiqueta de pendiente.

Cogimos el metro en la estación de Jaume I hasta la estación de Hospital Sant Pau, línea directa y cogido de forma casi inmediata. No tardamos más de siete minutos. Nada más salir avistamos a unos 500 metros una de las cúpulas del complejo modernista. Seguimos andando calle abajo y debido a las vallas, carteles y maquinaria de obras públicas, dudamos si estaría en rehabilitación y no podríamos pasar. Llegamos hasta la esquina y un edificio precioso se alza frente a nosotros. Pasamos a preguntar y nos dicen que es un pabellón universitario, que la entrada principal estaba en la otra calle. Seguimos andando y haciendo fotos a cuanto veíamos de interés en la fachada.

Por fin al llegar a la Plaza, con la Sagrada Familia a nuestra espalda descubrimos esta maravilla de edificio. Se erguía majestuoso brillando al sol, como si su estilo le diera cierto aire de superioridad a cuanto le rodeaba. Difícil tener un calificativo para describirlo; colosal, monumental, bello, espectacular, precioso, original... A nosotros solo nos salió un ¡¡¡Haalaaaa!!!

Y eso no era nada comparado con lo que íbamos a ver a continuación. Pagamos los 8€ por persona que cuesta la entrada y después de pasar por unos pasadizos impecables alicatados en color blanco, entramos en el interior del complejo.

El Hospital Sant Pau es el conjunto modernista más grande del mundo, menos conocido sin embargo que otras obras modernistas de Barcelona y visto lo visto, de verdad no se lo merece. Es una autentica maravilla. En el siglo XV empezó a construirse este hospital y se le llamó Hospital de la Santa Creu, durante cinco siglos ha sido el gran hospital de la ciudad de Barcelona, además de dedicarse a la caridad y al cuidado de niños huérfanos.

Gracias a la herencia recibida por un rico banquero, se pudo acometer su remodelación a finales del siglo XIX por el arquitecto Lluís Domènech i Montaner y a su muerte por su hijo. En 1978 fue declarado Monumento Histórico Artístico y el año 1997 Patrimonio Mundial por la UNESCO.

En la página web del Hospital de Sant Pau se pueden consultar montones de datos tanto históricos como arquitectónicos, así que aquí no vamos a hacer mención de ellos. Desde este blog solo queremos transmitiros que conocerlo vale la pena, quizás más que otros edificios modernistas de más renombre.

El complejo es enorme, con unos jardines maravillosos, pongas donde pongas la vista te agrada su contemplación. Hay abiertos solo 3 complejos para visitar su interior, el interior del pabellón administrativo es tan bonito como el exterior y casi una cuarta parte o más se encuentra en proceso de rehabilitación.

Estuvimos encantados de descubrirlo, ni por lo mas remoto pensábamos que nos iba a gustar tanto. Salimos de allí con la sonrisa en la boca y vimos un bar con terraza enfrente donde quisimos tener la última oportunidad de mirarlo. Además nos sirvieron unos chips de alcachofa buenísimos, muy recomendable si paráis por allí.

La tarde de ese día la dedicamos al tema familiar que nos había traÍdo a esta ciudad. Mañana habría más.​

ANTERIOR SIGUIENTE


#España #Barcelona #HospitalSantPau #2015 #PatrimoniodelaHumanidad #Cataluña

NOS HARÍA MUCHA ILUSIÓN QUE NOS DEJARAS UN COMENTARIO

Encuentra la información que buscas

Para utilizar el buscador, basta con introducir un lugar, monumento, ciudad, país o incluso solo una palabra y se verán los resultados de nuestros artículos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG

DESDE AQUÍ PUEDES DAR UN "ME GUSTA" A NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

Icono e-mail
Esta web utiliza cookies para asegurar que se da la mejor experiencia al usuario al visitar nuestro blog. Si continuas navegando por este sitio,  se asume que se está de acuerdo.
Logo-MadTB
  • Icono para Facebook
  • Icono para twitter
  • Icono para Instagram
  • Icono para RRSS

Nos encontramos en: Madrid (España)